LAS HUE­LLAS DE LOS “CHA­LE­COS AMA­RI­LLOS”

Las pro­tes­tas re­cien­tes en Pa­rís de­ja­ron al des­nu­do las fi­su­ras so­cia­les de Fran­cia y tam­bién de Eu­ro­pa.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR ADAM NOSSITER

De­ma­sia­do po­co, de­ma­sia­do tar­de: tal fue la res­pues­ta de los Cha­le­cos Ama­ri­llos an­te la re­pen­ti­na vuelta atrás del go­bierno fran­cés en di­ciem­bre res­pec­to del au­men­to del im­pues­to a las naf­tas. Los Cha­le­cos Ama­ri­llos, que su­mie­ron en el des­or­den a Fran­cia con pro­tes­tas vio­len­tas, quie­ren más, mu­cho más, y lo quie­ren cuan­to an­tes: im­pues­tos más ba­jos, sa­la­rios más al­tos, li­be­ra­ción del per­sis­ten­te mie­do eco­nó­mi­co, y una vi­da me­jor.

Esas de­man­das más pro­fun­das, la in­ca­pa­ci­dad del go­bierno pa­ra man­te­ner­se a la al­tu­ra de los he­chos y el ren­cor fir­me de las ciu­da­des prós­pe­ras y exi­to­sas se ex­tien­den co­mo un alam­bre elec­tri­fi­ca­do que co­nec­ta los al­za­mien­tos po­pu­lis­tas de Oc­ci­den­te, en­tre otros los de Gran Bre­ta­ña, Ita­lia, Es­ta­dos Uni­dos y, en me­nor me­di­da, Eu­ro­pa Cen­tral.

Lo que en­glo­ba es­tos al­za­mien­tos, más allá de las de­man­das, es el re­cha­zo de los par­ti­dos, los sin­di­ca­tos y las ins­ti­tu­cio­nes de go­bierno exis­ten­tes, a to­dos los cua­les se los con­si­de­ra in­ca­pa­ces de dar res­pues­ta a lo pro­fun­do de sus reivin­di­ca­cio­nes y de pro­por­cio­nar una ba­rre­ra con­tra la in­se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca.

Pe­ro lo que di­fe­ren­cia la re­vuel­ta de Fran­cia es que no se ha ba­sa­do en el ma­nual po­pu­lis­ta ha­bi­tual. No es­tá ata­da a un par­ti­do po­lí­ti­co y mu­cho me­nos a un par­ti­do de de­re­cha. No se en­fo­ca en cues­tio­nes de ra­za o in­mi­gra­ción ni es­tos pro­ble­mas apa­re­cen en el lis­ta­do de re­cla­mos de los Cha­le­cos Ama­ri­llos. No la di­ri­ge nin­gún lí­der que es­cu­pe fue­go. Tam­po­co es­tá en la agen­da el na­cio­na­lis­mo.

El le­van­ta­mien­to es en cam­bio prin­ci­pal­men­te or­gá­ni­co, es­pon­tá­neo y au­to­de­ter­mi­na­do. Gi­ra más que na­da en torno a la cla­se eco­nó­mi­ca. A la im­po­si­bi­li­dad de pa­gar las cuen­tas.

En ese as­pec­to, es más Oc­cupy que Or­bán: más afín a las pro­tes­tas con­tra Wall Street or­ga­ni­za­das por los tra­ba­ja­do­res po­bres de Es­ta­dos Uni­dos que a las ma­ni­fes­ta­cio­nes ra­cis­tas y pa­trio­te­ras del ca­da vez más au- to­ri­ta­rio go­ber­nan­te de Hun­gría Vik­tor Or­bán.

Fue en las lu­jo­sas ca­lles co­mer­cia­les de Pa­rís, la Ave­nue Klé­ber y la Rue de Ri­vo­li – sím­bo­los in­so­len­tes del pri­vi­le­gio ur­bano en com­pa­ra­ción con las pro­vin­cias apa­ga­das de las que sur­gie­ron los Cha­le­cos Ama­ri­llos– don­de el sá­ba­do des­tro­za­ron las vi­drie­ras.

Pe­ro tam­bién en­tra en jue­go una honda des­con­fian­za de las ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les, cu­yo fun­cio­na­mien­to se per­ci­be en con­tra de los in­tere­ses de los ciu­da­da­nos, y que ha­rá muy di­fí­cil pa­ra el go­bierno re­sol­ver es­ta cri­sis. Los Cha­le­cos Ama­ri­llos ex­pul­san a los po­lí­ti­cos y re­cha­zan a los so­cia­lis­tas, a la ex­tre­ma de­re­cha, al mo­vi­mien­to po­lí­ti­co del pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron y a to­do el mun­do en­tre ellos.

