EL AMI­GO DE LO AJENO

Da­niel Bal­ders­ton. Se re­edi­ta un re­ve­la­dor en­sa­yo de uno de los ma­yo­res es­pe­cia­lis­tas en el au­tor de Fic­cio­nes. Ana­li­za sus deu­das ha­cia la obra de R.L. Ste­ven­son.

Revista Ñ - - LITERATURA / LIBROS - POR OS­VAL­DO AGUI­RRE

El 18 de agos­to de 1978 Ri­car­do Pi­glia anotó en su dia­rio: “Reunión ano­che en lo de Pez­zo­ni. Es­tu­vie­ron Ani­ta Ba­rre­ne­chea, Pe­pe Bianco, Libertella, jo­ven be­ca­rio USA”. El jo­ven en cues­tión era Da­niel Bal­ders­ton y el te­ma de su be­ca se le ha­bía pa­sa­do por alto a la crí­ti­ca li­te­ra­ria: la re­la­ción de la obra de Bor­ges con la de Ro­bert Louis Ste­ven­son. La in­ves­ti­ga­ción se con­vir­tió en una te­sis, la te­sis en el li­bro El pre­cur­sor ve­la­do: R. L. Ste­ven­son en la obra de Bor­ges (1985), y el li­bro, que aca­ba de ser re­edi­ta­do por Edu­vim, en la con­tri­bu­ción inau­gu­ral de Bal­ders­ton a los es­tu­dios bor­gea­nos.

Tres días an­tes de aque­lla reunión Bal­ders­ton gra­bó la pri­me­ra de tres en­tre­vis­tas que man­tu­vo con Bor­ges. “Era cues­tión de lla­mar­lo por te­lé­fono. Es­ta­ba en­tu­sias­ma­do por­que na­die le ha­bía pre­gun­ta­do so­bre su lec­tu­ra de Ste­ven­son. Me co­nec­té pri­me­ro con Bianco por ini­cia­ti­va de Syl­via Mo­lloy, que le ha­bía es­cri­to una car­ta. Esa no­che en ca­sa de Pez­zo­ni co­no­cí a Ri­car­do Pi­glia, con quien des­pués se­guí en con­tac­to muy flui­do, y a Josefina Lud­mer, y co­mo era una con­ver­sa­ción en­tre ami­gos yo es­ta­ba de es­pec­ta­dor”, recuerda el ac­tual di­rec­tor del Bor­ges Cen­ter y de la revista Va­ria­cio­nes Bor­ges, con se­de en la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh.

Bal­ders­ton re­to­mó en el li­bro la fi­gu­ra del pre­cur­sor, acu­ña­da por Bor­ges en un cé­le­bre en­sa­yo so­bre Franz Kaf­ka, y re­for­mu­ló el con­cep­to de co­la­bo­ra­ción li­te­ra­ria pa­ra dar cuen­ta de la apro­pia­ción de ideas de Ste­ven­son –la pos­tu­la­ción de la es­ce­na me­mo­ra­ble co­mo efec­to de ver­dad en el re­la­to, en­tre otras– por par­te de Bor­ges, “una de las pie­dras an­gu­la­res de su es­té­ti­ca”. Co­men­zó por ha­cer una lis­ta de las 106 ci­tas de Ste­ven­son que con­te­nía la obra de Bor­ges pu­bli­ca­da has­ta el mo­men­to.

“Pa­ra iden­ti­fi­car esas re­fe­ren­cias tu­ve que leer dos ve­ces la obra com­ple­ta de Ste­ven­son y su co­rres­pon­den­cia”, cuen­ta Bal­ders­ton. “Bor­ges ci­tó tex­tos bas­tan­te ol­vi­da­dos. Por ejem­plo, en la re­se­ña de una pe­lí­cu­la ci­ta la frase ‘el turismo es un ar­te del de­sen­can­to’ y eso re­sul­tó es­tar en un li­bro de via­jes de Ste­ven­son por Ca­li­for­nia, en la épo­ca en que es­pe­ra­ba el di­vor­cio de Fanny Os­bour­ne pa­ra ca­sar­se con ella, es de­cir, un texto bas­tan­te me­nor. Ha­bía re­fe­ren­cias a ‘Al­gu­nos ca­ba­lle­ros de fic­ción’, un en­sa­yo don­de Ste­ven­son de­fien­de la po­si­bi­li­dad de que es­cri­to­res de cla­se me­dia des­cri­ban a per­so­na­jes de al­cur­nia, ab­so­lu­ta­men­te ol­vi­da­do, de don­de Bor­ges sa­ca la frase que recuerda mu­chí­si­mas ve­ces so­bre que los per­so­na­jes li­te­ra­rios no son per­so­nas sino me­ras se­ries de pa­la­bras. Y tam­bién hay mu­chas ci­tas in­vi­si­bles, sin co­mi­llas, en la obra de Bor­ges. Mo­lloy des­cu­brió una ci­ta sin co­mi­llas de John Bun­yan en ‘Bio­gra­fía de Ta­deo Isi­do­ro Cruz’, es de­cir que es­tas aso­cia­cio­nes pue­den es­tar en los lu­ga­res más ines­pe­ra­dos”.

–¿Bor­ges lee a Ste­ven­son cuan­do no for­ma­ba par­te del ca­non de lec­tu­ras?

–Cuan­do lo lee por pri­me­ra vez, en la in­fan­cia, era el es­cri­tor más po­pu­lar de len­gua in­gle­sa. En­tre 1895 y la dé­ca­da de 1920 hay mu­chí­si­mas edi­cio­nes de obras com­ple­tas de Ste­ven­son, pe­ro des­pués su repu­tación de­cae y se con­vier­te en lec­tu­ra in­fan­til. Cuan­do Bor­ges lo men­cio­na en “La frui­ción li­te­ra­ria”, en El idio­ma de los ar­gen­ti­nos, en 1928, ya ha­bía pa­sa­do de mo­da. Y cuan­do en el pró­lo­go a His­to­ria uni­ver­sal de la in­fa­mia, en 1935, di­ce que los tex­tos le de­ben mu­cho a Ste­ven­son, Ches­ter­ton y a al­gu­nas pe­lí­cu­las de von Stern­berg, muy po­cos ha­brán en­ten­di­do esa re­la­ción, sal­vo por la pre­sen­cia de piratas y ma­le­vos. En el li­bro ar­gu­men­to que ha­bía una re­la­ción mu­cho más pro­fun­da, con una idea so­bre có­mo cons­truir his­to­rias.

–¿Por qué esa re­la­ción tan pro­fun­da pa­só des­aper­ci­bi­da pa­ra la crí­ti­ca bor­gea­na?

–Su­pon­go que la ma­yor par­te de los crí­ti­cos ha­bían leído La is­la del te­so­ro y El ex­tra­ño ca­so del Dr. Jekyll y Mr. Hy­de, pe­ro no los en­sa

yos de Ste­ven­son so­bre li­te­ra­tu­ra, y tam­po­co al­gu­nos tex­tos que Bor­ges ce­le­bra, co­mo una no­ve­la tar­día, The Wrec­ker, es­cri­ta en co­la­bo­ra­ción con Lloyd Os­bour­ne so­bre el nau­fra­gio de un bar­co en el Pa­cí­fi­co. El ma­ne­jo del sus­pen­so, el plan­teo de un enig­ma que so­lo se re­suel­ve cen­te­na­res de pá­gi­nas des­pués, le in­tere­sa­ron co­mo una ma­ne­ra de cons­truir la fic­ción. Bor­ges de­cía que The Wrec­ker era una de las gran­des no­ve­las po­li­cia­les.

