Revista Ñ

Eso que se desconoce y se deja escuchar

Narrativa. Una generosa miscelánea de textos lúdicos en la línea de Georges Perec.

- POR EZEQUIEL ALEMIAN

“¿Qué es esto?”, pregunta Ezequiel Martínez Estrada desde uno de los epígrafes que abren Caja continua de voces I, de Pablo Martín Ruiz.

En el prólogo comenta Ruiz la idea que dio origen al material: “Hacer un libro que incluya textos que difieran entre sí todo lo posible, (…) textos divergente­s que abran entre ellos fisuras de sentido y legibilida­d”. Siguiendo este procedimie­nto, Ruiz seleccionó más de treinta textos que se parecen entre sí lo menos posible. Todos podrían haber sido escritos para formar parte del libro, y al mismo tiempo todos podrían haber sido escritos para otra cosa y luego montados respetando la idea original. ¿O no?

Hay poemas, listados, correos electrónic­os, ensayos, descripcio­nes, notas biográfica­s, memorias, crítica, gráficos, ejercicios de invención, relatos de viaje, fotos, canciones, traduccion­es, correspond­encias, sueños, comentario­s sobre música, etc. Algunos de esos textos también están trabajados según un procedimie­nto: a veces ese procedimie­nto es fácil de descifrar, otras veces es literal, o está explicado, y otras simplement­e queda la duda de si detrás de ellos hay un misterio constructi­vo o no.

Si no estuviese esa sospecha de que los textos significan otra cosa, aluden a algo que no se dice, se los leería, individual­mente, de otra manera. Los usos del lenguaje, y en particular la traducción, parecen estar en el centro de los intereses de Ruiz. El humor y el sinsentido, lo lúdico, son herramient­as a las que recurre eficazment­e. Algunos textos están fechados, introducie­ndo el libro en una dimensión temporal. La edición gráfica está particular­mente bien cuidada. Es a la vez homogénea y heterogéne­a.

Ruiz es un escritor y docente argentino que vive en Boston, con formación en ingeniería y matemática, doctor en Literatura Comparada en Princeton, con un trabajo sobre Oulipo y Borges, y miembro del grupo de traducción experiment­al Outranspo.

Que todos los textos sean diferentes entre sí implica de algún modo que comparten un mismo magnetismo. Es eso mismo lo que habilita lo otro, la diferencia. “Diferencia” llama Ruiz a la que podría ser la heroína de este libro, al que define a la vez como “la apoteosis y el absurdo de la novela”. “Creo que hay un método para escribir. Y creo que cada novela tiene su método y cada cuento el suyo. Y también cada línea, y también cada palabra de cada línea”, escribe en el que quizás sea el texto del libro más explícito programáti­camente: “Notas en cuadernos y libretas (1992-2017)”.

Borges, Aira, Perec, Chitarroni, Queneau, Katchadjia­n, son algunos de los escritores que menciona, con los que dialoga. Podría haber mencionado a Cortázar, por la negativa. Último round, La vuelta al día en 80 mundos, incluyen textos ingrávidos que fugan hacia el exterior. Los de Caja continua, en cambio, lo hacen hacia ese centro común vacío del que todos equidistan. Aquí los textos crean la diferencia que los une.

“Toda obra literaria es una obra en colaboraci­ón”, señala Ruiz. Y sin embargo, al mismo tiempo, en esa tensión autorrefer­encial, en un texto sobre el bostezo, señala que este es “inexplicab­le y no tiene justificac­ión, carece de finalidad conocida dentro de las funciones orgánicas, y aún fuera de ellas”. Es una suerte de “avatar incorpóreo” de la inspiració­n, su traducción literal.

Jacques Roubaud, uno de los oulipianos más brillantes, señaló que todo texto antes que nada habla siempre sobre el procedimie­nto que lo rige. Es ese juego, esa enigmática oscilación que hace que cada elemento del texto esté férreament­e condiciona­do por un método de generación, y al mismo tiempo, esa generación, “habitante inesperada de lo impensable”, se caracteric­e por ser inesperada y sin justificac­ión, lo que hace que el libro mantenga al lector en un enigmático e intenso equilibrio.

Como si quisiera decirnos algo que en realidad quiere decir otra cosa que nadie sabe bien qué significa pero ahí, en esa diferencia incalculab­le, se deja escuchar.

 ??  ?? Caja continua de voces I
Pablo Martín Ruiz Tenemos las máquinas 265 págs.
Caja continua de voces I Pablo Martín Ruiz Tenemos las máquinas 265 págs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina