Si­len­cios co­si­dos a un ban­que­te

Revista Ñ - - ARTE - J.V.

En me­dio de la sa­la, la me­sa de man­tel blan­co pa­re­ce una no­via, cu­yo ves­ti­do cae y di­bu­ja plie­gues en­tre los que se es­con­den las som­bras. Es­tá lle­na de co­sas -va­ji­lla y can­de­la­bros- que adi­vi­na­mos de­ba­jo de la te­la con que Arie­la Naf­tal ha en­vuel­to ca­da pie­za pa­ra co­ser­la des­pués a la me­sa.

La me­sa es­tá lle­na, pe­ro tam­bién es­tá so­la. En es­te sen­ti­do En­tre los res­tos, la obra que pre­sen­ta Naf­tal en el es­pa­cio In­ter­ven­ción en salitas, de Os­de, es li­te­ral­men­te una in­ter­ven­ción: ubi­ca­da en el um­bral que co­nec­ta los dos es­pa­cios de esa sa­la, la me­sa blan­ca obs­tru­ye cual­quier po­si­bi­li­dad de cir­cu­la­ción por par­te de los es­pec­ta­do­res. Es una pues­ta en es­ce­na fi­ja, a la que asis­ti­mos de afue­ra, co­mo a una pin­tu­ra o una fo­to. Y tie­ne la fuer­za de un ma­sa­zo.

Tris­te re­sa­bio de ban­que­te, la me­sa con­den­sa so­le­da­des y nos­tal­gias. Las ser­vi­lle­tas que en­vuel­ven ca­da pie­za de ce­rá­mi­ca o me­tal, fun­cio­nan co­mo una mor­da­za que amor­ti­gua sus so­ni­dos. “En la me­sa de mi ho­gar se hil­va­na­ba el si­len­cio”, es­cri­be Arie­la. Lo su­pi­mos an­tes de leer­lo, tal es la po­ten­cia de sus sím­bo­los.

“El si­len­cio es sa­lud” re­cuer­da la ar­tis­ta el es­lo­gan que cir­cu­la­ba en los 70 y que mar­có su in­fan­cia. Me­dian­te su per­so­nal ri­to de cos­tu­ra, Naf­tal su­tu­ra sus he­ri­das, hil­va­na so­le­da­des ín­ti­mas y co­lec­ti­vas. No exis­ten los ban­que­tes si­len­cio­sos. Pe­ro tam­po­co un si­len­cio en cu­yo cen­tro no ha­bi­te la elo­cuen­cia.

GER­MÁN DUAR­TE

En “En­tre los res­tos” Arie­la Naf­tal uti­li­za ob­je­tos en­vuel­tos pa­ra evo­car el pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.