Al­qui­mia con los des­he­chos de la cul­tu­ra de ma­sas

Na­rra­ti­va y poe­sía. Dos li­bros de Es­te­ban Cas­tro­mán son can­tos al nau­fra­gio de la inocen­cia y a las ilu­sio­nes per­di­das.

Revista Ñ - - LIBROS - POR GUS­TA­VO ÁL­VA­REZ NÚ­ÑEZ

“¡Ho­la soy un alien y quie­ro ser in­ven­tor!”, así arran­ca el úl­ti­mo poe­ma del ver­ti­gi­no­so poe­ma­rio Bai­lar es re­vo­lu­ción en la era del mal, ca­si el la­do B de la tam­bién re­cien­te no­ve­la Las ro­cas y las bes­tias, am­bas nue­vas pro­duc­cio­nes del na­rra­dor y edi­tor Es­te­ban Cas­tro­mán. En­tre lo en­tre­te­ni­do y lo in­quie­tan­te, en­tre lo in­só­li­to y lo desopi­lan­te, la es­cri­tu­ra de Cas­tro­mán vie­ne bor­dean­do gé­ne­ros y pla­ta­for­mas, ha­cien­do de los (des)he­chos de la cul­tu­ra de ma­sas una com­bus­tión de his­to­rias arre­ba­ta­do­ras.

De es­te mo­do, des­de la pu­bli­ca­ción de Fin (2009), un pro­duc­ti­vo Cas­tro­mán –uno de los ar­tí­fi­ces de Zo­na Fu­tu­ro, ese na­ve es­pa­cial que so­bre­vue­la to­dos los años la Fe­ria del Li­bro– ha lo­gra­do que la fic­ción sea una pis­ta de ate­rri­za­je pa­ra mé­to­dos y for­ma­tos aje­nos al uni­ver­so de las le­tras.

Fren­te a cier­tas es­truc­tu­ras con­se­cuen­tes –con­cer­nien­tes a otras dis­ci­pli­nas, a la cien­cia y a la he­chi­ce­ría, por ejem­plo–, es­te agen­te del caos or­ga­ni­za­do se ha pro­pues­to trans­for­mar­las en un la­bo­ra­to­rio vo­raz de li­te­ra­tu­ra.

En Pul­sión (Pa­ra­do­xia, 2011), re­vir­tió los lu­ga­res co­mu­nes y tri­lla­dos del sub­gé­ne­ro zom­bi: es­tos po­seen el ar­te de es­par­cir la so­be­ra­nía in­di­vi­dual, des­ac­ti­van­do los me­ca­nis­mos de re­pre­sión se­xual. En la ocu­rren­te El Tu­cu­ma­na­zo (2012) pro­du­jo una no­ve­la que emu­la la ló­gi­ca de los fi­chi­nes. En Ca­ble­río (2014), en uno de los re­la­tos –lla­ma­do “Dis­co”– la mú­si­ca ope­ra en una di­rec­ción in­ver­sa a lo usual: la li­te­ra­tu­ra es la ban­da so­no­ra de la mú­si­ca.

El mo­tor de la es­cri­tu­ra li­ga­do siem­pre a en­cen­der afi­ni­da­des for­ma­les en­tre los com­po­nen­tes téc­ni­cos y el len­gua­je es la mar­ca re­gis­tra­da de Cas­tro­mán. Sin em­bar­go, tan­to en Bai­lar es re­vo­lu­ción en la era del mal co­mo en Las ro­cas y las bes­tias el ho­ri­zon­te es otro: son can­tos al nau­fra­gio de la inocen­cia, a las ilu­sio­nes per­di­das, al “ho­rror a la vio­len­cia de lo que nun­ca vol­ve­rá”. A lo su­mo, la téc­ni­ca pa­sa por des­ci­frar sig­nos in­vo­lun­ta­rios u ocul­tos que in­va­den la na­tu­ra­le­za dia­ria.

Si la no­ve­la pre­sen­ta dos his­to­rias dis­tin­tas en­mar­ca­das en un mis­mo es­pa­cio –la uto­pía ru­ral que im­pli­ca pa­ra un bo­nae­ren­se la sie­rra cor­do­be­sa– y cu­yo mó­vil es una va­cui­dad con­ver­ti­da en pre­sen­cia ex­pec­tan­te, pro­pia de los re­la­tos fan­tas­ma­gó­ri­cos –esa ca­sa­tan­que que aca­pa­ra la aten­ción del na­rra­dor–, el poe­ma­rio im­pli­ca una suer­te de via­je li­sér­gi­co por es­ce­na­rios co­ti­dia­nos que se ven con­ta­mi­na­dos por las elu­cu­bra­cio­nes de un Hun­ter S. Thom­pson del co­n­ur­bano, ade­más de ser un poe­ma her­mo­sa­men­te de­men­te. “Qui­sie­ra ser mu­chos pa­ra en­trar en to­dos los ba­res”, es de los me­jo­res tí­tu­los de los úl­ti­mos tiem­pos.

Es­te­ban Cas­tro­mán lo­gra tam­bién que to­do de­sig­nio pe­sa­di­lles­co ten­ga el can­dor de la in­ma­du­rez, el pul­so de aquel que cree que la vi­da de­be ser otra co­sa.

El au­tor de “El alud”.

Bai­lar es re­vo­lu­ción en la era del malE. Cas­tro­mán Ca­le­ta Olivia 71 págs.$ 230

Las ro­cas y las bes­tias Es­te­ban Cas­tro­mán Mar­cia­na179 págs.$ 300

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.