400 ME­TROS DE RAUS­CHEN­BERG

En el LACMA de Los Án­ge­les. Por pri­me­ra vez se ex­hi­be ín­te­gra­men­te Cuar­to de mi­lla: los 190 pa­ne­les que com­po­nen la au­to­bio­gra­fía mu­ral de un trans­gre­sor que re­creó el ar­te del si­glo XX.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR ROSLYN SULCAS

En­tre 1981 y 1998, Ro­bert Raus­chen­berg creó un au­to­rre­tra­to de 400 me­tros de lon­gi­tud. A lo lar­go de 17 años, es­te ar­tis­ta na­ci­do en Te­xas –por aquel en­ton­ces era una gran figura que ha­bía re­for­mu­la­do el ar­te del si­glo XX– pin­tó, dibujó, se­ri­gra­fió, fo­to­gra­fió, pe­gó y com­bi­nó ob­je­tos en 190 pa­ne­les, y agre­gó ade­más otros ele­men­tos in­de­pen­dien­tes, en­tre los cua­les ha­bía gra­ba­cio­nes de so­ni­do am­bien­te que hi­zo en dis­tin­tos mo­men­tos.

Pues­tos en fi­la, los pa­ne­les equi­va­len a la dis­tan­cia en­tre la ca­sa de Raus­chen­berg y su es­tu­dio de la is­la Cap­ti­va, en Flo­ri­da, don­de trans­cu­rrió sus úl­ti­mas dé­ca­das, vi­vien­do y tra­ba­jan­do cuan­do no es­ta­ba en via­je de­bi­do a am­bi­cio­sos pro­yec­tos ar­tís­ti­cos. Raus­chen­berg (1925-2008) veía el ar­te co­mo ca­ta­li­za­dor de un cam­bio so­cial pro­fun­do y los pa­ne­les re­fle­jan su via­je a paí­ses con re­gí­me­nes re­pre­si­vos du­ran­te la dé­ca­da de 1970 y prin­ci­pios de la de 1980, en los que ha­bló de la li­ber­tad de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca.

“El cuar­to de mi­lla o pie­za de dos es­ta­dios”, co­mo se de­no­mi­na la obra, se es­tá ex­hi­bien­do por pri­me­ra vez ín­te­gra­men­te en el Mu­seo de Ar­te del Con­da­do de Los Án­ge­les (LACMA), en don­de na­rra la his­to­ria frag­men­ta­da, es­tra­ti­fi­ca­da, del ar­tis­ta y sus cam­bian­tes preo­cu­pa­cio­nes crea­ti­vas. Abar­ca tam­bién las di­ver­sas fa­ses de su ca­rre­ra: los pri­me­ros “Com­bi­nes” (in­te­gra­cio­nes), aque­llos ob­je­tos hí­bri­dos en­con­tra­dos en las dé­ca­das de 1950 y 1960; los en­sam­bla­jes de ca­jas de car­tón que de­no­mi­nó “Card­boards” (car­to­nes) en los años 70; los “Gluts” (ex­ce­sos) de me­tal re­cor­ta­do en los 80. Tam­bién es­tán aquí las re­me­ras es­tam­pa­das y otra ro­pa con mo­ti­vos –ani­ma­les, pa­ra­guas, se­ña­les de trán­si­to, imá­ge­nes de atle­tas y equi­pa­mien­to de­por­ti­vo– que im­preg­nan su obra, así co­mo su ha­bi­tual ex- pe­ri­men­ta­ción con téc­ni­cas y ma­te­ria­les.

