CRI­MEN Y CAS­TI­GO EN EL SI­GLO XXI

El so­ció­lo­go es­tu­dió las va­ria­cio­nes en la pu­ni­ción y la pri­sión per­fec­cio­nan­do el mé­to­do de Fou­cault.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR BI­BIA­NA RUIZ

Mien­tras que a fi­nes del si­glo XX, y no sin cier­tas am­bi­güe­da­des, se abrió un es­pa­cio po­lí­ti­co pa­ra las con­si­de­ra­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias, el co­mien­zo del si­glo XXI es­tá mar­ca­do por el re­torno de la po­lí­ti­ca de la ley y el or­den: la re­pre­sión ha des­pla­za­do a la com­pa­sión. Bas­ta ver có­mo los go­bier­nos eu­ro­peos cam­bia­ron sus po­lí­ti­cas ha­cia mi­gran­tes y re­fu­gia­dos, de en­viar bo­tes de res­ca­te diez años atrás, a per­se­guir a las or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les que hoy in­ten­tan ayu­dar a es­tas per­so­nas. Cuan­do mu­chos an­tro­pó­lo­gos coin­ci­den en que a me­nu­do es la fic­ción la que re­pre­sen­ta de ma­ne­ra más con­vin­cen­te y pro­fun­da los mun­dos que es­tu­dian los cien­tis­tas so­cia­les, el fran­cés Di­dier Fas­sin con­clu­ye que el va­lor y la éti­ca de su tra­ba­jo ra­di­can en re­pre­sen­tar esos he­chos. In­vi­ta­do por el Cen­tro Fran­co Ar­gen­tino, el Ins­ti­tu­to Fran­cés en Ar­gen­ti­na, la Em­ba­ja­da de Fran­cia y Fun­da­ción Me­di­fé, el an­tro­pó­lo­go dio dos con­fe­ren­cias en Bue­nos Ai­res. La pri­me­ra, en la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la UBA, ti­tu­la­da Crí­ti­ca de la Ra­zón Pu­ni­ti­va, y la se­gun­da, en el ci­clo De­mo­cra­cia, di­ver­si­dad y ciu­da­da­nía, en la UNSAM. Y so­bre sus li­bros re­cien­tes Fas­sin ha­bló con Ñ. –Tan­to en Cas­ti­gar (Adria­na Hi­dal­go) co­mo en Por una re­po­li­ti­za­ción del mun­do (Si­glo XXI) abor­da el or­den mo­ral, des­de la fi­lo­so­fía y la his­to­ria en el pri­me­ro, y des­de la an­tro­po­lo­gía en el se­gun­do. Us­ted mis­mo ha pa­sa­do por va­rias cien­cias. ¿Por qué apues­ta a las so­cia­les? –Mi pri­me­ra ac­ti­vi­dad fue en me­di­ci­na in­ter­na y sa­lud pú­bli­ca y, cuan­do re­cu­rrí a las cien­cias so­cia­les, in­ten­té con­du­cir mi in­ves­ti­ga­ción des­de una pers­pec­ti­va plu­ri­dis­ci­pli­na­ria. La di­vi­sión del es­tu­dio de las so­cie­da­des en dis­ci­pli­nas par­ti­cu­la­res tie­ne cier­ta ra­cio­na­li­dad científica, pe­ro tam­bién hay un gran be­ne­fi­cio al in­ten­tar ha­cer­las fun­cio­nar jun­tas. Una bue­na for­ma de ha­cer­lo es con­fron­tán­do­las en un diá­lo­go crí­ti­co. Eso es lo que hi­ce en Cas­ti­gar. He ana­li­za­do la de­fi­ni­ción y las jus­ti­fi­ca­cio­nes del cas­ti­go he­chas por los fi­ló­so­fos mo­ra­lis­tas y los teó­ri­cos del de­re­cho a la luz de mi pro­pio tra­ba­jo et­no­grá­fi­co so­bre la po­li­cía, la jus­ti­cia y la cár­cel. De es­te mo­do, de­mos­tré que mu­chas for­mas de cas­ti­go no se co­rres­pon­den con su de­fi­ni­ción y que, al ig­no­rar­las, con­tri­bui­mos a su re­pro­duc­ción. Por ejem­plo en el tra­ta­mien­to abu­si­vo de las per­so­nas por par­te de la po­li­cía. Tam­bién es­ta­ble­cí que en nu­me­ro­sas si­tua­cio­nes y con­tex­tos, el cas­ti­go no tie­ne co­mo jus­ti­fi­ca­ción la pro­tec­ción de la so­cie­dad o la ex­pia­ción de un de­li­to y que al ocul­tar es­tas jus­ti­fi­ca­cio­nes al­ter­na­ti­vas, os­cu­re­ce­mos el uso inade­cua­do del cas­ti­go: sa­tis­fa­cer a la opi­nión pú­bli­ca, por ejem­plo. Es­te diá­lo­go crí­ti­co con­fir­ma la im­por­tan­cia del tra­ba­jo de fi­ló­so­fos y ju­ris­tas, pe­ro pro­po­ne un án­gu­lo di­fe­ren­te: nos di­ce có­mo de­be­ría ser el mun­do. Yo es­toy in­tere­sa­do en có­mo es. Ex­plo­rar esa di­fe­ren­cia es muy im­por­tan­te, por­que es pre­ci­sa­men­te en es­ta dis­cre­pan­cia don­de re­si­de la in­jus­ti­cia, en­tre qué de­bie­ra ser el cas­ti­go y lo que en reali­dad es. –En La fuer­za del or­den ha­bía sa­ca­do a la luz la reali­dad de las prác­ti­cas en­mas­ca­ra­das por el dis­cur­so. Con Cas­ti­gar cues­tio­na los fun­da­men­tos del ac­to de pu­nir. Lo que en un mo­men­to se pen­só co­mo so­lu­ción se vuel­ve pro­ble­ma. ¿A qué se de­be es­te fe­nó­meno? ¿Cuá­les son los ries­gos de es­te mo­men­to pu­ni­ti­vo? –Yo ha­blo del mo­men­to pu­ni­ti­vo pa­ra nom­brar el pe­río­do re­cien­te du­ran­te el cual la vigilancia po­li­cial se ha vuel­to más es­tric­ta, la jus­ti­cia ha au­men­ta­do su se­ve­ri­dad y la po­bla­ción car­ce­la­ria se ha in­cre­men­ta- do, sin que es­te giro re­pre­si­vo es­té vin­cu­la­do a una evo­lu­ción si­mi­lar de la de­lin­cuen­cia. En Fran­cia, el nú­me­ro de pri­sio­ne­ros se ha más que du­pli­ca­do en 40 años, mien­tras que los ho­mi­ci­dios y los ro­bos han dis­mi­nui­do. En EE. UU., el nú­me­ro de pri­sio­ne­ros se ha mul­ti­pli­ca­do por sie­te en 30 años, pa­ra lle­gar a más de dos mi­llo­nes de per­so­nas con­fi­na­das, mien­tras que los crí­me­nes vio­len­tos au­men­ta­ban en los 70 y 80, han dis­mi­nui­do re­gu­lar­men­te des­de en­ton­ces. Son va­rios los me­ca­nis­mos in­vo­lu­cra­dos. Pri­me­ro, los de­li­tos nue­vos son cri­mi­na­li- za­dos cuan­do solían ser mul­ta­dos. En se­gun­do lu­gar, la po­li­cía tie­ne un cu­po de arres­tos que de­be al­can­zar y, por lo tan­to, usa su po­der de ma­ne­ra dis­cre­cio­nal pa­ra ha­cer­lo. Ter­ce­ro, las per­so­nas son con­de­na­das a pri­sión con ma­yor fre­cuen­cia y du­ran­te un pe­río­do más pro­lon­ga­do por in­frin­gir la ley de ma­ne­ra si­mi­lar. Pe­ro es­te giro pu­ni­ti­vo no ha afec­ta­do a to­dos de la mis­ma for­ma. Las so­cie­da­des han si­do ca­da vez más in­dul­gen­tes con los de­li­tos eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros, pe­ro son ca­da vez más ri­gu­ro­sas res­pec­to de los de­li­tos me­no­res, co­mo los ro­bos y el con­su­mo de dro­gas. Ellos de­ci­den quién es cas­ti­ga­ble, es de­cir, los seg­men­tos más des­va­fo­re­ci­dos de la so­cie­dad, y quié­nes deben ser pro­te­gi­dos, o sea, los ri­cos. Co­mo es­cri­bió Mi­chel Fou­cault 40 años atrás, el ob­je­ti­vo prin­ci­pal del cas­ti­go no es re­du­cir la de­lin­cuen­cia y com­pen­sar a los de­lin­cuen­tes, sino di­fe­ren­ciar el de­li­to y, por lo tan­to, a los de­lin­cuen­tes, pa­ra de­ci­dir có­mo dis­tri­buir las san­cio­nes en­tre la so­cie­dad. –Ha­bla de po­pu­lis­mo pe­nal, ¿qué su­ce­de con los ras­gos sis­té­mi­cos y la es­tig­ma­ti­za­ción ins-

