Una mu­jer en­tre jaz­ze­ros

Melisa Ber­tos­si. Na­ci­da en un pue­blo san­ta­fe­sino, es­tu­dió en Nue­va York y Ams­ter­dam y vi­ve en Bar­ce­lo­na. Aho­ra vuel­ve pa­ra el Fes­ti­val de San­ta Fe.

Revista Ñ - - ESCENARIOS - POR SAN­DRA DE LA FUEN­TE

En días en que la agen­da fe­mi­nis­ta ocu­pa la pri­me­ra pla­na de to­dos los me­dios, va­le la pe­na es­cu­char el pun­to de vis­ta de la sa­xo­fo­nis­ta Melisa Ber­tos­si. Na­ci­da en San Car­los Cen­tro, pro­vin­cia de San­ta Fe, acep­tó que pa­ra cum­plir con el sue­ño de so­nar co­mo Stan Getz de­be­ría emi­grar: Nue­va York y Ams­ter­dam has­ta re­ca­lar en la pre­cio­sa Bar­ce­lo­na, don­de to­ca ca­da no­che.

Ber­tos­si vuel­ve a su pro­vin­cia de ori­gen, co­mo ar­tis­ta in­vi­ta­da por el Fes­ti­val de San­ta Fe. To­ca­rá con el pia­nis­ta Mi­guel Ma­ren­go, el ba­te­ris­ta Hu­go Gar­cía, el con­tra­ba­jis­ta Cristian Bór­to­li y el gui­ta­rris­ta Pa­blo de Lu­ca.

El fes­ti­val, que va por su vi­gé­si­mo­se­gun­da edi­ción, cuen­ta con cua­tro se­des –Tea­tro Municipal, Pa­ra­nin­fo UNL Cen­tro Cul­tu­ral Pro­vin­cial y Mer­ca­do del Pro­gre­so–, en las que se desarrolla­n des­de clí­ni­cas y 20 con­cier­tos, has­ta el 23 de mar­zo. Es­ca­lan­drum (gru­po que li­de­ra Pi­pi Piaz­zo­lla), Hernán Ja­cin­to y Nai­lor Azevedo for­man par­te de la pro­gra­ma­ción.

“No com­pro po­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas en pa­que­te; me gus­ta pen­sar que ca­da si­tua­ción es di­fe­ren­te y ana­li­zar co­sa a co­sa”, di­ce cuan­do apa­re­ce el te­ma del día: fe­mi­nis­mo sí o no. “Co­lec­ti­vos, ex­pre­sio­nes fe­mi­nis­tas, pa­ñue­los, len­gua­je in­clu­si­vo, no ten­go una opi­nión for­ma­da so­bre to­do. Sí pue­do de­cir que alien­to a las mu­je­res que des­ta­pan si­tua­cio­nes de abu­so y mal­tra­to, y las que bus­can igual­dad de gé­ne­ro, sin caer en el va­le to­do pa­ra cas­ti­gar a los hom­bres, so­lo por ser hom­bres. Con la edad una ve ve­nir los pro­ble­mas y apren­de a ro­dear­se de me­jo­res per­so­nas. Hay hom­bres muy res­pe­tuo­sos, es­tán los del me­dio y tam­bién los des­ubi­ca­dos, a quie­nes hay que apren­der a pa­rar­les la mano. Pe­ro tam­bién hay mu­je­res que se com­por­tan co­mo ma­chos al­fa”.

–El mun­do del jazz tie­ne cier­ta fa­ma de mi­so­gi­nia y ma­chis­mo. ¿Te to­có vi­vir­la?

–Hay más hom­bres que mu­je­res en el mun­do del jazz, pe­ro pa­ra mí no es un or­gu­llo ni una lu­cha ni una reivin­di­ca­ción sa­lir a to­car. Es sim­ple: na­cí mu­jer y me gus­ta el jazz. Apren­dí a li­diar con lo que me to­que vi­vir día a día. Y es­toy con­ten­ta con lo que con­se­guí. Co­mo al­gu­na vez me con­tó Luis Sa­li­nas que le di­jo Se­rrat: soy fe­liz, pe­ro no se lo cuen­tes a na­die.

–Sa­lis­te de San Car­los, tu pue­blo san­ta­fe­sino, di­rec­ta­men­te pa­ra Nue­va York en enero del 2001. Con­ta­me có­mo rea­li­zas­te ese sal­to in­con­men­su­ra­ble.

–Te­nía 22 años y eran tiem­pos de con­ver­ti­bi­li­dad. No era tan di­fí­cil lle­gar a Nue­va York y yo te­nía ham­bre de apren­der. No re­cuer­do mi vi­da sin el de­seo de ha­cer mú­si­ca. Y de to­car el sa­xo.

