Reivin­di­ca­ción de Sil­vi­na

Revista Ñ - - LITERATURA - POR JOR­GE CARRIÓN

“¿Qué ha­cía en esas re­co­rri­das, ca­mi­na­ba no­más?”, le pre­gun­ta Ma­ria­na En­ri­quez a Eduar­do Paz Les­ton en su per­fil bio­grá­fi­co o crónica en­sa­yís­ti­ca La her­ma­na me­nor. Un re­tra­to de Sil­vi­na Ocam­po, acer­ca de los pa­seos de la es­cri­to­ra por los bos­ques de Pa­ler­mo. Y res­pon­de el tra­duc­tor: “No, tam­bién es­cri­bía. Sil­vi­na es­cri­bía to­do el tiem­po”. Her­ma­na de. Es­po­sa de. Ami­ga de. En su ca­so la es­cri­to­ra lle­ga ca­si siem­pre en cuar­to lu­gar. Vic­to­ria Ocam­po, Adol­fo Bioy Ca­sa­res y Jor­ge Luis Bor­ges son tó­tems de­ma­sia­do im­po­nen­tes. Pe­ro los mag­né­ti­cos poe­mas, no­ve­las y cuen­tos de Sil­vi­na Ocam­po, con esas ni­ñas y mu­ñe­cas y ani­ma­les do­més­ti­cos y lo­cas e in­di­gen­tes y esos personajes de iden­ti­dad y se­xo di­fu­sos, siem­pre en las ori­llas un tan­to an­dra­jo­sas de la reali­dad, cer­ti­fi­can que la her­ma­na me­nor fue una es­cri­to­ra ma­yor. A ella es­tá de­di­ca­do el me­jor cuen­to con­cep­tual del si­glo XX. “Pie­rre Me­nard, au­tor del Qui­jo­te” se pu­bli­có en la revista Sur, en 1939. Bor­ges y Sil­vi­na Ocam­po com­par­tie­ron lar­gas “ca­mi­na­tas por los ba­rrios de Bue­nos Ai­res”, co­mo cuen­ta En­ri­quez. El si­guien­te fue un año cla­ve en las vi­das y en las obras del trío. Fue en­ton­ces cuan­do Bioy pu­bli­có La in­ven­ción de Mo­rel, y lle­gó a li­bre­rías la An­to­lo­gía de la li­te­ra­tu­ra fan­tás­ti­ca que com­pi­la­ron en­tre los tres y don­de in­clu­ye­ron un cuen­to de ca­da uno. Y Ocam­po y Bioy se ca­sa­ron. No se me ocu­rre otro ca­so com­pa­ra­ble: tres de los gran­des es­cri­to­res en es­pa­ñol del si­glo ce­na­ron jun­tos mi­les de ve­ces. Y des­de 1937 que­dó un re­gis­tro en los dia­rios de Bioy. En ellos hay un pro­ta­go­nis­ta y dos ac­to­res se­cun­da­rios. Ocam­po asu­mía el mar­gen. Es uno de esos es­cri­to­res sin obra maes­tra, en quie­nes lo que im­por­ta es el con­jun­to, el con­ti­nuo, don­de se di­bu­ja un pai­sa­je per­so­na­lí­si­mo. A par­tir de las es­cri­to­ras que En­ri­quez men­cio­na en su li­bro se pue­de di­bu­jar un ma­pa de la me­jor li­te­ra­tu­ra ibe­roa­me­ri­ca­na del si­glo pa­sa­do es­cri­ta por mu­je­res, que len­ta­men­te va so­bre­im­pri­mién­do­se al tra­di­cio­nal, ex­ce­si­va­men­te mas­cu­lino. La am­bi­gua re­la­ción de Ocam­po con Pi­zar­nik; los ce­los que la en­gu­lle­ron cuan­do des­cu­brió la re­la­ción de Bioy con Ele­na Ga­rro; o su re­la­ción per­so­nal y pro­fe­sio­nal con Ro­sa Cha­cel, te­jen una cons­te­la­ción de es­cri­to­ras ex­tra­or­di­na­rias. Esa car­to­gra­fía no se­ría lu­mi­no­sa si per­te­ne­cie­ra ex­clu­si­va­men­te al si­glo XX, si no fue­ra un ma­pa ce­les­te tam­bién del si­glo XXI. Sil­vi­na Ocam­po es una re­fe­ren­cia que En­ri­quez com­par­te con la otra es­cri­to­ra ar­gen­ti­na na­ci­da en los años 70 con ma­yor pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal, Sa­man­ta Sch­we­blin. Y la di­rec­to­ra de ci­ne ar­gen­ti­na más pre­mia­da, de esa mis­ma ge­ne­ra­ción, Lu­cre­cia Mar­tel, le de­di­có un do­cu­men­tal in­quie­tan­te y pre­cio­so: Sil­vi­na Ocam­po: las de­pen­den­cias. Han es­cri­to so­bre ella tam­bién al­gu­nas de las es­cri­to­ras más im­por­tan­tes de las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, co­mo Ma­til­de Sán­chez, Gra­cie­la Spe­ran­za, Ma­ría Mo­reno o Syl­via Mo­lloy. “Es­cri­bir an­tes o des­pués de que su­ce­dan las co­sas es lo mis­mo: in­ven­tar es más fá­cil que re­cor­dar”, es­cri­bió la her­ma­na me­nor mien­tras ima­gi­na­ba fu­tu­ros. Des­de el nues­tro la se­gui­mos le­yen­do. Y reivin­di­can­do.

La her­ma­na me­nor Ma­ria­na En­ri­quez Ana­gra­ma 192 págs. $ 575

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.