BA­JO EL IM­PE­RIO DEL OR­DEN

Ori­gi­na­da en el ar­te, la cu­ra­du­ría, que cal­cu­la y op­ti­mi­za la pre­sen­ta­ción de cada bien que con­su­mi­mos, se ha con­ver­ti­do en el va­lor agre­ga­do cla­ve. Có­mo sa­car el me­jor par­ti­do de ella.

Revista Ñ - - NOTA DE TAPA - POR ALE­JAN­DRO CÁNEPA

Au­dios, vi­deos y me­mes: el te­ma iné­di­to de The Doors, una po­nen­cia so­bre bio­lo­gía mo­le­cu­lar y un co­mu­ni­ca­do de la AFIP. To­do mez­cla­do con imá­ge­nes de ga­ti­tos, chis­mes, sel­fies e imi­ta­cio­nes de fa­mo­sos, mien­tras se mul­ti­pli­can las op­cio­nes de res­tau­rants y de pe­lí­cu­las pa­ra ver, las re­ce­tas de co­ci­na, las mas­co­tas en adop­ción... ¿Có­mo y qué se­lec­cio­nar? Dos li­bros re­cien­tes, Cu­ra­du­ría. El po­der de la se­lec­ción en un mun­do de ex­ce­sos (FCE), de Mi­chael Bhas­kar, y Cu­ra­cio­nis­mo. Có­mo la cu­ra­du­ría se apo­de­ró del mun­do del ar­te (y de to­do lo de­más), de Da­vid Bal­zer (La Mar­ca Edi­to­ra) plan­tean si, efec­ti­va­men­te, to­dos nos vol­vi­mos cu­ra­do­res y si la cu­ra­du­ría –for­mas de or­ga­ni­za­ción su­je­tas a la fun­ción es­té­ti­ca, que agre­gan va­lor– de­jó de ser al­go que so­lo le im­por­ta al mun­do del ar­te. ¿Es­ta­mos fren­te a un cam­bio de pa­ra­dig­ma que per­du­ra­rá? Bal­zer se re­fie­re a la cu­ra­du­ría que vi­vi­mos día tras día; si­tua­cio­nes a pe­que­ña es­ca­la en las que se nos pre­sen­ta “una ex­pe­rien­cia to­tal, una va­ria­da se­lec­ción de ítems cu­ra­dos, cu­ya or­ga­ni­za­ción (...) cons­ti­tu­ye una am­plia­ción de su va­lor, jun­to con la de la mar­ca que re­pre­sen­ta”. El au­tor men­cio- na a ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos co­mo Tra­der Joe´s, ejem­plo del “aura de lo cu­ra­do en la vi­da co­ti­dia­na”. Al en­trar a cier­tos lu­ga­res (men­cio­na otros ejem­plos de con­su­mo mi­no­ris­ta, co­mo las em­ble­má­ti­cas tien­das de mue­bles IKEA, pe­ro po­dría­mos agre­gar los pa­que­tes y con­te­ne­do­res de Ap­ple), se pro­me­te “cier­tos ali­men­tos y no a otros, así co­mo cier­to es­ti­lo, que com­pren­de el di­se­ño del en­vol­to­rio, la geo­gra­fía de la tien­da y la per­so­na­li­dad de sus em­plea­dos”. Es lo que, co­mún­men­te, lla­ma­mos már­ke­ting. Pa­ra Bhas­kar,“sin im­por­tar có­mo la lla­me­mos, la cu­ra­du­ría ya es­tá aquí”.

