LA PA­LA­BRA ‘FIN’ CO­MO HI­LO CON­DUC­TOR

De pa­so por Bue­nos Ai­res, el pen­sa­dor ita­liano ana­li­za, en ex­clu­si­va, el cli­ma so­cial y los des­me­su­ra­dos ope­ra­ti­vos de se­gu­ri­dad por el G-20. “No me pa­re­ce que al­guien es­té ar­man­do una in­su­rrec­ción”, di­ce.

Revista Ñ - - IDEAS - POR FRAN­CO ‘BIFO’ BERARDI

Lle­gué a la Ar­gen­ti­na a co­mien­zos de no­viem­bre por­que me in­vi­ta­ron a un con­gre­so so­bre pe­rio­dis­mo y fa­ke news or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Ar­gen­ti­na en la ciu­dad de Rosario. Lue­go, me que­dé to­do el res­to del mes en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, par­ti­ci­pan­do en mu­chas ac­ti­vi­da­des aca­dé­mi­cas, de di­vul­ga­ción y pre­sen­tan­do mi úl­ti­mo li­bro Fe­no­me­no­lo­gía del fin pu­bli­ca­do por la edi­to­rial Ca­ja Ne­gra a fi­nes de 2017, en­tre otras ac­ti­vi­da­des. Una de las co­sas que en­ten­dí du­ran­te mi es­ta­día es que la pa­la­bra “fin” se con­vir­tió en el hi­lo con­duc­tor a lo lar­go del via­je. Fui des­cu­brien­do po­co a po­co, mien­tras se acer­ca la fe­cha de mi re­torno a Ita­lia que coin­ci­de con la lle­ga­da a Bue­nos Ai­res de los vein­te hom­bres (y al­gu­nas mu­je­res) más po­de­ro­sos del mun­do. En es­tos días in­ter­pre­té ca­bal­men­te el sen­ti­do de las pa­la­bras de Jor­ge Ber­go­glio cuan­do cam­bió su iden­ti­dad a Pa­pa Fran­cis­co di­cien­do: “Yo soy el hom­bre que vie­ne des­de el fin del mun­do”. Aque­llas pa­la­bras, hoy las re­sig­ni­fi­co cuan­do me doy cuen­ta de que no se dis­pu­tó “el par­ti­do” al que mu­chos ha­bían de­fi­ni­do co­mo “la fi­nal del mun­do”. Si bien no soy un ex­per­to en fút­bol, pue­do de­cir que en­tien­do bas­tan­te so­bre las mu­che­dum­bres tu­mul­tuo­sas. En mu­chas opor­tu­ni­da­des par­ti­ci­pé de la pre­pa­ra­ción de dis­tin­tas cum­bres mun­dia­les co­mo del G-20 pe­ro me in­vo­lu­cré con los “otros” –mo­vi­mien­tos so­cia­les, des­am­pa­ra­dos, ex­plo­ta­dos, los sin po­der–. En Gé­no­va en el año 2001, por ejem­plo, pa­sé dos se­ma­nas en la ciu­dad par­ti­ci­pan­do de de­ce­nas de asam­bleas don­de se dis­cu­tía de ma­ne­ra pre­ci­sa có­mo pro­tes­tar, có­mo ata­car, có­mo de­fen­der­se, por dón­de es­ca­par en el ca­so de vio­len­cia po­li­cial. Lue­go, da­do mis co­no­ci­mien­tos, ana­li­cé pa­ra dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción – pe­rió­di­cos y re­des so­cia­les– las di­ver­sas ac­cio­nes que su­ce­dían en ca­da cum­bre, cuan­do es­tu­dian­tes, tra­ba­ja­do­res, mu­je­res y des­em­plea­dos se reunían pa­ra ma­ni­fes­tar­se crean­do co­lec­ti­va­men­te tác­ti­cas y es­tra­te­gias di­ver­sas se­gún el con­tex­to. Na­da de eso su­ce­dió en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res en es­te mes que pre­ce­de a la cum­bre del G-20. Si bien asis­tí y par­ti­ci­pé de más de quin­ce pe­que­ñas y ma­si­vas reunio­nes con gen­te dis­tin­ta, los tó­pi­cos de los que se ha­bla­ron fue­ron otros: de de­pre­sión y fe­li­ci­dad, de sa­la­rio e in­fla­ción, de fe­mi­ni­si­mos y vio­len­cias ma­chis­tas, de tec­no­lo­gías di­gi­ta­les y del fin del pen­sa­mien­to crí­ti­co, de poe­sía, de lo­cu­ra y de tris­te­za. Sin em­bar­go, en to­das es­tas reunio­nes nun­ca na­die men­cio­nó la Cum­bre G-20. ¿Por qué? Creo que to­dos lo en­ten­die­ron muy bien: la Cum­bre G-20 es­ta­ba des­ti­na­da a fra­ca­sar en tér­mi­nos de su pro­pio dis­cur­so neo­li­be­ral, y tam­bién en tér­mi­nos de la ca­tás­tro­fe po­lí­ti­ca y so­cial que el ca­pi­ta­lis­mo ab­so­lu­tis­ta o neo­li­be­ral pro­vo­ca. Pe­ro no es­cu­cha­re­mos de­cla­ra­cio­nes so­bre la ca­tás­tro­fe, ni un tex­to co­mún so­bre la ad­mi­sión del fra­ca­so. No ha­brá acuer­do. So­lo ha­brá un re­buz­nar bron­co y vio­len­to de los que han des­tro­za­do la vi­da de bi­llo­nes de per­so­nas con la im­po­si­ción bru­tal de la dic­ta­du­ra fi­nan­cie­ra. No ha­brá una de­cla­ra­ción de gue­rra an­te la gue­rra que re­sue­na co­mo ame­na­za en el ho­ri­zon­te. Ha­brá cua­tro­cien­tos mi­li­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos en Uru­guay pro­te­gien­do a un pre­si­den­te que no quie­re pa­sar un mi­nu­to en la ciu­dad del fin del mun­do. Ha­brá no­ti­cias de un ge­no­ci­dio que se es­tá desa­rro­llan­do en Ye­men, con la ayu­da mi­li­tar de las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les. Ha­brá un pre­si­den­te chino ame­na­zan­do con vol­ver de la gue­rra fría. Ha­brá gue­rra ca­lien- te que ca­da día se desa­rro­lla con­tra los ni­ños de Ga­za. Pe­ro no ha­brá vio­len­cia or­ga­ni­za­da por los mo­vi­mien­tos so­cia­les. En­ton­ces, ¿por qué la Mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad in­vi­ta a la po­bla­ción a ir­se fue­ra de su ciu­dad?¿Por qué fue­ron re­clu­ta­dos esa can­ti­dad de mé­di­cos pa­ra los días de la Cum­bre?¿Por qué se pre­vee que mi­les de per­so­nas re­sul­ta­rán he­ri­das?¿Por qué hay he­li­cóp­te­ros (¿se pue­de de­cir es­ta pa­la­bra o es­tá prohi­bi­da?) en el cie­lo de Bue­nos Ai­res? No me pa­re­ce que al­guien es­té ar­man­do una in­su­rrec­ción, no me pa­re­ce que los mo­vi­mien­tos so­cia­les ten­gan la fuer­za ni la de­ter­mi­na­ción pa­ra crear una gue­rra con­tra los po­de­ro­sos. So­lo me pa­re­ce que la sin­ra­zón, la lo­cu­ra, la os­cu­ri­dad men­tal to­mó la de­lan­te­ra en el ce­re­bro so­cial, co­mo efec­to de la hu­mi­lla­ción y del em­po­bre­ci­mien­to que el ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cie­ro sem­bró du­ran­te trein­ta años de do­mi­nio so­bre la so­cie­dad. La mu­che­dum­bre que se des­en­ca­de­nó al­re­de­dor del es­ta­dio Mo­nu­men­tal se pa­re­ce mu­cho al anun­cio del apo­ca­lip­sis que trein­ta años de dic­ta­du­ra neo­li­be­ral han pro­du­ci­do. En es­tas dé­ca­das, la Ra­zón ha si­do iden­ti­fi­ca­da con el al­go­rit­mo fi­nan­cie­ro y con­se­cuen­te­men­te los hu­ma­nos han de­ci­di­do odiar la Ra­zón, y los cuer­pos se des­en­ca­de­nan del ce­re­bro, por­que el ce­re­bro se en­cuen­tra co­nec­ta­do en un es­pa­cio se­pa­ra­do: el es­pa­cio abs­trac­to del al­go­rit­mo. So­lo los po­lí­ti­cos de iz­quier­da y centroizquierda no han en­ten­di­do eso y si­guen cre­yen­do que es po­si­ble vol­ver de la nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca, si­guen cre­yen­do en la po­si­bi­li­dad de un ca­pi­ta­lis­mo bien tem­pla­do. Han fra­ca­sa­do en to­dos los paí­ses del pla­ne­ta, por ha­ber acep­ta­do las re­glas de la des­re­gu­la­ción neo­li­be­ral, y aho­ra se en­cuen­tran en la con­tra­cum­bre de Clac­so y ha­blan co­mo si fue­ra po­si­ble una vuel­ta a la Ra­zón. Des­pués de que la Ra­zón ha si­do hu­mi­lla­da, sub­su­mi­da a un al­go­rit­mo, la mu­che­dum­bre só­lo quie­re ven­gan­za. Y la ven­gan­za no es­cu­cha ra­zo­nes. Du­ran­te mi es­tan­cia en el tea­tro del Apo­ca­lip­sis (o Bue­nos Ai­res), par­ti­ci­pé tam­bién en la Cum­bre per­for­ma­ti­va La Cria­tu­ra, or­ga­ni­za­da por CRIA. Fue un en­cuen­tro de quie­nes no quie­ren el G-20 ni su Cum­bre, por­que se dan cuen­ta de que los po­de­ro­sos des­tro­za­ron to­do lo que se pue­de iden­ti­fi­car co­mo hu­mano, en­ton­ces se reúnen en un lu­gar don­de “lo hu­mano” se es­con­de se­pa­rán­do­se de la vio­len­cia del po­der. Mien­tras que el (no)hu­mano avan­za en la for­ma de una au­to­nó­ma tecno-lin­guís­ti­ca co­nec­ti­va, y co­mo vio­len­cia de­men­te del cuer­po so­cial, en la Ar­gen­ti­na hay mi­les de lu­ga­res don­de lo hu­mano se re­pro­du­ce y se trans­mi­te: las in­nu­me­ra­bles li­bre­rías que vi­ven en to­dos los ba­rrios, los tea­tros don­de se co­mu­ni­ca emo­ción y pen­sa­mien­to crí­ti­co, los hos­pi­ta­les don­de ope­ran mé­di­cos cons­cien­tes del ca­rác­ter so­cial de la en­fer­me­dad, y los ba­chi­lle­ra­tos po­pu­la­res que pro­li­fe­ran por to­da la ciu­dad y fue­ra de ella. La Cria­tu­ra es una de es­tas cé­lu­las del error me­tro­po­li­tano, que in­ten­ta sa­lir de la exac­ti­tud mor­tí­fe­ra de la Ra­zón al­go­rít­mi­ca, pa­ra crear una nue­va ra­zón. En la cum­bre per­for­ma­ti­va se pu­die­ron es­cu­char las pa­la­bras de Mar­le­ne Wa­yar: “La muer­te vie­ne sien­do el ne­go­cio más pro­duc­ti­vo del sis­te­ma en lo ma­cro: ci­vi­li­za­cio­nes he­te­ro­se­xua­les con­tra ci­vi­li­za­cio­nes he­te­ro­se­xua­les. Y en lo mi­cro, fa­mi­lias y ho­ga­res he­te­ro­se­xua­les vio­len­tan­do, ex­pul­san­do y has­ta ma­tan­do por ac­ción y omi­sión a sus in­fan­cias. En­ton­ces, des­de la Teo­ría Trans La­ti­noa­me­ri­ca­na afir­ma­mos que no que­re­mos ser más es­ta Hu­ma­ni­dad”. No hay me­jo­res pa­la­bras pa­ra ex­pli­car lo que sien­to. Mien­tras tan­to, los po­de­ro­sos del mun­do son im­po­ten­tes pa­ra de­te­ner al apo­ca­lip­sis que su ig­no­ran­cia y su ávi­da arro­gan­cia han pro­du­ci­do.

QUILOMBA

Berardi fue al en­cuen­tro La cria­tu­ra, que se co­rre de ”la exac­ti­tud mor­tí­fe­ra de la Ra­zón al­go­rít­mi­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.