Zo­nas ines­ta­bles, de pe­que­ñas tur­bu­len­cias

Poe­sía. Del es­pa­cio pri­vi­le­gia­do de la in­ti­mi­dad a los pai­sa­jes me­nos ob­vios, ver­sos en los que do­mi­na lo li­bre y lo co­lo­quial.

Revista Ñ - - LIBROS - POR LEO­NAR­DO SABBATELLA

Los poe­mas de Flor De­fe­lip­pe pue­den ser leí­dos co­mo pe­que­ños pla­nos ca­tas­tra­les y do­més­ti­cos. No es que ha­ya una poé­ti­ca del es­pa­cio, sino, más bien, una de­li­mi­ta­ción te­rri­to­rial, un cam­po de ma­nio­bras (ver­bal y te­má­ti­co), en el que es­cri­be co­mo una to­pó­gra­fa de lo me­nor. Así se ar­ma una se­cuen­cia de pai­sa­jes: pla­ya, te­rreno bal­dío, pla­za, jar­dín. Pe­ro tam­bién una se­rie de lu­ga­res pri­va­dos, in­ter­nos, don­de las ca­sas son un es­pa­cio pri­vi­le­gia­do de in­ti­mi­dad. El sen­ti­do tá­ci­to del des­pla­za­mien­to de una lo­ca­ción a otra es uno de los pri­me­ros efec­tos sen­si­bles del li­bro.

Ca­da poe­ma es una to­ma de po­si­ción pa­ra ob­ser­var si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas, te­nues, a me­nu­do en­tre lo mis­te­rio­so y lo ines­pe­cí­fi­co, o qui­zás una de esas con­di­cio­nes sea el re­sul­ta­do de la otra.

En La fa­lla en el fue­go, De­fe­lip­pe es­cri­be en un es­ti­lo pa­re­jo y abier­to que com­bi­na dis­tin­tos re­gis­tros. Por ejem­plo, en el final del poe­ma “Izu­mi” tie­ne un ai­re clá­si­co: “Se­rá ca­paz de re­cor­dar el tiem­po, su vas­ta y mis­te­rio­sa red / de in­fi­ni­to amor y com­pli­ci­dad”. Y, a la vez, De­fe­lip­pe ma­ne­ja el re­gis­tro co­lo­quial de un mo­do que pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do: “Ese día llo­vió / co­mo nun­ca / en mu­cho tiem­po”. En esos cam­bios de fre­cuen­cia, en esos cho­ques en­tre es­ti­los, pa­re­cie­ra ha­ber en­con­tra­do la for­ma pa­ra sa­car­le chis­pas al len­gua­je.

De to­dos mo­dos, el pun­to de ma­yor dis­rup­ción es la ar­bi­tra­rie­dad de la sin­ta­xis. Al in­te­rior de un poe­ma apa­re­cen ver­sos va­cia­dos de pun­tua­ción, co­mo si en cier­tos mo­men­tos la sin­ta­xis des­apa­re­cie­ra y de­ja­ra lu­gar a la fra­se pu­ra del ha­bla, al so­ni­do de la len­gua sin con­ven­cio­nes ni se­ña­les pa­ra su tra­duc­ción grá­fi­ca. Esas zo­nas ines­ta­bles, de pe­que­ñas tur­bu­len­cias, en me­dio de poe­mas clá­si­cos, son la má­xi­ma ex­pre­sión del es­ti­lo de De­fe­lip­pe, de su breve te­sis en fa­vor de la fa­lla.

Y hay tam­bién un sis­te­ma de citas de mu­je­res: Mu­riel Ru­key­ser tra­du­ci­da por Da­nie­la Ca­moz­zi, Mar­gue­ri­te Du­ras por Ale­jan­dra Pi­zar­nik, y Lau­ra Witt­ner (con un ver­so bri­llan­te: “Co­mo en la in­fan­cia, fui­mos fe­li­ces por error”).

Las citas se com­por­tan co­mo es­ta­cas con las cua­les mar­ca una tra­di­ción, pun­tos que su pro­pia es­cri­tu­ra tra­ta de unir. Qui­zás, al fin de cuen­tas, es­cri­bir no sea otra co­sa que ha­cer en­con­trar dos pun­tos ale­ja­dos, in­co­ne­xos.

La pri­me­ra par­te del li­bro se lla­ma “La vi­da tran­qui­la”, otra re­fe­ren­cia a Du­ras, que ex­po­ne una idea re­cu­rren­te: la tran­qui­li­dad es un lu­gar a con­quis­tar. Ade­más de ca­li­fi­car a la vi­da de tran­qui­la, ha­ce lo mis­mo con la pa­sión (en el poe­ma “Per­las”) y más ade­lan­te ano­ta: “Nos ata­mos a una for­ma tran­qui­la del amor”.

Es la tran­qui­li­dad de lo vi­tal: vi­da, amor y pa­sión. El ad­je­ti­vo que sa­le al cru­ce pa­ra po­ner­le pa­ños fríos a tres no­cio­nes que son el es­cán­da­lo y el fer­vor de la vi­ta­li­dad. En ese cru­ce de va­ria­bles, en ese “mo­vi­mien­to blan­co” (otro ha­llaz­go de De­fe­lip­pe), el li­bro des­plie­ga su fue­go ami­go.

La au­to­ra de Las ma­las elec­cio­nes.

La fa­lla en el fue­goFlor De­fe­lip­pe Años­luz 44 págs. $ 240

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.