Revista Ñ

Las ten­sio­nes del po­pu­lis­mo

Re­se­ña. Ro­san­va­llon dis­cu­te en su li­bro con ex­tre­mis­tas que ven al po­pu­lis­mo co­mo an­ti­de­mo­crá­ti­co y con quie­nes lo creen una so­lu­ción pa­ra to­do.

- POR RO­CÍO ANNUNZIATA Ro­cío Annunziata es doc­to­ra en Es­tu­dios Po­lí­ti­cos por la Éco­le des Hau­tes Étu­des en Scien­ces So­cia­les (Pa­rís) y la UBA. Es pro­fe­so­ra e in­ves­ti­ga­do­ra del Co­ni­cet.

En el to­rren­te de teo­rías y opi­nio­nes so­bre los po­pu­lis­mos del si­glo XXI, es­tán quie­nes los con­si­de­ran co­mo lo opues­to de la de­mo­cra­cia y quie­nes los ven co­mo la de­mo­cra­cia en su má­xi­ma ex­pre­sión. El si­glo del po­pu­lis­mo (Editorial Ma­nan­tial), el re­cien­te li­bro de Pie­rre Ro­san­va­llon nos pro­po­ne otro ca­mino: el po­pu­lis­mo no es ni lo con­tra­rio de la de­mo­cra­cia ni su esen­cia, sino una for­ma es­pe­cí­fi­ca de re­sol­ver sus di­le­mas.

El gru­po de quie­nes ven al po­pu­lis­mo sim­ple­men­te co­mo una pa­to­lo­gía de la de­mo­cra­cia es sin du­das más am­plio. A es­te gru­po, Ro­san­va­llon le de­vuel­ve una ad­ver­ten­cia agu­da: con­si­de­rar­lo una pa­to­lo­gía supondría que las de­mo­cra­cias exis­ten­tes son re­fe­ren­cias per­fec­tas del pro­yec­to de­mo­crá­ti­co. Quie­nes lo con­ci­ben, en cam­bio, co­mo la ló­gi­ca esen­cial de la de­mo­cra­cia o de la po­lí­ti­ca mis­ma –la dis­cu­sión con pen­sa­do­res co­mo Er­nes­to La­clau o Chantal Mouf­fe es ex­plí­ci­ta en el li­bro– su­bes­ti­man el mo­do en que los po­pu­lis­mos sim­pli­fi­can las po­si­bi­li­da­des de la de­mo­cra­cia con­du­cién­do­la a uno de sus lí­mi­tes.

¿Qué hay de­trás de ex­pe­rien­cias co­mo las de Trump, Le Pen, Po­de­mos o Chá­vez? Fiel a su concepción de la de­mo­cra­cia co­mo ex­pe­rien­cia in­de­ter­mi­na­da y no co­mo mo­de­lo rí­gi­do, Ro­san­va­llon en­tien­de al po­pu­lis­mo co­mo uno de los mo­dos de re­so­lu­ción de sus apo­rías es­truc­tu­ran­tes, de­ri­va­das de la pa­ra­do­ja que su­po se­ña­lar Clau­de Le­fort: la de­mo­cra­cia se fun­da en el po­der del Pue­blo, pe­ro el Pue­blo uni­fi­ca­do no exis­te, em­pí­ri­ca­men­te es in­ha­lla­ble, só­lo te­ne­mos so­cie­da­des cru­za­das por la di­vi­sión y la di­ver­si­dad.

Los in­ten­tos de re­sol­ver es­tas apo­rías pue­den con­du­cir a fi­gu­ras de la de­mo­cra­cia-lí­mi­te, que se ca­rac­te­ri­zan por exa­cer­bar al­gu­na di­men­sión en de­tri­men­to de otras. Ro­san­va­llon iden­ti­fi­ca tres: la de­mo­cra­cia mi­ni­ma­lis­ta, en la que el úni­co rol atri­bui­do al ciu­da­dano es el de elec­tor y que fá­cil­men­te de­ge­ne­ra en oli­gar­quía elec­ti­va; la esen­cia­lis­ta, de ins­pi­ra­ción mar­xis­ta, que de­nun­cia la men­ti­ra de la de­mo­cra­cia for­mal y de­ge­ne­ra en to­ta­li­ta­ris­mo; y la de­mo­cra­cia po­la­ri­za­da, te­rreno pro­pio del po­pu­lis­mo, que co­rre el ries­go de con­ver­tir­se en “de­mo­cra­du­ra” cuan­do se mo­di­fi­can las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra crear un ré­gi­men “irre­ver­si­ble”.

El po­pu­lis­mo es en­ton­ces una for­ma lí­mi­te de la de­mo­cra­cia que bus­ca re­sol­ver la in­de­ter­mi­na­ción que le es pro­pia me­dian­te un con­jun­to de sim­pli­fi­ca­cio­nes: lo de­mo­crá­ti­co se re­du­ce a la prue­ba de las ur­nas, la re­pre­sen­ta­ción se re­du­ce a la iden­ti­fi­ca­ción con un lí­der que en­car­na al Pue­blo, la ex­pre­sión del Pue­blo se re­du­ce a su co­mu­ni­ca­ción sin in­ter­me­dia­rios con el po­der, su so­be­ra­nía se con­den­sa en el uso de re­fe­ren­do y la di­ver­si­dad de la so­cie­dad se re­du­ce a una di­co­to­mi­za­ción en­tre “no­so­tros” y “ellos”.