–En ge­ne­ral cuan­do se ha­bla de Bor­ges y la na­rra­ti­va po­li­cial la re­fe­ren­cia in­me­dia­ta es Poe. –Sí, pe­ro Bor­ges te­nía en el fon­do una opinión bas­tan­te ne­ga­ti­va del es­ti­lo de Poe. De he­cho, cuan­do él y Bioy Ca­sa­res tra­du­cen “La car­ta ro­ba­da” pa­ra Los me­jo­res cuen­tos po­li­cia­les, lo re­du­cen prác­ti­ca­men­te a la mi­tad, eli­mi­nan des­crip­cio­nes y diá­lo­gos, lo que Bor­ges con­si­de­ra­ba re­lleno y lo que le mo­les­ta­ba en el es­ti­lo de Poe. Ce­le­bra en cam­bio las no­ve­las po­li­cia­les de Wil­kie Co­llins, la no­ve­la in­con­clu­sa de Dic­kens y la de Ste­ven­son en va­rios tex­tos y per­ci­be re­la­tos po­li­cia­les en otras obras de Ste­ven­son por ejem­plo “La puer­ta y el pino”, de El ma­yo­raz­go de Ba­llan­trae, que in­clu­ye en Los me­jo­res cuen­tos po­li­cia­les. Es de­cir, le in­tere­sa la ma­ne­ra en que Ste­ven­son ha­ce su ver­sión del cuen­to po­li­cial, que es bas­tan­te di­fe­ren­te de los mo­dos do­mi­nan­tes en len­gua in­gle­sa ha­cia fi­nes del si­glo XIX. –¿Ste­ven­son fue un pre­cur­sor ve­la­do por el pro­pio Bor­ges?

–Es el úni­co es­cri­tor al que men­cio­na en “Bor­ges y yo”. Tam­bién lo nom­bra en el pró­lo­go a La in­ven­ción de Mo­rel, en­tre otros tex­tos. Se jac­ta­ba de ser su lec­tor, aun­que no es­tu­vie­ra de mo­da.

–En un pa­sa­je se­ña­la que en Bor­ges hay tam­bién un lec­tor in­ge­nuo, que in­sis­ten­te­men­te recuerda sus lec­tu­ras de in­fan­cia.

–Me ba­sa­ba so­bre to­do en el en­sa­yo de El idio­ma de los ar­gen­ti­nos, cuan­do ha­bla del en­tu­sias­mo que le pro­du­cían las pri­me­ras lec­tu­ras, “los gran­dio­sos fo­lle­ti­nes de Ste­ven­son”, di­ce, y ade­más Ju­lio Ver­ne, Las mil y una no­ches, Eduar­do Gu­tié­rrez, El es­tu­dian­te de Sa­la­man­ca, “los me­jo­res go­ces li­te­ra­rios que he prac­ti­ca­do”. Las mil y una no­ches y Ste­ven­son per­ma­ne­cen co­mo lec­tu­ras fun­da­men­ta­les pa­ra su ima­gi­na­ción.

–¿Có­mo fue que el jo­ven be­ca­rio se con­vir­tió en un gran es­pe­cia­lis­ta?

–Ha­bía que­da­do atra­pa­do por Bor­ges unos años an­tes. En mi último tri­mes­tre en Ber­ke­ley ha­bía se­gui­do dos cur­sos del gran cer­van­tis­ta Luis Andrés Mu­ri­llo y en la pri­ma­ve­ra de 1974 él dio un cur­so so­bre Cer­van­tes, Una­muno y Bor­ges, so­bre la me­ta­fic­ción, aun­que la lla­ma­ba de otro mo­do. Cuan­do tu­ve la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con Syl­via Mo­lloy y Ja­mes Irby, unos años des­pués, ya ha­bía cier­ta pa­sión por Bor­ges, aun­que ca­li­fi­ca­ría esa pa­sión co­mo el in­te­rés de al­guien que no sa­bía de­ma­sia­do, to­da­vía.

Son más de un cen­te­nar las ci­tas de Ste­ven­son que Bor­ges in­te­gró a su obra.

El pre­cur­sor ve­la­do: R.L. Ste­ven­son en la obra de Bor­ges D. Bal­ders­ton EDU­VIM 200 págs./$500

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.