El au­to eléc­tri­co ar­gen­tino

Revista Ñ - - NOTA DE TAPA - Da­niel Arias es es­cri­tor, do­cen­te y periodista cien­tí­fi­co.

VOLTe1, pri­mer vehícu­lo 100% eléc­tri­co, di­se­ña­do y desa­rro­lla­do por in­ge­nie­ros y téc­ni­cos ar­gen­ti­nos, se pre­sen­tó en no­viem­bre. Con­ce­bi­do en Cór­do­ba por ex­per­tos for­ma­dos en tec­no­lo­gía ae­roes­pa­cial, es­te co­che de tres puer­tas tie­ne una au­to­no­mía de 150 km, ca­pa­ci­dad pa­ra dos adul­tos y dos niños de has­ta 12 años, y un baúl pa­ra 300 li­tros de da­rín, ja­po­nés y tam­bién en cas­te­llano rio­pla­ten­se, eso sig­ni­fi­ca “pa­ga­dios”.

Vol­va­mos al au­to del fu­tu­ro hoy y a es­ta ho­ra. Hay por lo me­nos cua­tro pro­ble­mas más con los au­tos eléc­tri­cos en es­te país tan gran­de. El pri­me­ro es que los fa­bri­can­tes ten­drían que cons­truir una in­fra­es­truc­tu­ra in­tra e in­ter­ur­ba­na de re­car­ga que no exis­te, y que cos­ta­ría un ojo só­lo en ca­blea­do de al­ta y me­dia ten­sión. El otro es que pa­ra re­car­gar una flo­ta se ne­ce­si­ta­ría mu­cha ma­yor ge­ne­ra­ción de po­ten­cia “de ba­se”, es de­cir de dis­po­ni­bi­li­dad 24x365, que no sea tér­mi­ca: eso da hi­dro­eléc­tri­ca o nuclear; ni la fo­to­vol­tai­ca ni la eó­li­ca ser­vi­rían. Pe­ro no hay pla­nes hi­dro o nu­clea­res en mar­cha.

Lo otro es que se­ría im­po­si­ble pa­ra las au­to­mo­tri­ces ven­der elec­tri­ci­dad de re­car­ga que por ori­gen es 64% “su­cia”, que se cor­ta fre­cuen­te­men­te, a un pre­cio que cre­ce por se­ma­na, y de ya­pa en un país en re­ce­sión, don­de ya re­sul­ta du­rí­si­mo ven­der au­tos “tér­mi­cos”.

En el He­mis­fe­rio Nor­te no hay fa­bri­can­te sig­ni­fi­ca­ti­vo que no ten­ga al me­nos un mo­de­lo full-eléc­tri­co, aun­que le ha­ga per­der pla­ta. Es una fi­cha pues­ta pa­ra ju­gar cuan­do al­gún even­to des­es­ta­bi­li­za­dor ha­ga tam­ba­lear los 132 años de do­mi­nio de lo mo­triz que ya tie­ne el mo­tor de com­bus­tión in­ter­na des­de 1886. Lo que fal­ta es res­pues­ta po­lí­ti­ca, pe­ro em­pie­za a ver­se. Po­ca y tar­de, pe­ro em­pie­za.

To­do in­di­ca que es­ta­ría­mos vol­vien­do a los pa­tro­nes cli­má­ti­cos del Pleis­to­ceno, un mun­do de cli­ma mu­cho más tro­pi­cal y ex­tre­mo, en el que nun­ca exis­ti­mos co­mo es­pe­cie. ¿Qué es lo in­mi­nen­te? Hay 650 mi­llo­nes de per­so­nas en ciu­da­des cos­te­ras de 57 paí­ses que ya es­tán en pro­ble­mas: Bue­nos Ai­res es una más. Y ade­más, una lis­ta de 10 paí­ses condenados a des­apa­re­cer den­tro de 2 o 3 dé­ca­das por el con­ti­nuo y cre­cien­te au­men­to del ni­vel ma­rino. Ban­gla­desh, por ejem­plo, cha­to co­mo una ban­de­ja ver­de, tie­ne 174 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes (más que to­da Ru­sia) y ya es­tá inun­da­do en un 20% por el Océano Ín­di­co. En tor­men­tas mon­zó­ni­cas se­ve­ras, el país ha lle­ga­do a que­dar ba­jo agua en un 60%. car­ga. El mo­de­lo tie­ne una bo­ni­fi­ca­ción de $80.000 pa­ra las pri­me­ras 100 uni­da­des (que se co­mer­cia­li­zan a tra­vés de la pá­gi­na web de la em­pre­sa) y se pre­vé en­tre­gar los pri­me­ros en mar­zo de 2019.