Po­de­mos ad­ver­tir que la pri­me­ra sim­pli­fi­ca­ción, lo de­mo­crá­ti­co re­du­ci­do a lo electoral, es un ras­go tam­bién pre­sen­te en las de­mo­cra­cias mí­ni­mas en las que el ciu­da­dano tie­ne el mo­des­to rol de ele­gir a quie­nes de­ci­di­rán por él. El po­pu­lis­mo re­cla­ma, con­tra es­ta vi­sión em­po­bre­ci­da, una ma­yor ex­pre­sión de la vo­lun­tad po­pu­lar, pe­ro sin de­jar de apo­yar­se en lo electoral co­mo el fun­da­men­to de la de­mo­cra­cia. De allí su atrac­ción por la de­mo­cra­cia di­rec­ta ba­jo la for­ma del re­fe­ren­do. Otra con­se­cuen­cia de una exal­ta­ción de la so­be­ra­nía po­pu­lar con­ju­ga­da con hi­per­elec­to­ra­lis­mo es que el Pue­blo, pa­ra ha­cer­se pre­sen­te, tie­ne que iden­ti­fi­car­se con un lí­der que le pres­ta su voz, re­du­cien­do la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca a la en­car­na­ción. El po­pu­lis­mo pa­re­ce res­pon­der a un eli­tis­mo con otro eli­tis­mo. Aun­que no lo afir­ma ex­plí­ci­ta­men­te, el li­bro nos de­ja en­tre­ver có­mo son las oli­gar­quías elec­ti­vas las que nos lle­van mu­chas ve­ces a los po­pu­lis­mos, sus­ci­tan­do así el in­te­rro­gan­te: ¿aca­so no an­da­mos sal­tan­do siem­pre de una fi­gu­ra de la de­mo­cra­cia-lí­mi­te en otra?

Pen­sar al po­pu­lis­mo co­mo res­pues­ta a las ten­sio­nes de la de­mo­cra­cia ayu­da a en­ten­der por qué sen­ti­mos que to­da la po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­nea ad­quie­re un es­pí­ri­tu po­pu­lis­ta: mo­vi­mien­tos so­cia­les an­ti-es­ta­blish­ment, po­la­ri­za­ción en los me­dios, pa­sio­nes com­plo­tis­tas, to­do cons­ti­tu­ye lo que Ro­san­va­llon lla­ma el “po­pu­lis­mo di­fu­so” de nues­tras so­cie­da­des.

Lo in­tere­san­te de su pers­pec­ti­va es que no idea­li­za for­mas pa­sa­das de de­mo­cra­cia. La po­lí­ti­ca in­me­dia­ta del po­pu­lis­mo ve en los par­ti­dos po­lí­ti­cos, ac­to­res me­dia­do­res em­ble­má­ti­cos, un blan­co pri­vi­le­gia­do. Pe­ro ¿hay que vol­ver a una “de­mo­cra­cia de par­ti­dos” pa­ra evi­tar el po­pu­lis­mo? Ro­san­va­llon re­co­no­ce que si los par­ti­dos se han va­cia­do de sus fun­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de an­ta­ño es pre­ci­so re­pen­sar la par­ti­ci­pa­ción y la re­pre­sen­ta­ción con otros ins­tru­men­tos.

Fren­te a la tra­duc­ción del “po­der de to­dos” en un me­ro cálcu­lo electoral, Ro­san­va­llon re­cuer­da que la de­mo­cra­cia es tam­bién el “po­der de cual­quie­ra” y que es­te pue­de cris­ta­li­zar­se en cuer­pos de ciu­da­da­nos sor­tea­dos que in­flu­yan en las de­ci­sio­nes. An­te la ba­na­li­za­ción de los re­fe­ren­dos, Ro­san­va­llon plan­tea for­ta­le­cer las he­rra­mien­tas de ini­cia­ti­va ciu­da­da­na. Fren­te a la re­pre­sen­ta­ción-en­car­na­ción, pre­fie­re fo­men­tar for­mas de re­pre­sen­ta­ción- na­rra­ción que pue­dan aten­der a las his­to­rias de quie­nes hoy son in­vi­si­bles u ol­vi­da­dos.

En sín­te­sis, fren­te a las sim­pli­fi­ca­cio­nes que pro­du­ce el po­pu­lis­mo, Ro­san­va­llon pro­po­ne mul­ti­pli­car la de­mo­cra­cia, vol­vién­do­la más in­te­rac­ti­va y na­rra­ti­va. Sin caer en la po­la­ri­za­ción en­tre po­pu­lis­tas y an­ti-po­pu­lis­tas, por en­ci­ma de “la grie­ta” glo­bal, su li­bro nos per­mi­te com­pren­der có­mo el po­pu­lis­mo sur­ge del de­sen­can­to con la de­mo­cra­cia ac­tual y nos con­vo­ca a pen­sar las nue­vas for­mas de la so­be­ra­nía po­pu­lar en el si­glo XXI.

 ?? GE­RAR­DO DELL’ORO ?? Pie­rre Ro­san­va­llon sos­tie­ne que hay que re­pen­sar la par­ti­ci­pa­ción y la re­pre­sen­ta­ción de­mo­crá­ti­ca.
GE­RAR­DO DELL’ORO Pie­rre Ro­san­va­llon sos­tie­ne que hay que re­pen­sar la par­ti­ci­pa­ción y la re­pre­sen­ta­ción de­mo­crá­ti­ca.
 ??  ?? El si­glo del po­pu­lis­mo
Pie­rre Ro­san­va­llon Tra­ducc­ción: Ire­ne Miriam Agoff Editorial Ma­nan­tial 296 págs. $1200
El si­glo del po­pu­lis­mo Pie­rre Ro­san­va­llon Tra­ducc­ción: Ire­ne Miriam Agoff Editorial Ma­nan­tial 296 págs. $1200

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina