EL MUN­DO ES­TÁ LLENO DE MAL­DAD

En­tre­vis­ta con Do­me­ni­co Qui­ri­co, au­tor de un tes­ti­mo­nio en el que na­rra su se­cues­tro en ma­nos de ISIS cuan­do era co­rres­pon­sal en Si­ria.

Revista Ñ - - IDEAS - POR EZE­QUIEL KOPEL E. Kopel es pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en Orien­te Me­dio, au­tor de La dispu­ta por el con­trol de Me­dio Orien­te. Des­de la caí­da del Im­pe­rio Oto­mano has­ta el sur­gi­mien­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co, pu­bli­ca­do por el se­llo EDUVIM.

El pe­rio­dis­ta y es­cri­tor Do­me­ni­co Qui­ri­co no tie­ne mie­do de ser in­co­rrec­to. Des­pués de es­tar cin­co me­ses se­cues­tra­do en Si­ria du­ran­te 2013 por una mi­li­cia is­lá­mi­ca que lu­cha­ba con­tra la dic­ta­du­ra de Bas­har al As­sad, sos­tie­ne que la co­rrec­ción po­lí­ti­ca que do­mi­na el es­ce­na­rio del pe­rio­dis­mo in­ter­na­cio­nal no per­mi­te ver los pro­ble­mas que ema­nan de Me­dio Orien­te. Re­co­no­ci­do co­rres­pon­sal de gue­rra del dia­rio ita­liano La Stam­pa, es au­tor de diez li­bros, in­clui­do El país del mal y El gran Ca­li­fa­to que cuen­tan su ex­pe­rien­cia co­mo cau­ti­vo. Qui­ri­co con­ti­núa desa­rro­llan­do –a los 66 años y con una vi­ta­li­dad ad­mi­ra­ble co­mo lo de­mues­tra su re­cien­te es­ta­día en Li­bia– un ofi­cio que él mis­mo dic­ta­mi­na co­mo “una es­pe­cie de lar­go via­je al mal”. Fue en­tre­vis­ta­do en el mar­co de su re­cien­te vi­si­ta a la Ar­gen­ti­na pa­ra par­ti­ci­par en el fes­ti­val de no fic­ción Ba­sa­do en He­chos Reales.

–¿Por qué con­si­de­ra que el pe­rio­dis­mo es la his­to­ria del do­lor?

–El mun­do es­tá lleno de mal­dad. Va­ya a adon­de va­ya, al­go siem­pre me lo re­cuer­da. ¿Qué cu­bre el pe­rio­dis­mo? ¿No­ti­cias ale­gres o mi­se­rias y do­lor hu­mano? Y lo di­go yo, que es­tu­ve en to­das las pla­nas in­ter­na­cio­na­les por mi se­cues­tro. El do­lor ter­mi­na por ser el sig­ni­fi­can­te del mun­do, por lo tan­to, el pe­rio­dis­mo, ayer y hoy, es la his­to­ria del do­lor. Es cier­to que el pe­rio­dis­mo es­tá cam­bian­do: la es­cri­tu­ra ya no fun­cio­na con el po­der de an­tes; pe­ro yo si­go tra­ba­jan­do con el do­lor hu­mano. El pe­rio­dis­mo pue­de ser la vi­da de los otros, pe­ro es­pe­cí­fi­ca­men­te es la de sus su­fri­mien­tos.

–¿La ob­se­sión es una bue­na con­se­je­ra pa­ra el pe­rio­dis­ta?

–No quie­ro ser un de­vo­to del pe­rio­dis­mo, vi­vir só­lo pa­ra ver mi­se­ria mien­tras es­toy ro­dea­do de un de­sier­to de tra­ge­dias. Qui­zá se pue­da ser un buen pe­rio­dis­ta si so­lo se tie­ne una ri­ca vi­da in­te­rior, in­de­pen­dien­te­men­te de las his­to­rias que uno de­ba con­tar, si no, uno se ale­ja de la reali­dad y vi­ve so­lo ahí. Yo no quie­ro eso. La ob­se­sión nun­ca es una bue­na con­se­je­ra y no me gus­tan los pe­rio­dis­tas ob­se­sio­na­dos con su tra­ba­jo; yo no es­toy ob­se­sio­na­do con na­da. In­clu­so no es­toy ob­se­sio­na­do con mi se­cues­tro a pe­sar de ha­ber es­cri­to un li­bro acer­ca de es­te su­ce­so. La ob­se­sión me pa­re­ce una pa­la­bra muy gran­de.

