Revista Ñ

Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa

El suicidio de varios militares represores y la fuga de otros desencaden­an una investigac­ión acorralada por la venganza y el castigo.

- OSVALDO AGUIRRE

El periodismo es una vertiente inagotable para el género policial. El enigma de la calle Arcos (1932), de Sauli Lostal, recreó la competenci­a de los diarios porteños por las primicias de la crónica roja. Ignacio Covarrubia­s rememoró la redacción de Crítica en Nadie sale vivo (1952). Emilio Petcoff eligió a un periodista de provincia como investigad­or de El lobisón

(1953), cruce del relato de enigma con las leyendas populares.

En El agua en los pulmones (1972), una de las ficciones inaugurale­s de la novela negra en Argentina, Juan Martini presentó a un sinuoso redactor de un diario tradiciona­l. Emilio Renzi cubre el asesinato de una copera para el diario El Mundo, en “La loca y el relato del crimen”, el cuento clásico de Ricardo Piglia. El periodista freelance Raúl Benavides protagoniz­ó dos novelas de Vicente Battista y persiguió el fantasma del comisario Evaristo Meneses. Las mujeres también llegaron al género, con Betibú (2011), de Claudia Piñeiro. En Mato y olvido, Daniel Ares desplegó una crítica corrosiva del oficio, a través de un cronista que seguía un caso calcado sobre el crimen de María Soledad Morales. En El negro corazón del crimen, Marcelo Figueras recreó la vida de Rodolfo Walsh. Una tradición en la que ahora se inscribe Luca Gentili, protagonis­ta de No pidas nada, la última novela de Reynaldo Sietecase.

La crónica ya se encuentra en Un crimen argentino, la primera novela de Sietecase, basada en un hecho real. De allí proviene Mariano Márquez, un abogado que persiguió la utopía del crimen perfecto y ahora retorna como personaje de una línea en principio lateral pero que en el desenlace complement­a de modo inesperado la historia que gira alrededor de Gentili. No pidas nada desarrolla así dos investigac­iones al mismo tiempo: la que realiza el periodista, a partir de suicidios reiterados de militares acusados por crímenes de lesa humanidad, y la que em- prende el temido estudio jurídico del abogado por encargo de una diputada, hija de desapareci­dos, sobre un general que pudo participar de la represión y borrar las huellas de sus delitos.

La pesquisa pone al periodista sobre el rastro de una logia que reúne a militares bajo la advocación de San Judas Tadeo y lo lleva a Río de Janeiro, donde se introduce, de incógnito y en pareja con una cronista local, en una favela. El perfil reflexivo del personaje, desencanta­do de la profesión, hace contrapunt­o con el de Márquez, de gustos refinados y seductor, huésped del Hotel Faena y autor de un libro que justifica la venganza en base a ejemplos de la Historia. En un pasaje particular­mente intenso de la novela, una sesión espiritist­a pone en contacto a Gentili con sus fantasmas, aquello que según la médium se mueve en el lado oscuro de la realidad. Una expresión que también utiliza el abogado, pero para referirse a la vida secreta de las personas, a los puntos débiles que tiene hasta el más poderoso. Los problemas de verosimili­tud de la novela policial en Argentina son conocidos: es imposible reproducir los estereotip­os del género y plantear una resolución donde la verdad de un crimen queda expuesta y los culpables reciben castigo. Sietecase resuelve el problema a través de la figura del abogado Márquez, que sostiene que la venganza es una forma de hacer justicia, cuando es proporcion­al al daño generado, y actúa en consecuenc­ia. Gentili puede hacer menos: escribir una nota –expurgada por el editor de un dato fundamenta­l– y renunciar a su trabajo, algo que no parece compensar el precio que debe pagar y la pérdida de su compañera. Pero la experienci­a será también una revelación para él, de sabor amargo y vital, según los versos de Juan Gelman que cita: “Hay que aprender a resistir./ Ni a irse ni a quedarse,/ a resistir”.

 ??  ??
 ??  ?? NO PIDAS NADA Reynaldo Sietecase Alfaguara 256 págs. $ 249
NO PIDAS NADA Reynaldo Sietecase Alfaguara 256 págs. $ 249

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina