FRA­GI­LI­DAD Y PO­DER DEL PE­RIO­DIS­MO

Fer­nan­do Ruiz, au­tor de un ori­gi­nal y atra­pan­te li­bro de “et­no­gra­fía his­tó­ri­ca” re­cons­tru­ye aquí los hi­tos de los me­dios ar­gen­ti­nos.

Revista Ñ - - IDEAS - POR ALE­JAN­DRO CÁ­NE­PA

Dos si­glos de his­to­ria del pe­rio­dis­mo de Bue­nos Ai­res con­den­sa­dos en un am­bi­cio­so y ori­gi­nal re­co­rri­do. El ca­mino que pro­po­ne el pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor Fer­nan­do Ruiz en Ca­za­do­res de no­ti­cias. Dos­cien­tos años en la vi­da co­ti­dia­na de los pe­rio­dis­tas. 1818-2018, pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te por Ariel, par­te de los pri­me­ros años de la In­de­pen­den­cia, se de­tie­ne en 1871, 1919, 1943 y 1989 y lle­ga has­ta es­te 2018 que ya lan­gui­de­ce. El li­bro, una “et­no­fic­ción his­tó­ri­ca”, se­gún el au­tor, cons­tru­ye un na­rra­dor ima­gi­na­rio pa­ra ca­da épo­ca, que le per­mi­te con­tar las ru­ti­nas la­bo­ra­les, el con­tex­to so­cio­eco­nó­mi­co, las innovaciones y los obs­tácu­los que atra­ve­só la pren­sa en la ca­pi­tal del país. En diá­lo­go con Ñ en la se­de por­te­ña de la Uni­ver­si­dad Austral, don­de dic­ta cla­ses, Ruiz des­ple­gó sus ideas so­bre los cam­bios en los me­dios in­for­ma­ti­vos y el im­pac­to de ellos en los hom­bres y mu­je­res que com­po­nen esa par­ti­cu­lar in­dus­tria cul­tu­ral. –Una ex­pe­rien­cia po­co co­no­ci­da apa­re­ce en el ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a 1818: la crea­ción de El Cen­sor, un dia­rio al que el Ca­bil­do hi­zo na­cer con la mi­sión de que fue­ra crí­ti­co del go­bierno. Hoy se­ría im­pen­sa­do al­go equi­va­len­te…

–Es que en la vi­sión de la épo­ca no po­día ha­ber re­pú­bli­ca si el úni­co pe­rió­di­co era ofi­cial. Por lo tan­to, ha­bía que crear un me­dio in­de­pen­dien­te, que te­nía que ser crí­ti­co del go­bierno, pa­ra ge­ne­rar esa di­ná­mi­ca que ne­ce­si­ta­ba la re­pú­bli­ca. Por su­pues­to, en la prác­ti­ca pa­só otra co­sa y El Cen­sor te­nía una vi­sión crí­ti­ca en las pe­que­ñas co­sas pe­ro es­ta­ba muy de acuer­do con el go­bierno de aquel en­ton­ces.

–En las dis­tin­tas eta­pas del li­bro se men­cio­na la fra­gi­li­dad la­bo­ral del cam­po pe­rio­dís­ti­co. ¿En qué pe­río­do his­tó­ri­co se die­ron las me­jo­res con­di­cio­nes la­bo­ra­les?

–Siem­pre ha ha­bi­do una is­la de me­jor si­tua­ción la­bo­ral, ro­dea­da de un océano de mar­gi­na­li­dad pe­rio­dís­ti­ca; no hay una épo­ca en don­de no en­cuen­tres ese do­ble es­tán­dar, en el que un pu­ña­do muy pe­que­ño de me­dios pue­de cum­plir con un ni­vel la­bo­ral pro­me­dio o su­pe­rior y el res­to es­tá en una pre­ca­ri­za­ción ab­so­lu­ta. In­clu­so cuan­do se san­cio­na el Es­ta­tu­to del Pe­rio­dis­ta, se sa­be que so­lo lo van a cum­plir La Pren­sa y un par de dia­rios más, mien­tras que el res­to de los pro­fe­sio­na­les va es­tar en la mar­gi­na­li­dad, mar­gi­na­li­dad que se com­pen­sa­rá con mul­ti­em­pleo.

–Ro­ber­to Arlt y Ja­co­bo Ti­mer­man eran de ex­trac­ción hu­mil­de y se con­sa­gra­ron co­mo pe­rio­dis­tas. ¿Exis­tió al­gu­na épo­ca en don­de los sec­to­res po­pu­la­res tu­vie­ran ma­yor pre­sen­cia en las re­dac­cio­nes?

