OP­TI­MIS­MO DE IZ­QUIER­DA

En­tre­vis­ta con En­zo Traverso. El his­to­ria­dor reivin­di­ca la me­lan­co­lía del so­cia­lis­mo co­mo un ca­mino ha­cia su re­cons­truc­ción.

Revista Ñ - - IDEAS - POR CA­RO­LI­NA KEVE

Có­mo re­cu­pe­rar la vo­lun­tad de trans­for­ma­ción sin caer en la nos­tal­gia de las re­vo­lu­cio­nes per­di­das? ¿Dón­de en­con­trar la brú­ju­la en un mun­do con fron­te­ras in­cier­tas, que ya no se di­ri­me en­tre elec­cio­nes o ad­ver­sa­rios cla­ros? ¿Có­mo pen­sar y cons­truir una me­mo­ria que sea ca­paz de pro­yec­tar ese pa­sa­do en la idea de un por­ve­nir? Son tan so­lo al­gu­nas de las pre­gun­tas, enor­mes pre­gun­tas, que el his­to­ria­dor En­zo Traverso se plan­tea en su úl­ti­mo li­bro, Me­lan­co­lía de iz­quier­da. Mar­xis­mo, his­to­ria y me­mo­ria (Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca), re­to­man­do su preo­cu­pa­ción por las po­si­bi­li­da­des de cons­truc­ción de un nue­vo ti­po de iz­quier­da. In­vi­ta­do por la Uni­ver­si­dad de San Mar­tín pa­ra par­ti­ci­par del En­cuen­tro Marx 200 años, ana­li­za en es­ta en­tre­vis­ta los es­ce­na­rios abier­tos hoy sin per­der el op­ti­mis­mo. La cla­ve pa­re­ce­ría re­si­dir en mi­rar el pa­sa­do y sus fra­ca­sos, sin que­dar atra­pa­dos en ellos.

–To­mo una pre­gun­ta que le han he­cho re­cien­te­men­te acer­ca de si Eu­ro­pa es­ta­ba in­gre­san­do en los años 30, pe­ro su­bo la apues­ta. Do­nald Trump, Jair Bol­so­na­ro…¿el mun­do es­tá re­vi­vien­do esa dé­ca­da?

–Es­ta­mos fren­te a es­ce­na­rios to­tal­men­te im­pre­vi­si­bles. Sa­li­mos del si­glo XX, un si­glo en el cual ha­bía or­den, e in­gre­sa­mos en el si­glo XXI, en un mun­do glo­bal, sin un or­den y don­de to­do es po­si­ble. En es­te con­tex­to una so­lu­ción au­to­ri­ta­ria es un es­ce­na­rio po­si­ble. Aho­ra bien, no creo que el fas­cis­mo del si­glo XXI pue­da ser con­si­de­ra­do eso sí co­mo una vuel­ta al fas­cis­mo clá­si­co. No es un mo­de­lo útil pa­ra en­ten­der lo que es­tá pa­san­do. Es­ta­mos an­te un fas­cis­mo que to­ma­rá otras ca­ras. Jus­ta­men­te, el pro­ble­ma pa­sa por pre­gun­tar­se cuá­les se­rán esas otras ca­ras. No es lo mis­mo Trump en Es­ta­dos Uni­dos que Bol­so­na­ro en Bra­sil. Tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas muy di­fe­ren­tes.

–¿Por ejem­plo?

