Có­mo in­te­grar un Ba­ri­lo­che par­ti­do

La ciu­dad pre­sen­ta al­tos ni­ve­les de frag­men­ta­ción geo­grá­fi­ca y se­gre­ga­ción so­cial, se­ña­la un es­tu­dio ur­ba­nís­ti­co del ins­ti­tu­to Cie­tes, de la Uni­ver­si­dad de Río Ne­gro. Agru­pó a los ba­rrios en sec­to­res con ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias y pro­po­ne po­lí­ti­cas al­ter­na

Rio Negro Neuquen - - Río Negro - DA­NIEL MAR­ZAL dmar­zal@rio­ne­gro.com.ar

“La po­lí­ti­ca pa­ra re­ver­tir la se­gre­ga­ción ur­ba­na de­be aten­der lo la­bo­ral, los la­zos so­cia­les y la cons­truc­ción de co­mu­ni­dad”. To­más Gue­va­ra, in­ves­ti­ga­dor del Cie­tes

La con­fi­gu­ra­ción ur­ba­na de Ba­ri­lo­che, que his­tó­ri­ca­men­te fue ob­je­to de nu­me­ro­sos diag­nós­ti­cos, pre­sen­ta un al­to gra­do de se­gre­ga­ción y frag­men­ta­ción que no pue­de re­sol­ver­se só­lo con las po­lí­ti­cas ha­bi­ta­cio­na­les clá­si­cas, que prio­ri­zan la re­gu­la­ri­za­ción de la pro­pie­dad de la tie­rra.

Esa con­clu­sión se des­pren­de de un es­tu­dio rea­li­za­do por el gru­po Cie­tes, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Ne­gro, que plan­tea la in­con­ve­nien­cia de con­so­li­dar la seg­men­ta­ción so­cial de los ba­rrios y su­gie­re la apli­ca­ción de me­di­das más ac­ti­vas que fa­ci­li­ten la mez­cla o “in­te­gra­ción”.

El tra­ba­jo fue ex­pues­to el jue­ves en un co­lo­quio abier­to y des­cri­be la dis­tri­bu­ción de los ba­rrios de la ciu­dad, a los que agru­pa por va­ria­bles re­la­cio­na­das con la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, el ac­ce­so a in­fra­es­truc­tu­ra y el “ré­gi­men de te­nen­cia” de los in­mue­bles. Cla­si­fi­ca a los ba­rrios en 11 “clus­ters” o sec­to­res con par­ti­cu­la­ri­da­des pro­pias, que van des­de los ba­rrios cén­tri­cos con­so­li­da­dos, los ba­rrios pe­riur­ba­nos “con gran­des res­tric­cio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra y ba­jo ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co”, has­ta los ba­rrios “de sec­to­res me­dios agres­tes”, co­mo Co­lo­nia Sui­za o La­go Gu­tié­rrez.

Uno de los in­ves­ti­ga­do­res que fir­ma el tra­ba­jo, To­más Gue­va­ra, di­jo que Ba­ri­lo­che tie­ne áreas “que se vuel­ven muy he­te­ro­gé­neas” y que el pro­pó­si­to so­cial­men­te re­co­men­da­ble de pro­pi­ciar la “mez­cla” cho­ca con li­mi­tan­tes con­cre­tos, que en al­gu­nos ca­sos tie­nen que ver con las ba­rre­ras geo­grá­fi­cas, co­mo ce­rros y cur­sos de agua, que son inexis­ten­tes en otras ciu­da­des.

Ex­pli­có que al­gu­nas po­lí­ti­cas que apun­ta­ron a ge­ne­rar nue­vas ur­ba­ni­za­cio­nes a tra­vés de coope­ra­ti­vas, mu­tua­les y en­ti­da­des in­ter­me­dias que agru­pan ofi­cios – co­mo po­li­cías, em­plea­dos de co­mer­cio, do­cen­tes, pe­rio­dis­tas u otros–, es­tán “con­tra­in­di­ca­das”.

Se­ña­ló que es un te­ma “difícil de abor­dar” des­de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y que exis­te con­sen­so des­de el pun­to de vis­ta aca­dé­mi­co en se­pio ña­lar que “los sec­to­res de al­ta vul­ne­ra­bi­li­dad, cuan­do es­tán muy con­cen­tra­dos (en de­ter­mi­na­dos ba­rrios), tien­den a que esas con­di­cio­nes se per­pe­túen”.

Ade­más de Gue­va­ra, son coau­to­res del tra­ba­jo Andrés Niem­bro y Eu­ge­nia Ca­va­nagh, to­dos in­ves­ti­ga­do­res del Cie­tes (Cen­tro In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Es­tu­dios so­bre Te­rri­to­rio, Eco­no­mía y So­cie­dad). En las con­clu­sio­nes se­ña­lan que “las po­lí­ti­cas que bus­quen la in­te­gra­ción so­cio­ur­ba­na de­be­rían pro­mo­ver un cum­pli­mien­to efec­ti­vo de los de­re­chos eco­nó­mi­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les de los gru­pos a ser im­pac­ta­dos y no só­lo li­mi­tar­se a po­ner en mar­cha po­lí­ti­cas ha­bi­ta­cio­na­les”.

Gue­va­ra se­ña­ló que el mu­ni­ci- en la ac­tua­li­dad tra­ba­ja ca­si ex­clu­si­va­men­te en pro­gra­mas de “re­gu­la­ri­za­ción” de tie­rras, has­ta aho­ra con po­cos re­sul­ta­dos, y no hay com­ple­men­tos vi­si­bles que apun­ten a lo so­cio la­bo­ral.

Ad­mi­tió que no se­ría fá­cil re­pli­car cri­te­rios vi­gen­tes en otros paí­ses, don­de por ejem­plo se obli­ga a des­ti­nar en ca­da nue­vo lo­teo un por­cen­ta­je a vi­vien­da so­cial, por­que “ge­ne­ra­ría fuer­te re­sis­ten­cia de los sec­to­res me­dios”.

Pe­ro sub­ra­yó que no hay so­lu­ción po­si­ble con pla­nes o pro­gra­mas fun­da­dos en la “te­sis De Soto” (por el eco­no­mis­ta con­ser­va­dor pe­ruano Her­nan­do De Soto), se­gún la cual el tí­tu­lo de pro­pie­dad es la lla­ve pa­ra la movilización del ca­pi­tal y el com­ba­te de la po­bre­za. “Fue un pa­ra­dig­ma muy fuer­te en la dé­ca­da del 90 que con­ti­núa has­ta hoy –se­ña­ló el in­ves­ti­ga­dor–. Pe­ro no pue­de ser la úni­ca po­lí­ti­ca, por­que hay otras for­mas vá­li­das de te­nen­cia. Por ejem­plo el al­qui­ler, si es­tu­vie­ra más re­gu­la­do, o tam­bién la pro­pie­dad co­mu­ni­ta­ria”, di­ce.

El es­tu­dio pro­po­ne po­lí­ti­cas más ac­ti­vas des­de el Mu­ni­ci­pio y otros ni­ve­les del Es­ta­do pa­ra me­jo­rar la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.