Lo que pue­de un lo­ga­rit­mo

Revista Ñ - - EL ESPEJO - Agus­tín Scar­pe­lli

La gu­ber­na­men­ta­li­dad, co­mo ex­pli­có el miér­co­les pa­sa­do el in­ves­ti­ga­dor de Co­ni­cet Pa­blo Es­te­ban Ro­drí­guez en la Alian­za Fran­ce­sa, ante un au­di­to­rio in­sos­pe­cha­da­men­te sin­gu­lar, re­mi­te sin du­das a los análisis de Mi­chel Fou­cault so­bre có­mo fun­cio­nan el po­der y el go­bierno una vez que la so­be­ra­nía y la dis­ci­pli­na de­jan de ser su for­ma pri­mor­dial. A gran­des ras­gos, go­ber­nar en el si­glo XXI ya no tiene que ver con la ca­pa­ci­dad de ma­tar o de­jar vi­vir (el po­der so­be­rano del rey), ni si­quie­ra con el po­der de vi­gi­lar pa­ra cas­ti­gar el des­vío de la nor­ma que ca­rac­te­ri­zó a la so­cie­dad dis­ci­pli­na­ria sino, fun­da­men­tal­men­te, con con­du­cir con­duc­tas, con in­ci­tar de­ter­mi­na­dos com­por­ta­mien­tos. To­da­vía no ha­bía ter­mi­na­do la in­tro­duc­ción a es­te te­ma ar­duo –”La Gu­ber­na­men­ta­li­dad al­go­rít­mi­ca. El pen­sa­mien­to fran­cés ante la mutación tecno-cien­tí­fi­ca con­tem-po­rá­nea”–cuan­do se oyó el pri­mer mur­mu­llo: “Eso es­tá muy bien”, re­so­nó la voz fir­me y ca­rras­po­sa que pro­ve­nía de la pri­mie­ra fi­la. Có­mo sea, y pa­ra de­jar plan­tea­do ya el te­ma de una char­la ac­ci­den­ta­da, lo que nos lle­va di­rec­to al al­go­rit­mo es la pre­gun­ta so­bre có­mo se las arre­gla la gu­ber­na­men­ta­li­dad pa­ra ope­rar en la vi­da so­cial. Pe­ro ojo. Si bien se pue­de pen­sar el al­go­rit­mo co­mo “un con­jun­tos de ins­truc­cio­nes ma­te­má­ti­cas que sir­ven pa­ra eje­cu­tar una ta­rea y que es jus­ta­men­te lo que ha­ce fun­cio­nar a las compu­tado­ras”, hoy no po­dría­mos de­cir que se tra­ta de un te­ma “frío”, ajeno a lo hu­mano. Y es­to es así por­que, si bien los al­go­rit­mos par­ten de una se­rie de ins­truc­cio­nes que ini­cial­men­te in­tro­du­cen los pro­gra­ma­do­res, su vi­da se re­tro­ali­men­ta de nues­tros de­seos, ob­se­sio­nes y has­ta ges­tos ni­mios: no ha­ce fal­ta dar­le click a un li­bro de Ama­zon, un te­ma de Spo­tify, una pe­lí­cu­la de Net­flix, o una pa­re­ja de Tin­der. Bas­ta con na­ver­gar des­preo­cu­pa­da­men­te en la Red pa­ra dar­le pas­to a los al­go­rit­mos. Es­tos van a apren­der so­bre nues­tros gus­tos y ex­pec­ta­ti­vas y van a pro­po­ner­nos – una vez in­vi­si­bi­li­za­dos– qué pue­de con­ve­nir­nos con­su­mir pa­ra sos­te­ner tal o cual for­ma de vi­da y qué va a aque­dar fue­ra de esos “en­cuen­tros for­tui­tos”; co­mo di­ce el mis­te­rio­so co­lec­ti­vo fi­lo­só­fi­co Tiq­qun, “es­ta prác­ti­ca es­ta­dís­ti­ca se desa­rro­lla co­mo si es­tu­vié­ra­mos de acuer­do”. Pe­ro el al­go­rit­mo tam­bién pue­de ser­vir pa­ra dar