–En Eu­ro­pa la ex­tre­ma de­re­cha tie­ne éxi­to por­que se opo­ne a la Unión Eu­ro­pea. En Es­ta­dos Uni­dos es­ta­mos an­te una for­ma muy ecléc­ti­ca de pro­tec­cio­nis­mo y neo­li­be­ra­lis­mo. En Bra­sil, po­dría­mos afir­mar que Bol­so­na­ro tie­ne una ac­ti­tud fas­cis­ta y al mis­mo tiem­po neo­li­be­ral en el sen­ti­do más ra­di­cal de la pa­la­bra. Es de­cir, el fas­cis­mo clá­si­co no re­pre­sen­ta un mo­de­lo ni pa­ra Trump ni pa­ra Bol­so­na­ro, es­tá cla­ro. No son lí­de­res po­lí­ti­cos que lle­gan de esa tra­di­ción o ten­gan esa cul­tu­ra. En­ton­ces creo que de­be­mos ha­cer es­tas com­pa­ra­cio­nes con cui­da­do. Son úti­les pe­ro más que na­da pa­ra ver las di­fe­ren­cias. –Re­cu­pe­ran­do al­gu­nas hi­pó­te­sis del li­bro, es­tos as­cen­sos po­drían in­ter­pre­tar­se tam­bién co­mo co­rre­la­to de una iz­quier­da que no ha lo­gra­do su­pe­rar cier­to me­sia­nis­mo y cier­ta cul­tu­ra de la de­rro­ta…

–Siem­pre en con­tex­tos de cri­sis la bús­que­da de una so­lu­ción gi­ra ha­cia la de­re­cha, o la ex­tre­ma de­re­cha. Eso sig­ni­fi­ca que la iz­quier­da es in­ca­paz de pro­po­ner una al­ter­na­ti­va. Aho­ra, co­mo el fas­cis­mo tie­ne nue­vas ca­ras, la iz­quier­da se­gu­ra­men­te no po­drá apa­re­cer co­mo una al­ter­na­ti­va si pro­po­ne vie­jos mo­de­los que han fra­ca­sa­do. –¿Cuá­les son esos mo­de­los? –Has­ta aho­ra tu­vi­mos dos co­rrien­tes do­mi­nan­tes, el co­mu­nis­mo por un la­do, y la so­cial­de­mo­cra­cia por otro, con nu­me­ro­sas va­rian­tes. La so­cial­de­mo­cra­cia se vol­vió en una co­rrien­te so­cial li­be­ral, hoy no apa­re­ce pa­ra na­da co­mo una al­ter­na­ti­va al mo­de­lo eco­nó­mi­co do­mi­nan­te. Por otro la­do, es cier­to que a ve­ces las al­ter­na­ti­vas pa­san por los apa­ra­tos tra­di­cio­na­les, co­mo el ca­so de Ber­nie San­ders en Es­ta­dos Uni­dos o Je­remy Cor­bin en el Reino Uni­do. Pe­ro tam­bién hay mo­vi­mien­tos que es­tán bus­can­do al­go nue­vo y no lo­gran cons­truir nue­vas for­mas po­lí­ti­cas, nue­vas re­pre­sen­ta­cio­nes. –Un ejem­plo in­tere­san­te fren­te a ello es el ca­so de Po­de­mos en Es­pa­ña.

–Po­de­mos es el úni­co ejem­plo de cons­truc­ción de una fuer­za po­lí­ti­ca or­ga­ni­za­da que se apo­yó en su na­ci­mien­to so­bre un mo­vi­mien­to so­cial. Si tie­ne la ca­pa­ci­dad de es­ti­mu­lar coa­li­cio­nes que con­so­li­den su ho­ri­zon­ta­li­dad, ga­ran­ti­zan­do que la ba­se so­cial ten­ga su re­pre­sen­ta­ción sin sus­ti­tu­cio­nes de un apa­ra­to, se­ría fun­da­men­tal. De lo con­tra­rio, el ries­go es que se ins­ti­tu­cio­na­li­ce co­mo un par­ti­do de iz­quier­da, co­mo pa­só, por ejem­plo, con el PT en Bra­sil.

–En su tra­ba­jo ci­ta el ca­so de Bo­li­via co­mo un ejem­plo in­tere­san­te de po­pu­lis­mo.

–Du­ran­te un tiem­po, La­ti­noa­mé­ri­ca apa­re­ció co­mo el con­ti­nen­te de la re­sis­ten­cia a las po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les, y es­ta al­ter­na­ti­va fra­ca­só. El triun­fo de Bol­so­na­ro, de he­cho, tam­bién es una de­rro­ta del PT. El pro­ble­ma de la bús­que­da de una al­ter­na­ti­va de iz­quier­da hoy se plan­tea en to­das par­tes. –¿Có­mo con­ser­var la es­pe­ran­za en­ton­ces? Tras la caí­da del mu­ro, prác­ti­ca­men­te han si­do po­cas las al­ter­na­ti­vas.

