¿A QUÉ ES­TA­DO DEL MUN­DO QUE­RE­MOS VOL­VER?

Esa es la pre­gun­ta que atra­vie­sa la mues­tra vir­tual “Pen­sar to­do de nue­vo”, en un for­ma­to di­fe­ren­te, di­vi­di­do en seis ca­pí­tu­los.

Revista Ñ - - SUMARIO - POR PI­LAR ALTILIO

Pen­sar to­do de nue­vo es una mues­tra en­te­ra­men­te on li­ne con si­tio pro­pio (www.pen­sar­to­do­de­nue­vo.com) que se pro­po­ne ex­plo­rar un con­jun­to de obras rea­li­za­das an­tes de es­ta cri­sis que, re­di­men­sio­na­das en nues­tro con­tex­to, pue­den leer­se en cla­ve pre­sen­te y ac­ti­var una pre­gun­ta que aún no po­de­mos res­pon­der: ¿a qué es­ta­do del mun­do que­re­mos vol­ver?

La cu­ra­do­ra An­drea Giun­ta jun­to a la di­rec­to­ra de la ga­le­ría Rolf Art, Flo­ren­cia Gior­da­na Braun, co­men­ta­ron en con­fe­ren­cia de pren­sa vía Zoom que la mues­tra y el tí­tu­lo que se pro­pu­so es­ta­ban pen­sa­dos des­de an­tes. Pe­ro pa­ra ha­cer­la po­si­ble fue ne­ce­sa­rio adap­tar­la a un for­ma­to ac­ce­si­ble que per­mi­tie­ra ex­plo­rar to­dos los ma­te­ria­les, ade­más de los aná­li­sis que sur­gen de es­te mo­do de apre­ciar las obras.

Se­gún la cu­ra­do­ra, ya per­ci­bía­mos los sín­to­mas de un mun­do ex­haus­to que la ins­ta­la­ción del ais­la­mien­to so­cial pre­ven­ti­vo des­nu­dó sin ma­ti­ces. La du­da, la emer­gen­cia y la ur­gen­cia ac­tua­les, di­jo, su­po­nen una ar­ti­cu­la­ción que de­ja com­ple­ta­men­te de la­do el es­pa­cio de mon­ta­je pa­ra en­ten­der las obras pe­ro, a la vez, és­tas de­ben in­te­grar­se en un sis­te­ma ca­paz de do­tar­las de cier­ta ar­ti­fi­cia­li­dad pa­ra su­pe­rar esa pér­di­da.

El so­por­te di­gi­tal pro­po­ne otro tiem­po pa­ra bu­cear en una se­rie de ideas agru­pa­das en ca­pí­tu­los que se irán abrien­do en fe­chas an­ti­ci­pa­das por un cro­no­gra­ma (ver re­cua­dro). Ins­ta­lar la to­ta­li­da­da de las obras de Pen­sar to­do de nue­vo en el es­pa­cio ar­qui­tec­tó­ni­co de la ga­le­ría Rolf no se­ría via­ble ma­te­rial­men­te.

En el vi­deo en el que pro­mue­ve la mues­tra, la cu­ra­do­ra to­ma “Obe­lis­co acos­ta­do”, una pie­za sig­ni­fi­ca­ti­va de Mar­ta Mi­nu­jín rea­li­za­da pa­ra la Bie­nal de San Pa­blo de 1978, par­te de su se­rie La caí­da de los Mi­tos Uni­ver­sa­les. Si bien esa obra in­ten­ta­ba se­ña­lar “el sis­te­ma ver­ti­ca­lis­ta por ex­ce­len­cia, pro­pio del ré­gi­men mi­li­tar” ope­ran­do po­lí­ti­ca­men­te en dic­ta­du­ra en nues­tro país por esa fe­cha, es par­te de un mo­men­to que evi­den­cia­ba un nue­vo tiem­po en el que ya no se­ría­mos los mis­mos.