El mo­vi­mien­to re­sul­tó “to­tal­men­te im­pre­vis­to pa­ra los par­ti­dos”, di­jo el ex­per­to en cien­cias po­lí­ti­cas Do­mi­ni­que Rey­nié. “El sis­te­ma es­tá en cri­sis”, se­ña­ló.

De he­cho, al me­nos has­ta el mo­men­to, el mo­vi­mien­to fran­cés si­gue sien­do re­la­ti­va­men­te deses­truc­tu­ra­do. Es­tá por ver­se to­da­vía si se apo­de­ran de él ya sea la na­cio­na­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha Ma­ri­ne Le Pen o el lí­der de ex­tre­ma iz­quier­da Jean-Luc Mé­len­chon, que ha­cen to­do lo po­si­ble por atri- buir­se su pro­pie­dad.

Y eso es lo que ha­ce úni­co al mo­vi­mien­to de Fran­cia, com­pa­ra­do con, di­ga­mos, el Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas de Ita­lia, que se desa­rro­lló a par­tir de una in­dig­na­ción si­mi­lar con los par­ti­dos po­lí­ti­cos y la des­con­fian­za res­pec­to de las éli­tes, y que se ha man­te­ni­do co­mo ex­pre­sión au­tén­ti­ca de la vo­lun­tad po­pu­lar.

Pe­ro Cin­co Es­tre­llas siem­pre fue me­nos un mo­vi­mien­to que un par­ti­do po­lí­ti­co new-age. Si bien se or­ga­ni­zó a tra­vés de in­ter­net, lo con­du­je­ron fi­gu­ras des­ta­ca­das (Bep­pe Gri­llo, por ca­so) así co­mo otras más os­cu­ras (los Ca­sa­leg­gio) que avi­va­ron, ca­na­li­za­ron y apro­ve­cha­ron el des­con­ten­to po­pu­lar des­de el prin­ci­pio.

Bue­na par­te de lo mis­mo pue­de de­cir­se del hoy ines­ta­ble Par­ti­do de la In­de­pen­den­cia del Reino Uni­do, que le dio voz al Bre­xit y al re­cha­zo pú­bli­co a las es­truc­tu­ras de la Unión Eu­ro­pea, al igual que a su di­vi­sión de cla­ses con Lon­dres. O, en to­do ca­so, tam­bién del pre­si­den­te Trump, que ex­hi­be des­pre­cio por las ins­ti­tu­cio­nes. Sus par­ti­da­rios ru­ra­les y de las zo­nas prós­pe­ras fue­ra de los su­bur­bios coin­ci­den con él.

“Se da el mis­mo te­mor, la mis­ma ra­bia e in­tran­qui­li­dad en Fran­cia, Ita­lia y el Reino Uni­do”, di­ce En­ri­co Let­ta, ex pri­mer mi­nis­tro ita­liano que aho­ra en­se­ña en Scien­ces Po, el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos de Pa­rís. “Esos tres paí­ses tie­nen el ni­vel más al­to de des­li­za­mien­to so­cial”, afir­ma.

Du­ran­te los 30 años pos­te­rio­res a la Segunda Gue­rra Mun­dial, “es­tu­vie­ron en la ci­ma del mun­do”, sos­tie­ne Let­ta, “en el cen­tro mis­mo”. Esos paí­ses “vi­vían con un ni­vel muy al­to de bie­nes­tar pro­me­dio”, agre­ga. “Aho­ra hay mu­cho mie­do de ver que to­do se les es­ca­pa.”

Ese mie­do tras­cien­de a to­dos los de­más. Así, en Ita­lia, la pro­pues­ta de Cin­co Es­tre­llas de que hu­bie­ra un “in­gre­so de los ciu­da­da­nos” o un in­gre­so bá­si­co ga­ran­ti­za­do a la ma­ne­ra de un seguro de des­em­pleo, ayu­dó a que el mo­vi­mien­to con­quis­ta­ra el sur em­po­bre­ci­do del país. En Gran Bre­ta­ña, al Bre­xit se lo ven­dió en par­te co­mo vía de es­ca­pe de lo que se per­ci­bía co­mo res­tric­cio­nes eco­nó­mi­cas ago­bian­tes de la Unión Eu­ro­pea.

