LA CU­RIO­SI­DAD, AR­MA CON­TRA EL TO­TA­LI­TA­RIS­MO

La ex­per­ta en en­se­ñan­za de la cien­cia pro­po­ne for­mas de in­cen­ti­var el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo de los chi­cos, en una épo­ca don­de to­do es “goo­glea­ble”.

Revista Ñ - - IDEAS - POR MAR­TÍN DE AM­BRO­SIO

El au­ge de lo au­to­ri­ta­rio, la ver­sión sim­pli­fi­ca­da del mun­do, se dan pa­ta­das con es­te ti­po de crian­za que pro­po­ne­mos. La cu­rio­si­dad es una va­cu­na con­tra el to­ta­li­ta­ris­mo. Que los chi­cos pue­dan de­cir y ha­cer­se pre­gun­tas, que no se con­ten­ten con res­pues­tas fá­ci­les es una va­cu­na que no sé si va a re­sol­ver­lo to­do pe­ro va en la bue­na di­rec­ción”. La voz en el te­lé­fono sue­na al­go can­sa­da, pe­ro con fuer­za pa­ra transmitir ideas. Es una se­ma­na tra­ji­na­da pa­ra Me­li­na Fur­man: de Bue­nos Ai­res ha­cia Tu­cu­mán de ma­dru­ga­da (pa­ra un pro­yec­to de Uni­cef so­bre re­for­ma de la es­cue­la se­cun­da­ria) y al otro día ha­cia la Fe­ria del Li­bro de Mon­te­vi­deo pa­ra pre­sen­tar su obra. En ca­sa que­da­ron los me­lli­zos con los que desa­rro­lla al­gu­nas de las “ideas pa­ra en­cen­der la chis­pa del apren­di­za­je” tal co­mo re­za el sub­tí­tu­lo de su Guía pa­ra criar hi­jos cu­rio­sos con la que Si­glo XXI aca­ba de inau­gu­rar la co­lec­ción Edu­ca­ción que apren­de (que tie­ne tam­bién un li­bro de Luis Pes­cet­ti y pro­me­te va­rios pa­ra 2019). Fur­man es bió­lo­ga con doc­to­ra­do en edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia y, ade­más de nu­me­ro­sos pro­yec­tos edu­ca­ti­vos, ha­ce di­vul­ga­ción en te­le­vi­sión y es una de las or­ga­ni­za­do­ras de TED­xRío­de­laP­la­ta. Su re­cien­te li­bro en­tró en lis­tas de más vendidos y ya ago­tó una pri­me­ra edi­ción. No so­lo ex­po­ne ideas pa­ra apli­car en el ám­bi­to do­més­ti­co sino tam­bién pa­ra el ám­bi­to es­co­lar, con la idea de “transformar la ló­gi­ca de la se­cun­da­ria, tra­ba­jar por pro­yec­tos, có­mo de­tec­tar men­ti­ras es­ta­dís­ti­cas, o có­mo pa­ra ser poe­ta hay que ser ver­se­ro. Que los con­te­ni­dos co­bren re­le­van­cia en un con­tex­to”, di­ce. –¿Exis­te una ma­ne­ra científica de criar ni­ños? –No exis­te una ma­ne­ra científica, no hay una re­ce­ta que fun­cio­ne pa­ra to­dos. Sí hay co­sas que sa­be­mos a par­tir de la in­ves­ti­ga­ción científica, en neu­ro­cien­cias, psi­co­lo­gía cog­ni­ti­va, y de­más. Son pis­tas pa­ra to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes. La cla­ve es for­ta­le­cer cier­ta brú­ju­la in­te­rior, de quien sos vos, quie­nes son tus hi­jos. Co­sas que sir­ven so­bre to­do cuan­do los pa­dres es­tán un po­co per­di­dos. –Se sue­le de­cir que los chi­cos son cu­rio­sos por na­tu­ra­le­za o cien­tí­fi­cos na­tos. Por un la­do, ¿es­to tie­ne evi­den­cia? Por otro, ¿no se­rá que en