–Muy bue­na pre­gun­ta. En la Ar­gen­ti­na de la mo­vi­li­dad so­cial que ubi­co en­tre los 20 y los 40, sí hu­bo más ca­sos. En la dé­ca­da del 20, el 40 por cien­to de los pe­rio­dis­tas eran in­mi­gran­tes, y la inmigración te­nía una ex­trac­ción po­pu­lar. Mu­chos in­mi­gran­tes en la edu­ca­ción pú­bli­ca en­con­tra­ron ele­men­tos pa­ra desa­rro­llar­se co­mo pe­rio­dis­tas. Cuan­do la mo­vi­li­dad so­cial co­men­zó a blo­quear­se, el pe­rio­dis­mo que­dó co­mo una pro­fe­sión cla­se­me­die­ra.

–Di­ce el na­rra­dor en el ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a 1989 que “en la Ar­gen­ti­na la de­mo­cra­cia na­da le de­be a sus prin­ci­pa­les dia­rios”. ¿Qué ba­lan­ce ha­ce so­bre el rol de los gran­des me­dios ba­jo la dic­ta­du­ra?

–La cons­truc­ción de la dic­ta­du­ra que em­pe­zó en mar­zo del 1976 fue una cons­truc­ción co­lec­ti­va, en la que los me­dios fue­ron in­ca­pa­ces de sos­te­ner la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­mo­crá­ti­ca. La gran pren­sa no hi­zo nin­gu­na crí­ti­ca a la vio­len­cia clan­des­ti­na, que era clan­des­ti­na pe­ro que cual­quier per­so­na me­dia­na­men­te in­for­ma­da co­no­cía o in­tuía, sin te­ner la di­men­sión exac­ta de to­do. El pro­ce­so de hi­per­vio­len­cia pre­vio al gol­pe, de hi­per­in­fla­ción y de hi­per­des­go­bierno, lle­vó a unos ni­ve­les de har­taz­go a gran par­te de la po­bla­ción, que fue a bus­car al ac­tor mi­li­tar. Y la pren­sa acom­pa­ñó ese pro­ce­so. Re­cién ha­cia 1979, 1980, em­pie­zan los pro­ble­mas se­rios eco­nó­mi­cos y mo­vi­li­za­cio­nes obre­ras y em­pie­za a re­ve­lar­se de a po­co la cues­tión de los des­apa­re­ci­dos, y la pren­sa en­cuen­tra otros es­pa­cios, pe­ro has­ta ese mo­men­to re­for­zó el ci­clo. Y la pren­sa en reali­dad tie­ne que ser an­ti­cí­cli­ca; cuan­do la so­cie­dad in­gre­sa en esa ló­gi­ca au­to­des­truc­ti­va, la pren­sa tie­ne que co­rrer­se pa­ra po­der ver otras al­ter­na­ti­vas

–En la eta­pa de­di­ca­da a 1989, se re­mar­ca el ca­so del ata­que al cuar­tel de La Ta­bla­da, y el rol par­ti­cu­lar de Pá­gi­na 12 an­te ese he­cho, ya que ha­bía si­do fi­nan­cia­do ori­gi­nal­men­te por el Mo­vi­mien­to To­dos por la Pa­tria (MTP), el gru­po que reali­zó el co­pa­mien­to. Y, al mis­mo tiem­po, se­ña­la que los gran­des me­dios no in­ves­ti­ga­ron las tor­tu­ras y des­apa­ri­cio­nes que se pro­du­je­ron du­ran­te la re­cu­pe­ra­ción del cuar­tel. ¿Có­mo se ubi­ca ese acon­te­ci­mien­to den­tro del cam­po pe­rio­dís­ti­co?

