CÓ­MO SE LEE A LOS AR­GEN­TI­NOS EN ES­PA­ÑA

Pa­no­ra­ma. Ecos de la ac­tual re­cep­ción crí­ti­ca y co­mer­cial y del in­te­rés por nues­tra fic­ción. En­tre­vis­tas con pro­fe­so­res, edi­to­res y es­cri­to­res.

Revista Ñ - - LITERATURA - POR DIE­GO SASTURAIN DES­DE MA­DRID

Cuan­do se re­co­rren las li­bre­rías es­pa­ño­las se en­cuen­tra una gran can­ti­dad de au­to­res ar­gen­ti­nos con­tem­po­rá­neos pu­bli­ca­dos aquí, ade­más de los con­sa­gra­dos y quie­nes se “re­des­cu­bren” pe­rió­di­ca­men­te, co­mo An­to­nio Di Be­ne­det­to –acom­pa­ñan­do Za­ma, la pe­lí­cu­la de Lu­cre­cia Mar­tel– o Ro­dol­fo Walsh, de quien se re­edi­tó es­te año Ope­ra­ción Ma­sa­cre. Se los re­se­ña y ocu­pan lu­ga­res des­ta­ca­dos en me­sas y anaque­les. Es­te re­no­va­do in­te­rés, con bue­na re­cep­ción co­mer­cial y crí­ti­ca de la úl­ti­ma dé­ca­da, ha re­cu­pe­ra­do el in­te­rés por los la­ti­noa­me­ri­ca­nos, re­cep­ción que se da en me­dio de una ofer­ta com­ple­ta­men­te glo­ba­li­za­da, lo que, a su vez, plan­tea una se­rie de in­te­rro­gan­tes: ¿A qué res­pon­de es­ta nue­va ola de in­te­rés? ¿Qué pú­bli­co tie­nen es­tos au­to­res? ¿En qué con­tex­to se los lee? ¿Có­mo se ve es­te fe­nó­meno des­de la edi­ción, la crí­ti­ca y la aca­de­mia?

Pa­ra el año pró­xi­mo, la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la pre­pa­ra una edi­ción es­pe­cial de Ra­yue­la, con re­pro­duc­cio­nes fac­si­mi­la­res de no­tas y otros do­cu­men­tos. Es­ta ben­di­ción, por par­te de la ins­ti­tu­ción más tra­di­cio­na­lis­ta de la len­gua a la no­ve­la de Cor­tá­zar, in­di­ca que el vie­jo boom, al me­nos pa­ra el mer­ca­do, si­gue sien­do pro­duc­ti­vo y se man­tie­ne en el ho­ri­zon­te de lec­tu­ra en Es­pa­ña.

“Quie­nes ha­blan de un ‘nue­vo boom’ o se man­tie­nen a la ex­pec­ta­ti­va de que se pro­duz­ca no han en­ten­di­do na­da de na­da”, sos­tie­ne el crí­ti­co Ig­na­cio Eche­va­rría, muy aten­to a lo que pa­sa en La­ti­noa­mé­ri­ca. “El boom es res­pon­sa­ble, en bue­na me­di­da, del nue­vo or­den edi­to­rial, cu­yas con­di­cio­nes im­po­si­bi­li­tan la emer­gen­cia de un fe­nó­meno equi­va­len­te. Nin­guno de los tres fac­to­res de­ci­si­vos de la emer­gen­cia del boom – la re­vo­lu­ción cu­ba­na, la acu­mu­la­ción de una in­men­sa ma­sa y ener­gía li­te­ra­rias que no ha­bían irra­dia­do fue­ra de sus paí­ses, la emer­gen­cia ca­si sú­bi­ta de una am­plia fran­ja de nue­vos lec­to­res re­cien­te­men­te cul­tu­ra­li­za­dos (cuan­do no al­fa­be­ti­za­dos)– se da en la ac­tua­li­dad. Lo que se en­tien­de hoy por boom –y lo que se es­pe­ra co­mo tal– es el es­pec­tro mer­can­til de un fe­nó­meno in­men­sa­men­te com­ple­jo y ri­co que al­gu­nos só­lo son ca­pa­ces de leer en for­ma de ci­fras y ba­lan­ces co­mer­cia­les.”

Pa­ra Nora Ca­te­lli, aca­dé­mi­ca y do­cen­te en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, “los es­cri­to­res es­pa­ño­les ha­bían su­fri­do la opre­sión del boom (que pa­ra ellos fue li­te­ra­rio y por tan­to in­quie­tan­te, mien­tras que pa­ra los la­ti­noa­me­ri­ca­nos fue mer­can­til, ya que su fun­ción fue me­ra­men­te abrir­les un es­pa­cio trans­con­ti­nen­tal des­de el pun­to de vis­ta de la cir­cu­la­ción) y por ello las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes qui­sie­ron re­fun­dar o rein­ven­tar una mo­der­ni­dad an­tes co­lo­ni­za­da por los la­ti­noa­me­ri­ca­nos a par­tir de una re­la­ción di­rec­ta con la li­te­ra­tu­ra en otras len­guas.”

Por su par­te, An­drés Eh­ren­haus, na­rra­dor y tra­duc­tor que vi­ve ha­ce años en Bar­ce­lo­na, ad­mi­te: “Lle­gué a prin­ci­pios o qui­zás ya me­dia­dos del boom y en es­tas cua­tro y pi­co dé­ca­das se en­fria­ron y ca­len­ta­ron va­rias ope­ra­cio­nes si­mi­la­res, en ge­ne­ral am­pa­ra­das ba­jo la au­to­ri­dad –co­mer­cial e in­te­lec­tual– del boom pe­ro nin­gu­na tan ex­plo­si­va”.

En to­do ca­so, el boom es un fe­nó­meno de arras­tre en el mer­ca­do li­te­ra­rio. El éxi­to de los la­ti­noa­me­ri­ca­nos de los ‘70 con­so­li­dó una ca­te­go­ría que per­du­ra, la de “li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na”. “La na­cio­na­li­dad de ori­gen se vi­ve co­mo al­go di­fu­so: la ‘mar­ca co­mer­cial y li­te­ra­ria’ es La­ti­noa­mé­ri­ca –se­ña­la Cons­tan­tino Bér­to­lo, el crí­ti­co y edi­tor de De­ba­te y Ca­ba­llo de Tro­ya y au­tor, ade­más de Vi­ce­ver­sa, La li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na co­mo es­pe­jo, una lú­ci­da co­lec­ción de en­sa­yos–. No exis­te un ni­cho Ar­gen­ti­na o Chi­le o Co­lom­bia o Mé­xi­co o Bo­li­via, aun­que li­te­ra­tu­ras co­mo la ar­gen­ti­na no de­jen de te­ner re­co­no­ci­mien­to cul­tu­ral y per­so­na­li­dad pro­pia. El ni­vel de re­cep­ción co­mer­cial es bas­tan­te dis­cre­to pe­ro sos­te­ni­do, con unas ci­fras que en un mo­men­to de fuer­te re­duc­ción de ven­tas po­co fa­vo­ra­ble en ge­ne­ral no de­ja de ser al­go muy po­si­ti­vo.” Es en es­te con­tex­to que los au­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos son pre­sen­ta­dos co­mo “li­te­ra­tu­ra de ca­li­dad”, pa­ra un pú­bli­co in­for­ma­do.

El na­rra­dor y periodista ar­gen­tino Ma­tías Nés­po­lo re­si­de des­de ha­ce ca­si dos dé­ca­das en Bar­ce­lo­na y com­par­te cier­to en­tu­sias­mo mo­de­ra­do: “Se ha nor­ma­li­za­do cier­ta idea de una li­te­ra­tu­ra his­pá­ni­ca a se­cas; la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na, y en con­cre­to ar­gen­ti­na, ya no se leen co­mo una ‘otre­dad’ exó­ti­ca o cu­rio­sa, cu­yo ori­gen o re­gis­tro de len­gua tie­ne un pe­so de­ter­mi­na­do en su re­cep­ción. Un na­rra­dor me­xi­cano, otro ar­gen­tino y uno de Mur­cia pue­den com­par­tir ca­tá­lo­go de una edi­to­rial, gran­de o pe­que­ña, la pá­gi­na en un su­ple­men­to cul­tu­ral y la me­sa re­don­da de un fes­ti­val con mu­cha ma­yor na­tu­ra­li­dad que an­tes. Es­to es po­si­ti­vo pa­ra to­dos”. Pa­ra Eh­ren­haus, en cam­bio, “La li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na ge­ne­ra tan­ta cu­rio­si­dad co­mo te­dio. Lla­ma la aten­ción pe­ro no arrai­ga ni en los lec­to­res ni en los crea­do­res. Pa­ra los crí­ti­cos, se­gui­mos cons­ti­tu­yen­do un ‘ge­ne­ro’, aun­que úl­ti­ma­men­te la irrup­ción de na­rra­do­ras nue­vas abrió una bre­cha in­tere­san­te: las mu­je­res pa­re­cen con­se­guir es­cri­bir a tra­vés de la idio­sin­cra­cia y no en­ca­ra­ma­das a ella, con el de­di­to en al­to co­mo los hom­bres. Su pú­bli­co es más nue­vo y va­ria­do.”

