¿Qué tan­to se pue­de lu­char con­tra la His­to­ria?

Revista Ñ - - EL ESPEJO -

Ha­ce exac­ta­men­te cien años Bue­nos Ai­res era una ciu­dad en for­ma­ción, den­tro de un país que, ha­cia 1919, ape­nas sa­bía lo que era la de­mo­cra­cia. Se vo­ta­ba, sí, pe­ro so­lo lo ha­cían los hom­bres y el re­par­to de de­re­chos era es­ca­so y ca­pri­cho­so. Un si­glo des­pués po­de­mos de­cir que la Ar­gen­ti­na es un lu­gar en el que ri­ge el es­ta­do de de­re­cho. Sin em­bar­go, las de­sigual­da­des, la bre­cha en­tre ri­cos y pobres y las ex­pec­ta­ti­vas de as­cen­so so­cial pa­re­cen con­ti­nuar. En las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX, mu­chas de­man­das so­cia­les ter­mi­na­ban con re­pre­sión san­grien­ta. Así ocu­rrió con la Se­ma­na Trá­gi­ca del 7 al 14 de enero de 1919, de la que se cum­plen cien años, y dos años más con los he­chos de la “Pa­ta­go­nia re­bel­de”, por ejem­plo.

Tal co­mo po­dría ver­se hoy, en la se­gun­da dé­ca­da del “si­glo del pro­gre­so”, en las ca­lles por­te­ñas vi­bra­ban a dia­rio protestas so­cia­les. Era el eco de lo que su­ce­día en Eu­ro­pa, en los tu­mul­tuo­sos días pos­te­rio­res al fin de la Pri­me­ra Gue­rra. Aquí, anar­quis­tas y so­cia­lis­tas li­de­ra­ban las lu­chas y po­nían en evidencia el sis­te­ma de ex­plo­ta­ción que la épo­ca im­po­nía.

Du­ran­te el pri­mer go­bierno del ra­di­cal Hi­pó­li­to Yri­go­yen, los re­cla­mos por con­di­cio­nes dig­nas de tra­ba­jo se hi­cie­ron tan fuer­tes que, a fi­nes de 1918, las dos cen­tra­les obre­ras lla­ma­ron a una huelga ge­ne­ral. Los Ta­lle­res Me­ta­lúr­gi­cos Va­se­na, en Par­que de los Pa­tri­cios, fue­ron el epi­cen­tro de la pro­tes­ta. Allí, en enero de 1919, los obre­ros pe­dían la re­duc­ción de la jor­na­da la­bo­ral de on­ce a ocho ho­ras, des­can­so do­mi­ni­cal, au­men­to de suel­dos y que se de­ja­ran sin efec­to los des­pi­dos recientes. Pe­ro los Ta­lle­res no die­ron res­pues­ta. Quie­nes sí respondieron fue­ron las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Y lo hi­cie­ron de for­ma des­car­na­da. Hu­bo un enor­me ope­ra­ti­vo po­li­cial que es­tu­vo a car­go del ge­ne­ral Luis De­lle­pia­ne, que in­dig­na­do y en­va­len­to­na­do de­cla­ró: “Ha­brá un es­car­mien­to que se re­cor­da­rá du­ran­te los pró­xi­mos 50 años”. Su sen­sa­ta y cruel pro­yec­ción his­tó­ri­ca, sin em­bar­go, se que­dó cor­ta. A la re­pre­sión po­li­cial se su­mó la apa­ri­ción de la Li­ga Pa­trió­ti­ca Ar­gen­ti­na, agru­pa­ción fas­cis­ta que se de­di­có a ata­car vio­len­ta­men­te a los sin­di­ca­tos, agru­pa­cio­nes de iz­quier­da, anar­quis­tas y tam­bién a ju­díos. La Li­ga in­cen­dió si­na­go­gas y las bi­blio­te­cas Poa­lei Sión y Avan- gard. Por otro par­te, cien­tos de ju­díos fue­ron en­ce­rra­dos en los ca­la­bo­zos de las co­mi­sa­rías 7ª , 9ª y en el De­par­ta­men­to Cen­tral de Po­li­cía, don­de fue­ron sal­va­je­men­te tor­tu­ra­dos. Se­gún el his­to­ria­dor y es­cri­tor Os­val­do Ba­yer (re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do), la Li­ga es­ta­ba en­ca­be­za­da por Ma­nuel Car­les, miem­bro del par­ti­do ra­di­cal. La tor­tu­ra y los ase­si­na­tos fue­ron su­ce­sos fa­tal­men­te co­ti­dia­nos. En­tre el 7 y el 11 de enero, la vio­len­cia des­bor­da­da pro­vo­có 700 muer­tos y tres mil he­ri­dos al ter­mi­nar. Fue­ron cla­ve los tes­ti­mo­nios del dipu­tado so­cia­lis­ta Ma­rio Bra­vo, los cro­nis­tas del dia­rio so­cia­lis­ta La Van­guar­dia, y las re­vis­tas Mun­do Ar­gen­tino y Ca­ras y Ca­re­tas.

In­me­dia­ta­men­te des­pués de ver los ca­dá­ve­res en las ca­lles, el go­bierno qui­so ter­mi­nar el conflicto. Hu­bo una pri­me­ra ne­go­cia­ción en­tre el go­bierno, el em­pre­sa­rio Al­fre­do Va­se­na y al­gu­nos di­ri­gen­tes sin­di­ca­les. Sin em­bar­go, no fue de­fi­ni­ti­vo y no lo­gró le­van­tar la huelga ni cal­mar a ac­to­res fas­cis­tas que es­ta­ban fue­ra de con­trol. Po­cos días des­pués, la huelga ter­mi­nó y hu­bo lo­gros pa­ra el mo­vi­mien­to obre­ro, co­mo la re­duc­ción de la jor­na­da la­bo­ral.

El es­cri­tor Juan Jo­sé de Soi­za Reilly con­tó có­mo era la vio­len­cia se­xual con­tra las mu­je­res: “Dos ni­ñas de ca­tor­ce o quin­ce años (que) con­ta­ron llo­ran­do que ha­bían per­di­do en­tre las fie­ras el te­so­ro san­to de la in­ma­cu­la­da; a una que se ha­bía re­sis­ti­do, le par­tie­ron la mano de­re­cha de un ha­cha­zo”. Da­vid Vi­ñas en su no­ve­la En la se­ma­na trá­gi­ca, in­clu­ye a un per­so­na­je que re­su­me esa vio­len­cia: “Me­ter­se, me­ter­se en nues­tras ca­sas... Me­ter­se era pi­sar... Me­ter­se era vio­lar”.

El cie­rre de la Se­ma­na Trá­gi­ca fue el des­fi­le mul­ti­tu­di­na­rio, la ca­ra­va­na que lle­va­ba los muer­tos pa­ra en­te­rrar en el cementerio de la Cha­ca­ri­ta. Tal co­mo ex­pli­có la his­to­ria­do­ra Mir­ta Lo­ba­to, en una en­tre­vis­ta con Ñ, esas muer­tes ad­qui­rían y ad­quie­ren un tono po­lí­ti­co. Los deu­dos del muer­to tie­nen que sa­car­lo del es­pa­cio del do­lor in­di­vi­dual o fa­mi­liar y con­ver­tir­los en un ac­to po­lí­ti­co. Los cuer­pos que iban a se­pul­tar­se a la Cha­ca­ri­ta tam­bién eran ob­je­tos de de­mos­tra­ción pú­bli­ca. Una tes­ti­go de aque­llos días fue Est­her Pe­rro­ne de Bo. Ha­blé con ella en 1999, cuan­do ella te­nía no­ven­ta años. Re­cor­da­ba que te­nía diez cuan­do vi­vía con sus pa­dres en la es­qui­na de La Rio­ja y Ron­deau. Des­de la te­rra­za de su ca­sa vio las co­rri­das de la po­li­cía con­tra los obre­ros. “Par­ti­ci­pa­mos de las re­des so­li­da­rias con los huel­guis­tas de los ta­lle­res Va­se­na, les acer­cá­ba­mos co­mi­da. Mi pa­pá re­ci­bía los obre­ros per­se­gui­dos”. Jo­sé Grun­feld, de 91 años en 1999, lo­gró ob­te­ner el tí­tu­lo de mi­li­tan­te más an­ti­guo de la Fe­de­ra­ción Li­ber­ta­ria Ar­gen­ti­na. Ochen­ta años des­pués de los he­chos re­fle­xio­na­ba: “Las cla­ses pu­dien­tes por fin se die­ron cuen­ta de que es­ta­ban lu­chan­do con­tra la his­to­ria y aflo­ja­ron”.

AGN

Ha­ce 100 años, re­cla­mos en la ca­lle de un gru­po de tra­ba­ja­do­res que pe­dían por de­re­chos la­bo­ra­les en la fá­bri­ca Va­se­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.