MAR, BOS­QUE Y SUE­ÑOS COMESTIBLES

Ni­co­la Cos­tan­tino. La ar­tis­ta ro­sa­ri­na ahon­da en es­ta en­tre­vis­ta en los se­cre­tos de Real absoluto, su nue­va mues­tra in­di­vi­dual en el MAR, que dia­lo­ga con la in­quie­tan­te obra de El Bos­co y se de­tie­ne en for­mas de vi­da abi­sa­les y fluo­res­cen­tes.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR MER­CE­DES PÉ­REZ BERGLIAFFA

El mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo de Mar del Pla­ta (MAR) inau­gu­ró, ya en ple­na tem­po­ra­da de ve­rano, Real absoluto, la mues­tra in­di­vi­dual de la co­no­ci­da ar­tis­ta Ni­co­la Cos­tan­tino. Pre­sen­tan­do tres ins­ta­la­cio­nes en va­rias de las in­men­sas sa­las del pri­mer pi­so del mu­seo – “El ver­da­de­ro jar­dín nun­ca es ver­de”, “Par­dés” y “Abi­sal”–, Cos­tan­tino da a co­no­cer en es­ta ex­po­si­ción obra iné­di­ta: el úl­ti­mo tra­ba­jo men­cio­na­do es crea­ción re­cien­te. Y el nom­bre mar­ca da­tos que lo di­fe­ren­cian de tra­ba­jos an­te­rio­res: “abi­sal” re­fie­re a lo que se en­cuen­tra más allá de la zo­na del ta­lud con­ti­nen­tal; aque­llo que corresponde a pro­fun­di­da­des de más de dos mil me­tros ba­jo el ni­vel del mar.

En un en­cuen­tro ex­clu­si­vo con Ñ du­ran­te el mon­ta­je de Real absoluto, la ar­tis­ta ro­sa­ri­na co­men­ta so­bre sus obras nue­vas, las pro­duc­cio­nes an­te­rio­res y sus co­mien­zos: aque­llos pri­me­ros años en Ro­sa­rio, cuan­do to­da­vía era una es­tu­dian­te de ar­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de esa ciu­dad. Lu­cien­do ma­me­lu­co (look que Cos­tan­tino adop­ta du­ran­te la pre­pa­ra­ción de sus ex­po­si­cio­nes), con los ca­be­llos te­ñi­dos al­gu­nos to­nos más cla­ros que lo usual, la crea­do­ra sos­tie­ne: “Abi­sal es un tra­ba­jo nue­vo. Es­toy fas­ci­na­da con es­tos se­res que ha­bi­tan en las pro­fun­di­da­des ma­ri­nas y que se re­la­cio­nan con lo absoluto: ima­gino co­mo ‘abi­sal’ al­go que se se­pa­ró, que se des­lin­da to­tal­men­te de nues­tra reali­dad co­ti­dia­na”.

–¿Qué te lla­ma la aten­ción del te­ma nue­vo que es­tás co­men­zan­do a abor­dar?

–Que el mun­do del mar es­tá lleno de pe­que­ñas for­mas de vi­da, bac­te­rias, or­ga­nis­mos que ni po­de­mos ima­gi­nar y que se des­co­no­cen, o de los que se co­no­cen unos po­cos. A una pro­fun­di­dad co­mo la de las Fo­sas Ma­ria­nas (cer­ca de Fi­li­pi­nas, el ma­yor pun­to de abis­mo de­ba­jo del agua) flo­tan, na­dan, se mue­ven mi­les de for­mas de vi­da fluo­res­cen­tes. “Abi­sal” es tam­bién así: des­te­lla.

–El ani­mal cen­tral de tu ins­ta­la­ción tie­ne al­go de ca­la­mar gi­gan­te y ten­tácu­los o pe­los…

–Sí, es si­nuo­so. Ob­ser­vo vi­das y for­mas ma­ri­nas, de lo pro­fun­do. Una y otra vez.

–En “Par­dés” (“pa­raí­so” en he­breo) y en “El ver­da­de­ro jar­dín...”, hay una fuer­te pre­sen­cia de lo ve­ge­tal. ¿Por qué esa pre­sen­cia re­cu­rren­te? –En los úl­ti­mos años em­pe­cé a sen­tir la im­por­tan­cia del uni­ver­so ve­ge­tal. Nos ha ve­ni­do sal­van­do siem­pre a to­dos de las ma­ca­nas que nos man­da­mos. Pe­ro tam­bién las ins­ta­la­cio­nes se vin­cu­lan a “El jar­dín de las de­li­cias”, el tríp­ti­co de El Bos­co.

–¿Có­mo na­ció la re­la­ción con el com­ple­jo tra­ba­jo de El Bos­co?

–Por un la­do apa­re­ce el con­cep­to de dio­ra­ma (es­ce­nas o de­co­ra­dos usua­les en el si­glo XIX, que iban ro­tan­do, otor­gan­do al es­pec­ta­dor la sen­sa­ción de in­mer­sión en un pai­sa­je, por ejem­plo). Pe­ro al mis­mo tiem­po iba pen­san­do so­bre có­mo abor­dar la obra de El Bos­co; iba en­sa­yan­do. En­ton­ces se me ocu­rrie­ron es­tos se­res an­dró­gi­nos que ade­más, lle­van en sus ca­ras al­go si­mi­lar a una más­ca­ra de gas: son cal­cos de una bo­ca hu­ma­na, de la que sa­le un ho­ci­co de cer­do y de la que cuel­ga tam­bién un co­go­te de po­llo. –¿Có­mo es­truc­tu­ras­te es­tos ob­je­tos?

–Ar­mé las es­cul­tu­ras con plás­ti­cos, con si­li­co­na, go­mas. Cuan­do ter­mi­né y ví que era bas­tan­te fuer­te, bas­tan­te im­pre­sio­nan­te, re­cién ahí sen­tí que la co­ne­xión con El Bos­co po­día en­trar por al­gún la­do. En­ton­ces se­guí tra­ba­jan­do en esa lí­nea.

–En las dos ins­ta­la­cio­nes re­la­cio­na­das con los bos­ques y lo ve­ge­tal apa­re­cen es­tos se­res an­dró­gi­nos. ¿Quié­nes son?

–Re­pre­sen­tan cru­ces de uni­ver­sos, por eso es­tá “la Lean­dra”, una chi­ca trans. Y es­tá ves­ti­da co­mo una figura de ha­da, con un ves­tua­rio si­mi­lar a las for­mas de un “whi­te ghost”, esa or­quí­dea que só­lo pro­du­ce una flor blan­ca por vez (su nom­bre cien­tí­fi­co es Den­drophy­lax lin­de­nii). Y es­ta es otra for­ma que me fas­ci­na: la de la or­quí­dea. Por­que es un es­la­bón en­tre lo ani­mal y ve­ge­tal.

–”La Lean­dra” apa­re­ce co­mo un per­so­na­je prin­ci­pal de “Par­dés”.

–Sí. Pe­ro en es­ta ins­ta­la­ción es im­por­tan­te, ade­más del cru­ce de uni­ver­sos, que se tra­ta de un bos­que. Una es­pe­cie de pa­raí­so en don­de to­do es­tá ofre­ci­do de una for­ma muy di­fe­ren­te a la que no­so­tros es­ta­mos acos-

tum­bra­dos. Otra co­sa que es de­fi­ni­to­ria aquí es que, en es­te bos­que, to­do es co­mes­ti­ble: las flo­res, al­gu­nos ob­je­tos…

–Des­de tus co­mien­zos en los años 90 en Ro­sa­rio, tu ciu­dad na­tal, man­tu­vis­te una fuer­te re­la­ción con la co­mi­da, co­mo pu­do ver­se, por ejem­plo, en “Co­chon sur ca­na­pé”, de 1992. –Cuan­do era chi­ca em­pe­cé tra­ba­jan­do con lo que sa­bía ha­cer, que era co­ci­nar y co­ser (mi ma­dre te­nía una fá­bri­ca de ro­pa y una bou­ti­que, de ahí que yo co­no­cía ese mun­do). Por eso mis dos pri­me­ros tra­ba­jos fue­ron “Pe­le­te­ría hu­ma­na” y “Co­chon...”. Pe­ro de es­te úl­ti­mo (mi pri­me­ra mues­tra, en el Mu­seo Cas­tag­nino) no hay, prác­ti­ca­men­te, re­gis­tro. Re­cuer­do que la inau­gu­ra­ción fue una per­for­man­ce con par­ti­ci­pa­ción del pú­bli­co: ha­bía una ca­ma de agua con una for­chet­ta (un le­chón des­hue­sa­do) a la que ro­dea­ban po­llos al spie­do. En­tre to­dos es­tos ani­ma­les ha­bía un le­chon­ci­to em­bal­sa­ma­do. Pe­ro el pú­bli­co lo que que­ría era, ob­via­men­te, co­mer (Cos­tan­tino son­ríe).