“Es­tá es­ta an­gus­tia so­cial que exis­te más o me­nos en to­das par­tes”, di­jo Marc La­zar, es­pe­cia­lis­ta en his­to­ria ita­lia­na de Scien­ces Po. “De gen­te que es­tá muy preo­cu­pa­da por el fu­tu­ro, no so­lo su­fren sino que sien­ten pro­fun­da des­con­fian­za de las ins­ti­tu­cio­nes y los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Es lo que es­ta­mos vien­do por to­dos la­dos en Eu­ro­pa.”

Com­pa­ran­do los cua­tro paí­ses –Gran Bre­ta­ña, Fran­cia, Ita­lia y Es­ta­dos Uni­dos– Ch­ris­top­he Gui­lluy, geógrafo fran­cés que ha es­tu­dia­do la demografía de los mar­gi­na­dos, di­jo que “la so­cio­lo­gía de la gen­te re­be­la­da es la mis­ma”. “Son per­so­nas que se sien­ten en pe­li­gro con el mo­de­lo eco­nó­mi­co ac­tual”, que no “in­te­gra a la ma­yo­ría”, afir­mó.

En Fran­cia, la fu­ria an­te la dis­tan­cia que se per­ci­be del eje­cu­ti­vo no lo ha ayu­da­do al go­bierno.

“El pre­si­den­te no ha ha­bla­do una so­la vez con los fran­ce­ses”, di­jo el mar­tes en la te­le­vi­sión fran­ce­sa Éric Drouet, por­ta­voz de los Cha­le­cos Ama­ri­llos, re­fi­rién­do­se al re­la­ti­vo si­len­cio de Ma­cron a lo lar­go de la se­ma­na pa­sa­da. “Hay una ne­ga­ción to­tal por par­te de nues­tro pre­si­den­te.”

La com­bi­na­ción de des­con­ten­to y des­con­fian­za ha he­cho de los Cha­le­cos Ama­ri­llos una fuer­za en ex­pan­sión que muy se­gu­ra­men­te no ha lle­ga­do a al­can­zar sus lí­mi­tes aún. La pro­tes­ta ya ha pa­sa­do de ser una re­vuel­ta por un au­men­to pe­que­ño en un im­pues­to a los com­bus­ti­bles a exi­gir sa­la­rios más al­tos y otros pun­tos.

“Aho­ra mis­mo, den­nos ma­yor po­der de com­pra”, le di­jo el mar­tes al ca­nal de no­ti­cias BFM TV Jean-Fra­nçois Bar­na­ba, un vo­ce­ro de los Cha­le­cos Ama­ri­llos del de­par­ta­men­to de In­dre.

“El im­pues­to a las naf­tas y el gas oil fue so­lo el prin­ci­pio”, di­jo Tony Rous­sel, por­ta­voz del mo­vi­mien­to en Mar­se­lla. “Pe­ro es­tán to­dos los otros im­pues­tos. Es­tán los sa­la­rios. Es­tá el sa­la­rio mí­ni­mo.”

La reac­ción del go­bierno es es­pe­cial­men­te ten­sa. Por un la­do, los más al­tos fun­cio­na­rios manifiestan com­pren­sión y no se atre­ven a ha­cer otra co­sa ya que las en­cues­tas mues­tran am­plio apo­yo al mo­vi­mien­to; por el otro, los mis­mos fun­cio­na­rios es­tán enoja­dos y se exas­pe­ran por el vio­len­to desafío a la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal de Fran­cia. El re­sul­ta­do es una suer­te de pa­rá­li­sis y de ajus­tes va­ci­lan­tes que pro­ba­ble­men­te so­lo in­vi­ten a ha­cer nue­vos desafíos.

“To­da­vía no han en­ten­di­do nues­tras exi­gen­cias”, di­jo Rous­sel. “Fue co­mo un pe­tar­do en el agua”, opi­nó acer­ca de la sus­pen­sión por seis me­ses del au­men­to im­po­si­ti­vo a los com­bus­ti­bles de­cre­ta­da por el go­bierno. Las pro­tes­tas van a seguir, pro­me­tió: has­ta que se ha­gan con­ce­sio­nes más pro­fun­das.

AFP/CH­RIS­TOP­HE ARCHAMBAULT

Pa­pa Noel tam­bién pro­tes­tó. El mo­vi­mien­to –si bien deses­truc­tu­ra­do– se man­tie­ne ex­pec­tan­te a las re­for­mas que pro­me­tió Em­ma­nuel Ma­cron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.