Ba­jo el tí­tu­lo Po­lí­ti­cas del cuer­po, An­drea Giun­ta pro­po­ne en el pri­mer ca­pí­tu­lo de la mues­tra una co­pio­sa se­rie de obras de Gra­cie­la Sac­co (Ro­sa­rio, 1956-2017), Li­lia­na Ma­res­ca (Ave­lla­ne­da, 1951 – Bue­nos Ai­res, 1994), María Te­re­sa Hin­ca­pié (Bo­go­tá, 19562008) en du­pla con Jo­sé Alejandro Res­tre­po (París, 1959), Sil­via Ri­vas (Bue­nos Ai­res, 1967), el colectivo No­so­tras Pro­po­ne­mos crea­do en 2017, y dos ar­tis­tas muy sin­gu­la­res co­mo la co­lom­bia­na María Jo­sé Ar­jo­na (Bo­go­tá, 1973) y la do­mi­ni­ca­na Joi­ri Mi­na­ya. Sac­co, Ma­res­ca e Hin­ca­pié y Res­tre­po mues­tran obras de los di­fí­ci­les años 90 en La­ti­noa­mé­ri­ca. Las bo­cas abier­tas de Sac­co se mues­tran en la vía pú­bli­ca jun­to a la pu­bli­ci­dad de la re­elec­ción de Me­nem, co­mo gri­tos sin au­dio que des­nu­dan un ma­les­tar cre­cien­te que se­gui­rá su de­rro­te­ro has­ta es­ta­llar en 2001.

De Li­lia­na Ma­res­ca se ex­hi­be una se­rie de­no­mi­na­da Al­tas es­fe­ras, don­de la ar­tis­ta pro­yec­ta su cuer­po des­nu­do fren­te a una ma­te­ria­li­dad de car­te­les agi­gan­ta­dos don­de re­fe­ren­tes po­lí­ti­cos tan­to ar­gen­ti­nos co­mo mun­dia­les en los años 90 po­dían en­cap­su­lar­se en un es­pa­cio de pro­me­sas de du­do­sa ma­te­ria­li­za­ción. En la mis­ma se­rie, la ar­tis­ta ins­ta­la esos pla­nos gi­gan­tes en me­dio de las de­mo­li­cio­nes con que se re­lle­na­ron par­tes de la Cos­ta­ne­ra de la ciu­dad, ju­gan­do en un es­pa­cio que re­cu­pe­ra lo per­di­do co­mo es­com­bro des­de don­de ha­cer al­go de ba­se.

En las obras crea­das por la du­pla de co­lom­bia­nos Hin­ca­pié- Res­tre­po ba­jo el tí­tu­lo In­tem­pes­ti­vas, se per­ci­be el tras­fon­do de la suer­te que vi­vió Co­lom­bia con la ins­ta­la­ción de un sis­te­ma que era ma­ne­ja­do por car­te­les de la dro­ga en com­pli­ci­dad con las fuer­zas del Es­ta­do. Son per­for­man­ces que pue­den ex­plo­rar­se en otra pla­ta­for­ma que el pro­pio si­tio de la mues­tra su­gie­re, don­de po­de­mos in­ter­pre­tar, jus­to en el mis­mo año en que el nar­co Escobar Ga­vi­ria fue ul­ti­ma­do (1993), có­mo ese cuer­po del­ga­do de María Jo­sé jue­ga una es­pe­cie de dan­za sin­gu­lar en­tre su ves­ti­do y los múl­ti­ples apa­ra­tos de te­le­vi­sión, uno de los me­dios en que se mos­tra­ron las peo­res ca­tás­tro­fes de esas dé­ca­das pa­ra los ha­bi­tan­tes del país aso­la­dos por la vio­len­cia, el se­cues­tro y los aten­ta­dos.