San Luis, pro­vin­cia ex­tre­ma­da­men­te ve­ci­na, ha­bi­li­tó una ru­ta con es­ta­cio­nes de re­car­ga pa­ra au­tos eléc­tri­cos. La no­ti­cia sa­lió tras­car­tón del lan­za­mien­to de pren­sa de los Volt. Aun­que con la can­ce­la­ción in­de­fi­ni­da de la com­pra de las cen­tra­les nu­clea­res chi­nas, la elec­tri­ci­dad que se car­gue en los au­tos eléc­tri­cos ar­gen­ti­nos sal­drá, hoy en un 66%, y den­tro de unos años en una me­di­da mu­cho ma­yor, de la que­ma de com­bus­ti­bles fó­si­les. Fi­nal­men­te, se­rán de pro­pul­sión a san­gre bo­vi­na: los mo­ve­rá Va­ca Muer­ta.

Es­to no era así en 1947, cuan­do los ta­ta­ra­bue­los de os ac­tua­les ban­gla­de­síes se mar­cha­ron de la In­dia muy de apu­ro, en oca­sión del fin del “raj” bri­tá­ni­co. Hin­dus­ta­nos y mu­sul­ma­nes se han odia­do y afren­ta­do du­ran­te si­glos en es­ta par­te de Asia, pe­ro la so­bre­po­bla­ción y el cam­bio cli­má­ti­co es­tán re­es­cri­bien­do la his­to­ria pa­ra peor.

Cuan­do Ban­gla­desh se inun­de de for­ma per­ma­nen­te, los ban­gla­de­síes só­lo po­drán re­fu­giar­se (es un de­cir) en Myan­mar, don­de el go­bierno bu­dis­ta es­tá ex­ter­mi­nan­do con éxi­to a otros mu­sul­ma­nes, los Rohing­yas. O ten­drá la op­ción de vol­ver a la In­dia, don­de tan­tos bi­sa­bue­los fue­ron ase­si­na­dos en el ’48. ¿Los re­ci­bi­rán con la me­sa pues­ta? Ha­brá gue­rra. ¿Có­mo pue­de reac­cio­nar an­te es­to Pa­kis­tán, vie­jo y bre­ve amo co­lo­nial de Ban­gla­desh en­tre 1948 y 1971? Es im­pre­vi­si­ble.

No ha­ce fal­ta que co­lap­se el hie­lo con­ti­nen­tal en la An­tár­ti­da Oc­ci­den­tal pa­ra que el mun­do se lle­ne de “re­fu­gia­dos cli­má­ti­cos”. Se­gún la ONU, só­lo con las inun­da­cio­nes, se­quías, hu­ra­ca­nes, in­cen­dios y pér­di­das de há­bi­tat en cur­so, en 2050 se­rán 200 mi­llo­nes. La apues­ta es que el mo­tor de com­bus­tión in­ter­na du­re me­nos que el hie­lo de la An­tár­ti­da Oc­ci­den­tal, aun­que el pre­si­den­te de los EE.UU., Do­nald Trump, es­tá tra­tan­do de au­men­tar co­mo sea la hue­lla de car­bono de su país en el mun­do.

¿Se en­tien­de de otro mo­do aho­ra al per­so­na­je de Elon Musk? Es­tá obli­gan­do a fa­bri­can­tes que sa­ben mu­cho más de au­tos que él a re­pen­sar su mo­de­lo de ne­go­cios. ¿Es­tá lo­co? Tal vez, pe­ro mu­cho me­nos que los lí­de­res na­cio­na­les o em­pre­sa­rios que la jue­gan de cuer­dos mien­tras ali­men­tan la rui­na tér­mi­ca de la hu­ma­ni­dad.

Aña­do un da­to: el dipu­tado de­mó­cra­ta ca­li­for­niano Phil Ting pre­sen­tó en enero de 2018 la Ley de Au­tos Lim­pios 2040. A par­tir de en­ton­ces, Ca­li­for­nia, el es­ta­do con el ma­yor PBI de los EE.UU. de­ja­rá de re­gis­trar lo au­to­mó­vi­les con mo­to­res de com­bus­tión in­ter­na. A Trump no le va a gus­tar.

Ade­más del VOLTe1, se pre­sen­tó el mo­de­lo VOLTw1, un uti­li­ta­rio pa­ra el seg­men­to cor­po­ra­ti­vo.En el pri­mer año, se pre­vé la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción de 3.000 uni­da­des en­tre am­bos mo­de­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.