MO­DA EN EL GAL­PÓN PO­LÍ­TI­CO

São Pa­blo Fas­hion Week. El pre­si­den­te elec­to Jair Bolsonaro, la paz en Orien­te Me­dio, las mi­no­rías, la mi­li­tan­cia y el gé­ne­ro: to­do se dis­cu­tió arri­ba y aba­jo de la pa­sa­re­la.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR VIC­TO­RIA LES­CANO

En los días pre­vios a la se­gun­da vuel­ta en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Bra­sil, en­tre el 22 y el 25 de oc­tu­bre se reali­zó la edi­ción Nú­me­ro 46 del São Pau­lo Fas­hion Wee­kSPFW- con el es­ló­gan “Trans­po­si­ción”. La se­ma­na de la mo­da he­ge­mó­ni­ca en Bra­sil alu­dió tan­to a los nue­vos mo­dos de la in­dus­tria en tiem­pos de re­ce­sión eco­nó­mi­ca co­mo a ofi­cia­li­zar el tras­la­do de las pa­sa­re­las des­de el Par­que de Ibi­ra­pue­ra a un gal­pón in­dus­trial si­tua­do en Vi­la Leo­pol­di­na. Un si­mu­la­cro de ban­que­te de la paz en­tre ju­díos y pa­les­ti­nos ves­ti­dos en to­nos de azu­lino y con pre­pon­de­ran­cia de de­nim, fue la apues­ta éti­ca y es­té­ti­ca del di­se­ña­dor Ro­nal­do Fra­ga. Dos modelos mas­cu­li­nos re­co­rrie­ron la pa­sa­re­la con bor­da­dos de es­tre­llas de Da­vid y Ham­sas (tér­mino de ori­gen ára­be que sig­ni­fi­ca “cin­co”, en re­fe­ren­cia a los cin­co de­dos de la mano) dis­pues­tos en la su­per­fi­cie de las ca­mi­sas y los pan­ta­lo­nes de­por­ti­vos de si­lue­ta over­si­ze. Al con­cluir su pa­seo y re­co­rri­do por la pa­sa­re­la se be­sa­ron con fer­vor y se sen­ta­ron jun­tos a la me­sa ati­bo­rra­da de pla­tos em­ble­má­ti­cos de la co­mi­da ju­día. Gue­fil­te fish, blin­tzes, borsht y vino kos­her se ex­hi­bie­ron jun­to con los arre­glos de flo­res y ve­las de la me­sa ins­ta­la­da en la pa­sa­re­la. Los gui­ños amo­ro­sos de los modelos reales y de agen­cias se ex­ten­die­ron a una pa­re­ja de an­cia­nos y otra de mu­je­res jó­ve­nes. Los es­ti­los se com­ple­men­ta­ron con car­te­ras con for­ma de pe­ces y anteojos de sol de cu­yas pa­ti­llas pen­dían las tren­zas que ve­ne­ra la or­to­do­xia. Tal co­mo se­ña­ló Fra­ga: “El dis­pa­ra­dor de la co­lec­ción fue un mo­men- to en un via­je a Is­rael du­ran­te 2017, en un bar de Tel Aviv me sorprendió un car­tel que ofre­cía el 50% de des­cuen­to a los ju­díos y pa­les­ti­nos que com­par­tie­ran la me­sa”. Su des­fi­le fue un gui­ño pa­cí­fi­co an­te la con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca: “Con­si­de­ro que aun­que ga­ne uno u otro can­di­da­to, las puer­tas del ar­ma­rio de la in­to­le­ran­cia ya se abrie­ron, es­ta­mos vien­do co­brar fuer­za a un Bra­sil ra­cis­ta y ho­mo­fó­bi­co”, sen­ten­ció el di­se­ña­dor que na­ció en Mi­nas Ge­rais y des­de su de­but en 1996 se ca­rac­te­ri­za por emi­tir men­sa­jes po­lí­ti­cos y so­cia­les des­de la ves­ti­men­ta. En su bi­tá­co­ra de co­lec­cio­nes se des­ta­can ¿Quem ma­tou Zu­zú An­gel? – la co­lec­ción ve­rano 2001 re­fe­ri­da a la di­se­ña­do­ra bra­si­le­ña que lue­go