Adiós a un uto­pis­ta de la mo­der­nin­dad

To­más Mal­do­na­do. Ar­tis­ta, lú­ci­do pen­sa­dor y fi­gu­ra del di­se­ño in­ter­na­cio­nal, pa­dre del ar­te con­cre­to en el país, mu­rió en Ita­lia a los 96.

Revista Ñ - - ARTE - POR MI­GUEL JU­RA­DO

La im­por­tan­cia del ar­tis­ta, di­se­ña­dor y pen­sa­dor ar­gen­tino To­más Mal­do­na­do, fa­lle­ci­do ha­ce días a los a los 96 años en Ita­lia, se­gui­rá bri­llan­do aquí eter­na­men­te. Ex pro­fe­sor de la mí­ti­ca es­cue­la de di­se­ño y ar­qui­tec­tu­ra de Ulm y, el aca­dé­mi­co ar­gen­tino del di­se­ño más fa­mo­so del mun­do, Mal­do­na­do se con­vir­tió en le­yen­da an­tes de su muer­te. Su his­to­ria es la de un ar­tis­ta plás­ti­co tan van­guar­dis­ta co­mo mar­gi­nal en un país per­di­do del Ter­cer Mun­do que se con­vir­tió en un teó­ri­co del di­se­ño de fa­ma in­ter­na­cio­nal. Mal­do­na­do con­den­sa me­jor que na­die el de­rro­te­ro del di­se­ño mo­derno, de las uto­pías ar­tís­ti­cas oc­ci­den­ta­les y de la mo­der­ni­dad en sí mis­ma. Se for­mó en la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes Pri­li­diano Puey­rre­dón y, sien­do es­tu­dian­te, se vin­cu­ló a la van­guar­dia. Jun­to con otros jó­ve­nes ar­tis­tas co­mo Al­fre­do Hli­to, Clau­dio Gi­ro­la y Jor­ge Bri­to, pu­bli­có un ma­ni­fies­to con­tra los “fi­lis­teos” y “van­guar­dis­tas in­dig­nos” que ava­la­ban los pre­mios del Sa­lón Na­cio­nal. Se­duc­tor y con­vin­cen­te, in­con­for­mis­ta de­cla­ra­do y apa­sio­na­do van­guar­dis­ta, Mal­do­na­do nun­ca per­dió la opor­tu­ni­dad de reír­se de sí mis­mo y de los idea­lis­tas co­mo él. “Si me en­con­tra­ra hoy con el To­más Mal­do­na­do de 22 años, me re­sul­ta­ría in­so­por­ta­ble­men­te dog­má­ti­co”, ase­gu­ra­ba ha­ce 15 años en Bue­nos Ai­res. Al mis­mo tiem­po, con­fe­sa­ba que la Aso­cia­ción Ar­te Con­cre­to-In­ven­ción (que fun­dó en los 40) que­ría cam­biar el mun­do. “Creía­mos que po­día­mos po­ner al ca­pi­ta­lis­mo en di­fi­cul­ta­des, lle­var­lo al co­lap­so”. Mal­do­na­do sa­bía cau­ti­var a su pú­bli­co, acu­ña­ba fra­ses in­ge­nio­sas sin cesar co­mo: “Las uto­pías es­tán bien a con­di­ción de que no se con­cre­ten”, o “la Es­cue­la de Ulm, co­mo la Bauhaus, fue­ron po­si­bles por­que los ale­ma­nes es­ta­ban dis­traí­dos”. El ma­ni­fies­to del Ar­te Con­cre­to que él re­dac­tó con otros crea­do­res de­cla­ra­ba pom­po­sa­men­te: “To­ca el fin de la re­pre- sen­ta­ción”. Los “con­cre­tos” eran ar­tis­tas abs­trac­tos que bus­ca­ban ex­pre­sar for­mas y co­lo­res sin re­la­ción con la reali­dad ob­je­ti­va. Ico­no­clas­tas ra­di­ca­les en un país con­ser­va­dor y fi­gu­ra­ti­vo. Re­sis­ti­das en el me­dio lo­cal, las crea­cio­nes de es­tos van­guar­dis­tas sin­cro­ni­za­ron a la per­fec­ción con las ten­den­cias en la ar­qui­tec­tu­ra, la grá­fi­ca y el di­se­ño in­dus­trial inau­gu­ra­das por la Bauhaus 20 años an­tes. Por esa ra­zón, no es de ex­tra­ñar que Mal­do­na­do de­vi­nie­ra en maes­tro de di­se­ño, cum­plien­do una me­ta­mor­fo­sis po­co ha­bi­tual en un plás­ti­co. En 1954, el ar­qui­tec­to ale­mán Max Bill lo in­vi­ta a ser pro­fe­sor de la Es­cue­la Su­pe­rior de Di­se­ño de Ulm, y la pa­rá­bo­la de su his­to­ria pro­fe­sio­nal co­mien­za a ce­rrar­se. Mal­do­na­do de­cla­ra­ba que la mo­der­ni­dad no fra­ca­só, a pe­sar de lo que de­cían los pos­mo­der­nos y los con­ser­va­do­res ga­to­par­dis­tas . Ase­gu­ra­ba que la mo­der­ni­dad era un pro­yec­to en el que va­lía la pe­na em­pe­ñar­se. Fus­ti­ga­ba las fal­sas mo­der­ni­za­cio­nes que ser­vían de ins­tru­men­to pa­ra la glo­ba­li­za­ción. “Exis­te la ten­ta­ción de creer que el pa­sa­je del ar­te con­cre­to al di­se­ño in­dus­trial, la ar­qui­tec­tu­ra y las preo­cu­pa­cio­nes por el me­dio am­bien­te se re­duz­can a una con­ta­mi­na­ción de for­mas y no es así”. El maes­tro apun­ta­ba a una mo­der­ni­dad des­vin­cu­la­da de los for­ma­lis­mos, que con­sis­tie­ra más que na­da en una ac­ti­tud in­no­va­do­ra al afron­tar los pro­ble­mas pro­yec­tua­les y en la preo­cu­pa­ción por ex­plo­rar la re­la­ción de la pro­duc­ción con el ar­te, el di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra. Eterno van­guar­dis­ta, aún en sus úl­ti­mos años, lla­ma­ba a abra­zar el fu­tu­ro. Ins­ta­ba a los jó­ve­nes a man­te­ner una vigilancia crí­ti­ca so­bre la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, so­cial y po­lí­ti­ca. “No crean en las co­sas que les cuen­tan, ni si­quie­ra las que yo cuen­to. No se de­jen con­tar his­to­rias”. La voz de su es­pí­ri­tu crí­ti­co to­da­vía sue­ña con cam­biar el mun­do.

EMI­LI­ANA MIGUELEZ

To­más Mal­do­na­do en su ex­hi­bi­ción de 2007 en el Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.