–Bueno, ten­go 60 años y re­cuer­do muy bien la caí­da del mu­ro (se son­ríe). Fue un pe­río­do de mu­chas es­pe­ras, y de es­pe­ran­za. Era la pro­me­sa de un mun­do abier­to. Pe­ro lo que ocu­rrió des­pués fue to­do lo con­tra­rio.

Los mu­ros se mul­ti­pli­ca­ron.

–Al res­pec­to, hoy pa­re­cie­ra ha­ber cier­to des­pla­za­mien­to en los dis­cur­sos de la de­re­cha de la fi­gu­ra del “te­rro­ris­ta” a la fi­gu­ra del “in­mi­gran­te”. ¿Po­de­mos con­si­de­rar es­tos fe­nó­me­nos co­mo un fra­ca­so del mi­to de la al­dea glo­bal y el triun­fo de los Es­ta­dos na­ción?

–Las fron­te­ras se mul­ti­pli­ca­ron, pe­ro no son más las fron­te­ras de un Es­ta­do na­ción en el sen­ti­do clá­si­co. Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra nos con­du­ji­mos ha­cia el fin de es­tos an­ta­go­nis­mos en­tre na­cio­na­lis­mos bien de­fi­ni­dos. Hoy es muy di­fe­ren­te, se han cons­trui­do nue­vas fron­te­ras que son la ex­pre­sión po­lí­ti­ca de la bús­que­da de nue­vos chi­vos ex­pia­to­rios, con di­ver­sas for­mas de xe­no­fo­bia y ra­cis­mo…En es­te sen­ti­do, creo que la caí­da del mu­ro apa­re­ció no so­lo co­mo el fra­ca­so de un con­jun­to de re­gí­me­nes po­lí­ti­cos. Fue ade­más un cor­te his­tó­ri­co que per­mi­tió to­mar con­cien­cia de que un mo­de­lo de cam­bio so­cial y político, que ha­bía do­mi­na­do el si­glo XX, no es­ta­ba más vi­gen­te. Es de­cir, fue la caí­da del so­cia­lis­mo real pe­ro tam­bién fue el ago­ta­mien­to de un ci­clo de re­vo­lu­cio­nes con el que em­pe­zó un tra­ba­jo de due­lo por par­te de la iz­quier­da, que ha­bría que ela­bo­rar crí­ti­ca­men­te. Creo que eso se hi­zo de una for­ma par­cial, sin lo­grar re­sul­ta­dos tan­gi­bles.

–¿Y en qué con­sis­te esa ca­pi­ta­li­za­ción crí­ti­ca de la me­lan­co­lía?

–En el li­bro yo lo plan­teo co­mo una ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra sa­lir. Es de­cir, no pien­so la me­lan­co­lía en tér­mi­nos de una de­rro­ta fi­nal. Creo que pa­sa por un tra­ba­jo ne­ce­sa­rio de re­cons­truc­ción, que ade­más per­mi­ti­ría plan­tear un víncu­lo en­tre esa ge­ne­ra­ción for­ma­da en el si­glo XX y las nue­vas, que son muy crea­ti­vas y bus­can ideas nue­vas pe­ro que tal vez no tie­nen pau­tas ideo­ló­gi­cas. Hoy es­ta­mos an­te for­mas nue­vas de co­mu­ni­ca­ción y de ac­ción, que cons­ti­tu­yen po­ten­cia­li­da­des muy fruc­tí­fe­ras. No obs­tan­te, una ge­ne­ra­ción sin me­mo­ria, que no pue­de ins­cri­bir su ac­ción en una con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca, pue­de ser un ele­men­to de vul­ne­ra­bi­li­dad.

