GA­TO BAR­BIE­RI TO­CA DES­DE EL CIE­LO

El so­ni­dis­ta Carlos Me­le­ro re­ve­la uno de los te­so­ros guar­da­dos del gé­ne­ro lo­cal: la gra­ba­ción del con­cier­to de 1991 en el que el sa­xo­fo­nis­ta se re­en­con­tró con el pú­bli­co ar­gen­tino. El se­llo BlueArt aca­ba de edi­tar­lo en for­ma de dis­co.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR JUAN MA­NUEL MANNARINO

Ocho de no­viem­bre de 1991. Tras 18 años de au­sen­cia en la Ar­gen­ti­na, el Ga­to Bar­bie­ri en­tra al tea­tro Gran Rex con su ha­bi­tual som­bre­ro, an­te­ojos ne­gros y ese ai­re cos­mo­po­li­ta que en­lo­que­cía a sus fa­ná­ti­cos y a la vez irri­ta­ba a los me­ló­ma­nos or­to­do­xos. La po­se del sa­xo­fo­nis­ta dis­ta­ba de la del clá­si­co jazz­men: era, más bien, el ras­go de es­ti­lo de un rocks­tar. De pron­to, Bar­bie­ri es­qui­va los fo­tó­gra­fos y ob­ser­va un Ford Fal­con im­pe­ca­ble, ca­si de co­lec­ción, es­ta­cio­na­do en una es­qui­na del tea­tro.

–¿Me lle­vás a dar una vuel­ta? –pre­gun­ta al cho­fer, que lo mi­ra asom­bra­do, sin sa­ber qué res­pon­der.

El Ga­to Bar­bie­ri per­ma­ne­ce de pie, aca­ri­cia la cha­pa del Fal­con, son­ríe a los que se acer­can a pe­dir­le un au­tó­gra­fo. Aque­lla no­che el con­cier­to a sa­la lle­na de­mo­ra ca­si una ho­ra en co­men­zar. El sa­xo­fo­nis­ta tar­da en en­trar a ca­ma­ri­nes, lue­go bro­mea con sus mú­si­cos y alar­ga la es­pe­ra. No era al­go inusual: Bar­bie­ri ve­nía de des­plan­tes, es­cán­da­los y tro­pie­zos en el ex­te­rior. La fa­ma que ha­bía con­se­gui­do tras ga­nar el Grammy por la ban­da so­no­ra de El úl­ti­mo tan­go en Pa­rís (1972) en­tró en un “to­bo­gán” –se­gún sus pro­pias pa­la­bras en el do­cu­men­tal Ca­lle 54, de Fer­nan­do True­ba– y su cau­ti­van­te pre­sen­cia se con­vir­tió en una pau­la­ti­na des­apa­ri­ción de la es­ce­na mu­si­cal, a pun­to tal que la pren­sa ex­tran­je­ra pro­du­cía in­for­mes ba­jo tí­tu­los co­mo “¿Qué pa­só con el Ga­to Bar­bie­ri”?

Y, sin em­bar­go, el re­torno a la Ar­gen­ti­na fue una es­pe­cie de re­su­rrec­ción pa­ra el no­ta­ble sa­xo­fo­nis­ta, con tan­to éxi­to que pro­gra­mó dos fe­chas, el 8 y el 9 de no­viem­bre, de­bi­do a la de­man­da de en­tra­das. El pri­mer re­ci­tal fue el pun­ta­pié de dos jor­na­das inol­vi­da­bles: el cho­fer del Fal­con de co­lec­ción era el de Lau­ra Te­nen­baum, fo­tó­gra­fa de Dia­rio Po­pu­lar que ha­bía pe­di­do la co­ber­tu­ra por su fa­na­tis­mo per­so­nal.

“Lo ama­ba des­de la cuan­do es­tu­dia­ba sa­xo de chi­ca, me par­tía la ca­be­za su so­ni­do pas­to­so –di­ce aho­ra, ca­si trein­ta años des­pués–. Cuan­do me en­te­ré de que ve­nía, pe­dí ha­cer­lo y fue di­fí­cil, por­que el dia­rio no cu­bría re­ci­ta­les de jazz. Pe­ro vie­ron su fi­gu­ra ex­tra­va­gan­te y lo acep­ta­ron. Esa no­che el Ga­to es­ta­ba con­ten­to, ha­cía chis­tes en el es­ce­na­rio, fue ama­ble con la pren­sa”.