“Lo ma­ra­vi­llo­so es que es per­so­nal, co­mo una bio­gra­fía, pe­ro ade­más es un ma­pa he­cho a par­tir de to­do el mun­do”, di­jo Mi­chael Go­van, di­rec­tor ge­ne­ral del LACMA, y tam­bién co-cu­ra­dor de la mues­tra jun­to a Ka­tia Za­vis­tovs­ki. “Se ve có­mo emer­ge el glo­ba­lis­mo a tra­vés de la obra, el in­te­rés de Raus­chen­berg en los me­dios, en el trans­por­te y en los via­jes por el es­pa­cio. Vis­ta des­de la pers­pec­ti­va ac­tual, es co­mo In­ter­net, con to­da la in­for­ma­ción que sa­le vo­lan­do de ella. To­do pa­re­ce se­ña­lar que el mun­do se ha­ce más chi­co y el ac­ce­so a las imá­ge­nes más gran­de”.

Di­jo Go­van que se ha­bía en­te­ra­do de la obra “pro­ba­ble­men­te en la dé­ca­da de 1980, cuan­do Raus­chen­berg la es­ta­ba rea­li­zan­do” y que ha­cía mu­cho que que­ría ex­po­ner­la. Si bien Raus­chen­berg ex­hi­bió par­tes del tra­ba­jo y dis­tin­tos mu­seos, en­tre ellos el de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Mas­sa­chu­setts y el Cen­tro Ullens de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Bei­jing, lle­ga­ron a mon­tar ver­sio­nes ca­si com­ple­tas, es­ta es la pri­me­ra vez que sa­len a la vis­ta los 190 pa­ne­les, co­mo par­te de la ex­po­si­ción Raus­chen­berg: The ¼ Mi­le (el cuar­to de mi­lla) en el LACMA. (En Bei­jing los cen­so­res re­ti­ra­ron dos pa­ne­les lue­go de ob­je­tar una ima­gen de Mao y lo que in­ter­pre­ta­ron co­mo una es­vás­ti­ca).

Raus­chen­berg, que mu­rió en 2008 a los 82 años, em­pe­zó a de­di­car­se al ar­te a fi­nes de los años 40, cuan­do es­tu­dia­ba con Jo­sef Al­bers en la uni­ver­si­dad Black Moun­tain de Ca­ro­li­na del Nor­te. Allí co­no­ció al com­po­si­tor John Ca­ge y al co­reó­gra­fo Mer­ce Cun­ning­ham, con quie­nes ten­dría lar­gas amis­ta­des y lle­va­ría a ca­bo di­ver­sas co­la­bo­ra­cio­nes. La in­fluen­cia de am­bos hi­zo que Raus­chen­berg se sa­lie­ra de la idea tra­di­cio­nal de tra­ba­jar en un so­lo me­dio. Des­de un co­mien­zo fue un ico­no­clas­ta de­di­ca­do a em­plear ma­te­ria­les de to­dos los días y ob­je­tos en­con­tra­dos, que ha­cían bo­rro­sas las lí­neas en­tre la es­cul­tu­ra y la pin­tu­ra, en­tre la re­pro­duc­ción y la crea­ción in­di­vi­dual, en­tre

las co­sas y las obras de ar­te.

To­dos es­tos im­pul­sos, in­tere­ses y ex­pre­sio­nes pue­den en­con­trar­se en el mu­ral, al que Za­vis­tovs­ki des­cri­bió co­mo un tra­ba­jo “ex­tra­or­di­na­ria­men­te ex­pan­si­vo y ex­tra­or­di­na­ria­men­te de­ta­lla­do”. Den­tro de un aná­li­sis de vas­to al­can­ce, ella y Go­van eli­gie­ron los pa­ne­les que más los atraían y des­cri­bie­ron su im­por­tan­cia pa­ra la vi­da y la obra de Raus­chen­berg. Aquí, ver­sio­nes edi­ta­das de sus co­men­ta­rios.

El ejér­ci­to de Bob

Des­ta­ca Ka­tia Za­vis­tovs­ki de los pa­ne­les 44-60, 67, 68 y 74, co­no­ci­dos co­mo “Bob’s Army” (El ejér­ci­to de Bob, su di­mi­nu­ti­vo): es­ta sec­ción la ter­mi­nó en 1983 y es­tá ins­pi­ra­da en los com­ba­tien­tes de te­rra­co­ta que se ex­ca­va­ron en los años 70 del mau­so­leo del pri­mer em­pe­ra­dor de Chi­na. Pe­ro lo que mues­tra Raus­chen­berg en es­tos pa­ne­les son con­tor­nos de fi­gu­ras de sus ami­gos, fa­mi­lia­res, aman­tes, em­plea­dos del es­tu­dio: to­das las per­so­nas que com­po­nían su mun­do. In­cor­po­ra imá­ge­nes co­mo pis­tas pa­ra iden­ti­fi­car a ca­da una. El fo­tó­gra­fo Emil Fray tie­ne una cá­ma­ra; en los pa­ne­les don­de apa­re­cen sus ami­gos Da­vid Ca­se y Da­vid Brads­haw hay re­pro­duc­cio­nes im­pre­sas del Da­vid de Mi­guel Án­gel.

Los pa­ne­les son muy ri­cos en con­te­ni­do, pe­ro tam­bién en el uso de ma­te­ria­les. Lo que pa­re­ce pin­tu­ra es en reali­dad tela te­ñi­da con aza­frán del sud­es­te de Asia y hay una su­per­po­si­ción in­creí­ble de paños, pin­tu­ra e imá­ge­nes im­pre­sas de to­da cla­se de me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­vos trans­fe­ri­das con sol­ven­te, al igual que ob­je­tos reales, co­mo una re­gla y un pa­ra­guas. En el pa­nel 59 ve­mos al pro­pio Raus­chen­berg. El con­torno de su cuer­po, tra­za­do so­bre tela, ha­ce re­fe­ren­cia a sus pri­me­ros tra­ba­jos de 1949 a 1951 con cia­no­ti­pos, una se­rie de imá­ge­nes cor­po­ra­les im­pre­sas en pa­pel azul de cia­no­ti­pia ex­pues­to. Son esen­cial­men­te cia­no­ti­pos, o fo­to­gra­mas, pe­ro Raus­chen­berg se re­fe­ría a ellos co­mo “blue­prints” (lo cual sig­ni­fi­ca a la vez pro­yec­tos). Tam­bién hay imá­ge­nes que ayu­dan a iden­ti­fi­car­lo a él: su pe­rro si­be­riano, man­gos y pal­tas que cre­cen en la is­la Cap­ti­va, pá­ja­ros, au­tos y re­fe­ren­cias a la as­tro­no­mía. In­tro­du­jo asi­mis­mo re­pro­duc­cio­nes de la Gran Es­fin­ge de Gui­za y de un cua­dro de Ru­bens, vin­cu­lán­do­se a sí mis­mo con la his­to­ria del ar­te. Los pa­ne­les 105 a 109 se re­la­cio­nan con un pro­yec­to fun­da­do por Raus­chen­berg lla­ma­do In­ter­cam­bio Cul­tu­ral Raus­chen­berg en el Ex­tran­je­ro, co­no­ci­do co­mo ROCI por sus si­glas en in­glés. De 1984 a 1991, Raus­chen­berg via­jó a 10 paí­ses que te­nían re­gí­me­nes de go­bierno au­to­ri­ta­rios o li­ber­tad de ex­pre­sión li­mi­ta­da. Tra­bó diá­lo­go en ellos con ar­tis­tas, co­mu­ni­da­des y ex­hi­bi­cio­nes. Tra­ba­ja­ba a la vez en ROCI y en “Cuar­to de mi­lla” e in­cor­po­ró en su obra mu­cho de lo que vio y ex­pe­ri­men­tó co­mo ac­ti­vis­ta.

La uti­li­za­ción de co­bre co­mo ma­te­rial de su­per­fi­cie es­tá di­rec­ta­men­te vin­cu­la­da con el tiem­po que pa­só en Chi­le, don­de vi­si­tó una can­ti­dad de mi­nas de co­bre. El co­bre le gus­ta­ba por sus cua­li­da­des for­ma­les –la re­flec­ti­vi­dad y la pro­pie­dad de per­der el bri­llo– pe­ro tam­bién en­ten­día que em­plear­lo cons­ti- tuía una for­ma de so­li­da­ri­dad con los mi­ne­ros en con­tra del dic­ta­dor Au­gus­to Pi­no­chet.

El pa­nel 24

Es­ta ca­ja trian­gu­lar de ple­xi­glás que sa­le de la pa­red fue he­cha en 1981, pre­ci­sa Mi­chael Go­van. Con­tie­ne un ma­pa­mun­di y una si­lla de ra­tán ti­ra­da a la basura, y me ha­ce acor­dar a la cáp­su­la de un cohe­te, que uno ve mu­chas ve­ces en la obra de Raus­chen­berg. De he­cho, hay mu­chas imá­ge­nes de vue­lo en ge­ne­ral: avio­nes, aves, ar­cos de mo­vi­mien­to. La si­lla pre­sen­te da la sen­sa­ción de ser un sus­ti­tu­to del ar­tis­ta vo­lan­do al­re­de­dor de la Tie­rra en es­te asien­to de ra­tán ro­to. La ca­ja pa­re­ce se­ña­lar el ca­mino, li­te­ral y me­ta­fó­ri­ca­men­te, co­mo una fle­cha. Pron­to Raus­chen­berg iba a es­tar re­co­rrien­do el mun­do con el pro­yec­to ROCI y la ca­ja apa­ren­ta de­cla­rar esa in­ten­ción.

Pa­ne­les 179-183

Es­ta es una fan­tás­ti­ca cons­truc­ción ter­mi­na­da en el ve­rano de 1997 y apa­re­ce cer­ca del fi­nal de la mues­tra. Es­tá he­cha con po­li­car­bo­na­to trans­pa­ren­te que ha si­do se­ri­gra­fia­do. La for­ma en que ha si­do he­cha, con las imá­ge­nes so­bre el po­li­car­bo­na­to trans­pa­ren­te, los án­gu­los de los pa­ne­les en zig­zag y el es­pe­jo de­trás ha­cen del tra­ba­jo una mez­cla de es­cul­tu­ra y pin­tu­ra. Las imá­ge­nes se reor­de­nan to­do el tiem­po de ma­ne­ra in­creí­ble­men­te ac­ti­va, ci­né­ti­ca, se­gún des­de dón­de las ob­ser­ve uno. Pa­ra Raus­chen­berg, las co­sas eran siem­pre va­ria­bles y cam­bian­tes. Siem­pre hay lu­gar pa­ra el azar en el sen­ti­do que ex­pre­sa John Ca­ge.

“Creo –afir­ma Go­van– que en el mun­do del ar­te siem­pre hu­bo cier­ta fal­ta de in­te­rés por la obra más tar­día de Raus­chen­berg, a par­tir de los años 80 y 90. Sus gran­des re­tros­pec­ti­vas en el Gug­gen­heim y la Ta­te Ga­llery pri­vi­le­gia­ron sin du­da la obra tem­pra­na. Pe­ro yo siem­pre sen­tí que al­can­zó su ple­ni­tud en la dé­ca­da de los 80; te­nía do­mi­nio de sus me­dios de ex­pre­sión, del es­pa­cio en el cual crear pro­yec­tos enor­mes y via­ja­ba ex­ten­sa­men­te. Pien­so que es­te pro­yec­to mues­tra có­mo hi­zo que lo per­so­nal lle­ga­ra a los bor­des del mun­do”.

De­ta­lle del pa­nel 106 (1986), tin­ta se­ri­gra­fia­da, tela, acrí­li­co y gra­fi­to so­bre pa­pel la­mi­na­do en ma­de­ra.

FO­TOS: THE NEW YORK TI­MES

Pa­ne­les 1979 a 1983, ter­mi­na­dos en 1997. Tin­ta se­ri­gra­fia­da en Le­xan con alu­mi­nio mon­ta­do en es­pe­jo.

“Cuar­to de Mi­lla” in­clu­ye se­ña­les via­les en­tre sus pie­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.