Es­tre­llas de rock des­de el co­ro

Revista Ñ - - EL ESPEJO - Ra­quel Gar­zón

“Equi­po”, esa pa­la­bra con la que el de­por­te y la po­lí­ti­ca se lle­nan la bo­ca, tie­ne en­tre­te­lo­nes cru­dos en las tie­rras del show­biz. Dis­po­ni­ble en strea­ming a cual­quier ho­ra, 20 Feet From Star­dom (tra­du­ci­do co­mo A 20 pa­sos de la fa­ma), el do­cu­men­tal de Mor­gan Ne­vi­lle que ga­nó el Os­car en 2014, ahon­da en la re­vo­lu­ción si­len­cia­da que pro­ta­go­ni­za­ron las co­ris­tas o “can­tan­tes de apo­yo” en el so­ni­do del rock y el pop, des­de co­mien­zos de los años 60. Vo­ces ca­pa­ces de dar­le es­pe­sor ma­rí­ti­mo a una le­tra y de en­ro­lar a to­do un es­ta­dio en un es­tri­bi­llo que, sal­vo ex­cep­cio­nes, no lo­gra­ron una ca­rre­ra so­lis­ta ni los be­ne­fi­cios del éxi­to. Por qué es la pre­gun­ta que re­co­rre el fil­me y se me­te en ra­zo­nes so­cio­cul­tu­ra­les, psi­co­ló­gi­cas y, tam­bién, en los ava­ta­res de un mer­ca­do ás­pe­ro, ma­chis­ta y no exen­to de los vai­ve­nes de la for­tu­na. “Es un sal­to men­tal”, de­fi­ne Bruce Springsteen re­fi­rién­do­se a los me­tros que se­pa­ran al co­ro del so­lis­ta. “Co­noz­co a co­ris­tas fa­bu­lo­sas que no se sien­ten có­mo­das en esa po­si­ción. Ha­ce fal­ta ego, nar­ci­si­mo... Pue­de ser una lar­ga ca­mi­na­ta”, sub­ra­ya “The Boss”, ca­sa­do des­de 1991 con Pat­ti Scial­fa, in­tér­pre­te acom­pa­ñan­te ella mis­ma. En la in­dus­tria de­pen­dés de com­po­si­to­res, arre­glis­tas, pro­duc­to­res, afir­ma .“Si no das con al­guien que en­tien­da quién sos, po­dés no dar nun­ca el si­guien­te pa­so”. La pe­lí­cu­la pos­tu­la des­de el co­mien­zo que la his­to­ria del éxi­to pue­de con­tar­se de otro mo­do, cuan­do los tí­tu­los co­rren so­bre fo­to­gra­fías de con­cier­tos en las que los ros­tros de las es­tre­llas se cu­bren con pun­tos de co­lo­res y ga­nan pro­ta­go­nis­mo las acom­pa­ñan­tes. No es ya Mick Jagger quien lle­na el es­ce­na­rio sino los ges­tos de Li­sa Fis­cher, una vo­ca­lis­ta ex­cep­cio­nal que rea­li­za gi­ras con los Ro­lling Sto­nes des­de 1989. El mis­mo con­cep­to orien­ta las en­tre­vis­tas que acier­tan al pro­po­ner a los roc­kers sa­lir del cen­tro e ilu­mi­nar a sus co­ris­tas, re­sal­tan­do la va­lía crea­ti­va de esas ar­tis­tas im­pres­cin­di­bles y mu­chas ve­ces anó­ni­mas. Hay quie­nes es­co­gen acom­pa­ñar. “Es una voz su­per­po­ten­te y yo la con­si­de­ro una es­tre­lla”, opi­na Sting de Fis­her, pa­ra quien “can­tar es com­par­tir, no com­pe­tir”. Lle­gar a ser so­lis­ta “no es una cues­tión de jus­ti­cia ni de ta­len­to. A ve­ces es suer­te, des­tino, cir­cuns­tan­cias...”, di­ce el ex The Po­li­ce. “Tie­ne que ver con el ma­te­rial que re­ci­bes y con tu re­la­ción con los pro­duc­to­res”, sub­ra­ya Ste­vie Won­der, que des­ta­ca las com­po­si­cio­nes de Ju­dith Hill, una gran can­tan­te que acom­pa­ñó a Michael Jackson y no lo­gró ha­cer pie tras su muer­te pre­ma­tu­ra en 2009. Ne­vi­lle es­co­ge un fo­co pa­ra su do­cu­men­tal. No le in­tere­sa con­tar el de­ve­nir de los gru­pos de mu­je­res ni de las can­tan­tes blan­cas de los años 50 (a quie­nes se lla­ma sa­cás­ti­ca­men­te “las lec­to­ras” por­que