Una de las fo­tos que sa­có Te­nen­baum esa no­che es la ta­pa de Ga­to Bar­bie­ri en vi­vo en la Ar­gen­ti­na (1991), ma­te­rial que aca­ba de sa­car el se­llo BlueArt del re­ci­tal del 8 de no­viem­bre en el Gran Rex, en lo que pro­me­te ser el acon­te­ci­mien­to de fin de año en el mun­do del jazz lo­cal (ver re­cua­dro), obra pós­tu­ma del mú­si­co fa­lle­ci­do en 2016 a los 83 años. Es un dis­co es­tri­den­te, que tie­ne el es­ti­lo y la for­ma del Ga­to en to­dos sus as­pec­tos: seis tracks que lle­gan a du­rar de ocho a 20 mi­nu­tos, se­gún ca­da te­ma, y en los que el mú­si­co ata­ca con vo­lu­men al­to acom­pa­ña­do de un ex­qui­si­to cuar­te­to, don­de pa­re­ce au­llar con sus clá­si­cas no­tas lar­gas y su sen­ti­do de ex­pe­ri­men­ta­ción, pe­ro siem­pre so­bre la ba­se te­rre­nal de la rít­mi­ca la­ti­na.

Allí des­fi­lan “Can­ción del lla­me­ro”, “Vi­va Emiliano Zapata”, “Cuan­do vuel­va a tu la­do”, “La chi­na Leon­cia arreó la co­rren­ti­na­da, tra­jo en­tre la mu­cha­cha­da, la flor de la ju­ven­tud” y “El úl­ti­mo tan­go en Pa­rís”, con ver­sio­nes que van de la ba­la­da al es­ta­lli­do ver­ti­gi­no­so, de es­pa­cia­das im­pro­vi­sa­cio­nes de jam ses­sion al jazz la­tino, con­di­men­ta­das con rít­mi­cas y me­lo­días sud­ame­ri­ca­nas y cier­tas ar­mo­nías bra­si­le­ñas, así co­mo los ha­bi­tua­les med­ley en los que fu­sio­na un te­ma de­di­ca­do a su mu­jer Mi­che­lle con “El Arrie­ro” de Yu­pan­qui. Su ban­da de en­ton­ces, com­pues­ta por Edy Martínez – piano y sin­te­ti­za­do­res–, Gui­ller­mo Fran­co –per­cu­sión–, Rob­bie Gon­zá­lez –ba­te­ría– y Nil­son Mat­ta –ba­jo eléc­tri­co– es el te­lón de fon­do de un ri­tual en­tre pa­gano y mo­derno con el Ga­to co­mo an­fi­trión ba­jo un so­ni­do vi­bran­te, don­de el cuer­po es in­ca­paz de que­dar­se quie­to an­te las se­cuen­cias ins­tru­men­ta­les, “un aque­la­rre del rit­mo con no­tas fu­ri­bun­das del sa­xo”, co­mo es­cri­bió un crí­ti­co de la épo­ca.

Así, en de­fi­ni­ti­va, era el to­que Bar­bie­ri. Un sa­xo­fo­nis­ta te­nor que fue a for­mar­se a Eu­ro­pa, a los Es­ta­dos Uni­dos, y bri­lló en el free jazz de la mano de Don Cherry y lue­go con sus con­jun­tos de jazz la­tino, que nun­ca re­nun­ció a la fu­sión con la mú­si­ca de La­ti­noa­mé­ri­ca –con te­mas co­lo­sa­les co­mo “Tu­pac Ama­ru” o ver­sio­nes de clá­si­cos co­mo “Mer­ce­di­tas”, al que le agre­ga in­clu­so un co­lor fla­men­co–, que, al igual que su co­le­ga La­lo Schi­frin –exi­to­so lue­go de su mú­si­ca pa­ra “Mi­sión im­po­si­ble”–, co­no­ció la fa­ma de la mano del ci­ne, y que en la ac­tua­li­dad es­tá con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res in­tér­pre­tes y com­po­si­to­res de la mú­si­ca ins­tru­men­tal ar­gen­ti­na de to­dos los tiem­pos, ca­paz de lle­gar a los lí­mi­tes más inau­di­tos del sa­xo (al pun­to de la sa­tu­ra­ción so­no­ra) co­mo de ate­rri­zar en una me­lo­día te­lú­ri­ca del al­ti­plano.

De ese mo­do, Ga­to Bar­bie­ri en vi­vo en la Ar­gen­ti­na (1991) cons­ti­tu­ye la ge­ma de una obra pro­lí­fi­ca, a la al­tu­ra de dis­cos no­ta­bles co­mo Bo­li­via (1973), Chap­ter Four: Ali­ve in New York (1975) y Qué pa­sa (1997). Un Bar­bie­ri exu­be­ran­te y po­co so­lem­ne, so­ber­bio y bri­llan­te, dés­po­ta y per­fec­cio­nis­ta, tan es­cép­ti­co co­mo re­vo­lu­cio­na­rio del jazz la­tino, pe­ro nun­ca in­di­fe­ren­te a los oí­dos de su pú­bli­co.

LAU­RA TE­NEN­BAUM

Ga­to Bar­bie­ri en vi­vo en la Ar­gen­ti­na BlueArt $ 550

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.