Con­tra bar­cos ne­gre­ros

Jo­sé Eduar­do Agua­lu­sa. Dos nue­vas no­ve­las del re­co­no­ci­do es­cri­tor, oriun­do de An­go­la.

Revista Ñ - - LITERATURA - POR MÁRGARA AVERBACH

La pro­fun­da ori­gi­na­li­dad de la es­cri­tu­ra de Jo­sé Eduar­do Agua­lu­sa (can­di­da­to al No­bel ha­ce ya tiem­po) sue­le gi­rar al­re­de­dor de at­mós­fe­ras po­de­ro­sas, dis­tin­tas pa­ra ca­da re­la­to. Esa at­mós­fe­ra tie­ne un uso es­pe­cial de la pri­me­ra per­so­na que na­rra. ¿Quién es en El ven­de­dor de pa­sa­dos? Y so­bre to­do, ¿qué es? ¿Cuál es su re­la­ción con Fé­lix Ven­tu­ra, el pro­ta­go­nis­ta? Ese enig­ma do­mi­na la pri­me­ra par­te del li­bro. El na­rra­dor de La rei­na Gin­ga cuen­ta la vi­da de esa rei­na co­mo su con­tem­po­rá­neo. En 1620, ese hom­bre es sa­cer­do­te ca­tó­li­co. Vi­ve la pri­me­ra eta­pa de la glo­ba­li­za­ción y al fi­nal del li­bro, es otro. Así, de dis­tin­ta for­ma, los dos na­rra­do­res su­fren va­rias me­ta­mor­fo­sis. En El ven­de­dor, cuen­ta la vi­da des­de un lu­gar inusi­ta­do, sor­pren­den­te. En Gin­ga, esa ex­tra­ñe­za la po­ne el tiem­po his­tó­ri­co: el na­rra­dor uti­li­za los re­cur­sos de un le­tra­do del si­glo XVII, in­clu­yen­do los tí­tu­los lar­gos, ex­pli­ca­ti­vos, de ca­da ca­pí­tu­lo. Pe­ro la li­te­ra­tu­ra de Agua­lu­sa per­te­ne­ce al si­glo XXI y, por lo tan­to, hay un in­te­rés cons­tan­te por la na­rra­ción en sí mis­ma. En El ven­de­dor, el pro­ta­go­nis­ta Fé­lix Ven­tu­ra (los nom­bres son sim­bó­li­cos) crea pa­sa­dos pa­ra otros. Y se ex­plo­ra la re­la­ción en­tre esos pa­sa­dos fal­sos y la reali­dad, im­pla­ca­ble, po­de­ro­sa y al mis­mo tiem­po má­gi­ca. Y en Gin­ga, don­de ese te­ma es me­nos im­por­tan­te, apa­re­cen cuen­tos afri­ca­nos tra­di­cio­na­les que se do­blan so­bre la no­ve­la y la re­de­fi­nen. En am­bos li­bros, la pos­tu­ra so­bre len­gua­je y ar­te es an­ti­eu­ro­pea y po­lí­ti­ca. Y en am­bos, en el cen­tro del re­mo­lino te­rri­ble en el que se mue­ven los personajes, es­tá la es­cla­vi­tud. En Gin­ga, la ac­ción pa­sa de Áfri­ca a Bra­sil y de vuel­ta por el co­mer­cio de es­cla­vos y la com­pe­ten­cia eu­ro­pea por las tie­rras del Sur (en es­te ca­so, la ri­va­li­dad en­tre por­tu­gue­ses y fla­men­cos). En El ven­de­dor, los bar­cos ne­gre­ros y el sa­queo de Áfri­ca son he­ri­das im­po­si­bles de cu­rar. Tal vez por eso, tan­to el ex­tra­ño na­rra­dor de El ven­de­dor co­mo el sa­cer­do­te de Gin­ga se van ale­jan­do de Eu­ro­pa ha­cia otro ti­po de pen­sa­mien­to, ca­paz de cri­ti­car la cruel­dad y de ver el mun­do des­de otra pers­pec­ti­va. Las dos no­ve­las son can­tos al Áfri­ca an­go­le­ña de Agua­lu­sa y tam­bién a la La­ti­noa­mé­ri­ca de Bra­sil. La ma­gia de esos dos con­ti­nen­tes res­pi­ra en