ja­más se des­pe­ga­ban de la par­ti­tu­ra). Ex­plo­ra el re­co­rri­do de las “vo­ces ne­gras de al­qui­ler” que se­cu­la­ri­za­ron el so­ni­do co­ral del gos­pel (sor­pren­de la gran can­ti­dad de hi­jas de pas­to­res que hay en­tre ellas), que lle­gan con un plus sen­sual des­ple­ga­do en co­reo­gra­fías y ves­tua­rio. “Ex­ci­tar a los hom­bres” era par­te del dress co­de de for­ma­cio­nes co­mo las Iket­tes, de Ike Tur­ner (el ma­ri­do de Ti­na), coin­ci­den. El pre­sen­te en­cuen­tra a mu­chas fue­ra del es­ce­na­rio. Ese fue el de­rro­te­ro de Clau­dia Len­near, ex Iket­te, que ins­pi­ró Brown Su­gar de los Sto­nes, can­tó con esa ban­da y con Da­vid Bo­wie y po­só pa­ra la revista Play­boy en 1974. Hoy en­se­ña es­pa­ñol en Ca­li­for­nia. “Lle­gué a un pun­to de in­fle­xión y la mú­si­ca no es­ta­ba en mi ca­mino (...). La­men­to no ha­ber in­sis­ti­do. Nun­ca di­je que no fue­ra pa­ra mí. Si lo di­je, me es­ta­ba min­tien­do”, le cuen­ta Len­near a la cá­ma­ra. Ha­cia fi­nes de los 60 y co­mien­zos de la dé­ca­da si­guien­te, la osa­día de las ban­das in­gle­sas fue un mo­tor de re­no­va­ción del so­ni­do. En ple­na lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les en los EE. UU., los gru­pos bri­tá­ni­cos “que­rían so­nar ne­gros”. La pe­lí­cu­la re­ser­va per­las co­mo el de­trás de es­ce­na de una can­ción em­ble­ma de los 70, Gim­me Shel­ter, con­ta­da por sus pro­ta­go­nis­tas. “Yo no la co­no­cía – di­ce Mick Jagger de Merry Clay­ton–. Apa­re­ció en el es­tu­dio con ru­le­ros, por­que se le­van­tó de la ca­ma pa­ra can­tar con no­so­tros. Era una par­te osa­da: vio­la­ción, muer­te .... Can­tó con­mi­go con gran per­so­na­li­dad, que era lo que ne­ce­si­tá­ba­mos”. “¿Quie­res ha­cer otra pa­sa­da?”, le pre­gun­tó Jagger y Clay­ton re­cuer­da ha­ber sen­ti­do: “Aho­ra voy a de­jar­los mu­dos”. Al­gu­nas de esas chi­cas del co­ro, a las que Lou Reed ho­me­na­jea en Wal­king on the Wild Si­de, fue­ron in­vi­si­bi­li­za­das co­mo “vo­ces fan­tas­ma” de hits ad­ju­di­ca­dos a otros. Dar­le­ne Lo­ve lo pa­de­ció tra­ba­jan­do con el pro­duc­tor Phil Spec­tor (sí, el de los Beatles). Har­ta, de­jó la mú­si­ca y so­bre­vi­vió co­mo em­plea­da do­més­ti­ca. “Un día mien­tras lim­pia­ba un ba­ño es­cu­ché en la ra­dio mi can­ción Ch­rist­mas (Baby Plea­se Co­me Ho­me) y me di­je. ‘No de­be­rías es­tar aquí sino can­tan­do’ ”. Lo­ve se mu­dó a Nue­va York e ini­ció su ca­rre­ra so­lis­ta a los 40 años. En 2010, con un “ya era ho­ra”, la ac­triz y can­tan­te Bet­te Mid­ler le dio la bien­ve­ni­da al sa­lón de la fa­ma del rock and roll: “En los 60 cam­bió mi vi­sión del mun­do –di­jo–. Es­cu­chan­do esas can­cio­nes te­nías que bai­lar, te­nías que mo­ver­te y se­guir buscando al chi­co re­bel­de (...) Que­rías vi­vir siem­pre en la cor­ni­sa”. No se me ocu­rre una me­jor de­fi­ni­ción de triun­fo: lograr que la in­ten­si­dad de una voz en­car­ne pa­ra to­da una ge­ne­ra­ción la emo­ción de ser jo­ven.

20 FEET FROM STAR­DOM

El do­cu­men­tal A 20 pa­sos de la fa­ma rin­de ho­me­na­je al apor­te de las co­ris­tas a la mú­si­ca, de los años 60 en ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.