To­dos los ca­mi­nos con­du­cen al cu­ra­dor

Tan­to Bhas­kar co­mo Bal­zer ras­trean el ori­gen del tér­mino, que sur­ge en la Ro­ma an­ti­gua. Por en­ton­ces se de­sig­na­ban “cu­ra­do­res” a fun­cio­na­rios en­car­ga­dos de obras pú­bli­cas. De la ciu­dad im­pe­rial, el tér­mino pa­só al Cris­tia­nis­mo an­ti­guo y ya la Re­gla Pas­to­ral del Pa­pa Gre­go­rio I, en el si­glo VI, es­ta­ble­cía que el sa­cer­do­te ca­tó­li­co se de­di­ca­ba a la “cu­ra de al­mas”, aun­que “cu­rar” era en­ten­di­do co­mo cui­dar y cus­to­diar. Los Wun­der­kam­mer, esos ga­bi­ne­tes de ma­de­ra que en los si­glos XVI y XVII en­cap­su­la­ban ele­men­tos cu­rio­sos y ge­ne­ra­ban un mi­cro­cos­mos con ele­men­tos que po­dían ser des­de ca­pa­ra­zo­nes de tor­tu­gas exó­ti­cas a an­ti­guas mo­ne­das de Siam, an­ti­ci­pa­ron la fi­gu­ra del cu­ra­dor de ar­te, dan­do or­den al caos. Uno de los ejem­plos ac­tua­les de esa pues­ta en el es­pa­cio es el Ma­zu­mi­yet, el Mu­seo de la Inocen­cia de Es­tam­bul, ba­sa­do en ob­je­tos edu­ci­dos de la no­ve­la de Or­han Pa­muk. Tan lue­go esos ga­bi­ne­tes de cu­rio­si­da­des son, según Bal­zer, los ver­da­de­ros pre­cur­so­res del cu­ra­dor con­tem­po­rá­neo, esa ecléc­ti­ca mez­cla de afi­cio­na­dos y pro­fe­sio­na­les, com­pro­me­ti­dos con el co­no­ci­mien­to y cui­da­do de los ob­je­tos. Cu­rio­so y cu­ra­dor, ade­más, com­par­ten la mis­ma raíz la­ti­na, que con­no­ta “cus­to­dia e in­te­rés”. Si bien la idea de cu­ra­du­ría su­po ser ex­clu­si­va del ám­bi­to ar­tís­ti­co, su uso se de­rra­mó ha­cia to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des. La tra­di­cio­nal ga­nó fuer­za en los 60 y 70, se­ña­la Bal­zer, cuan­do el ar­te de­man­da­ba una fi­gu­ra que otor­ga­se sen­ti­do a las co­sas, co­mo de­fen­sa ante una es­ce­na cada vez más ob­tu­sa. Ha­bía, sos­tie­ne, de­ma­sia­dos ar­tis­tas, mo­vi­mien­tos, mues­tras y de­ba­tes, “¿quién se en­car­ga­ría de ana­li­zar­los?”. Así, en los años 90 la fi­gu­ra del cu­ra­dor lle­ga a su apo­geo y pasa de ser un “ama­teur em­pren­de­dor ex­cén­tri­co”, a una “ne­ce­si­dad pro­fe­sio­nal”. En esa mis­ma dé­ca­da em­pe­zó una ex­ten­di­da “épo­ca cu­ra­to­rial”: la prác­ti­ca in­va­de la cul­tu­ra po­pu­lar, en es­pe­cial, el mun­do del con­su­mo. “Las ins­ti­tu­cio­nes y em­pre­sas con­fían en otros, a me­nu­do acre­di­ta­dos co­mo ex­per­tos pa­ra cul­ti­var y or­ga­ni­zar co­sas en una ex­pre­sión (...) y co­te­jar va­rias au­dien­cias y con­su­mi­do­res”. Y no­so­tros, co­mo con­su­mi­do­res, cul­ti­va­mos y or­ga­ni­za­mos tam­bién nues­tras iden­ti­da­des. Si cu­rar es se­lec­cio­nar al­go, po­ner­lo en con­tex­to y agre­gar­le un va­lor (mo­ne­ta­rio o no), son ac­cio­nes de cu­ra­du­ría tan­to lo que pro­po­ne la ja­po­ne­sa Ma­rie Kon­do, con sus mé­to­dos re­la­jan­tes pa­ra or­de­nar ob­je­tos do­més­ti­cos, y la ma­ne­ra en que un bro­ker que fil­tra y pro­ce­sa in­for­ma­ción pa­ra sus clien­tes so­bre las dis­tin­tas bol­sas. La in­for­ma­ción cir­cu­lan­te es in­fi­ni­ta­men­te ma­yor que las po­si­bi­li­da­des de ab­sor­ber­la: el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co –In­ter-