–¿De dón­de sa­cas­te el le­chón em­bal­sa­ma­do? -Bueno, me anoté en un cur­so de ta­xi­der­mia en el Mu­seo de Cien­cias Na­tu­ra­les de Ro­sa­rio. Esa ex­pe­rien­cia me sir­vió lue­go pa­ra desa­rro­llar to­da mi obra.

–En esos años no exis­tía la va­rie­dad de cur­sos so­bre téc­ni­cas y ma­te­ria­les es­cul­tó­ri­cos que exis­te aho­ra…

–¡No, pa­ra na­da! De he­cho re­cuer­do que, cuan­do que­ría apren­der a ma­ne­jar al­gún plás­ti­co o al­gún vi­drio, iba has­ta las fá­bri­cas que tra­ba­ja­ban con esos ma­te­ria­les y les pre­gun­ta­ba si me de­ja­ban que­dar­me ahí, en un rin­cón, mi­ran­do. Así apren­dí.

–Des­pués vino el Ta­ller de Ba­rra­cas, or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción An­tor­chas.

-Sí. Sur­gí de la pri­me­ra ca­ma­da del Ta­ller de Ba­rra­cas. Y esa ex­pe­rien­cia me sir­vió mu­cho: en par­te por­que apren­día con ar­tis­tas co­mo Pa­blo Suá­rez y en par­te por­que yo ya te­nía, en ese en­ton­ces, ga­nas de de­jar Ro­sa­rio e ir­me a vi­vir a Bue­nos Ai­res.

–¿Có­mo sur­gió esa po­si­bi­li­dad?

–Fue jus­ta­men­te gra­cias al Ta­ller de Ba­rra­cas: era­mos la pri­me­ra “pro­mo­ción” y ne­ce­si­ta­ban asistentes. En­ton­ces Pa­blo Suá­rez me ofre­ció tra­ba­jar ayu­dan­do en el desa­rro­llo de las edi­cio­nes del Ta­ller.

–Del tra­ba­jo “El jar­dín...”, ¿qué des­ta­ca­rías? –Que es un mun­do en cla­ve fe­me­ni­na, a pe­sar de que apa­re­cen tam­bién los se­res an­dró­gi­nos. Qui­se ha­cer apa­re­cer en es­ta ins­ta­la­ción di­ver­sos ar­que­ti­pos de fi­gu­ras fe­me­ni­nas. Has­ta apa­rez­co yo va­rias ve­ces, en­tre ellas una con mi hi­jo Aqui­les, re­pre­sen­tan­do la le­yen­da del más ve­loz en­tre los hom­bres pe­ro con una úni­ca vul­ne­ra­bi­li­dad: su ta­lón.

Cos­tan­tino fren­te a la pin­tu­ra que in­te­gra “Par­dés” (pa­raí­so en he­breo), una de las tres ins­ta­la­cio­nes de la mues­tra. Es la pri­me­ra vez que la ar­tis­ta ha­ce una pin­tu­ra; en es­te ca­so, so­bre pa­pel, con acua­re­la, lá­pi­ces y pas­te­les. Los ár­bo­les que se ven jun­to a ella fue­ron rea­li­za­dos con te­las.

“El ver­da­de­ro jar­dín nun­ca es ver­de”: en es­ta ins­ta­la­ción apa­re­cen Cos­tan­tino y Aqui­les, su hi­jo.

Par­te de “Par­dés” y una mar­mi­ta ins­pi­ra­da en las mar­mi­tas me­die­va­les.

En el cen­tro de “Abi­sal”, es­ta cria­tu­ra “si­nuo­sa” co­mo la de­fi­ne la ar­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.