Áfri­ca la­te en el co­ra­zón de Eu­ro­pa

Na­rra­ti­va ale­ma­na. Un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio de­socu­pa­do vi­si­ta un cam­po de re­fu­gia­dos en Ber­lín. Una crónica di­rec­ta.

Revista Ñ - - LIBROS - POR LEO­NAR­DO SABBATELLA

El mo­do en que la es­cri­tu­ra se apro­xi­ma a las co­sas sue­le ser pa­ra­dó­ji­co: se acer­ca pro­du­cien­do dis­tan­cias. Pa­re­cie­ra que cuan­tas más ca­pas, más len­tes, más fil­tros lo­gra in­ter­po­ner con su ob­je­to de es­tu­dio con­si­gue una me­jor cla­se de acercamiento (es de­cir, una me­jor cla­se de opa­ci­dad). Co­mo si el tra­ba­jo de la li­te­ra­tu­ra fue­ra com­ple­ji­zar to­do lo que to­ca. En el ca­so de Yo voy, tu vas, él va su­ce­de lo con­tra­rio: la no­ve­la se acer­ca de for­ma di­rec­ta, ca­si trans­pa­ren­te, y jue­ga al bor­de de la crónica pe­rio­dís­ti­ca. Jenny Er­pen­beck, en su úl­ti­mo li­bro, acom­pa­ña el re­co­rri­do de Ri­chard, un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio ale­mán, en el mo­men­to de su ju­bi­la­ción. El pro­ta­go­nis­ta no tie­ne na­da que ha­cer, le ha que­da­do el tiem­po en­te­ro li­bre y sin ocu­pa­cio­nes. No tie­ne me­jor idea que acer­car­se a un cam­po de re­fu­gia­dos en Ber­lín. Des­pués de unas pri­me­ras trein­ta pá­gi­nas en las que la no­ve­la pa­re­cie­ra co­que­tear con ri­be­tes de la tra­di­ción Hand­ke-Se­bald (con­tem­pla­ción de la na­tu­ra­le­za, so­le­dad ra­di­cal, pre­gun­tas por el sen­ti- do de las co­sas, his­to­rias dis­gre­ga­das), la no­ve­la se tuer­ce ha­cia una pro­pues­ta de­li­be­ra­da­men­te so­cial. Ri­chard vi­si­ta re­fu­gia­dos y el li­bro se con­vier­te en una co­lec­ción de re­tra­tos ge­ne­ra­lis­tas, tes­ti­mo­nios al lí­mi­te del gol­pe ba­jo y pre­sen­ta pro­ble­mas con­tem­po­rá­neos co­mo si sus lec­to­res fue­ran ex­tra­te­rres­tres que des­co­no­cen la de­sigual­dad y las pe­nu­rias del mun­do. La au­to­ra ale­ma­na ha vi­si­ta­do los cam­pos de re­fu­gia­dos, tal co­mo ha­ce su pro­ta­go­nis­ta, y uti­li­zó esa ex­pe­rien­cia co­mo ma­te­ria pri­ma de la no­ve­la. Tal vez, si Er­pen­beck hu­bie­ra op­ta­do por un tra­ba­jo de no fic­ción el re­sul­ta­do ha­bría si­do más cau­ti­van­te. Yo voy, tu vas, él va da la im­pre­sión de en­con­trar­se a mi­tad de ca­mino en­tre el ar­ti­fi­cio na­rra­ti­vo y la fuer­za de la crónica; la hi­bri­dez es su vir­tud y su con­de­na. Uno de los acier­tos del li­bro es cuan­do el na­rra­dor se ha­ce car­go de su pro­pio eu­ro­cen­tris­mo y con­fie­sa, por ejem­plo, que no tie­ne idea don­de que­da Ni­ge­ria en el ma­pa, si tie­ne cos­tas o el nom­bre de su ca­pi­tal. Er­pen­beck, que tie­ne bue­na mano pa­ra la re­la­ción en­tre his­to­ria y pro­ce­di­mien­tos, en­cuen­tra for­mas a tra­vés de las cua­les se ha ma­te­ria­li­za­do la vio­len­cia sim­bó­li­ca, por ejem­plo, so­bre Áfri­ca. Es inevi­ta­ble el tono de de­nun­cia so­cial que adop­ta la no­ve­la. Y eso ha­ce, qui­zá, que en cier­tos pa­sa­jes la es­cri­tu­ra sea ins­tru­men­tal, ca­si una co­rrea de trans­mi­sión de reali­dad. Y por mo­men­tos pa­re­ce al bor­de de un in­for­me en­car­ga­do por Na­cio­nes Uni­das. El fra­seo se­co y di­rec­to de Er­pen­beck, su ca­pa­ci­dad de pre­ci­sión y las con­ti­nuas pre­gun­tas que apa­re­cen, sa­can al li­bro de un lu­gar po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to y bienpen­san­te. Cuan­do con­si­gue que la mi­ra­da sea do­ble, que no sea so­lo com­pa­si­va y uni­di­rec­cio­nal ha­cia los re­fu­gia­dos, sino que se vuel­va en con­tra, que cues­tio­ne su pro­pio pun­to de vis­ta y le ha­ga es­pa­cio a esas vi­das fue­ra del ma­pa, Yo voy, tu vas, él va en­cuen­tra su me­jor ver­sión.

His­to­rias dis­gre­ga­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.