En cuan­to a los au­to­res, Bér­to­lo ce­le­bra “la bue­na re­cep­ción de nue­vos au­to­res co­mo Yu­ri He­rre­ra, Juan Cár­de­nas, Ju­lie­ta Ve­ne­gas, Pe­dro Mai­ral, Ro­dri­go Has­bún, Mó­ni­ca Oje­da, Ale­jan­dro Zam­bra, Sa­man­ta Sch­we­blin, Sel­va Ama­da, Cris­ti­na Ri­ve­ra Gar­za, Aria­na Har­wicz, Va­le­ria Lui­se­lli, Da­niel Alar­cón, Pablo Mon­to­ya, Da­mián Ta­ba­rovsky o Ra­fael Gu­mu­cio, en­tre otros, ha per­mi­ti­do que más allá de Bo­la­ño, la aten­ción edi­to­rial y crí­ti­ca se man­ten­ga en unos ni­ve­les bas­tan­te acep­ta­bles.”

La na­rra­do­ra y poe­ta Mer­ce­des Ce­brián, por otra par­te, des­ta­ca au­to­res “más jó­ve-

nes y ‘de cul­to’: Ale­jan­dro Zam­bra, Ri­ta In­dia­na, Eduar­do Hal­fon, Gua­da­lu­pe Net­tel, Fer­nan­da Trías... Y por ejem­plo Mar­tín Ca­pa­rrós y Lei­la Gue­rrie­ro son muy leí­dos y res­pe­ta­dos co­mo cro­nis­tas, tam­bién por­que pu­bli­can en El País: eso es un fac­tor esen­cial.”

En el con­tex­to ac­tual de mer­ca­do glo­bal, pro­li­fe­ran­te y ato­mi­za­do –mu­chos se­llos y mu­chos tí­tu­los, po­cos ejem­pla­res ven­di­dos por tí­tu­lo– tal vez la con­cep­tua­li­za­ción más ade­cua­da sea la fric­ción en­tre lo lo­cal y lo glo­bal pa­ra pen­sar la re­cep­ción y el in­te­rés por los nue­vos au­to­res, “El fe­nó­meno de Ro­ber­to Bo­la­ño con­tri­bu­yó de­ci­si­va­men­te a ca­ta­li­zar es­ta ten­den­cia. Pe­ro, aun ha­bién­do­se in­ten­si­fi­ca­do sen­si­ble­men­te el trá­fi­co li­te­ra­rio en­tre Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca, no ca­be ha­cer­se de­ma­sia­das ilu­sio­nes. El me­ca­nis­mo que sos­tie­ne es­te trá­fi­co es de na­tu­ra­le­za co­mer­cial, in­du­ci­do. No sa­tis­fa­ce in­tere­ses ni cu­rio­si­da­des reales de los lec­to­res. Hay un im­por­tan­te dé­fi­cit de agen­tes cul­tu­ra­les ca­pa­ces de ge­ne­rar puen­tes de co­no­ci­mien­to y de di­vul­ga­ción de lo que se ha­ce en un la­do y otro. Se pri­vi­le­gia una na­rra­ti­va ‘in­ter­na­cio­nal’, po­co aten­ta a las reali­da­des lo­ca­les, a las va­rie­da­des de la len­gua. Se bus­ca siem­pre más de lo mis­mo, un idén­ti­co per­fil de es­cri­tor ‘ex­tra­te­rri­to­rial’, co­mo lo fue en bue­na me­di­da Bo­la­ño. Por otro la­do, los gran­des se­llos in­ter­na­cio­na­les desa­rro­llan po­lí­ti­cas frag­men­ta­rias, com­par­ti­men­ta­das. Fal­tan ob­ser­va­do­res que ten­gan una vi­sión de con­jun­to y alien­ten la cir­cu­la­ción de va­lo­res emer­gen­tes, ca­pa­ces de re­no­var los pa­ra­dig­mas ya es­ta­ble­ci­dos.”

El poe­ta, tra­duc­tor e in­ves­ti­ga­dor Ed­gar­do Dobry des­ta­ca otro as­pec­to de es­te fe­nó­meno: “ten­go la im­pre­sión de que ya no exis­te la idea de que hay au­to­res cu­ya obra de­be se­guir­se, sino, en to­do ca­so, li­bros par­ti­cu­la­res que ge­ne­ran una cier­ta mo­da o ten­den­cia, o una cier­ta ten­den­cia con di­ver­sos nom­bres; co­mo, por ejem­plo, aho­ra, cier­to te­rror neo­gó­ti­co. Qui­zás el úl­ti­mo es­cri­tor la­ti­noa­me­ri­cano que ge­ne­ró un in­te­rés muy no­to­rio fue Ro­ber­to Bo­la­ño. Creo que Pi­glia tam­bién ha ge­ne­ra­do un cier­to ‘cul­to’ en los úl­ti­mos años, aun­que en­tre un pú­bli­co más mi­no­ri­ta­rio.”