Sil­via Ri­vas, ju­gan­do con esas com­ple­ji­da­des del cuer­po adap­ta­do a si­tua­cio­nes don­de de­be in­ter­ac­tuar en un es­pa­cio im­pro­pio y sos­te­ner­se, apa­re­ce en la se­rie Re­sis­ten­cia, for­zan­do la com­ple­ji­dad de un cua­dra­do don­de só­lo pue­de per­ma­ne­cer do­bla­do. La ar­tis­ta María Jo­sé Ar­jo­na, quien tam­bién ha ex­plo­ra­do la re­la­ción del cuer­po hu­mano con los ob­je­tos, pue­de ver­se en una se­rie rea­li­za­da en 2008, La be­lle­za del ani­mal de cua­tro pa­tas, don­de una si­lla es ro­dea­da por su cuer­po do­bla­do, en un jue­go que pa­re­ce te­ner al­go de lo que nos he­mos ha­bi­tua­do a ver en las re­des aho­ra: có­mo man­te­ner un cuer­po ac­ti­vo en un es­pa­cio in­te­rior don­de ape­nas si ca­be una si­lla y un cuer­po adap­tán­do­se a lo mí­ni­mo. En el ca­so de Joi­ri Mi­na­ya, el vi­deo “Sa­tis­fe­cha”, de 2012, mues­tra un quie­bre en­tre lo que ve­mos, lo que pro­po­ne el tí­tu­lo y lo que ilu­mi­na el sen­ti­do de sen­tar­se a desa­yu­nar en una ce­re­mo­nia don­de el ali­men­to es una es­pe­cie de tra­po ar­ma­do, im­po­si­ble de tra­gar aun cuan­do lo sa­bo­ree­mos con ca­fé y azú­car. La se­rie de es­ta pri­me­ra en­tre­ga se com­ple­ta con va­rios de los afi­ches pro­du­ci­dos por el colectivo No­so­tras Pro­po­ne­mos que, a par­tir de la es­fe­ra del ar­te y ba­sa­das en un idea­rio so­bre el nue­vo fe­mi­nis­mo, se ins­ta­la­ron co­mo eje de una se­rie de ac­cio­nes ten­dien­tes a in­ser­tar en el sis­te­ma un ac­ti­vis­mo que cam­bie el es­pí­ri­tu crí­ti­co por una pers­pec­ti­va sin neu­tra­li­dad pa­ra el eco­fe­mi­nis­mo y la acep­ta­ción de to­das las iden­ti­da­des en trán­si­to acep­ta­das por ley en nues­tro país, pe­ro dis­tan­tes aún de ba­jar la ta­sa de fe­mi­ci­dios o las pa­ri­da­des del sis­te­ma de tra­ba­jo pa­ra ni­ve­lar a las mu­je­res.

FICHA

Lu­gar: Rolf Art / www.pen­sar­to­do­de­nue­vo.com

Fe­chas: Ac­tual­men­te se pue­de ex­plo­rar el Cap I, Po­lí­ti­cas del cuer­po.

Cap II, For­mas que ad­mi­nis­tran el cuer­po, des­de el 28/5

Cap III, Afec­tos, des­de el 4/6

Cap IV, Me­mo­rias que son pre­sen­te, des­de el 11/6

Cap V, Sig­nos ur­ba­nos, des­de el 18/6

Cap VI, Cuer­pos y na­tu­ra­le­za, des­de el 25/6

María Te­re­sa Hin­ca­pié, Alejandro Res­tre­po. “In­tem­pes­ti­vas”, 1993-94 .Foto-per­for­man­ce. Set mo­men­tum # 1

Sil­via Ri­vas. De la se­rie “Lle­nos de es­pe­ran­za”. “Con­de­na”, 2003. Vi­deo ins­ta­la­ción.

María Jo­sé Ar­jo­na. “La be­lle­za del ani­mal de cua­tro pa­tas”, foto-per­for­man­ce.

Colectivo No­so­tras Pro­po­ne­mos, Bie­nal 12 del Mer­co­sur, Por­to Ale­gre. Afi­che, im­pre­sión off­set.

Gra­cie­la Sac­co. Bo­ca­na­da, re­gis­tro de in­ter­ven­ción en Bs.As. 1994.

Li­lia­na Ma­res­ca. Al­tas es­fe­ras. Foto-per­for­man­ce. Foto M. Ló­pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.