ti­tu­cio­nal, po­lí­ti­ca y so­cial? ¿Y con la jus­ti­cia so­cial? –El po­pu­lis­mo pe­nal con­sis­te en se­du­cir a las per­so­nas me­dian­te po­lí­ti­cas pu­ni­ti­vas jus­ti­fi­ca­das por ar­gu­men­tos de­ma­gó­gi­cos. Una di­men­sión im­por­tan­te es que le ha­bla a per­so­nas, pe­ro tam­bién ex­clu­ye a (otras) per­so­nas. En el po­pu­lis­mo pe­nal, los ex­clui­dos no son cri­mi­na­les y de­lin­cuen­tes co­mu­nes, sino los de las ca­te­go­rías es­tig­ma­ti­za­das. Son ma­yor­men­te los po­bres, las mi­no­rías, los mi­gran­tes. Por lo tan­to, el po­pu­lis­mo pe­nal no so­lo es es­tric­to, tam­bién es di­vi­so­rio e in­jus­to. Jue­ga con las preo­cu­pa­cio­nes le­gí­ti­mas de las per­so­nas en cuan­to a su se­gu­ri­dad, su bie­nes­tar, el fu­tu­ro de sus hi­jos pa­ra ali­men­tar los sen­ti­mien­tos de te­mor y odio. Ha­ce que las so­cie­da­des sean me­nos to­le­ran­tes y me­nos in­clu­si­vas. –Us­ted fue el pri­me­ro que reali­zó en Fran­cia una in­ves­ti­ga­ción et­no­grá­fi­ca pa­ra es­tu­diar las fuer­zas del or­den. ¿Por qué vol­vió a ele­gir es­ta dis­ci­pli­na pa­ra es­tu­diar el desafío que plan­tean las vi­das des­car­ta­bles del si­glo XXI? –Lo que ha si­do el cen­tro de mi tra­ba­jo es la de­sigual­dad. A prin­ci­pios de 2000 es­ta­ba par­ti­cu­lar­men­te in­tere­sa­do en la de­sigual­dad que afec­ta­ba más es­pe­cí­fi­ca­men­te a las mi­no­rías et­no­rra­cia­les en Fran­cia y en otros lu­ga­res, lo que dis­cri­mi­na­mos. Descubrí que el do­mi­nio en el que es­ta dis­cri­mi­na­ción se ex­pe­ri­men­ta­ba de ma­ne­ra más da­ñi­na era en las re­la­cio­nes con la po­li­cía. En­ton­ces de­ci­dí es­tu­diar el tra­ba­jo lle­va­do a ca­bo por los ofi­cia­les en los ba­rrios me­nos fa­vo­re­ci­dos de Pa­rís. Lue­go co­men­za­ron los dis­tur­bios de 2005, tras la muer­te de dos ado­les­cen­tes per­se­gui­dos por uni­da­des es­pe­cia­les con­tra la de­lin­cuen­cia. Sin em­bar­go, no me in­tere­sa­ban esos even­tos trá­gi­cos co­mo ta­les, sino las in­te­rac­cio­nes dia­rias en­tre la po­li­cía y es­tos pú­bli­cos, lo or­di­na­rio más que lo ex­tra­or­di­na­rio. Al ob­ser­var el hos­ti­ga­mien­to cons­tan­te de los jó­ve­nes de las mi­no­rías que vi­ven en ba­rrios des­fa­vo­re­ci­dos, las pro­vo­ca­cio­nes y hu­mi­lla­cio­nes que su­fren, uno tie­ne una idea de su re­sis­ten­cia y tam­bién de sus re­vuel­tas. –¿Có­mo es que las so­cie­da­des que co­lo­can la vi­da por en­ci­ma de to­do to­le­ran, o aprue­ban, que cier­tas vi­das tie­nen más va­lor que otras? –Eso es una pa­ra­do­ja del mun­do con­tem­po­rá­neo, o aun del mun­do mo­derno de los úl­ti­mos si­glos. Se ha desa­rro­lla­do la idea de la vi­da, en abs­trac­to, co­mo el bien su­pre­mo, que se ve in­clu­so en los sec­to­res con­ser­va­do­res con la cues­tión del abor­to, por ejem­plo. La vi­da co­mo tal, la vi­da bio­ló­gi­ca, la vi­da fí­si­ca co­mo un bien su­pre­mo, eso vie­ne no solamente pe­ro en gran par­te de la re­li­gión cris­tia­na. Al mis­mo tiem­po, se ve que las vi­das co­mo reali­da­des con­cre­tas (en plu­ral y co­mo opues­to a lo abs­trac­to) pue­den ser tra­ta­das de ma­ne­ra to­tal­men­te de­sigual. Es una pa­ra­do­ja de nues­tro mun­do es­ta va­lo­ri­za­ción ex­tre­ma en abs­trac­to de la vi­da y las de­sigual­da­des for­mi­da­bles