de de­nun­ciar la muer­te de su hi­jo du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar, mu­rió en un ac­ci­den­te. To­do mun­do e nin­guém, el ho­me­na­je a la poe­sía de Car­los Drum­mond de An­dra­de del in­vierno 2004 o bien las re­fle­xio­nes so­bre la cri­sis mi­gra­to­ria que en 2017 apo­dó Re-exis­ten­cia. Su ac­tual ba­se de ope­ra­cio­nes se de­no­mi­na “Gran Ho­tel Ro­nal­do Fra­ga” y es­tá si­tua­da en una an­ti­gua ca­sa de Be­lo Ho­ri­zon­te que co­bi­ja la tien­da, una bar­be­ría, un club de vino y un cen­tro cul­tu­ral. Va­lién­do­se del ges­to de las re­me­ras con pro­cla­mas po­lí­ti­cas ins­tau­ra­das por la di­se­ña­do­ra in­gle­sa Kat­ha­ri­ne Ham­nett en 1985, otro in­di­ca­dor de la re­sis­ten­cia a la po­lí­ti­ca de ul­tra­de­re­cha lle­gó a la mo­da des­de la pro­cla­mas “Ele Não” y “Bi­chas re­sis­tan”. Las le­yen­das es­ta­ban es­tam­pa­das de mo­do ar­te­sa­nal en el fren­te y en la es­pal­da de la ca­mi­se­ta blan­ca que por­ta­ba Cé­lio Dias, el crea­dor de la fir­ma Led. El mi­cro-des­fi­le de Dias irrum­pió en el con­tex­to de un apar­ta­do de mo­da in­de­pen­dien­te de­no­mi­na­do Top 5. La co­lec­ción apo­da­da Via­go –un mo­dis­mo pa­ra la dis­cri­mi­na­to­ria ex­pre­sión “ma­ri­cón”– en­sa­yó una crí­ti­ca al dis­cur­so ho­mo­fó­bi­co ejer­ci­do por “los ma­chos ca­bríos del Bra­sil”. Ves­ti­dos en to­nos ful­gu­ran­tes –tur­que­sa, ver­de y na­ran­ja– los modelos por­ta­ron ves­ti­dos con ur­dim­bre de re­des te­ji­das a mano, pan­ta­lo­nes trans­pa­ren­tes que de­ja­ban ver la ro­pa in­te­rior, co­ro­nas de me­tal, patch­work apli­ca­dos sin dis­tin­ción de gé­ne­ro. Unos y otros lle­va­ban mo­chi­las bor­da­das en to­nos mul­ti­co­lo­res y car­te­ras cru­za­das con la le­yen­da “Re­sis­ten­cia”. “La mo­da es esen­cial­men­te un ins­tru­men­to po­lí­ti­co, con­si­de­ro que los crea­do­res con­tem­po­rá­neos de­be­mos re­fe­rir­nos a nues­tra his­to­ria, cul­tu­ra, la re­la­ción con el me­dio am­bien­te y los co­lo­res de nues­tros sue­ños”, pro­cla­mó el di­se­ña­dor y mi­li­tan­te Días. Otros ges­tos de mo­da y po­lí­ti­ca po­bla­ron el des­fi­le de la mar­ca Han­dred y su co­lec­ción de sas­tre­ría mas­cu­li­na y fe­me­ni­na ur­di­da en pu­ro lino y or­na­men­ta­da con ta­blas, al­for­zas y bor­da­dos la­te­ra­les de­ri­va­dos de gua­ya­be­ras. La mú­si­ca am­bien­tal que acom­pa­ñó a los atuen­dos –“Cons­truçao” y “A pe­sar de vo­ce” de Chi­co Buar­que– acen­tuó la ca­den­cia de los pa­sos en ber­mu­das y pan­ta­lo­nes pli­sa­dos a va­ria­cio­nes so­bre el op art (ilu­sión óp­ti­ca) en are­na y blan­co, mo­no­pren­das de tra­ba­jo en ro­sa Dior y há­bi­tos ní­veos. El di­se­ña­dor An­dré Na­mi­ta­la sen­ten­ció acer­ca de las pre­mi­sas pa­ra la co­lec­ción: “Con­si­de­ro que se­ña­lan un tiem­po mar­ca­do por un Bra­sil de ver­dad que hoy san­gra an­te la reali­dad. El lino om­ni­pre­sen­te re­pre­sen­ta la me­mo­ria y el afec­to”.

