Co­lla­ge en­tre el ab­sur­do y lo kitsch

Tea­tro. Di­vino Amo­re, de Al­fre­do Arias y René de Cec­catty, tra­ba­ja so­bre las anéc­do­tas de una com­pa­ñía tea­tral ro­ma­na en de­ca­den­cia.

Revista Ñ - - ESCENARIOS - POR GA­BRIEL TRIPODI

Co­mo si se tra­ta­ra de un co­lla­ge de his­to­rias y me­mo­rias, Di­vino amo­re –la obra de Al­fre­do Arias y René de Cec­catty– es una in­tere­san­te pro­pues­ta que mez­cla ele­men­tos del gé­ne­ro mu­si­cal, de lo ab­sur­do y la es­té­ti­ca kitsch. La frag­men­ta­ción de re­la­tos, icó­ni­cas can­cio­nes y mo­men­tos de hu­mor cons­tru­yen la es­truc­tu­ra ar­gu­men­tal, hil­va­nan­do las ex­pe­rien­cias de una com­pa­ñía tea­tral ro­ma­na en de­ca­den­cia, a fi­nes de los años se­ten­ta. El se­ñor Pal­mi, su es­po­sa Bian­ca y su hi­ja Ana Ma­ría –quie­nes qui­zá exis­tie­ron– fue­ron sus in­te­gran­tes, quie­nes re­pre­sen­ta­ban me­lo­dra­mas re­li­gio­sos en el só­tano de una igle­sia. Pe­ro sus in­ter­pre­ta­cio­nes ha­bían si­do muy cri­ti­ca­das por la fal­ta de con­ven­cio­na­lis­mo y cier­ta tras­gre­sión a las tra­di­cio­nes. Tras bam­ba­li­nas, se di­ce que en­sa­ya­ban dra­mas que los fe­li­gre­ses til­da­rían de pa­ga­nas. Arias se ins­pi­ró en ellos pa­ra po­ner en es­ce­na a una se­rie de personajes que rom­pen de­ter­mi­na­das im­po­si­cio­nes so­cia­les, crean­do esa ex­tra­ña dis­lo­ca­ción –siem­pre agra­de­ci­da– que ex­po­ne un mun­do más allá de lo co­ti­diano. “Diá­lo­go con un es­pec­tro”, “Sa­lo­mé” y “The co­me back” son los cua­dros en los que Car­me­lo –el na­rra­dor in­ter­pre­ta­do por Mar­cos Mon­tes– com­par­te las anéc­do­tas de aque­llos mi­sio­ne­ros del tea­tro, a par­tir de sus ple­ga­rias al fa­lle­ci­do Agno: un gran ami­go y ad­mi­ra­dor de las pues­tas de la fa­mi­lia tea­tral. Así co­men­za­rá un des­fi­le de per­so­na­li­da­des –en la piel de Ma­ría Mer­lino, Car­los Ca­se­lla y Ale­jan­dra Ra­dano– que, en­tre di­ver­ti­dos diálogos y es­pí­ri­tus mu­si­ca­les drag­quee­nes­cos de otro tiem­po, no so­lo se in­vo­ca­rán las obras de la com­pa­ñía rea­li­za­das en Ro­ma, sino tam­bién la ten­sa re­la­ción que sur­ge en­tre Bru­na, la ac­triz y ma­triar­ca de la co­mi­ti­va, y su hi­ja Ce­les­ti­na, que no fue pre­ci­sa­men­te lo que es­pe­ra­ba en ca­si nin­gún as­pec­to de su exis­ten­cia. Mu­cho me­nos, cuan­do re­gre­só de los Estados Unidos. Ce­les­ti­na, du­ran­te un via­je por el país del nor­te, des­cu­bre su ver­da­de­ra iden­ti­dad de gé­ne­ro a par­tir del en­cuen­tro con un gru­po de tra­ves­tis y, so­bre to­do, con el tea­tro con­tem­po­rá­neo. Su cuer­po se lle­nó de sen­sa­cio­nes y, con ellas, lle­gó la trans­for­ma­ción. Aho­ra tie­ne fa­lo, otro nom­bre, otra piel, pe­ro con­ser­va sus se­nos y ves­ti­dos de mu­jer. Bru­na lo se­ña­la co­mo un ter­cer se­xo anó­ma­lo y de­pra­va­do. Sin em­bar­go, es­ta nue­va Ce­les­ti­na ex­po­ne lo pro­pia­men­te hu­mano al de­jar en evi­den­cia las con­fi­gu­ra­cio­nes cul­tu­ra­les de hom­bre y mu­jer, lo que se es­pe­ra de sus mo­dos de ser y las iden­ti­fi­ca­cio­nes se­xua­les –al de­cir de la crí­ti­ca chi­le­na, Nelly Ri­chard– “co­mo pro­duc­to de las com­ple­jas tra­mas de re­pre­sen­ta­ción y po­der”. Las ver­sio­nes en vi­vo de “Co­mo una ola”, “Soy lo que soy” o “A mi ma­ne­ra” son al­gu­nas de las can­cio­nes que refuerzan las ten­sio­nes y de­seos de li­ber­tad y se­xua­li­dad que ex­pe­ri­men­ta el per­so­na­je de Car­los Ca­se­lla, que, con lo­gra­da in­ter­pre­ta­ción y ha­bi­li­dad vo­cal, de­mues­tra una gran ver­sa­ti­li­dad pa­ra ca­rac­te­ri­zar va­rios ro­les en es­ce­na. La pues­ta pue­de ser una cla­ve de lec­tu­ra de las ac­cio­nes que ha­cen tam­ba­lear y des­es­ta­bi­li­zar cier­tos pre­con­cep­tos, pa­ra dar lu­gar a to­do lo ex­clui­do y mar­gi­na­do de las con­ven­cio­nes. No se tra­ta de cons­truir ideo­lo­gías des­de lo tea­tral, sino de ha­cer tan­gi­ble lo que otros pre­ten­den in­vi­si­ble y, a su vez, res­que­bra­jar aque­llo que Fou­cault lla­ma­ba “la ti­ra­nía de los dis­cur­sos glo­ba­li­zan­tes”. Des­ar­mar las fi­jas cla­si­fi­ca­cio­nes bi­na­rias, tal vez, dé pa­so a otra con­ven­ción, más di­ver­sa en la que na­die que­de afue­ra, con res­pe­to y más de­re­chos. Tal vez, el di­vino amo­re au­tén­ti­co.

La frag­men­ta­ción de re­la­tos, can­cio­nes y hu­mor cons­tru­yen la es­truc­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.