reali­dad no hay que ha­cer al­gu­nas co­sas ma­las que se ha­cen en la crian­za an­tes que ac­tuar en un sen­ti­do de­fi­ni­do? –Sí, el sen­ti­do co­mún di­ce que son cu­rio­sos, que te lle­nan de pre­gun­tas, pe­ro no sé cuán es­tu­dia­do es­tá. Sí se sa­be que los chi­cos a me­di­da que cre­cen di­cen que les gus­ta me­nos la cien­cia y la ma­te­má­ti­ca. Hay mu­chos es­tu­dios que di­cen que les interesan me­nos. Pa­ra mí, el pun­to es que la es­cue­la pue­de o fo­men­tar la cu­rio­si­dad o en­se­ñar a no ser cu­rio­sos. Si en­ten­dés a me­dias, si re­pe­tís sin en­ten­der, sin un apren­di­za­je pro­fun­do, es un pro­ble­ma. Si te acos­tum­brás a no en­ten­der, se te mue­re el de­seo. Esa es la cla­ve. Pe­ro de­jar­los ser sin ayu­da, tam­po­co fun­cio­na; eso fue al­go que se pro­bó ha­cia fi­nes de 1960, con pro­gra­mas de apren­di­za­je por des­cu­bri­mien­to, al revés de los trans­mi­si­vos (o de re­ci­ta­do de co­no­ci­mien­to); es de­cir, de­jar a los chi­cos so­los con los ma­te­ria­les, sin an­da­mia­je, tam­po­co fun­cio­na. Sin guía, el lais­sez fai­re ab­so­lu­to no fun­cio­na. Por eso la me­tá­fo­ra del an­da­mio. –¿Qué co­sas se ha­cen hoy con­tra el es­pí­ri­tu des­cu­bri­dor de los chi­cos? –Hay un montón. Pri­me­ro, me­ti­das de pa­ta: qué ha­cés con los elo­gios. No hay que elo­giar el ta­len­to sino el es­fuer­zo. No “sos re in­te­li­gen­te”, por­que así eli­gen co­sas más fá­ci­les, pa­ra no de­silu­sio­nar­nos a los adul­tos y de­silu­sio­nar­se. Si se elogia el es­fuer­zo, nues­tra men­te se ha­ce más fuer­te. Y al- que hay que ha­cer es prac­ti­car lo que les sa­le mal, pe­ro igual­men­te tam­bién prac­ti­car lo que sa­le bien. Así se ga­na au­to­con­fian­za, la idea de sen­tir­te au­to efi­caz. Y des­de ahí se trans­fie­re a co­sas que te cues­tan más. Hay un in­ves­ti­ga­dor que en sus char­las arran­ca mos­tran­do a Mes­si ha­cien­do pa­ses fá­ci­les, ¿por qué los prac­ti­ca?: por­que in­clu­so hay que prac­ti­car lo que sa­le bien. –No hay que elo­giar mu­cho la in­te­li­gen­cia, ¿pa­sa lo mis­mo con la be­lle­za? A to­dos los ni­ños se les di­ce que son her­mo­sos. –No es­tá tan bueno to­do el tiem­po. Me­nos con las ne­nas, si le de­cís so­lo que es her­mo­sa, sien­ten que úni­ca­men­te va­lo­rás eso. Yo ten­go va­ro­nes, les di­go que son her­mo­sos, pe­ro no sé si ha­go bien. Dar­les con­fian­za, un po­co, sí. La cla­ve es que el mo­tor es­té aden­tro, que ha­ya una mo­ti­va­ción in­trín­se­ca. Mu­cho pre­mio o cas­ti­go no fun­cio­na, por­que lo ter­mi­nan ha­cien­do pa­ra sa­tis­fa­cer­te a vos. –¿Qué pa­sa con la es­cue­la? Es ca­si un lu­gar co­mún de­cir que es un mo­de­lo del si­glo XIX pa­ra criar ni­ños del si­glo XXI. –Es co­mo un cli­ché, pe­ro hay maes­tros que sí es­tán ha­cien­do co­sas nue­vas y bue­nas. Hay que tra­tar de po­ten­ciar­los. Ellos son quie­nes tra­ba­jan con pro­ble­mas, pro­yec­tos y desafíos y des­de ahí tra­ba­jan las ideas. Es lo opues­to a re­ci­tar un con­te­ni­do: “la cé­lu­la es la mí­ni­ma uni­dad de con­te­ni­do de la vi­da”; ‘bla­blá’. Co­mo pu­bli­ca­mos en un es­tu­dio, el 80% del tiem­po los chi­cos ha­cen co­sas de ba­ja de­man­da cog­ni­ti­va, dan res­go pues­tas de con­te­ni­do fác­ti­co. Si to­do es ‘goo­glea­ble’ es más im­por­tan­te que la es­cue­la provea otra co­sa. –Una pre­gun­ta qui­zá pre­via, ¿por qué hay que criar chi­cos cu­rio­sos? –Es un va­lor de épo­ca, la cu­rio­si­dad, ¿no? Una de sus vir­tu­des es que nos man­tie­ne en­cen­di­dos de por vi­da, sos jo­ven siem­pre, buscando co­sas nue­vas, y el mun­do es un lu­gar de apren­di­za­je. Pe­ro tam­bién se po­dría de­cir que en un con­tex­to fu­tu­ro de tra­ba­jos que se van a per­der, de hi­per tec­no­lo­gi­za­ción, nues­tro apor­te hu­mano pue­de ser en lo vin­cu­lar, en lo crea­ti­vo. –¿Qué lu­gar hay hoy pa­ra es­te ti­po de crian­za cuan­do pa­re­ce ha­ber un re­bro­te de las ideas más con­ser­va­do­ras y re­tró­gra­das? –Mi­ra­ba (la elec­ción de) Bra­sil y de­cía “hay que re­do­blar la ba­ta­lla”. El au­ge de lo au­to­ri­ta­rio, la ver­sión sim­pli­fi­ca­da del mun­do, se da de pa­ta­das con es­te ti­po de crian­zas. La cu­rio­si­dad es una va­cu­na con­tra el to­ta­li­ta­ris­mo. Que los chi­cos pue­dan de­cir y ha­cer­se pre­gun­tas, que no se con­ten­ten con res­pues­tas fá­ci­les. Te di­ría que es una va­cu­na que no sé si va a re­sol­ver­lo to­do pe­ro va en esa di­rec­ción. –¿Que­da al­gún es­pa­cio pa­ra la in­cer­ti­dum­bre? Es de­cir, ¿qué co­sas se pue­den di­ri­gir y qué lu­gar hay pa­ra el li­bre al­be­drío (por de­cir­lo de al­gún mo­do)? –En el li­bro hay una me­tá­fo­ra de otra in­ves­ti­ga­do­ra. Ella di­ce que uno pue­de ser jar­di­ne­ro o car­pin­te­ro: ha­cer una si­lla ya pre­di­se­ña­da, co­sa que nun­ca su­ce­de con la crian­za, o ser jar­di­ne­ro y pen­sar que vas a cui­dar, re­gar, sa­car las ma­le­zas y que sal­ga lo que tie­ne que sa­lir. Sa­ber que los chi­cos ya tie­nen al­go de su re­per­to­rio es li­be­ra­dor pa­ra los pa­dres. Va­lo­rás lo que ya son. –Lo que re­suel­ve el vie­jo de­ba­te de si es más im­por­tan­te la crian­za o lo bio­ló­gi­co. –Las dos co­sas. Cuan­do sa­lís de la pan­za te­nés to­das las neu­ro­nas pe­ro des­pa­rra­ma­das. En los pri­me­ros años se em­pie­zan a en­tra­mar, y eso de­pen­de de la ex­pe­rien­cia. Traen un per­fil cog­ni­ti­vo y te­ne­mos que ver cuál es pa­ra nu­trir­lo y apun­ta­lar­lo.

RI­CAR­DO GON­ZA­LEZ

Fur­man afir­ma que hay que in­cen­ti­var a los ado­les­cen­tes y ni­ños a ha­cer­se pre­gun­tas.

Guía pa­ra criar hi­jos cu­rio­sos Me­li­na Fur­man Si­glo XXI 264 págs. $ 499

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.