Una bre­ve his­to­ria de la pa­sa­re­la

Es vox po­pu­li que el SPFW su­po fu­sio­nar una fór­mu­la que con­ju­gó los des­fi­les de los gi­gan­tes del jeans­wear he­cho en Bra­sil, las va­ria­cio­nes del es­ti­lo bra­si­lei­ro ur­di­das por la ge­ne­ra­ción de es­ti­lis­tas sur­gi­dos en las prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des en­tre 1990 y 2000, el res­ca­te de las tra­di­cio­nes textiles y en igual es­ca­la de prio­ri­da­des, un es­pí­ri­tu fes­ti­vo tal co­mo si se tra­ta­se de un car­na­val re­fe­ri­do a la mo­da. Des­de allí se for­jó un mo­vi­mien­to de mo­da que pre­go­nó si­lue­tas ex­pe­ri­men­ta­les de Bra­sil y lle­vo a las su­per­mo­de­los Gi­se­lle Bund­chen y Adria­na Li­ma ha­cia las pa­sa­re­las fo­rá­neas. Idea­da por el em­pre­sa­rio Pau­lo Bor­ges en 1990 des­de el cen­tro de com­pras Mo­rum­bí no tar­dó en tras­la­dar­se a los pa­be­llo­nes del Par­que de Ibi­ra­pue­ra cons­trui­dos por el ar­qui­tec­to Os­car Nie­me­yer. Cuan­do en 2005 asis­tí por pri­me­ra vez al SPFW en el par­que Ibi­ra­pue­ra descubrí la efer­ves­cen­te es­ce­na de la mo­da bra­si­le­ña. Los me­tros de chi­tá, una te­la de uso po­pu­lar con es­tam­pas de flo­res y to­nos tro­pi­ca­les en­ga­la­na­ban las pa­re­des, los si­llo­nes que en la sa­la pa­ra pren­sa del São Pau­lo Fas­hion Week. Una ver­sión re­du­ci­da ofi­ció de pa­ño or­na­men­tal pa­ra ca­da va­so de cai­pi­rin­ha. Los textiles lle­ga­dos a Por­tu­gal des­de la In­dia que su­pie­ron po­pu­la­ri­zar­se des­de los cor­ti­na­dos de las te­le­no­ve­las fue­ron el dis­pa­ra­dor del li­bro Qué chi­ta ba­ca­na de Re­na­ta Me­llao y Re­na­to Im­broi­si y de una ex­po­si­ción de ves­ti­dos y fo­to­gra­fías. En las tem­po­ra­das pos­te­rio­res a 2005, fre­cuen­té di­ver­sas se­ma­nas de la mo­da re­gio­nal: de Bra­si­lia y su Ca­pi­tal Fas­hion Week, al Dra­gao Fas­hion Bra­sil en For­ta­le­za y otras ce­le­bra­cio­nes en la is­la Vi­to­ria, San­ta Ca­ta­ri­na y Cu­ri­ti­ba. En unas y otras per­ci­bí los in­ci­pien­tes in­di­ca­do­res de un mo­vi­mien­to de mo­da in­vo­lu­cra­do con los tra­ba­jos ar­te­sa­na­les y el re­ci­cla­je. En abril de 2018 se ofi­cia­li­zó la ven­ta de la se­ma­na de la mo­da al gru­po ára­be Mu­ba­da­la De­ve­lop­ment Com­pany; el fun­da­dor de

AGEN­CIA FO­TO SITE SPFW

Ban­que­te de la paz. Una co­mi­da en el SPFW que in­vi­ta­ba a la me­sa a los “in­vi­si­bi­li­za­dos” por la so­cie­dad pa­ra que for­men par­te del diá­lo­go y el dis­fru­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.