–Us­ted ha di­cho que Oc­ci­den­te no ha lo­gra­do com­pren­der al Is­lam y el yiha­dis­mo ac­tual por una suer­te de co­rrec­ción po­lí­ti­ca. ¿Eso sig­ni­fi­ca que no­so­tros no que­re­mos o no po­de­mos en­ten­der­los?

–Pri­me­ro, es con­ve­nien­te de­cir que hay mu­chos Oc­ci­den­tes pe­ro que pa­ra ca­da uno de ellos la preo­cu­pa­ción prin­ci­pal es el di­ne­ro. El pro­ble­ma de Oc­ci­den­te es que no en­tien­de a los ra­di­ca­les is­lá­mi­cos ya que tam­po­co en­tien­de al Is­lam, lo ana­li­za des­de la pre­gun­ta oc­ci­den­tal que bá­si­ca­men­te es “¿quién lo fi­nan­cia?”. Si bien hay 600 mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes y es muy di­ver­so, hay un so­lo Is­lam y no es una re­li­gión mo­de­ra­da, es una re­li­gión to­ta­li­ta­ria, com­ba­tien­te. La idea ac­tual de la re­crea­ción del Ca­li­fa­to no es nue­va, es la bús­que­da prin­ci­pal de un cre­yen­te que con­si­de­ra al Ca­li­fa co­mo el vi­ca­rio de Maho­ma en la tie­rra. Mu­chos con­si­de­ran que hoy pue­den no es­tar da­das las con­di­cio­nes, pe­ro nin­gún cre­yen­te mu­sul­mán pue­de ne­gar cuál es el pro­pó­si­to ul­te­rior de su re­li­gión. Es una ton­te­ría pen­sar que los se­gui­do­res del Es­ta­do Is­lá­mi­co no son mu­sul­ma­nes.

– ¿No exis­ten los mo­de­ra­dos en el Is­lam?

–No creo que el Is­lam es­té des­ti­na­do a re­for­mar­se. Esa es una mi­ra­da muy cris­tia­na. A ver, los ra­di­ca­les is­lá­mi­cos son una mino- ría den­tro de la po­bla­ción mu­sul­ma­na del mun­do, pe­ro son una mi­no­ría ac­ti­va que in­flu­ye y dic­ta agen­da. Esas mi­no­rías per­si­guen a las ma­yo­rías y se­cues­tran a esas so­cie­da­des. Es com­pli­ca­do ha­blar de “mi­no­rías” aquí. Los na­zis eran una mi­no­ría en com­pa­ra­ción con los ale­ma­nes y go­ber­na­ron gran par­te de Eu­ro­pa has­ta 1945. Los bol­che­vi­ques fue­ron en un mo­men­to un gru­po pe­que­ño, mi­núscu­lo, pe­ro dominaron Ru­sia y una par­te del mun­do por ca­si un si­glo. ¿Al­gu­na vez co­no­cis­te a un bol­che­vi­que mo­de­ra­do?El con­cep­to de “mi­no­ría” es tram­po­so, ya que hay mi­no­rías de­ter­mi­na­das con pla­nes pre­ci­sos y es­tán me­jor pre­pa­ra­das pa­ra la dispu­ta por el po­der que las ma­yo­rías po­co en­tu­sias­tas. El to­ta­li­ta­ris­mo es la con­se­cuen­cia de es­ta re­la­ción en­tre una mi­no­ría y una ma­yo­ría. La ma­yor par­te de los mu­sul­ma­nes no pien­sa que los yiha­dis­tas des­apa­re­ce­rán.

–¿Eu­ro­pa com­pren­de es­ta di­co­to­mía? –Eu­ro­pa de nin­gu­na ma­ne­ra ha com­pren­di­do el te­rro­ris­mo del Es­ta­do Is­lá­mi­co que si­gue, per­fec­cio­na­do, la lí­nea del Al Qae­da. No es igual al te­rro­ris­mo de las Bri­ga­das Ro­jas u otro gru­po si­mi­lar. El men­sa­je de un gru­po co­mo el Es­ta­do Is­lá­mi­co es un fe­nó­meno nue­vo en com­pa­ra­ción con el pa­sa­do, cuan­do el te­rro­ris­mo apun­ta­ba a asus­tar a la gen­te. Hoy, el ob­je­ti­vo de es­tas eje­cu­cio­nes ate­rra­do­ras, en cá­ma­ra blan­dien­do un cuchillo y ame­na­zan­do a Oba­ma o Trump, no son los oc­ci­den­ta­les, sino los mis­mos mu­sul­ma­nes. El men­sa­je es que el Ca­li­fa­to es tan po­de­ro­so que pue­de aca­bar con aque­llos que an­tes eran los amos del mun­do, ca­paz de eje­cu­tar y cas­ti­gar a los in­fie­les: los es­ta­dou­ni­den­ses, los bri­tá­ni­cos, los ja­po­ne­ses. Es la in­ten­ción de mos­trar un cam­bio de ba­lan­ce, mo­ver la agu­ja en el equi­li­brio de fuer­zas en el mun­do. Es­te es el men­sa­je y es una es­pe­cie de in­ge­nui­dad de los oc­ci­den­ta­les pen­sar que so­mos el ob­je­ti­vo: no lo so­mos. A nin­guno de es­tos te­rro­ris­tas les im­por­ta lo que pen­sa­mos de ellos.

