Revista Ñ

La fo­to­gra­fía sal­ta al es­pa­cio

Una mues­tra de Jor­ge Mi­ño abre ca­mi­nos en el tra­ba­jo del ar­tis­ta, que aban­do­na la bi­di­men­sión.

- EDUAR­DO VILLAR Arts · Photography · Universe · style (manner of address)

El tí­tu­lo de la mues­tra de Jor­ge Mi­ño en el Cen­tro Cul­tu­ral Re­co­le­ta pa­re­ce pro­po­ner­lo, de ma­ne­ra que uno pue­de to­mar­se la li­cen­cia de em­pe­zar por la que se­gu­ra­men­te se­rá la úl­ti­ma obra en el re­co­rri­do del es­pec­ta­dor. El um­bral in­vi­si­ble: don­de el final es un co­mien­zo se lla­ma la mues­tra, cu­ra­da por Ga­brie­la Ur­tia­ga. Y en su final, en su co­mien­zo, no hay una fo­to­gra­fía – co­mo ca­bría es­pe­rar de Mi­ño– sino una ins­ta­la­ción: den­tro de una es­truc­tu­ra po­lié­dri­ca irre­gu­lar de vi­drio y me­tal, dos es­ca­le­ras se cru­zan di­bu­jan­do una equis. El pi­so espejado, la ilu­mi­na­ción y la dis­po­si­ción de los cris­ta­les ha­cen que las es­ca­le­ras en equis se mul­ti­pli­quen en el es­pa­cio, de for­ma tal que uno se en­cuen­tra fren­te a lo que pa­re­ce la ver­sión es­pec­tral de una de esas ar­qui­tec­tu­ras im­po­si­bles de Es­cher.

La obra emo­cio­na por su be­lle­za, pe­ro tam­bién por­que uno pue­de ver en ella la re­pre­sen­ta­ción más ca­bal del sal­to que el ar­tis­ta ha da­do des­de la bi­di­men­sión ha­cia el es­pa­cio y, so­bre to­do, ha­cia los que pro­ba­ble­men­te sean rum­bos nue­vos en su pro­duc­ción. Jor­ge Mi­ño aca­ba de sal­tar y aho­ra flo­ta un po­co en el ai­re, ob­ser­va la reali­dad –y su tra­ba­jo co­mo ar­tis­ta– des­de otros án­gu­los, con otras pers­pec­ti­vas.

La his­to­ria de es­ta ins­ta­la­ción, lla­ma­da “Sin fin”, tie­ne un prin­ci­pio. To­do em­pe­zó con una foto de dos es­ca­le­ras que se cru- za­ban for­man­do una equis, que Mi­ño to­mó ha­ce años y te­nía guar­da­da, en un ca­jón y en su men­te. Tras años de se­di­men­ta­ción, esa foto se con­vir­tió en lo que hoy es la pie­za cen­tral de es­ta mues­tra. En la me­mo­ria del ar­tis­ta hay otro mo­men­to cla­ve: un día de 2009 en que, so­bre una es­ca­le­ra me­cá­ni­ca en el ae­ro­puer­to lon­di­nen­se de Heat­how, por un ins­tan­te sin­tió el vér­ti­go de no sa­ber si subía o ba­ja­ba. Fue cuan­do las es­ca­le­ras se con­vir­tie­ron en te­ma cen­tral de sus fo­to­gra­fías y de sus re­fle­xio­nes so­bre las si­tua­cio­nes de unión o de trán­si­to, so­bre los pun­tos en los que –no só­lo en un sen­ti­do es­pa­cial sino tam­bién fi­lo­só­fi­co o exis­ten­cial–no se es­tá en un lu­gar ni en otro.

Es cu­rio­so co­mo aún que­dan en la ins­ta­la­ción de Mi­ño res­tos de lo fo­to­grá­fi­co, so­bre to­do en el blan­co y ne­gro. Y en al­go de cá­ma­ra ré­flex que pue­de re­co­no­cer­se en ese po­lie­dro he­cho de cris­tal, es­pe­jo, luz y fel­pa ne­gra. Apa­re­ce in­clu­so la pa­la­bra “cá­ma­ra”: pa­ra pro­du­cir la mul­ti­pli­ca­ción de la ima­gen (tam­bién vin­cu­la­da a lo fo­to­grá­fi­co) los cris­ta­les son los de vi­sión uni­la­te­ral que se usan en la lla­ma­da “cá­ma­ra Ge­sell”. Pa­ra el ob­ser­va­dor, el cris­tal es trans­pa­ren­te; pa­ra el ob­ser­va­do, un es­pe­jo.

La mues­tra se di­vi­de en tres es­pa­cios. En el más am­plio se ex­hi­ben fo­to­gra­fías de dis­tin­tas se­ries. Tres fo­tos de gran for­ma­to y un po­líp­ti­co de ocho, más pe­que­ñas, de la se­rie La ló­gi­ca de las for­mas. Ocho no es un nú­me­ro ca­sual. La ci­fra (8) re­mi­te al signo ma­te­má­ti­co del in­fi­ni­to. Y es in­fi­ni­to lo que su­gie­ren las ocho imá- ge­nes: an­da­mia­jes sin prin­ci­pio ni fin, es­truc­tu­ras de an­da­mios com­pues­tas por Mi­ño a par­tir de una to­ma fo­to­grá­fi­ca sam­plea­da y en­sam­bla­da lue­go di­gi­tal­men­te en la compu­tado­ra.

El ter­cer es­pa­cio es ocu­pa­do por otra ins­ta­la­ción, com­pues­ta –nue­va­men­te– de ocho le­vi­sí­mas te­las de se­da sus­pen­di­das, una de­trás de otra, des­de el te­cho. Las te­las son tras­lú­ci­das y en ca­da una hay im­pre­sa un ima­gen fo­to­grá­fi­ca: en ca­pas su­ce­si­vas, las imá­ge­nes se su­per­po­nen. El es­pec­ta­dor pue­de mo­ver­se en­tre las ca­pas, co­mo si se me­tie­ra en­tre las so­bre-im­pre­sio­nes –si­mi­la­res a la piel de una ce­bo­lla– con las que Mi­ño com­po­ne mu­chas de sus fo­to­gra­fías. Ca­mi­nar en­tre las te­las es co­mo me­ter­se den­tro de una de sus fo­tos.

 ??  ??
 ??  ?? De la se­rie “La piel trans­lú­ci­da”. To­ma e im­pre­sión so­bre mu­se­li­na, 22 x 150 cm. N° 4 de 8 par­tes, 2015 (izq). Sin fin. Ins­ta­la­ción en vi­drio y me­tal, 230 x 600 x 350 cm apro­xi­ma­da­men­te, 2015 (aba­jo, de­re­cha). De la se­rie “La ló­gi­ca de las for­mas”....
De la se­rie “La piel trans­lú­ci­da”. To­ma e im­pre­sión so­bre mu­se­li­na, 22 x 150 cm. N° 4 de 8 par­tes, 2015 (izq). Sin fin. Ins­ta­la­ción en vi­drio y me­tal, 230 x 600 x 350 cm apro­xi­ma­da­men­te, 2015 (aba­jo, de­re­cha). De la se­rie “La ló­gi­ca de las for­mas”....
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina