DELIA CAN­CE­LA, EN­TRE MATISSE Y EL SUB­MA­RINO AMA­RI­LLO

Delia Can­ce­la. Una mues­tra re­tros­pec­ti­va re­co­rre en el MAMBA la tra­yec­to­ria de una ar­tis­ta que con­ser­va su im­pron­ta fes­ti­va, ro­mán­ti­ca y ju­ve­nil. En su obra, se cru­zan el ar­te, el di­se­ño y la mo­da sin dis­tin­ción de je­rar­quías.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR ANA MA­RÍA BATTISTOZZI

Ama­mos los días de sol, las plan­tas, los Ro­lling Sto­nes, las me­dias blan­cas, ro­sas y pla­tea­das, a Sonny and Cher, a Ri­ta Tus­hing­ham y a Bob Dy­lan… las can­cio­nes de mo­da, el cam­po, el ce­les­te y el ro­sa, las ca­mi­sas con flo­res, las ca­mi­sas con ra­yas… Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas … las girl girls, los boy girls, las girl boys, los boy boys y más”. A con­tra­pe­lo de la re­tó­ri­ca de pen­sa­mien­to fuer­te que de­fi­nió la su­ce­sión de ma­ni­fies­tos de la van­guar­dia en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, el bi­no­mio Delia Can­ce­laPa­blo Me­se­jean se pre­sen­ta­ba así. Co­rría el año 1966 y sus afi­ni­da­des eran com­par­ti­das por las es­tre­llas del Flo­wer Po­wer. Ama­ban a Bob Dy­lan, los Ro­lling Sto­nes, a esa suer­te de al­ter ego fí­si­co de Delia Can­ce­la que era Ri­ta Tus­hing­ham, la ac­triz de El Knack y co­mo lo­grar­lo, a las modelos de Yves Saint Lau­rent. Pe­ro tam­bién a Los Beatles, de quie­nes to­ma­ron pres­ta­do el nom­bre de la obra que in­vi­ta­ba a pa­sear por el es­pa­cio si­de­ral en Li­ve & lo­ve, la pri­me­ra ex­hi­bi­ción de 1965, que hi­cie­ron en Li­ro­lay. “Bo­le­to pa­ra pa­sear” se lla­mó la ins­ta­la­ción (de­no­mi­na­ción que no exis­tía en­ton­ces) que ar­ma­ron en la mí­ti­ca ga­le­ría que di­ri­gía la fran­ce­sa Ger­mai­ne Der­becq, una de las pri­me­ras en aco­ger a Luis Fe­li­pe Noé, An­to­nio Se­guí, Mar­ta Mi­nu­jin, Ro­ge­lio Po­le­se­llo y León Fe­rra­ri, en­tre otros. Era una es­pe­cie de ca­pi­lla pop con guir­nal­das de flo­res y pin­tu­ras so­bre ma­de­ra en to­nos ro­sa y ce­les­te. En lu­gar de án­ge­les te­nía as­tro­nau­tas que son­reían des­de el cie­lo. Los vi­si­tan­tes de en­ton­ces, co­mo aho­ra en la re­cons­truc­ción que pre­sen­ta el Mu­seo de Ar­te Mo­derno en la re­tros­pec­ti­va que le de­di­ca a Delia Can­ce­la, eran in­vi­ta­dos a en­trar con anteojos del co­lor del sol con flo­res. El dúo desafia­ba por pri­me­ra vez en nues­tro país la tra­di­ción del su­je­to au­tor que con­sa­gró la la­bor in­di­vi­dual del ar­tis­ta des­de el si­glo XVIII y ade­más desecha­ba la fir­ma co­mo mar­ca de esa in­di­vi­dua­li­dad. La reemplazó por un se­llo con un logo que los re­tra­ta­ba icó­ni­ca­men­te. Pa­blo & Delia en­ten­die­ron el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos que cam­bió la his­to­ria del ar­te, tal co­mo ha­bía si­do con­ce­bi­da has­ta en­ton­ces y se subie­ron a él. Ape­nas unos me­ses des­pués de que War­hol pre­sen­ta­ra sus ca­jas Bri­llo en la ga­le­ría Sta­ble de Nue­va York. Un cam­bio de pa­ra­dig­mas que ade­lan­tó mu­cho de lo que vi­vi­mos en el ar­te de hoy, tal co­mo lo se­ña­ló Art­hur Dan­to. La pa­re­ja par­ti­ci­pó de ese uni­ver­so exul­tan­te de los 60 que en nues­tro país fes­te­jó tan­to la ex­pan­sión del con­su­mo co­mo com­ba­tió po­lí­ti­ca­men­te sus efec­tos. For­mó par­te de la tri­bu mar­cho­sa que dio vi­da le­gen­da­ria al Ins­ti­tu­to Di Te­lla y tam­bién de las di­fe­ren­cias que que­da­ron ex­pues­tas en la co­no­ci­da Ex­pe­rien­cias del 68 en el ITDT que pre­ce­die­ron al cie­rre de la ins­ti­tu­ción. An­tes y des­pués via­jó a Eu­ro­pa y a los Estados Unidos y an­cló de ma­ne­ra más per­ma­nen­te a am­bas ori­llas del Ca­nal de la Man­cha. Co­mo ca­bía su­po­ner, la re­tros­pec­ti­va de Delia Can­ce­la en el Mo­derno otor­ga un im­por­tan­te lu­gar a esa pri­me­ra fu­sión que mar­có el co­mien­zo de su vi­da ar­tís­ti­ca. Pe­ro va más allá y po­ne en es­ce­na el vas­to re­per­to­rio de su exquisita pro­duc­ción in­di­vi­dual a la que le ha­cía fal­ta ha­cer jus­ti­cia. Tan­to, que el tra­ba­jo de ar­chi­vo que com­par­tie­ron la pro­pia ar­tis­ta y Car­la Bar­be­ro, la cu­ra­do­ra del MAMBA, fue esen­cial al des-

plie­gue ex­po­si­ti­vo que se pre­sen­ta co­mo una ex­pe­rien­cia en­vol­ven­te, de­li­be­ra­da­men­te apar­ta­da del re­la­to cro­no­ló­gi­co. Esa ex­pe­rien­cia in­mer­si­va ofre­ce al vi­si­tan­te una se­cuen­cia de con­fi­gu­ra­cio­nes sen­si­bles en las que es po­si­ble acer­car­se tan­to a los tra­ba­jos del dúo co­mo a los los di­bu­jos e ins­ta­la­cio­nes que con­ti­nuó pro­du­cien­do la ar­tis­ta con su se­llo per­so­nal ins­pi­ra­do en la ilustración in­gle­sa de los cuen­tos de ni­ños y las in­fluen­cias fran­ce­sas de Matisse y Bon­nard. Así es po­si­ble de­tec­tar, tan­to en los di­bu- jos de au­to­ría com­par­ti­da co­mo en los in­di­vi­dua­les una se­rie de afi­ni­da­des, que en los 70 se apro­xi­man a la es­té­ti­ca que con­sa­gró El sub­ma­rino ama­ri­llo, pe­ro tam­bién al uni­ver­so orien­ta­lis­ta de Matisse. “Cuan­do los mos­tra­mos en el mun­do de la mo­da en Lon­dres, cau­sa­mos un im­pac­to enor­me por­que eran di­se­ños muy avan­za­dos”, re­cuer­da Delia. Eran di­se­ños en que el ar­te, la his­to­ria del ar­te y la li­te­ra­tu­ra se cru­zan en una re­crea­ción sor­pren­den­te que po­nía en es­ce­na la on­da an­dró­gi­na que Delia y Pa­blo ha­bían pro­cla­ma­do en Bue­nos Ai­res con los boy girls y las girl boys sus sa­cos lar­gos y pan­ta­lo­nes de pa­ta an­cha Pe­ro en la se­rie de di­bu­jos rea­li­za­dos pa­ra Her­més son las ilus­tra­cio­nes de cuen­tos pa­ra ni­ños, las que emer­gen co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción por ca­so en la nu­be de car­tas que sa­le de una ga­le­ra “Vol­qué en esa obra mu­cho del cau­dal que me for­mó des­de mi ni­ñez, siem­pre es­tu­ve fas­ci­na­da con los li­bros pa­ra ni­ños y sus ilus­tra­cio­nes”, di­ce la ar­tis­ta al tiem­po que re­cuer­da muy es­pe­cial­men­te las ilus­tra­cio­nes de Au­brey Beards­ley una gran ins­pi­ra­ción que des­cu­brió en un li­bro que le acer­có su pa­dre. “Cuan­do lle­gué a Lon­dres, la gen­te pen­sa­ba que yo era in­gle­sa por esa esa cul­tu­ra”. Mu­cho de eso aso­ma en la ins­ta­la­ción que hi­zo en 2014 pa­ra el Mu­seo de Ar­te Ti­gre . Una gran fal­da, col­ga­da de un pa­nel que en un pri­mer mo­men­to fue con­ce­bi­da pa­ra flo­tar en el agua a par­tir de un cru­ce en­tre Ofe­lia y Little Ne­mo. A la es­té­ti­ca de es­te có­mic ame­ri­cano de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX tri­bu­ta uno de sus pri­me­ros di­bu­jos de una ni­ña apren­dien­do a co­ser que fir­mó con su so­bre­nom­bre fa­mi­liar: Cu­qui. El di­bu­jo, la mo­da y una di­ver­si­dad de fuen­tes li­te­ra­rias, mu­si­ca­les y ci­ne­ma­to­grá­fi­cas ali­men­ta­ron la exquisita sen­si­bi­li­dad de es­ta ar­tis­ta que di­se­ñó y creo una mar­ca de ro­pa, te­las, ta­pas de re­vis­tas in­ter­na­cio­na­les de mo­da co­mo Vo­gue, Har­pers y ves­tua­rios pa­ra obras de tea­tro y ópe­ra. Es cier­to que bue­na par­te de su iti­ne­ra­rio crea­ti­vo lo com­par­tió con Pa­blo Me­se­jean. Pe­ro el mun­do ín­ti­mo de Delia, tan su­til co­mo atra­pan­te, es al­go muy per­so­nal que tri­bu­ta só­lo a ella. Tal co­mo pue­de ver­se en la se­rie de re­tra­tos a lá­piz dis­pues­to so­bre una re­pi­sa que sa­bia­men­te re­crea en la mues­tra un rin­cón de la ca­sa de la ar­tis­ta. Al­go tan pro­pio co­mo lo que emer­ge en el ho­me­na­je que de­di­co a Pie­rre Bon­nard en 2012. En la se­rie de pe­que­ños re­tra­tos de re­pi­sa la fi­gu­ra de su hi­ja Ce­les­te, reite­ra­da una y otra vez des­de dis­tin­tos cur­sos de lí­nea y man­chas que cap­tan di­ver­sos estados de áni­mos, re­mi­te a un mun­do fe­me­nino de­li­ca­da­men­te com­par­ti­do. En él se fun­den la fan­ta­sía, la mú­si­ca y la dan­za y los ho­me­na­jes a a otras mu­je­res. Pue­de ser Si­mo­ne de Beau­voir, Ele­no­ra Ca­rring­ton, Do­ris Day o El­sa de Schia­pa­re­lli. Ce­les­te Leeu­wen­burg, que cre­ció en ese en­torno que ali­men­tó a su vez un re­fi­na­do ta­len­to, aporta tam­bién lo su­yo en la se­rie de fil­ma­cio­nes ti­tu­la­das Por lo que me di­jo y có­mo me sien­to. Un ho­me­na­je a Delia (Pa­blo & Delia), que reali­zó el año pa­sa­do y se eri­gen en pun­to cul­mi­nan­te de la ex­hi­bi­ción. Preciso tri­bu­to que ha­bla tam­bién de ella mis­ma y de la ín­ti­ma re­la­ción que te­jió con su ma­dre.

Delia Can­ce­la en un still de “Por lo que me di­jo y có­mo me sien­to. Ho­me­na­je a Delia, (Pa­blo & Delia)”, ins­ta­la­ción au­dio­vi­sual de Ce­les­te Leeu­wen­burg, 2017, me­di­das va­ria­bles.

Delia Can­ce­la y Pa­blo Me­se­jean. “Mu­jer y nu­bes”, 1965.

Delia Can­ce­la, “Co­ra­zón des­tro­za­do”, 1964.

Delia Can­ce­la y Pa­blo Me­se­jean, Chi­cas pop, 1966.

Delia Can­ce­la y Pa­blo Me­se­jean, Chi­cas pop, 1966.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.