–Fue un he­cho muy con­mo­cio­nan­te. No sé si hu­bo mu­chos otros ca­sos en los que un me­dio que ha­bía si­do fi­nan­cia­do por un gru­po que hi­zo se­me­jan­te ac­to de agre­sión lo ha­ya re­pu­dia­do así. Po­cos me­dios re­pu­dia­ron al ata­que a La Ta­bla­da con tan­ta fir­me­za co­mo Pá­gi­na, y eso des­de el pri­mer mo­men­to. El res­to de los me­dios ju­gó fuer­te por la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pe­ro no in­ves­ti­ga­ron el he­cho ni tam­po­co las con­di­cio­nes re­pre­si­vas que su­ce­die­ron en La Ta­bla­da. –El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo, que lle­ga a la ac­tua­li­dad, es asu­mi­do por una na­rra­do­ra que tra­ba­ja co­mo edi­to­ra de un si­tio Web, y es un re­fle­jo de la cre­cien­te pre­sen­cia fe­me­ni­na en el pe­rio­dis­mo…

–Cla­ra­men­te se da un avan­ce, pe­ro in­clu­so pa­re­ce ser más len­to que en otros sec­to­res, qui­zá por el rit­mo de vi­da que te­nía el tra­ba­jo de pe­rio­dis­ta; re­cién a fi­na­les de los 80 se en­cuen­tran mu­chas fir­mas de mu­je­res en la Ar­gen­ti­na, cuan­do en Es­ta­dos Uni­dos a fi­nes del si­glo XIX va­rias ex­po­nen­tes del pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción eran mu­je­res. La Ar­gen­ti­na fue muy len­ta, en ese sen­ti­do. Sin em­bar­go, es un pro­ce­so inexo­ra­ble y, si bien no hay pa­ri­dad en los ni­ve­les di­rec­ti­vos, es so­lo cues­tión de tiem­po pa­ra que su­ce­da, esa es la ten­den­cia.

–En el li­bro se ex­po­ne có­mo, an­te ca­da nue­vo ti­po de me­dio, la pren­sa grá­fi­ca reac­cio­na con una com­bi­na­ción de te­mor y des­pre­cio. ¿A qué

obe­de­ce esa ac­ti­tud?

–Ese es el pa­trón cuan­do lle­ga el nue­vo me­dio; es­te se ins­ta­la pe­ro sin los pe­rio­dis­tas más im­por­tan­tes, que es­tán en los me­dios tra­di­cio­na­les. Así, los me­dios nue­vos tie­nen im­pac­to pe­ro me­nor pres­ti­gio.

–Cir­cu­la en al­gu­nos am­bien­tes la idea de que el pe­rio­dis­ta de­be ser mul­ti­tas­king, ca­paz de sa­ber tan­to de edi­ción de vi­deo y au­dio co­mo de re­dac­tar bien una no­ta, con­se­guir fuen­tes y te­ner un ni­vel res­pe­ta­ble de co­no­ci­mien­to de la ac­tua­li­dad. ¿Es po­si­ble que al­guien pue­da cum­plir to­das esas co­sas?

–En el co­mien­zo del eco­sis­te­ma di­gi­tal, se pen­só en un pe­rio­dis­ta que pu­die­ra ma­ne­jar to­dos los len­gua­jes y plataformas. Cla­ra­men­te un pe­rio­dis­ta tie­ne que en­ri­que­cer sus com­pe­ten­cias y ha­bi­li­da­des, pe­ro eso no im­pli­ca que ten­ga que te­ner to­das las com­pe­ten­cias del eco­sis­te­ma di­gi­tal; eso no exis­te y no so­lo no exis­te sino que es muy ma­lo. Si hay mul­ti­tas­king no hay fo­co, y si no hay fo­co no hay ca­li­dad. Una de las vir­tu­des del eco­sis­te­ma di­gi­tal es que fa­ci­li­ta el tra­ba­jo en equi­po, en­ton­ces lo mul­ti­tas­king de­be ser el equi­po, no ca­da pe­rio­dis­ta por sí so­lo.

–El li­bro tie­ne co­mo úl­ti­ma pa­ra­da del re­co­rri­do 2018; ¿qué di­ría un na­rra­dor que con­ti­nua­ra es­ta his­to­ria en 2038?

–En­con­tra­ría un pe­rio­dis­mo que no es más el que da la vi­si­bi­li­dad a po­lí­ti­cos, ce­le­bri­ties o em­pre­sas, sino que in­ci­de en la repu­tación de ellos. Has­ta aho­ra el pe­rio­dis­mo fa­bri­ca­ba la fa­ma, una ex­pre­sión que es de prin­ci­pios del si­glo XX; hoy por hoy, hay mu­chas au­to­pis­tas al­ter­na­ti­vas a la fa­ma, pe­ro el rol de los me­dios se­rá el de la in­ci­den­cia en la repu­tación.

LU­CÍA MERLE

Hay ci­clos que se re­pi­ten: an­te la apa­ri­ción de un nue­vo me­dio, se te­me que el exis­ten­te des­apa­rez­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.