La aven­tu­ra de sal­var y re­crear la iden­ti­dad

Revista Ñ - - IDEAS - M.D.

“Aquí soy un in­vi­ta­do”, di­ce Ghil’ad Zuc­ker­mann, lin­güis­ta is­rae­lí y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ade­lai­de, quien co­men­zó a tra­ba­jar con la co­mu­ni­dad Barn­gar­la ha­ce sie­te años. Se re­fie­re a las tie­rras que per­te­ne­cie­ron a la co­mu­ni­dad has­ta la lle­ga­da de los in­gle­ses. Aquí, en Port Lin­coln o Ga­lin­ya­la, Zuc­ker­mann co­men­zó a po­ner en prác­ti­ca sa­be­res que ha­bía ad­qui­ri­do es­tu­dian­do su len­gua ma­ter­na, el he­breo. Se­gún su teo­ría, el he­breo mo­derno ca­re­ce de ver­da­de­ra con­ti­nui­dad con el he­breo bí­bli­co y es, an­te to­do, un muy exi­to­so mo­de­lo de una len­gua re­vi­vi­da.

La len­gua que hoy se ha­bla en el cen­tro de Tel Aviv, di­ce Zuc­ker­mann, es en un sen­ti­do ti­po­ló­gi­co y ge­né­ti­co muy dis­tin­ta a la len­gua en que es­tá es­cri­to el An­ti­guo Tes­ta­men­to o la Mish­ná, len­gua que co­men­zó a uti­li­zar­se ha­cia el si­glo XIV a C. “Tras una len­ta de­ca­den­cia, el he­breo se de­jó de ha­blar ha­cia el se­gun­do si­glo d.C.”. Y así se man­tu­vo por 1750 años, co­mo len­gua de li­tur­gia y len­gua li­te­ra­ria, uti­li­za­da so­lo en cier­tas cir­cuns­tan­cias co­mo ins­tru­men­to de co­mu­ni­ca­ción en la diás­po­ra, has­ta fi­nes del si­glo XIX cuan­do Elie­zer Ben-Yeh­dua de­ci­dió re­vi­vir­la en el mar­co del pro­yec­to sio­nis­ta. El “is­rae­lí”, co­mo lo lla­ma Zuc­ker­mann, es un idio­ma sin­té­ti­co. Ni se­mí­ti­co, co­mo ase­gu­ran los tra­di­cio­na­lis­tas, ni “in­do-eu­ro­peo” co­mo di­cen los re­vi­sio­nis­tas. Es­tá de­ter­mi­na­do por la rup­tu­ra de una ca­de­na con­ti­nua de ha­blan­tes na­ti­vos en­tre el an­ti­guo y el mo­derno, por las len­guas no se­mí­ti­cas de quie­nes lo re­vi­vie­ron –an­te to­do el yi­dish– y por el im­pac­to eu­ro­peo so­bre la li­te­ra­tu­ra es­cri­ta en el he­breo de hoy. De to­das for­mas, Zuc­ker­mann con­ce­de: “Lla­mar hoy a la len­gua ha­bla­da en Is­rael ‘he­breo’ pue­de ser una ac­ti­tud pu­ris­ta pe­ro no es erró­nea com­ple­ta­men­te, pues­to que el is­rae­lí, co­mo len­gua hí­bri­da, es­tá ba­sa­do en el he­breo an­ti­guo tan­to co­mo en el yi­dish”. Pues es im­po­si­ble re­cu­pe­rar una len­gua “clí­ni­ca­men­te muer­ta” sin que se mez­cle en el pro­ce­so bue­na par­te de la len­gua ma­ter­na del lin­güis­ta o de los fu­tu­ros ha­blan­tes.

¿Cuá­les son los com­po­nen­tes más fá­ci­les de re­cu­pe­rar? Las pa­la­bras y las con­ju­ga­cio­nes de los ver­bos son más ac­ce­si­bles que la en­to­na­ción, las aso­cia­cio­nes y las con­no­ta­cio­nes. Ha­bla­mos en una red de pre­su­pues­tos que su­pera en mu­cho el vo­ca­bu­la­rio y las re­glas de la gra­má­ti­ca. Por eso, pues­tos a re­cu­pe­rar una len­gua, hay que ser más rea­lis­tas que pu­ris­tas: se­rá un tra­ba­jo de adap­ta­ción co­mo le ocu­rrió al he­breo mo­derno.

Con los años y el con­tac­to con la cul­tu­ra abo­ri­gen aus­tra­lia­na, Zuc­ker­mann aban­do­nó la ex­pre­sión “eco­lo­gía lin­güís­ti­ca” al ha­blar de es­tos ca­sos, y pa­só a de­no­mi­nar a las len­guas muer­tas co­mo “be­llas dur­mien­tes”. El éxi­to de la re­cu­pe­ra­ción de len­guas en Aus­tra­lia –se tie­ne no­ti­cia de unas 250 en el te­rri­to­rio, de las cua­les so­lo quin­ce es­tán “en bue­na sa­lud”– de­pen­de­rá de mu­chos fac­to­res: la exis­ten­cia de do­cu­men­ta­ción (eran to­das len­guas ora­les has­ta que lle­ga­ron los eu­ro­peos), la ac­ce­si­bi­li­dad, el ni­vel de pres­ti­gio, la im­por­tan­cia pa­ra la au­to­de­ter­mi­na­ción de una co­mu­ni­dad, y la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de los nue­vos ha­blan­tes. Quien quie­ra de vuel­ta una len­gua, co­mo cual­quier otra co­sa, sa­brá que lo que vuel­ve no es lo mis­mo que lo que se per­dió. Si la len­gua es­tu­vo dor­mi­da, se­rá otra cuan­do des­pier­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.