que hay en el tra­ta­mien­to con­cre­to de las vi­das. –En los 70 sal­var vi­das era cla­ve de la po­lí­ti­ca. Us­ted eli­gió ha­cer ca­rre­ra en me­di­ci­na pe­ro de­ci­dió de­jar­la cuan­do se dio cuen­ta de que no era tan así. ¿Qué su­ce­dió? ¿Por qué cree que se ha con­ver­ti­do en al­go ile­gí­ti­mo y cen­su­ra­ble? –Si nos si­tua­mos a ni­vel de las po­lí­ti­cas y no a ni­vel de la gen­te o de los mé­di­cos, se ve en un ca­so tí­pi­co del cual se ha­bla mu­cho en Eu­ro­pa en es­te mo­men­to, que es el ca­so de los in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos que vie­nen de Áfri­ca y que tra­tan de cru­zar de Li­bia a Ita­lia o Es­pa­ña pa­ra lle­gar a Eu­ro­pa y pe­dir asi­lo, o sim­ple­men­te ins­ta­lar­se y tra­ba­jar. Ha­ce diez años, cuan­do se die­ron cuen­ta de que ha­bía un nú­me­ro cre­cien­te de es­ta gen­te que mo­ría por el hun­di­mien­to de los bo­tes, la UE de­ci­dió crear una flo­ta de na­ves pa­ra res­ca­tar­los. Des­pués de un año con­si­de­ra­ron que era de­ma­sia­do cos­to­so y ce­sa­ron con el pro­gra­ma, que fue re­em­pla­za­do por ONG de di­ver­sos paí­ses de Eu­ro­pa que iban a sal­var las vi­das de la gen­te. Y en los dos úl­ti­mos años, los estados han acu­sa­do –y en cier­tos ca­sos han pro­ce­sa­do– a es­tas or­ga­ni­za­cio­nes di­cien­do que eran cóm­pli­ces del trá­fi­co hu­mano por sal­var esas vi­das. Y eso da una idea de có­mo en po­cos años se ha pa­sa­do de la idea de sal­var vi­das a la de acu­sar y pro­ce­sar a los que es­tán to­man­do el lu­gar de los estados de­fi­cien­tes en es­ta mi­sión hu­ma­ni­ta­ria. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo por­que la cues­tión de sal­var vi­das por su­pues­to es to­tal­men­te de­sigual: si en la ca­sa que se de­rrum­bó en el cen­tro de Pa­rís ha­bía un ni­ño, man­da­ría­mos a to­das las fuer­zas po­si­bles pa­ra sal­var­lo, pe­ro co­mo son in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos que vie­nen de Áfri­ca, eso no su­ce­de. Y no ha­bla­mos de mi­llo­nes de in­mi­gran­tes: aho­ra la can­ti­dad que cru­za el Me­di­te­rrá­neo ca­da mes es la mi­tad de los nor­te­ame­ri­ca­nos que ob­tie­nen una vi­sa en Eu­ro­pa, es de­cir que es un nú­me­ro to­tal­men­te ano­dino. –Una de sus me­tas es tra­ba­jar por una vi­da más jus­ta. ¿Es po­si­ble lo­grar­lo? –Por su­pues­to que se­ría po­si­ble, pe­ro ob­via­men­te no es lo que más se ve en es­te pe­río­do. Se ne­ce­si­tan lí­de­res res­pon­sa­bles que pon­gan el bien co­mún por en­ci­ma del bien de al­gu­nos pri­vi­le­gia­dos. Y eso pa­re­ce di­fí­cil en un pe­río­do de la his­to­ria de mu­chos de nues­tros paí­ses, sea en Eu­ro­pa o en Amé­ri­ca del Nor­te o La­ti­na, cuan­do lo que triun­fa en las elec­cio­nes mu­chas ve­ces es una com­bi­na­ción de au­to­ri­ta­ris­mo y neo­li­be­ra­lis­mo.

GUI­LLER­MO ARIAS/AFP

Mi­gran­tes en la fron­te­ra. En­tre 300 y 400 cen­troa­me­ri­ca­nos es­tán acam­pa­dos en Ti­jua­na y quie­ren en­trar en EE. UU.

Di­dier Fas­sin. Su tra­ba­jo aca­dé­mi­co es­tá cru­za­do por una lu­cha con­tra la de­sigual­dad.

Por una Re­po­li­ti­za­cion del Mun­do Di­dier Fas­sin Si­glo XXI 232 págs. $ 489 Cas­ti­gar Di­dier Fas­sin Adria­na Hi­dal­go Edi­to­ra 264 págs. $ 398

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.