Zig­za­gueos es­té­ti­cos de un pez koi

Li­te­ra­tu­ra bra­si­le­ña. Una co­lec­ción de tex­tos en pro­sa del ori­gi­nal poe­ta Pau­lo Le­mins­ki, que in­clu­ye car­tas y con­fe­ren­cias.

Revista Ñ - - LIBROS - POR EMI­LIO JU­RA­DO NAÓN

Es di­fí­cil ci­tar a Pau­lo Le­mins­ki. Sus tex­tos son co­mo una su­ce­sión de epi­gra­mas aje­nos; elo­cuen­tes y en ten­sión uno con otro. “Que­ría de­jar mi pro­ce­so de pen­sa­mien­to, mi má­qui­na de pen­sar, la má­qui­na que pro­ce­sa mi pen­sa­mien­to, mi pen­sar trans­for­ma­do en má­qui­nas ob­je­ti­vas, fue­ra de mí, so­bre­vi­vién­do­me”, ano­ta acer­ca de su pul­sión que fi­nal­men­te de­can­ta­ría en una má­qui­na po­si­ble: “un tex­to pen­san­te”. ¿Cuál se­ría ese tex­to? Po­dría ser Ca­ta­tau, aquel flu­jo de con­cien­cia enun­cia­do por un Des­car­tes en el tró­pi­co que, con un te­les­co­pio en una mano y una pi­pa de ma­rihua­na en la otra, de­ja que las im­pre­sio­nes exu­be­ran­tes del Bra­sil en tran­ce de co­lo­ni­za­ción cho­quen y se sa­quen chis­pas con­tra el ima­gi­na­rio ra­cio­na­lis­ta. Po­dría tra­tar­se del pa­seo re­fle­xi­vo y poé­ti­co de Me­ta­mor­fo­se, en el que Le­mins­ki ela­bo­ra una es­té­ti­ca des­de la re­es­cri­tu­ra per­ma­nen­te de Ovi­dio. O tal vez se re­fie­ra a los hai­ku hu­mo­rís­ti­cos de es­te cin­tu­rón ne­gro en ju­do y au­to­pro­cla­ma­do “ka­mi-ca­si”, o a sus pri­me­ros tex­tos con­cre­tis­tas que lo acer­ca­ron a Au­gus­to y Ha­rol­do de Cam­pos cuan­do era ado­les­cen­te y que le me­re­cie­ron el apo­do de “Rim­baud cu­ri­ti­bano”. Di­ver­sas fa­ce­tas del “pen­sar trans­for­ma­do en má­qui­na” de Le­mins­ki pue­den leer­se, fluc­tuan­te y a ve­ces con­tra­dic­to­rio, en ca­da uno de sus poe­mas, pe­ro los tex­tos que reúne Un signo in­com­ple­to (de se­lec­ción, pró­lo­go y tra­duc­ción de Iván Gar­cía) apor­tan una cuo­ta más es­pe­cí­fi­ca a es­ta má­qui­na po­li­fa­cé­ti­ca: la in­cli­na­ción por el en­sa­yo, el aná­li­sis crí­ti­co de la li­te­ra­tu­ra, la re­fle­xión so­bre el con­tex­to so­cial e his­tó­ri­co del tra­ba­jo con el len­gua­je y la siem­pre his­trió­ni­ca de­fen­sa li­ber­ta­ria de la poe­sía. El co­lla­ge de gé­ne­ros y re­gis­tros que pro­po­ne Un signo in­com­ple­to, con ar­tícu­los, no­tas, con­fe­ren­cias, car­tas y en­sa­yos, es­ce­ni­fi­ca el bai­le dia­léc­ti­co en­tre dos preo­cu­pa­cio­nes prin­ci­pa­les de Le­mins­ki: la función so­cial de la poe­sía y la poe­sía co­mo lo más pu­ra­men­te gra­tui­to de nues­tra cul­tu­ra. “Quien pre­ten­de que la poe­sía sirva pa­ra al­go no ama la poe­sía. Ama otra co­sa” y “el poe­ta tie­ne el deber so­cial de con­cen­trar­se, de­pu­rar, pen­sar, me­dir, cal­cu­lar efec­tos... ese es su ofi­cio” son dos de los enun­cia­dos apa­ren­te­men­te opues­tos que se pue­den leer en es­ta se­lec­ción. Pe­ro Le­mins­ki ex­pri­me las pa­ra­do­jas, y del ju­go que sa­le se ali­men­ta su es­té­ti­ca; en el ápi­ce de su zig­za­gueo con­cep­tual, la con­sig­na es no que­dar­se quie­to (Le­mins­ki es un pez koi que se res­ba­la en­tre los de­dos). An­te las opo­si­cio­nes con­cep­tua­les, la idea de “inuten­si­lio” co­que­tea una síntesis: la función so­cial de la poe­sía se­ría ca­re­cer de función, o bien opo­ner­se a los dis­cur­sos que pre­ten­den ra­cio­na­li­zar la vi­da. “La úni­ca ra­zón de ser de la poe­sía es ser un an­ti­dis­cur­so. Un mo­do de de­cir co­mo no se di­ce. Poe­sía, en cier­to sen­ti­do, es lo chue­co del dis­cur­so. El dis­cur­so chue­co”. Pe­ro pa­ra sa­ber­se chue­co an­tes hay que iden­ti­fi­car a quien an­da de­re­cho. Es así que lo más po­ten­te de Un sin­go in­com­ple­to re­sul­ta en el aná­li­sis de si­tua­ción que Le­mins­ki rea­li­za con ca­da pa­so y a con­tra­pun­to de su es­cri­tu­ra; co­mo lo po­ne de ma­ni­fies­to, por ca­so, la lec­tu­ra fi­na que ha­ce de la his­to­ria li­te­ra­ria in­me­dia­ta en “El Boom de la poe­sía fá­cil”, don­de re­pa­sa la poe­sía al­ter­na­ti­va de los 70 y con­clu­ye que “la im­pro­vi­sa­ción, lo fá­cil y lo des­cui­da­do”, fren­te al dis­cur­so to­ta­li­ta­rio de la dic­ta­du­ra y a la au­to­cen­su­ra de la poe­sía com­pro­me­ti­da de aque­lla épo­ca, “ya desem­pe­ña­ron, qui­zá, su pa­pel his­tó­ri­co”. Pa­sa­jes co­mo es­te, o co­mo las car­tas a Ré­gis Bon­vi­cino, en don­de le es­cri­be so­bre la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de des­ha­cer­se de la va­lo­ra­ble pe­ro ins­ti­tu­cio­na­li­za­da poe­sía con­cre­ta, des­ta­can el al­to gra­do de au­to­con­cien­cia acer­ca del lu­gar que Le­mins­ki ocu­pa­ba (o que­ría ocu­par) en la se­rie his­tó­ri­ca li­te­ra­ria, y de­mues­tran que la li­ber­tad de la poe­sía se al­can­za so­lo me­dian­te la pre­gun­ta cons­tan­te so­bre qué sig­ni­fi­ca es­cri­bir acá y aho­ra.

“La gen­te de­be­ría po­der eva­po­rar­se cuan­do qui­sie­ra”, es­cri­bió Le­mins­ki.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.