net me­dian­te– y eco­nó­mi­co ace­le­ró ese pro­ce­so. Si ele­gir siem­pre es re­nun­ciar a al­go, ¿có­mo to­mar esa de­ci­sión en un con­tex­to don­de cada elec­ción im­pli­ca des­car­tar una can­ti­dad cada vez ma­yor de al­ter­na­ti­vas? Es­tán, por un la­do, los ex­per­tos que acon­se­jan so­bre tra­gos, de­co­ra­ción y gas­tro­no­mía, có­mo dis­po­ner en una vi­drie­ra un pro­duc­to y de qué for­ma ilu­mi­nar­lo –el arre­glo de vi­drie­ras fue una de las in­cur­sio­nes ini­cia­les de la cu­ra­du­ría en el mer­ca­do de con­su­mo–. Y es­tá tam­bién el fa­mo­so al­go­rit­mo que, en ba­se a nues­tras elec­cio­nes pre­vias, ar­ma su­ge­ren­cias su­pues­ta­men­te “per­so­na­li­za­das”. Natalia Zua­zo, au­to­ra de Los due­ños de In­ter­net (De­ba­te), sos­tie­ne que “la cu­ra­ción al­go­rít­mi­ca del mun­do, sea a tra­vés de Facebook o Goo­gle, te po­ne unas an­teo­je­ras pa­ra ver la reali­dad”. En diá­lo­go con Ñ, Bhas­kar de­no­mi­na “cu­ra­du­ría es­ca­sa” a la crea­da por es­tos al­go­rit­mos y cree que no siem­pre pue­de lla­már­se­le “cu­ra­du­ría”, da­do que “ope­ra au­to­má­ti­ca o se­mi au­to­má­ti­ca­men­te, por lo ge­ne­ral sin co­men­ta­rio o ex­pli­ca­ción al­gu­na de sus pro­ce­sos”. De to­dos mo­dos, la in­ci­den­cia de esos me­ca­nis­mos no es pa­ra des­pre­ciar: tal co­mo ha­ce un cu­ra­dor, seleccionan, or­ga­ni­zan y crean va­lor (pa­ra las em­pre­sas que los crea­ron y pa­ra las que anun­cian en ellas) con la in­for­ma­ción que di­fun­den. Quien sea usua­rio de pla­ta­for­mas co­mo Net­flix, por ejem­plo, ha­brá re­ci­bi­do en su mail su­ge­ren­cias, que sue­len re­sul­tar in­ge­nuas pe­ro fun­cio­nan co­mo ayu­da­me­mo­ria. Lo mis­mo ocu­rre con la mú­si­ca de Spo­tify y las emi­sio­nes ra­dia­les: ya no hay DJs, so­lo cu­ra­do­res. Por fue­ra de la apro­pia­ción por otras ac­ti­vi­da­des, el rol del cu­ra­dor ar­tís­ti­co aún tiene un pa­pel es­pe­cial. El gran di­bu­jan­te Eduar­do Stu­pía, du­ran­te dé­ca­das di­se­ña­dor grá­fi­co, di­ce: “Cu­ra­dor es quien de­mar­ca su zo­na de ex­clu­sión, don­de in­gre­san los ar­tis­tas que eli­ge pa­ra for­mar su pro­pio ca­non”. Ade­más, In­ter­net y la ma­si­fi­ca­ción de las compu­tado­ras y dis­po­si­ti­vos ex­pan­die­ron los re­qui­si­tos y com­pe­ten­cias grá­fi­cas, al sim­pli­fi­car y ma­si­fi­car el di­se­ño. La glo­ba­li­za­ción creó nue­vos cá­no­nes mul­ti­cul­tu­ra­les, des­de la gas­tro­no­mía has­ta la in­du­men­ta­ria. Con­fron­ta­do con la mul­ti­pli­ca­ción de op­cio­nes, el mer­ca­do fun­da la com­pe­ten­cia en la dis­tin­ción de sus bie­nes. Y de sus con­su­mi­do­res. ¿Es de­ma­sia­do aven­tu­ra­do afir­mar que lo co­mer­cial­men­te “po­bre” es­tá de­fi­ni­do por la fal­ta de cu­ra­du­ría? En las re­des, cada uno apren­dió a ele­gir qué mues­tra de sí y de qué mo­do; es­ta­mos ha­bi­tua­dos a postear fo­tos con fil­tros, en­cua­dres cui­da­dos de lo que co­me­mos, lee­mos o ve­mos en el tea­tro, de lo que en­con­tra­mos en la ca­lle o del rin­cón es­pe­ci­fí­co de nues­tra ca­sa: un bal­cón flo­re­ci­do, un ma­te ilu­mi­na­do por el ra­yo de sol, una ta­za humean­te. Cu­ra­mos nues­tras cuen­tas on­li­ne; y es una ma­ne­ra de cu­rar la imagen ofre­ci­da al mun­do. La ex­por­ta­ción del tér­mino “cu­ra­dor” ha­cia otros ám­bi­tos tam­bién obe­de­ce al de­seo de vol­car el pres­ti­gio del ar­te a otros cam­pos, co­mo si al to­mar una pa­la­bra cla­ve de un am­bien­te se in­cor­po­ra­ran ade­más los va­lo­res so­cia­les de es­te. Y qui­zá esa ex­tra­po­la­ción tam­bién per­mi­ta, en un mun­do re­bo­san­te de sig­nos, que cada uno pre­su­ma de su iden­ti­dad según có­mo “cu­re” su al­re­de­dor. “Pien­sas que no exis­tes si no eres di­fe­ren­te de to­dos los de­más”, di­ce la di­rec­to­ra de bie­na­les ar­tís­ti­cas Ca­rolyn Chis­tov –Ba­kar­giev en el li­bro de Bal­zer–. Así, nues­tras lis­tas en Spo­tify, mu­ros de Facebook, de­ci­sio­nes de in­ver­sión y has­ta qué co­me­mos se­rían cua­si ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas, al mis­mo tiem­po que nos po­si­bi­li­ta­rían cin­ce­lar y mos­trar una per­so­na­li­dad úni­ca, lo que es un de­seo an­ces­tral pa­ra el que no pa­re­ce ha­ber cu­ra.

AFP

La es­te­ti­za­ción de la vi­da co­ti­dia­na, el con­su­mis­mo de las so­cie­da­des con­tem­po­rá­neas y la so­bre­abun­dan­cia ge­ne­ran que, de­trás de cada bien de con­su­mo, ha­ya un con­cep­to cu­ra­to­rial de se­lec­ción. Cu­ra­cio­nis­mo. Có­mo la cu­ra­du­ría se apro­pió del mun­do del ar­te (y de to­do lo de­más) Da­vid Bal­zer La mar­ca edi­to­ra 160 págs. / $ 345 Cu­ra­du­ría. El po­der de la se­lec­ción en un mun­do de ex­ce­sos. Mi­chael Bhas­kar Fon­de de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca 322 págs. $ 674

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.