un uni­ver­so no eu­ro­peo en el que hay co­mu­ni­ca­ción y con­ti­nui­dad en­tre per­so­nas y ani­ma­les, la me­ta­mor­fo­sis es po­si­ble, las coin­ci­den­cias no tan­to, las vi­das in­ven­ta­das se vuel­ven reali­dad y las vi­das bo­rra­das por el co­lo­nia­lis­mo re­apa­re­cen, re­vi­ven tar­de o tem­prano. La be­lle­za tam­bién es­tá pre­sen­te, so­bre to­do en los re­la­tos bre­ves que se in­ser­tan en las no­ve­las, más se­me­jan­tes a le­yen­das po­pu­la­res en Gin­ga y más pa­re­ci­dos a anéc­do­tas en El ven­de­dor. Son re­la­tos po­de­ro­sos en lo simbólico y pa­ra apo­yar­los, hay me­tá­fo­ras po­de­ro­sas, inol­vi­da­bles. En la his­to­ria del ven­de­dor de pa­sa­dos, la ca­sa en la que trans­cu­rre ca­si to­do es un bar­co en mo­vi­mien­to; y tam­bién una es­pe­cie de An­go­la en mi­nia­tu­ra que so­bre­vi­ve a ma­sa­cres y al­ber­ga el co- ra­zón del mal. En Gin­ga, la be­lle­za anida en las his­to­rias tra­di­cio­na­les afri­ca­nas y tam­bién en el de­ba­te que lle­van a ca­bo los personajes so­bre la fe, la vi­da y el co­lo­nia­lis­mo: por ejem­plo, en un tí­tu­lo in­terno de Gin­ga: “El fi­nal o qui­zás no. El es­cép­ti­co cree que si el fi­nal es fe­liz, tal vez to­da­vía no sea el fi­nal. El que tie­ne fe sa­be que no exis­te el fi­nal: to­dos son co­mien­zos”. Al mun­do ce­rra­do de El ven­de­dor y al Áfri­ca ce­rra­da del 1600 en Gin­ga, lle­ga co­mo una rá­fa­ga te­rri­ble la ex­pan­sión eu­ro­pea. Y ahí es don­de La­ti­noa­mé­ri­ca y Áfri­ca se her­ma­nan: son con­ti­nen­tes de cul­tu­ras co­mu­ni­ta­rias y ho­lís­ti­cas, que Agua­lu­sa siem­pre es­tá com­pa­ran­do con las eu­ro­peas, ca­rac­te­ri­za­das por el afán de ga­nan­cias, la cruel­dad y el in­di­vi­dua­lis­mo. En ese sen­ti­do, la es­cla­vi­tud tam­bién es una me­tá­fo­ra ines­ca­pa­ble. La gue­rra cul­tu­ral es pro­fun­da en am­bos y Agua­lu­sa la pre­di­ce con amar­gu­ra en Gin­ga, don­de re­cién es­tá em­pe­zan­do: un mono “res­ca­ta” a un pez que ve re­tor­cer­se en el agua; lo sa­ca al ai­re y se sien­te bien al ha­cer­lo. “Lo que yo más te­mo –di­ce el bru­jo que cuen­ta la his­to­ria– es que los pro­pios pe­ces co­mien­cen a creer en los mo­nos”. La ne­ce­si­dad de dis­cu­tir la con­quis­ta es el puen­te esen­cial en­tre es­tos li­bros in­creí­ble­men­te dis­tin­tos que, en el fon­do, gi­ran al­re­de­dor de lo mis­mo: las he­ri­das que de­jó en Áfri­ca y en La­ti­noa­mé­ri­ca la pri­me­ra glo­ba­li­za­ción, la de los bar­cos ne­gre­ros.

El au­tor de Teo­ría ge­ne­ral del ol­vi­do.

El ven­de­dor de pa­sa­dos Jo­sé E. Agua­lu­sa Trad. Rosario Pey­rou Ed­ha­sa 176 págs. $ 415

La rei­na Gin­ga Jo­sé E. Agua­lu­sa Trad. Clau­dia So­lans Ed­ha­sa 304 págs. $ 450

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.