An­to­nio Ji­mé­nez Mo­ra­to, crí­ti­co, tra­duc­tor y na­rra­dor ma­dri­le­ño, ha­ce hin­ca­pié en el as­pec­to pu­ra­men­te eco­nó­mi­co: “Por un la­do la apa­ri­ción de una ma­yor can­ti­dad de agen­tes li­te­ra­rios que mue­ven a sus au­to­res por paí­ses, con con­tra­tos más mo­des­tos que los de an­ta­ño, que se cen­tra­ban en con­se­guir fir­mar por un gran gru­po, pe­ro más nu­me­ro­sos. Al mis­mo tiem­po, la pro­li­fe­ra­ción de se­llos in­de­pen­dien­tes, que ha si­do no­ta­ble en Es­pa­ña, pe­ro tam­bién en otros paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co, Chi­le, Co­lom­bia o Pe­rú, fa­ci­li­ta que esos tí­tu­los ten­gan sa­li­da, ya que los pla­nes editoriales re­quie­ren tam­bién li­bros en una can­ti­dad cre­cien­te”.

Hay otro da­to esen­cial en la asi­me­tría de es­te pro­ce­so de in­ter­cam­bio, com­par­ti­do por au­to­res y crí­ti­cos es­pa­ño­les y ar­gen­ti­nos: “En Es­pa­ña un aco­ta­do nú­me­ro de lec­to­res­se lee con aten­ción a to­dos los gran­des au­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos –opi­na Ji­mé­nez Mo­ra­to–. Se co­no­ce a Saer y se le edi­ta, se co­no­ce a Lai­se­ca, aun­que lo ha­yan leí­do muy po­co, se co­men­zó a leer a He­be Uhart gra­cias a que Adria­na Hi­dal­go se ani­mó a lle­var sus li­bros a Es­pa­ña. Pe­ro en Ar­gen­ti­na no se co­no­ce a Sánchez Fer­lo­sio o a Luis Mar­tín San­tos, y no es al­go que su­ce­da só­lo con es­pa­ño­les, tam­po­co se co­no­ce ape- nas a me­xi­ca­nos co­mo Jo­se­fi­na Vi­cens o Sal­va­dor Eli­zon­do. En Es­pa­ña es­ta­mos al tan­to de lo que se ha­ce en La­ti­noa­mé­ri­ca mu­cho más que a la in­ver­sa”. Opi­nión que com­par­te con Mer­ce­des Ce­brián: “Cuan­do via­jo a La­ti­noa­mé­ri­ca pien­so que no voy a ver nin­gún li­bro es­pa­ñol allí por­que par­to de la ba­se de que la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la re­sul­ta ‘cha­ta’, al me­nos en los paí­ses que más co­noz­co (Ar­gen­ti­na, en con­cre­to). Y lue­go me sor­pren­de ver que los clá­si­cos au­to­res que más ven­den aquí sí es­tán pre­sen­tes allí y que la gen­te los co­no­ce. Pe­ro en ge­ne­ral, in­tu­yo que no se co­no­ce mu­cho lo que ha­cen los poe­tas jó­ve­nes y otros au­to­res que pu­bli­can en editoriales in­de­pen­dien­tes de aquí.”

Ca­te­lli, por su par­te, se­ña­la: “Sal­vo al­gu­nas men­cio­nes crí­ti­cas pres­ti­gio­sas a Vi­laMa­tas o a Be­lén Go­pe­gui, o a lo que se es­tu­dia en las uni­ver­si­da­des ar­gen­ti­nas, in­clui­da la li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na, lo que lle­ga de Es­pa­ña cae ba­jo la es­fe­ra de lo mid­cult o el bes­tsé­ller. Hay mu­chos más lec­to­res en Es­pa­ña pa­ra los ar­gen­ti­nos no ma­si­vos que a la in­ver­sa.” En es­te con­tex­to atra­ve­sa­do por ten­sio­nes fun­da­men­tal­men­te co­mer­cia­les, pe­ro tam­bién cul­tu­ra­les y es­té­ti­cas, es­ta re­cep­ti­vi­dad y dis­po­si­ción a la lec­tu­ra sea, tal vez, el da­to cen­tral en tér­mi­nos li­te­ra­rios.

Vis­ta ex­te­rior de la li­bre­ría Ca­sa del Li­bro, ubi­ca­da en Ma­drid.

Mer­ce­des Ce­brián, au­to­ra de “El ge­nuino sa­bor”.

La no­ta­ble en­sa­yis­ta y pro­fe­so­ra Nora Ca­te­lli.

Cons­tan­tino Bér­to­lo, edi­tor y en­sa­yis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.