El mar­qués de Sa­de da lec­cio­nes de no­ve­la

En­sa­yo. Uno de los au­to­res más es­can­da­lo­sos de la his­to­ria de­jó un bre­ve tex­to de con­se­jos pa­ra es­cri­to­res.

Revista Ñ - - LIBROS - POR EZE­QUIEL ALEMIAN

En 1800 Sa­de edi­tó el úni­co li­bro de cuen­tos que pu­bli­ca­ría en vi­da, Los crí­me­nes del amor. Se tra­ta de on­ce “nou­ve­lles he­roi­cas y trá­gi­cas” es­cri­tas do­ce años an­tes, cuan­do “el mar­qués” se en­con­tra­ba en­car­ce­la­do en la Bas­ti­lla, con­de­na­do por de­li­tos se­xua­les. “En ca­da re­la­to, el mun­do es al­te­ra­do por el sur­gi­mien­to de un de­seo de­ma­sia­do vio­len­to pa­ra no ex­ce­der el cau­ce de los com­por­ta­mien­tos ad­mi­ti­dos. La re­pre­sen­ta­ción so­cial se in­te­rrum­pe por la fa­ta­li­dad de un de­seo al que na­da pue­de de­te­ner”, se­ña­ló so­bre es­tos re­la­tos la en­sa­yis­ta An­nie le Brun. Co­mo pre­fa­cio a Los crí­me­nes... Sa­de pu­bli­có un ar­tícu­lo ti­tu­la­do Ideas so­bre la no­ve­la, aho­ra ti­tu­la­do Có­mo es­cri­bir no­ve­las.

Es un tex­to am­bi­güo y bre­ve, de po­co más de trein­ta pá­gi­nas. Ata­ca­do por la pren­sa, Sa­de es­tá in­ten­tan­do dar de sí la ima­gen de un es­cri­tor res­pe­ta­ble. Ha eli­mi­na­do de los re­la­tos es­ce­nas de se­xo y an­ti­cle­ri­ca­les, y al fi­nal del tex­to des­men­ti­rá ser él el au­tor de Jus­ti­ne, uno de sus li­bros más es­can­da­lo­sos.

En Ideas... abor­da tres cues­tio­nes su­ce­si­vas: ¿por qué la no­ve­la se lla­ma así?, ¿cuá­les son sus fuen­tes de la no­ve­la?, y ¿”qué re­glas hay que se­guir pa­ra lle­gar a la per­fec­ción en el ar­te de es­cri­bir­las”?

A la pri­me­ra cues­tión res­pon­de que es por­que las pri­me­ras obras del gé­ne­ro no­ve­la (ro­man, en fran­cés) fue­ron es­cri­tas en len­gua ro­man­ce, “una mez­cla del cél­ti­co con el la­tín”. A la se­gun­da con­tes­ta que des­de que los hom­bres sos­pe­cha­ron que ha­bía se­res in­mor­ta­les, en Egip­to, cu­na de to­dos los cul­tos, los hi­cie­ron ac­tuar y ha­blar. “Des­de en­ton­ces exis­ten las me­ta­mor­fo­sis, las fá­bu­las, las pa­rá­bo­las, las no­ve­las”, di­ce Sa­de. Y ar­gu­men­ta, si­guien­do a Pie­rre Huet: “La pa­la­bra no­ve­la que se usa­ba an­tes pa­sa­jes; ra la his­to­ria y lue­go se apli­có a las fic­cio­nes cons­ti­tu­ye un tes­ti­mo­nio irre­fu­ta­ble de que unas pro­vie­nen de las otras. El hom­bre es­tá su­je­to a dos de­bi­li­da­des que sos­tie­nen su exis­ten­cia: en to­das par­tes él re­za y en to­das par­tes él ama: esa es la ba­se de to­das las no­ve­las”, di­ce

Des­de He­dras has­ta Ri­chard­son, Sa­de ci­ta a me­dia cen­te­na de na­rra­do­res. “El Qui­jo­te tie­ne ca­te­go­ría de re­co­men­da­ción cen­tral, pe­ro lo que más lla­ma la aten­ción son los bor­des”, re­sal­ta Te­rra­no­va.

En cuan­to a las re­glas pa­ra es­cri­bir bue­nas no­ve­las, enu­me­ra : co­no­cer a las per­so­nas; de­jar­se lle­var por la ima­gi­na­ción, siem­pre que lo que se cuen­te sea po­si­ble; no ha­cer de la es­cri­tu­ra una pro­fe­sión; pre­pa­rar un es­que­ma de lo que se va a es­cri­bir an­tes de lan­zar­se; no ob­se­sio­nar­se con los lí­mi­tes; no dar­le un con­te­ni­do mo­ral a las no­ve­las, ni trans­mi­tir men-

lo­grar un desa­rro­llo na­tu­ral de la his­to­ria. “No exi­jo más que una so­la co­sa: sos­te­ner el in­te­rés has­ta la úl­ti­ma pá­gi­na”, es­cri­be. Pe­ro tam­bién co­mo opo­nién­do­se a to­do lo de­más, di­ce: “Son im­pul­sos lo que que­re­mos de ti y no re­glas, so­bre­pa­sa tus pla­nes, va­ría­los, au­mén­ta­los”.

“La apa­ren­te acep­ta­ción de Sa­de de cier­tos pun­tos de vis­ta he­ge­mó­ni­cos du­ran­te el si­glo XVIII acer­ca de la no­ve­la no es, en el fon­do, sino un mo­do so­la­pa­do e in­di­rec­to de re­ba­tir­los con ma­yor efec­ti­vi­dad, en cir­cuns­tan­cias que lo obli­gan a elu­dir la con­fron­ta­ción in­te­lec­tual abier­ta”, se­ña­la la in­ves­ti­ga­do­ra Inés Pi­vet­ta en un ar­tícu­lo. La reivin­di­ca­ción de lo pa­to­ló­gi­co e im­pac­tan­te, la exal­ta­ción de la fuer­za de la ima­gi­na­ción y de los im­pul­sos o arre­ba­tos crea­ti­vos del no­ve­lis­ta que ya se de­jan oír en la teo­ría sa­dia­na de la no­ve­la se tor­na­rán ha­bi­tua­les dé­ca­das más tar­de, con el Ro­man­ti­cis­mo fran­cés, agre­ga. Pe­ro en 1800 la rup­tu­ra con la idea de que la li­te­ra­tu­ra de­be es­tar li­ga­da a la mo­ral no pue­de ser asu­mi­da sin am­bi­güe­da­des y des­víos.

Un con­de­na­do que man­tie­ne vi­gen­cia.

Có­mo es­cri­bir no­ve­las Mar­qués de Sa­de Tra­ducc. y pró­lo­go Juan Te­rra­no­va Ga­ler­na100 págs.$ 320

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.