–¿Có­mo fue que des­cu­bris­te el sa­xo?

–Ten­go el re­gis­tro de ha­ber pa­sa­do por una es­cue­la municipal y de ha­ber es­cu­cha­do que al­guien prac­ti­ca­ba. Ahí me di­je que yo que­ría apren­der a to­car ese ins­tru­men­to. To­do lo que ha­bía en ca­sa pa­ra es­cu­char eran esos ca­se­tes de Glenn Mi­ller y Louis Arms­trong, que ve­nían con las Se­lec­cio­nes del Rea­der’s Di­gest. La mis­ma mu­ni­ci- pa­li­dad me pres­tó un sa­xo al­to y pu­de apren­der al­go. Un tiem­po des­pués, ya es­ta­ba to­man­do cla­ses con Car­los Mi­che­li­ni. Me gus­ta­ba el sa­xo te­nor y que­ría to­car jazz. En­tré al Jazz En­sam­ble Ju­nior, una big band san­ta­fe­si­na. Pe­ro sa­bía que los me­jo­res mú­si­cos es­ta­ban en Man­hat­tan así que, a los 22 años, de­jé el tra­duc­to­ra­do de in­glés, que era la ca­rre­ra ofi­cial en la que me ha­bía ano­ta­do, e in­cons­cien­te de to­do, me fui a es­tu­diar allá. Lle­gué un vier­nes y el lu­nes ya ha­bía con­se­gui­do tra­ba­jo en una sa­la de en­sa­yos: ga­na­ba 6 dó­la­res la ho­ra. Aten­día el te­lé­fono du­ran­te el día y lim­pia­ba los ba­ños por la no­che. To­ca­ba el cie­lo con las ma­nos por­que a ese si­tio iban Mi­chael Brec­ker, Lee Ko­nitz o Jos­hua Red­man. Los es­cu­cha­ba de­trás de la puer­ta y cuan­do te­nía la opor­tu­ni­dad les pre­gun­ta­ba qué es­tu­diar, qué es­cu­char, có­mo se­guir. En esos años no ha­cía fal­ta vi­sa pa­ra en­trar a los Es­ta­dos Uni­dos, me que­da­ba tres me­ses, sa­lía por unos días y vol­vía en­trar. Pe­ro el aten­ta­do a las To­rres Ge­me­las pu­so fin a mi sue­ño ame­ri­cano. Fue ahí que me ha­bla­ron de Ams­ter­dam, por­que hay una bue­na es­cue­la de jazz y es ba­ra­to. Allá fui, me to­ma­ron una au­di­ción y en­tré a la ca­rre­ra. Vol­ví a la Ar­gen­ti­na en el 2013, pe­ro el tí­tu­lo de Ams­ter­dam no me ha­bi­li­ta­ba a dar cla­ses. Unas va­ca­cio­nes me lle­va­ron a Bar­ce­lo­na y acá me que­dé. A po­co de lle­gar, el ba­te­ris­ta Joao Viei­ra me re­ga­ló dos ho­ras de es­tu­dio pa­ra gra­bar mis te­mas. Y ahí sa­lió un dis­co con el pia­nis­ta ar­gen­tino Ma­riano Ca­ma­ra­sa, el gui­ta­rris­ta Oli­vier Jam­bois, el con­tra­ba­jis­ta Ma­nel For­tià y el mis­mo Joao. En Bar­ce­lo­na pu­de es­tu­diar con Llibert For­tu­ni, que me abrió la ca­be­za al mun­do del bop. –Es­tu­dias­te en Eu­ro­pa y en Es­ta­dos Uni­dos. ¿En­con­trás di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta en el en­fo­que mu­si­cal?

–Sí, y muy pro­fun­dos. En Ams­ter­dam se cen­tra­ban en el error. Co­rre­gir era lo esen­cial. En Es­ta­dos Uni­dos bus­can tu pun­to fuer­te y te ayu­dan a desa­rro­llar­lo.

–La his­to­ria de “tú pue­des lo­grar­lo” que cuen­ta el ci­ne.

–Sí, pa­ra mí fue muy po­si­ti­vo, me en­tu­sias­mó a dar rien­da a mi per­so­na­li­dad. Te ani­ma a ser di­fe­ren­te, a ser lo que sos y a pro­gre­sar. No re­nie­go de la téc­ni­ca y la bue­na for­ma­ción: to­dos los días les doy pe­lea al bop y a Char­lie Par­ker, y to­dos los días me la ga­nan. Pe­ro no de­ja­ré de in­sis­tir.

LAU­RA SO­RIANO

“Alien­to a las mu­je­res sin caer en el va­le to­do pa­ra cas­ti­gar a los hom­bres”, di­ce Ber­tos­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.