El he­chi­zo del tiem­po de­te­ni­do

Revista Ñ - - EL ESPEJO - FLO­RA Y FAU­NA Mer­ce­des Pé­rez Ber­gliaf­fa

Cu­rio­so, bus­ca­dor, via­jan­te, ex­plo­ra­dor, arries­ga­do… To­do eso y más se pue­de de­cir de Au­gus­to Raúl Cor­ta­zar. Bi­blio­te­ca­rio, doc­tor en Letras y abo­ga­do, Cor­ta­zar (el ape­lli­do sin acen­to y él, sin re­la­ción con Ju­lio Cor­tá­zar) ama­ba pro­fun­da­men­te la vi­da de nues­tro país in­terno: sus tiem­pos, su geo­gra­fía, sus per­so­nas. Pe­ro el in­ves­ti­ga­dor sen­tía una es­pe­cial de­vo­ción por nues­tras ar­te­sa­nías y ar­te­sa­nos; era lo que al­gu­nos lla­man “fol­klo­ró­lo­go”.

Y Cor­ta­zar sa­bía de lo que ha­bla­ba: re­co­rrió el país de tra­mo a tra­mo, es­pe­cial­men­te las pro­vin­cias del cen­tro, no­roes­te y no­res­te, des­de 1958 –cuan­do asu­mió co­mo pri­mer di­rec­tor del Fon­do Na­cio­nal de las Ar­tes, or­ga­nis­mo re­cién crea­do–, has­ta su muer­te en 1974. Co­no­cía a Re­né Pa­no­zo, el ar­te­sano co­rren­tino que es­cul­pía a San La Muer­te en los años se­ten­ta con ma­de­ra de gua­tam­bú; a Laura Cen­teno, la de­li­ca­da ce­ra­mis­ta sal­te­ña crea­do­ra, por la mis­ma épo­ca, de pe­que­ñas fi­gu­ri­tas de ani­ma­les re­ple­ga­das so­bre sí mis­mas, por la zo­na de Agua­ray; los be­llí­si­mos y ale­gres ces­tos de pa­ja cor­do­be­ses rea­li­za­dos por ar­te­sa­nos des­co­no­ci­dos de la zo­na de Qui­lino; el co­lo­ri­do y ex­qui­si­to con­jun­to de cos­tu­re­ros cons­trui­do por la rio­je­ña Fe­li­sa Lu­ján, ela­bo­ra­dos en pa­ja y la­na, por el área de Pa­ca Ta­la; la ta­ba­que­ra/gua­ya­ca re­zan­do “Des­tino de un po­bre gau­cho”, he­cha en cue­ro de co­go­te de ñan­dú y tex­ti­les, bor­da­da con primor en Ge­ne­ral Acha por la pam­pea­na Né­li­da Jun­co; los ma­ra­vi­llo­sos y su­rrea­lis­tas Cris­tos cru­ci­fi­ca­dos crea­dos por el sal­te­ño An­drés Aran­ci­bia en ma­de­ra, ye­so y ca­be­llos na­tu­ra­les, en­tre los años se­sen­ta y se­ten­ta.

To­dos son ob­je­tos que con ad­mi­ra­ción, res­pe­to y ojo avi­zor fue ad­qui­rien­do Cor­ta­zar por los pue­bli­tos más ale­ja­dos del país, y es po­si­ble ad­mi­rar­los hoy en Lo sim­ple, lo be­llo, lo útil, la her­mo­sa e ines­pe­ra­da ex­po­si­ción mon­ta­da en la ca­sa del Fon­do Na­cio­nal de las Ar­tes, en Pa­ler­mo chi­co.

Las com­pras que fue rea­li­zan­do Cor­ta­zar lle­ga­ron a con­for­mar un cor­pus de mil pie­zas, y die­ron el pun­ta­pié ini­cial a lo que cons­ti­tu­ye el acer­vo de la co­lec­ción de ar­te­sa­nías del Fon­do. A lo­mo de bu­rro y ca­ba­llo –las ru­tas y ca­lles to­da­vía no es­ta­ban tra­za­das–, atra­ve­san­do mon­ta­ñas, pá­ra­mos, ciu­da­des, al­deas, el abo­ga­do-ex­plo­ra­dor se me­tía en to­do rin­cón en don­de vi­vie­ra al­guien crean­do al­go, gra­cias a una téc­ni­ca trans­mi­ti­da de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción (de eso se tra­ta, en par­te, la ar­te­sa­nía: de téc­ni­cas ma­nua­les crea­ti­vas, de ofi­cio, de trans­mi­sión y apren­di­za­je fa­mi­liar y co­mu­ni­ta­rio: de crear amo­ro­sa­men­te).

“Cuan­do con­tem­plo pie­zas ar­te­sa­na­les me­ri­to­rias no pue­do de­jar de con­si­de­rar el en­can­to con que nos atraen, por el he­chi­zo del tiem­po en ellas de­te­ni­do, aun­que ha­yan si­do ter­mi­na­das el día an­te­rior”, es­cri­bía el in­ves­ti­ga­dor con una cas­te­llano ya an­ti­guo, en 1959 en “El es­que­ma del fol­klo­re”. En las sa­las de la es­pec­ta­cu­lar ca­sa ra­cio­na­lis­ta del FNA, que ha­bi­tó Vic­to­ria Ocam­po, lue­go com­pró Amalia La­cro­ze de For­ta­bat quien la do­nó al Fon­do y que abrió al pú­bli­co en 2005 –en su mo­men­to con­si­de­ra­da un “ade­fe­sio” del ba­rrio–, los es­tri­bos “trom­pa de chan­cho” se mez­clan con más­ca­ras sal­te­ñas y ta­llas zoo­mor­fas mi­sio­ne­ras. El sahu­ma­dor “mu­li­ta de pla­ta” –pie­za con­tem­po­rá­nea de Jor­ge Ma­són– se ubi­ca cer­ca del “chi­fle” de asta, pla­ta, oro y cue­ro, crea­do por Fe­de­ri­co Ober­ti en 1968. Y por su­pues­to, los es­plén­di­dos ma­tes de pla­ta y oro de Ober­ti (1968) y de Os­car Fo­jo (1970).

Pe­ro si hu­bie­ra que ele­gir al­gu­nas pie­zas, los des­lum­bran­tes tex­ti­les san­tia­gue­ños y tu­cu­ma­nos, y es­pe­cial­men­te la fas­ci­nan­te so­bre­ca­ma ca­ta­mar­que­ña –crea­da en 1975 en la­na de ove­ja te­ñi­da, por la de­li­cio­sa ar­te­sa­na Al­da­ci­ra Flo­res de An­dra­da– brin­dan co­bi­jo: re­li­ca­rios de flo­res de pun­ta­da a pun­ta­da.

“La es­plén­di­da man­ta flo­rea­da que cu­bría la hu­mil­de ca­ma de la úni­ca pie­za de su ran­cho era una ex­plo­sión de co­lo­res que ha­cía de­cir con or­gu­llo a la mu­jer ‘Mi ca­ma es un jar­dín’”, es­cri­bía el san­tia­gue­ño Ber­nar­do Ca­nal Fei­joó en 1964. Lo ci­ta en es­ta mues­tra Cor­ta­zar: re­cuer­da la pro­fun­da, au­tén­ti­ca be­lle­za de lo sim­ple, lo be­llo y lo útil. Aquí, en­tre tan­ta ver­dad, rei­na esa luz.

FON­DO NA­CIO­NAL DE LAS AR­TES

Ta­llas pe­que­ñas de San La Muer­te, en la mues­tra Lo sum­ple, lo be­llo, lo útil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.