LA TRAMPOSA LÓ­GI­CA DE CA­DA HIN­CHA

Dos es­pe­cia­lis­tas pro­po­nen pen­sar la vio­len­cia en el fút­bol más allá del re­duc­cio­nis­mo y las teo­rías del com­plot ex­pre­sa­das por los fun­cio­na­rios.

Revista Ñ - - IDEAS - POR VE­RÓ­NI­CA MO­REI­RA Y JA­VIER BUNDIO

Ala luz de los in­ci­den­tes en el su­per­clá­si­co de la Co­pa Li­ber­ta­dor en­tre Bo­ca y Ri­ver, pro­po­ne­mos un ejer­ci­cio. Pen­se­mos, ¿qué as­pec­tos nos definen y dis­tin­guen co­mo hin­chas de fút­bol en el mun­do? Po­de­mos de­cir que so­mos pa­sio­na­les, lea­les, in­con­di­cio­na­les, que nos gus­ta ti­rar pa­pe­les, alen­tar y can­tar. Nos gus­ta can­tar, sí. En­to­na­mos can­cio­nes que aren­gan al pro­pio equi­po, que lo alien­tan a se­guir an­te la ad­ver­si­dad, que pon­de­ran as­pec­tos de su iden­ti­dad (per­te­nen­cia ba­rrial, hi­tos fut­bo­lís­ti­cos, ído­los de­por­ti­vos). Pe­ro, tam­bién, en­to­na­mos can­ti­tos que de­gra­dan a los ri­va­les, los de siem­pre y los de turno, por me­dio de imá­ge­nes que dan cuen­ta del so­me­ti­mien­to se­xual; que ce­le­bran la muer­te del otro, ya sea me­ta­fó­ri­ca­men­te (el ase­si­na­to co­mo vic­to­ria en el cam­po de jue­go) o de mo­do li­te­ral (la ce­le­bra­ción del ase­si­na­to real del ri­val); que des­hu­ma­ni­zan al otro con ex­pre­sio­nes ra­cis­tas, xe­nó­fo­bas y ma­chis­tas.

No­so­tros y ellos

So­mos pro­ta­go­nis­tas de un dra­ma de opo­si­ción en­tre un “no­so­tros” y un “ellos” que ex­pre­sa y da cuen­ta de una ten­sión agó­ni­ca en­tre ga­nar o per­der, o en­tre ma­tar o mo­rir. Es­to se ma­ni­fies­ta por me­dio de una va­ria­da ga­ma de comportamientos co­di­fi­ca­dos e im­pro­vi­sa­dos que ma­te­ria­li­za­mos no so­lo a tra­vés de can­tos sino tam­bién de ges­tos y mo­vi­mien­tos cor­po­ra­les. Opo­si­ción, de­gra­da­ción y su­bor­di­na­ción son no­cio­nes es­truc­tu­ran­tes de un mo­do de ac­tuar en las can­chas ar­gen­ti­nas. Las hin­cha­das (en sen­ti­do am­plio, no só­lo las ba­rras bravas) se per­ci­ben no so­lo co­mo ban­dos se­pa­ra­dos y di­fe­ren­tes sino tam­bién co­mo ban­dos opues­tos y hos­ti­les. En bus­ca de la vic­to­ria, los afi­cio­na­dos com­pe­ti­mos con los ad­ver­sa­rios por cues­tio­nes ta­les co­mo cuál es la hin­cha­da que alien­ta más, cuál es la tri­bu­na que más ban­de­ras po­see, cuán­tas per­so­nas ha con­vo­ca­do ca­da equi­po. La po­la­ri­za­ción en­tre ad­ver­sa­rios y la ra­di­ca­li­za­ción de la ri­va­li­dad fut­bo­lís­ti­ca, hoy pues­ta de ma­ni­fies­to co­mo ene­mis­tad in­sal­va­ble, tie­nen una his­to­ria y un ori­gen. El fút­bol ha ser­vi­do des­de ha­ce tiem­po co­mo es­pa­cio de so­cia­li­za­ción de va­ro­nes don­de se cons­tru­yen y re­afir­man mas­cu­li­ni­da­des he­ge­mó­ni­cas y aguan­ta­do­ras. El his­to­ria­dor Ju­lio Fry­den­berg ha iden­ti­fi­ca­do en el pe­río­do en el cual los sec­to­res me­dios y po­pu­la­res se apro­pia­ron del fút­bol, otro­ra mo­no­po­li­za­do por los in­gle­ses, la apa­ri­ción de valores ta­les co­mo el ho­nor vi­ril, la gua­pe­za, la vi­ve­za y el he­cho de ga­nar ba­jo cual­quier pre­cio. Si la eta­pa del fút­bol in­glés se ca­rac­te­ri­zó por el fair play, el jue­go de ca­ba­lle­ros y la ho­no­ra­bi­li­dad del buen tra­to, el fút­bol crio­llo fue sen­tan­do las ba­ses de nue­vas ma­ne­ras de interpretar, sen­tir y ju­gar es­te de­por­te. Pa­ra Fry­den­berg, en la dé­ca­da del vein­te del si­glo pa­sa­do era ha­bi­tual la pre­sen­cia de va­ro­nes jó­ve­nes en ba­res, es­qui­nas, clu­bes, y en dis­tin­tos ám­bi­tos de so­cia­bi­li­dad mas­cu­li­na. La pren­sa del mo­men­to le otor­gó vi­si­bi­li­dad a es­tos gru­pos lla­mán­do­los “mu­cha­cha­das” o “ba­rras”. A me­di­da que es­tas mu­cha­cha­das co­men­za­ron a es­tar vin­cu­la­das a ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas den­tro de un club, es­tos gru­pos pa­sa­ron a ser “mu­cha­cha­das fut­bo­le­ras”. Es­tos gru­pos de va­ro­nes se reunían en ba­res an­tes del ini­cio de los par­ti­dos y dispu­taban el ho­nor aso­cia­do a la vi­ri­li­dad y a los ri­tua­les del buen be­ber. Con la trans­for­ma­ción de los ba­rrios en es­pa­cios de uso y po­se­sión, las mu­cha­cha­das pa­sa­ron a ocu­par un es­pa­cio fí­si­co y dar sig­ni­fi­ca­do a aque­llo que a su vez sig­ni­fi­ca­ba la cons­truc­ción de una otre­dad: los ri­va­les de otros ba­rrios.

Sin lu­gar pa­ra el com­plot

Aho­ra sa­be­mos que la ca­te­go­ría de “aguan­te” apa­re­ció en la pren­sa a prin­ci­pios de los ochen­tas. Sin em­bar­go, ya exis­tían in­di­cios del desa­rro­llo de una cul­tu­ra del aguan­te en dé­ca­das an­te­rio­res. Por ejem­plo, en­con­tra­mos re­fe­ren­cias al he­cho de “caer pre­so” co­mo consecuencia de con­cu­rrir al es­ta­dio al co­mien­zo de los se­ten­tas. Lo in­tere­san­te no es so­lo que se enun­cie esa po­si­bi­li­dad, sino que la ac­ción de ser en­car­ce­la­do se re­vis­te de un va­lor po­si­ti­vo pa­ra los gru­pos de va­ro­nes, co­mo un in­di­ca­dor de la fuer­za de la leal­tad y la pa­sión ha­cia un club. Fren­te a los in­ci­den­tes en el su­per­clá­si­co, en­ton­ces, po­de­mos to­mar la pos­tu­ra, su­ge­ri­da y de­fen­di­da por mu­chos, de bus­car a los res­pon­sa­bles del su­pues­to com­plot y, de­pen­dien­do de cuál sea nues­tra teo­ría cons­pi­ra­ti­va fa­vo­ri­ta, en­con­trar a los cul­pa­bles en uno u otro sec­tor de la po­lí­ti­ca y el fút­bol. Co­mo an­tro­po­lo­gos pre­fe­ri­mos pre­gun­tar­nos por los dos mil hin­chas in­sul­tan­do a un equi­po de fút­bol que lle­ga­ba a ju­gar un par­ti­do, por la pren­sa cu­brien­do ese es­pa­cio, por los ju­ga­do­res de Bo­ca ges­ti­cu­lan­do ofen­si­va­men­te des­de mi­cro. Lo acon­te­ci­do no era ines­pe­ra­do, for­ma­ba par­te de las ex­pec­ta­ti­vas de to­dos los ac­to­res que in­ter­vie­nen en el fút­bol. Con es­to no pre­ten­de­mos mi­ni­mi­zar la agre­sión, sino lla­mar la aten­ción so­bre que la ló­gi­ca del aguan­te no es­tá pre­sen­te so­lo en las “ba­rras” sino que for­ma par­te de un en­tra­ma­do cul­tu­ral com­ple­jo en torno a lo que sig­ni­fi­ca ser hin­cha en la Ar­gen­ti­na. Las ma­ne­ras de ex­pe­ri­men­tar y ex­pre­sar el hin­chis­mo es­tán in­tro­yec­ta­das co­mo ma- tri­ces en­car­na­das pro­fun­da­men­te en nues­tro ADN cul­tu­ral. Y es­ta in­cor­po­ra­ción se dio con el pa­so del tiem­po, dé­ca­da tras dé­ca­da, en la his­to­ria de nues­tro fút­bol. Por es­te mo­ti­vo, las me­di­das es­pas­mó­di­cas, in­me­dia­tas, que se for­mu­lan sin pla­ni­fi­ca­ción, re­pro­du­cen los fra­ca­sos fren­te a un pro­ble­ma con múl­ti­ples aris­tas.

