La lú­ci­da voz de Ger­main Der­becq

Li­bro. Lo que es revelación reúne textos crí­ti­cos de la pin­to­ra fran­ce­sa que en los años 50 y 60 pro­mo­vió co­mo po­cos la obra de sus co­le­gas ar­gen­ti­nos.

Revista Ñ - - ARTE - POR GA­BRIEL PALUMBO

La edi­to­rial Iván Ro­sa­do pu­bli­có Lo que es revelación, un li­bro que re­co­pi­la una se­lec­ción de textos crí­ti­cos y cu­ra­to­ria­les de Ger­mai­ne Der­becq (Pa­rís, 1899–Bue­nos Ai­res, 1973) rea­li­za­da por Flo­ren­cia Qua­li­na y que con­tie­ne, ade­más, un tex­to de cie­rre de Fe­de­ri­co Bae­za. La fi­gu­ra de Der­becq me­re­cía es­te li­bro y me­re­ce­rá otros más. Des­de su lle­ga­da al país en 1951 se con­vir­tió en una ani­ma­do­ra ri­gu­ro­sa y crea­ti­va de la es­ce­na vi­sual de Bue­nos Ai­res, asu­mien­do ro­les de cu­ra­do­ra, de crí­ti­ca y de di­rec­to­ra de la mí­ti­ca galería Li­ro­lay.

El li­bro es el re­sul­ta­do de un pro­ce­so que comienza en la ex­po­si­ción de las obras pro­pias de Der­becq en la Galería Cal­va­re­si en mar­zo de 2019. En esa mues­tra, cu­ra­da por Bae­za –que se ti­tu­ló Fre­né­ti­ca­men­te de­ci­di­da a ir ha­cia de­lan­te–, la pin­tu­ra de la ar­tis­ta to­mó el pro­ta­go­nis­mo que qui­zá nun­ca an­tes ha­bía te­ni­do –en par­te por­que con­cen­tró sus es­fuer­zos en la pro­mo­ción de otros ar­tis­tas y en par­te por el pe­so de su es­po­so, el es­cul­tor Pa­blo Cu­ra­te­lla Ma­nes– al mis­mo tiem­po que for­jó la con­ti­nui­dad de una idea de in­ves­ti­ga­ción y pues­ta en va­lor de la fi­gu­ra de Der­becq den­tro del mar­co cul­tu­ral de su épo­ca. La de­ci­sión de Gui­do y Fran­co Cal­va­re­si, al fren­te del es­pa­cio, fue la de edi­tar un com­pen­dio con textos crí­ti­cos de la crea­do­ra fran­ce­sa, pues­tos en con­ver­sa­ción con otros, pro­du­ci­dos por Bae­za y Qua­li­na, re­pre­sen­tan­tes de otra épo­ca y de otra mi­ra­da so­bre el mun­do del ar­te con­tem­po­rá­neo. La par­ti­ci­pa­ción de Cal­va­re­si en un pro­yec­to de es­ta na­tu­ra­le­za es in­tere­san­te des­de varios as­pec­tos. En pri­mer lu­gar, am­plía su pa­pel más allá del he­cho pri­ma­rio de mos­trar y ven­der, pro­po­nien­do una suer­te de “pro­gra­ma” Der­becq. Al mis­mo tiem­po, pa­re­ce en­ten­der el pro­ce­so de trans­for­ma­ción del eco­sis­te­ma del ar­te a par­tir de la pan­de­mia. No son po­cos los que creen, en­tre ellos el in­flu­yen­te ga­le­ris­ta ale­mán David Zwir­ner, que es bas­tan­te pro­ba­ble que las fe­rias in­ter­na­cio­na­les su­fran las con­se­cuen­cias del Co­vid-19 y que las ga­le­rías van a re­co­brar cen­tra­li­dad. Uno de los fac­to­res de di­na­mi­za­ción más im­por­tan­te en es­te pro­ce­so es la pro­duc­ción de con­te­ni­dos y el sos­te­ni­mien­to de pro­gra­mas de in­ves­ti­ga­ción y pro­duc­ción con cier­ta la­te­ra­li­dad al fun­cio­na­mien­to ha­bi­tual de los es­pa­cios ex­po­si­ti­vos.

Lo que es revelación reúne es­cri­tos de Der­becq que van des­de 1953 has­ta 1971. Sus textos apa­re­cie­ron du­ran­te 20 años en la re­vis­ta Le Quo­ti­dien, pu­bli­ca­ción li­ga­da a la co­mu­ni­dad fran­ce­sa y, a par­tir de 1970 en su pro­pia re­vis­ta, Ar­tinf, que creó jun­to a Silvia de Am­bro­si­ni, Lidy Pra­ti y Odi­le Ba­ron Su­per­vie­lle. En am­bas pu­bli­ca­cio­nes, Der­becq des­ple­gó un ti­po de crí­ti­ca que com­bi­na­ba la fres­cu­ra ana­lí­ti­ca con una so­fis­ti­ca­da bús­que­da de la ri­que­za vi­tal de las obras y los ar­tis­tas. El ele­men­to re­li­gio­so, pre­sen­te en to­da su obra, co­lo­ca la sen­si­bi­li­dad es­pi­ri­tual en pri­mer plano sin for­zar los mé­to­dos ex­pre­si­vos ni los so­por­tes no­ve­do­sos. Pa­ra Der­becq, el ex­pe­ri­men­ta­lis­mo de los nue­vos ar­tis­tas no era al­go muy dis­tin­to a la ri­gu­ro­si­dad y al pre­cio­sis­mo del ar­te re­li­gio­so. En reali­dad, lo veía co­mo una con­ti­nui­dad del es­pí­ri­tu ar­tís­ti­co in­ten­tan­do ex­pre­sar lo per­ma­nen­te y lo uni­ver­sal, sea en la ma­jes­tuo­si­dad de una ca­te­dral gó­ti­ca o en un cua­dro cu­bis­ta o de abs­trac­ción geo­mé­tri­ca.

De las mu­chas aris­tas que per­mi­ten ver los textos se­lec­cio­na­dos hay dos muy in­tere­san­tes, por ra­zo­nes di­fe­ren­tes. Uno es el in­te­rés por ge­ne­rar un nue­vo co­lec­cio­nis­mo. Así ex­pre­sa­do pa­re­ce al­go de es­tos días, pe­ro Der­becq lo pro­ble­ma­ti­zó en 1953, po­nien­do el én­fa­sis en el amor y el co­ra­je. Los nue­vos co­lec­cio­nis­tas ten­drían que ele­gir ar­tis­tas jó­ve­nes, con­ti­nua­do­res y no se­gui­do­res de los maes­tros y en ellos se ex­pre­sa­ría la po­si­bi­li­dad de des­cu­brir y pro­fe­ti­zar. En al­gu­na me­di­da, Der­becq ha­bla­ba de ella mis­ma y de sus apues­tas a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas ex­pe­ri­men­ta­les usan­do, en es­te ca­so, el ejem­plo de An­dré Fa­rey –cu­ra­dor del Mu­seo de Gre­no­ble– y su in­ce­san­te ta­rea de im­po­ner el ar­te mo­derno por so­bre el cla­si­cis­mo pro­vin­cial y con­sa­gra­do de la Fran­cia de esos días. La otra di­men­sión atrac­ti­va es la po­lí­ti­ca. Sus es­cri­tos re­co­rren tem­po­ral­men­te un ci­clo de mu­chí­si­mos cam­bios en la reali­dad ar­gen­ti­na. Des­de la caí­da de Pe­rón has­ta la su­ce­sión de go­bier­nos mi­li­ta­res, Illia, Fron­di­zi y su pac­to con Pe­rón. Fue­ron tiem­pos de ra­di­ca­li­za­ción po­lí­ti­ca y de enor­mes con­tro­ver­sias ge­ne­ra­das al in­te­rior del mun­do del ar­te por las ten­sio­nes en­tre lo po­lí­ti­ca­men­te com­pro­me­ti­do y lo ex­pe­ri­men­tal. To­das es­tas cir­cuns­tan­cias no apa­re­cen ní­ti­das en los textos de Der­becq pe­ro, al mis­mo tiem­po, el lec­tor adi­vi­na su po­si­ción y su in­te­rés. Des­de su lu­gar de di­rec­to­ra de la Galería Li­ro­lay, des­de su crea­ción en 1960 has­ta 1963, pro­mo­vió a los crea­do­res más van­guar­dis­tas: Kem­ble, Gre­co, Po­le­se­llo, Ai­zen­berg, en­tre otros, con­ver­ti­dos lue­go en re­fe­ren­tes de la es­ce­na ar­tís­ti­ca ar­gen­ti­na. En al­gu­na me­di­da, es­ta pos­tu­ra se li­ga con un ar­gu­men­to de na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca, no co­yun­tu­ral, pe­ro sí pro­fun­da­men­te po­lí­ti­ca. En 1955, se pu­bli­ca un tex­to su­yo en Le Quo­ti­dien ba­jo el tí­tu­lo “¿Pue­de ser el ar­te pa­ra el pue­blo?”. Lue­go de una in­tro­duc­ción his­tó­ri­ca y ca­si an­tro­po­ló­gi­ca, ter­mi­na con una fuer­te ar­gu­men­ta­ción a fa­vor de la de­mo­cra­ti­za­ción de la ex­pe­rien­cia ar­tís­ti­ca y la em­pa­ren­ta –asen­ta­da en su pro­fun­da re­li­gio­si­dad– con una ne­ce­si­dad es­pi­ri­tual pa­ra los hom­bres.

Der­becq de­mos­tró, en más de un es­cri­to, una con­fian­za mo­nu­men­tal ha­cia Bue­nos Ai­res pa­ra con­ver­tir­se en el cen­tro de las ar­tes en América del Sur. Esa con­fian­za se ha ido per­dien­do. Sin em­bar­go, ex­pe­rien­cias co­mo las que per­mi­ten con­cre­tar es­te li­bro son pe­que­ños pa­sos ha­cia la po­si­bi­li­dad de re­no­var esa es­pe­ran­za y esa ex­pec­ta­ti­va.

Ger­main Der­becq en el ta­ller de su ma­ri­do, Pa­blo Cu­ra­te­lla Ma­nes, en Pa­rís, 1924.

Lo que es revelación Ger­main Der­becq Iván Ro­sa­do 124págs. $450

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.