–Es­te “men­sa­je” que us­ted des­cri­be ¿es el mis­mo que hi­zo que mi­les de eu­ro­peos mu­sul­ma­nes via­ja­ran des­de sus paí­ses ha­cia Si­ria e Irak pa­ra lu­char jun­to al Es­ta­do Is­lá­mi­co?

–Hay que pen­sar una co­sa: la es­pe­ran­za de vi­da de un eu­ro­peo que lle­ga a ese te­rri­to­rio es mí­ni­ma, no sé si al­gu­na vez se ha cal­cu­la­do, pe­ro no su­pera el año, co­mo mu­cho. Aho­ra, ¿us­ted cree que ellos so­lo via­jan has­ta allí por un suel­do re­vo­lu­cio­na­rio y una es­po­sa vir­gen? No, el Es­ta­do Is­lá­mi­co re­vo­lu­cio­nó to­do y la con­se­cuen­cia de sus ac­cio­nes se ve­rán re­cién en el fu­tu­ro. Con­tro­la­ron te­rri­to-

rio por mu­chos años, lo ad­mi­nis­tra­ron y lo­gra­ron crear mi­les de fo­cos al­re­de­dor del mun­do, des­de Asia has­ta Áfri­ca y aún más allá. Mu­chos mu­sul­ma­nes de Eu­ro­pa desa­rro­lla­ron una ideo­lo­gía ba­sa­da en la cons­tan­te hu­mi­lla­ción –real e irreal– y el men­sa­je de los ra­di­ca­les es “no­so­tros es­ta­mos cam­bian­do nues­tro des­tino, acom­pá­ña­nos”. –¿Us­ted cree que los lí­de­res oc­ci­den­ta­les fa­lla­ron al no acom­pa­ñar el sur­gi­mien­to de fuer­zas más de­mo­crá­ti­cas en Me­dio Orien­te co­mo las de la lla­ma­da Pri­ma­ve­ra Ára­be?

–Creo que nues­tras so­cie­da­des le­ye­ron mal la Pri­ma­ve­ra Ára­be. Los jó­ve­nes que la ini­cia­ron que­da­ron rá­pi­da­men­te ta­pa­dos y su­pe­ra­dos por ex­tre­mis­tas que vie­ron la opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra pe­ne­trar co­mo una bac­te­ria den­tro de la re­vo­lu­ción. La idea fue si­mi­lar a la em­plea­da por el is­la­mis­mo político en la Ar­ge­lia de los años 90 o en Egip­to por la Her­man­dad Mu­sul­ma­na. Siem­pre el ar­gu­men­to es “pu­ri­fi­car la so­cie­dad”. Vuel­vo al te­ma de los mo­de­ra­dos en el Is­lam, ¿quié­nes son? ¿Los kur­dos que ani­qui­la­ron a un mi­llón de ar­me­nios a prin­ci­pios del si­glo XX, los chií­tas de Irán que ex­por­ta­ron su te­rror, dic­ta­do­res se­cu­la­res o los re­yes sau­di­tas, que han ex­por­ta­do to­da cla­se de te­rro­ris­mo al­re­de­dor del mun­do?. El Is­lam vi­ve en el pa­sa­do. Mi­ra ha­cia allí pues eran los me­jo­res en ese tiem­po, los más mo­der­nos, co­man­da­ban el mun­do y su idea se ba­sa en la bús­que­da de vol­ver al es­plen­dor y el éxi­to del pa­sa­do: en bus­car “la re­con­quis­ta de la per­fec­ción”.

EFE

El pe­rio­dis­mo es una his­to­ria del do­lor, afir­ma. Y cree que Oc­ci­den­te no com­pren­de el Is­lam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.