¿To­dos so­mos hin­chas?

El re­duc­cio­nis­mo de las in­ter­pre­ta­cio­nes de los fun­cio­na­rios –que tie­ne con­se­cuen­cias en la for­mu­la­ción de sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas– y de los en­car­ga­dos de pla­ni­fi­car y ac­tuar en los ope­ra­ti­vos de se­gu­ri­dad –que tie­ne con­se­cuen­cias más gra­ves en tér­mi­nos de muer­tos y he­ri­dos– re­fie­re no só­lo a la fo­ca­li­za­ción en cier­tos ac­to­res –de un es­ce­na­rio más am­plio don­de con­vi­vi­mos hin­chas no ba­rras, en­tre­na­do­res, pe­rio­dis­tas, di­ri­gen­tes, fun­cio­na­rios de to­dos los ran­gos–, sino a la in­tro­yec­ción de la ma­triz del hin­chis­mo ar­gen­tino. Por­que de otra ma­ne­ra no se en­tien­de el mo­ti­vo por el cual fren­te a la hos­pi­ta­li­za­ción de los ju­ga­do­res xe­nei­zes, los hin­chas en el Mo­nu­men­tal cantaron con na­tu­ra­li­dad: “Bo­ca sos ca­gón”, y el mis­mís­mo Pre­si­den­te de la nación se re­fi­rió días an­tes al en­tre­na­dor de Ri­ver co­mo “cu­lón”. Ve­ró­ni­ca Mo­rei­ra es doc­to­ra en Cien­cias So­cia­les (UBA). Se es­pe­cia­li­zó en el área de es­tu­dios so­cia­les del de­por­te. Es in­ves­ti­ga­do­ra asis­ten­te del Co­ni­cet. Ja­vier Bundio es be­ca­rio pos­doc­to­ral del Co­ni­cet. In­te­gra el Gru­po de Es­tu­dios so­bre Cul­tu­ra Po­pu­lar y So­cie­dad. Tra­ba­ja en el pro­yec­to “Fút­bol, te­rri­to­rio y vio­len­cia: un es­tu­dio so­cio­ló­gi­co de las ri­va­li­da­des en­tre hin­cha­das de la Ca­pi­tal Fe­de­ral y el co­nur­bano bo­nae­ren­se”

An­tes del par­ti­do que iba a de­fi­nir al cam­peón de la Co­pa Li­ber­ta­do­res, ata­ca­ron el co­lec­ti­vo don­de via­ja­ba el plan­tel de Bo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.