–Ad­vier­te las con­se­cuen­cias de cuan­do esa po­ten­cia­li­dad re­vo­lu­cio­na­ria en­tra en una ló­gi­ca me­siá­ni­ca. Pen­sar que to­do es­tá por pa­sar, im­pli­ca asu­mir que no es­tá pa­san­do na­da.

–Es bas­tan­te com­ple­jo, por­que por un la­do, el me­sia­nis­mo que do­mi­nó la cul­tu­ra de la iz­quier­da en el pa­sa­do –y que yo vincu­lo a una vi­sión te­leo­ló­gi­ca de la his­to­ria–, fra­ca­só. Por otro la­do, te­ner un te­los, un ob­je­ti­vo, pen­sar que se pue­de cam­biar el mun­do en cier­ta di­rec­ción, pue­de ser la pre­mi­sa de los to­ta­li­ta­ris­mos pe­ro tam­bién es un lu­gar co­mún del li­be­ra­lis­mo clá­si­co. En es­te sen­ti­do, creo que no se pue­de ha­cer po­lí­ti­ca con las ilu­sio­nes del pa­sa­do sin asu­mir una crí­ti­ca al me­sia­nis­mo, que al fi­nal es una apo­lo­gía del or­den do­mi­nan­te. El ca­so de la Unión Eu­ro­pa es muy pa­ra­dig­má­ti­co des­de es­te pun­to de vis­ta.

–¿Por qué?

–La Unión Eu­ro­pa es una en­ti­dad po­lí­ti­ca­men­te inexis­ten­te; no es un es­ta­do so­be­rano. Ca­da país de­be de­ci­dir, por ejem­plo, so­bre su po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal. Pe­ro al mis­mo tiem­po es un lu­gar de pro­duc­ción de le­yes muy cons­tric­ti­vas. Es de­cir, cons­tru­ye un mar­co que es­ta­dos so­be­ra­nos de­ben res­pe­tar. Es un buen ejem­plo de có­mo exis­ten ilu­sio­nes que son muy per­for­ma­ti­vas. El si­glo XXI es un si­glo do­mi­na­do por la re­tó­ri­ca de los de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro tam­bién es un si­glo que re­pro­du­ce mu­chas for­mas de opre­sión. –To­man­do la ca­rac­te­ri­za­ción de Eric Hobs­bawm, si el pe­río­do com­pren­di­do en­tre 1789 y 1914 fue el “si­glo lar­go”, y aquel en­tre 1914 y 1991 fue el “si­glo cor­to”, ¿qué nom­bre le ca­be a la eta­pa que arran­ca con la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca?

–(Se son­ríe y res­pon­de) Soy in­ca­paz de de­cir­lo. Con se­gu­ri­dad afir­ma­ría que es el si­glo que co­men­zó con el fra­ca­so de los so­cia­lis­mos. El fin de la Gue­rra Fría im­pli­có una vic­to­ria del ca­pi­ta­lis­mo, y eso no ne­ce­sa­ria­men­te se li­mi­ta a una vic­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos fren­te a la Unión So­vié­ti­ca… Creo que, has­ta aho­ra, ha si­do el triun­fo del ca­pi­ta­lis­mo neo­li­be­ral co­mo mo­de­lo eco­nó­mi­co, pe­ro tam­bién co­mo ideo­lo­gía. ¿Se­rá eso lo que mar­que el ho­ri­zon­te? No po­dría afir­mar­lo.

AL­FRE­DO MAR­TÍ­NEZ

“El fas­cis­mo clá­si­co no re­pre­sen­ta un mo­de­lo pa­ra Trump ni pa­ra Bol­so­na­ro, y co­mo con­cep­to no es útil pa­ra en­ten­der lo que es­tá pa­san­do”. afir­ma el au­tor.

Me­lan­co­lía de iz­quier­da En­zo Traverso Trad. Ho­ra­cio PonsFCE416 págs.$ 670

El triun­fo de Jair Bol­so­na­ro, afir­ma Traverso, es tam­bién el fra­ca­so del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.