res­pues­ta a al­gu­nos de los mis­te­rios po­lí­ti­cos que han le­van­ta­do pol­va­de­ra en elec­cio­nes re­cien­tes. En es­te sen­ti­do el matemático y pro­gra­ma­dor Ja­vier Blan­co con­tó có­mo los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia bra­si­le­ros lo­gra­ron tor­cer la in­ten­ción de vo­to de las mu­je­res en fa­vor de Bol­so­na­ro. Lo lo­gra­ron vi­ra­li­zan­do al­gu­nas imá­ge­nes de la mar­cha ma­si­va #EleNão (“El no”): por ejem­plo vi­ra­li­za­ron la imagen de una mu­jer ha­cien­do sus ne­ce­si­da­des en la ca­lle co­mo par­te de una ma­ni­fes­ta­ción con­tra Bon­so­na­ro. Es­to cau­só re­pul­sión a las pro­pias mu­je­res bra­si­le­ras, que cam­bia­ron su in­ten­ción de vo­to del 25 % al 40 % a fa­vor de Bol­so­na­ro. La si­guien­te in­te­rrup­ción fue pa­ra pe­dir a los ora­do­res si “se­rían tan ama­bles de mo­du­lar me­jor y ha­blar más pau­sa­do”. Los coor­di­na­do­res del en­cuen­tro co­men­za­ban a im­pa­cien­tar­se, pe­ro el pú­bli­co y los con­fe­ren­cis­tas com­pren­die­ron que esa ba­rra de cua­tro ami­gos oc­to­ge­na­rios se ha­bían aven­tu­ra­do en una nue­va ex­pe­rien­cia in­con­men­su­ra­ble pa­ra el mun­do que ellos co­no­cie­ron y del que se es­ta­ban des­pi­dien­do co­mo unos ca­ba­lle­ros, con hu­mor. Cuan­do las pier­nas ya no aguan­ta­ron más, y la ve­ji­ga pi­dió re­creo, se pa­ra­ron len­ta­men­te, vol­vie­ron a in­te­rrum­pir la char­la pa­ra fe­li­ci­tar a los con­fe­ren­cis­tas a vi­va voz y se re­ti­ra­ron al gri­to de “¡Se va la ter­ce­ra! (edad)”. Los aplau­sos, que se mez­cla­ron con ri­sas, fue­ron tan­to pa­ra la pa­cien­cia y la pre­ci­sión con­cep­tual que los es­pe­cia­lis­tas lo­gra­ron sos­te­ner co­mo pa­ra la ac­ti­tud in­que­bran­ta­ble de es­tos mu­cha­chos que in­ten­ta­ban se­guir es­te mun­do en­lo­que­ci­do has­ta el fi­nal. Es­ta co­lum­na po­dría muy bien que­dar aquí si Goo­gle no se las hu­bie­se in­ge­nia­do pa­ra ha­cer­me lle­gar un vi­deí­to edi­ta­do es­pe­cial­men­te pa­ra mí; “su­po” ex­traer de to­das las imá­ge­nes de mi te­lé­fono el mo­men­to en que mi hi­jo me­nor lo­gró sus pri­me­ros pa­sos y, lue­go, re­co­rrer has­ta el úl­ti­mo pel­da­ño el pa­sa­ma­nos del par­que; o cuan­do le en­se­ñé a an­dar en bi­ci­cle­ta; o cuan­do can­tó en un ac­to es­co­lar. El vi­deo ter­mi­na­ba con la ins­crip­ción “La vi­da pasa rá­pi­do…”. Pen­sé en el al­go­rit­mo, en có­mo lo ha­bía lo­gra­do; No­té que en to­dos los frag­men­tos fíl­mi­cos gri­ta­ba co­sas co­mo “¡Aho­ra!” o “¡Ya!” o “¡Siiiiiiiii!”. Pe­ro igual se me pian­tó un la­gri­món.

Ami­gos oc­to­ge­na­rios en la char­la so­bre Gu­ber­na­men­ta­li­dad al­go­rít­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.