Pre­su­pues­to: un de­ba­te pe­ro­nis­ta

Rio Negro Neuquen - - Opinión -

La cri­sis mo­di­fi­ca pa­tro­nes y com­por­ta­mien­tos. To­dos los pa­pe­les se que­man. El pre­si­den­te Ma­cri de­fien­de la idea de que las re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias son un im­pues­to ma­lo e in­clu­so va­rias ve­ces ra­ti­fi­có el cro­no­gra­ma es­ta­ble­ci­do a co­mien­zos de ges­tión pa­ra su re­duc­ción gra­dual. Pa­ra ba­jar el dé­fi­cit, Ma­cri no só­lo ter­mi­nó im­po­nien­do una suba tran­si­to­ria de las re­ten­cio­nes, sino que las ex­ten­dió a to­das las ex­por­ta­cio­nes. El de­cre­to que obli­ga­rá a las em­pre­sas a pa­gar un bono de fin de año, no re­mu­ne­ra­ti­vo, y so­bre cu­ya mo­da­li­dad aún se es­pe­ra una co­mu­ni­ca­ción ofi­cial, po­dría ser leí­do en la mis­ma cla­ve: es otro ejem­plo de un go­bierno que to­ma me­di­das en las que reite­ra­da­men­te di­ce que no cree. El es­lo­gan ofi­cial “ha­cien­do lo que hay que ha­cer” ad­quie­re hoy una nue­va sig­ni­fi­ca­ción.

Pa­ra uno de los dos se­cre­ta­rios de la CGT, el bono de 5.000 pe­sos a pa­gar en dos o más ve­ces, se­gún quien pue­da, “pon­drá a ro­dar la rue­da del con­su­mo”. Pa­re­ce un ex­ce­so. Pe­ro sin es­te pa­lia­ti­vo el sa­la­rio iba ca­mino a per­der más de 6 pun­tos a fi­na­les de año tras ha­ber re­tro­ce­di­do 10% en el pri­mer se­mes­tre. Se ve­rá có­mo ter­mi­nan los suel­dos con­tra la in­fla­ción, que pa­ra los gre­mios al­can­zó un 6,1 en oc­tu­bre (el Indec da­rá la ci­fra el jue­ves). An­tes que po­ner a ro­dar na­da, co­mo re­co­no­ció el mis­mo Héctor Daer, el bono des­pe­ja la po­si­bi­li­dad de que se con­vo­que a una nue­va huel­ga na­cio­nal. Una me­di­da que ha­bían in­si­nua­do los gre­mios –des­pués del exi­to­so pa­ro con­tra Ma­cri de me­dia­dos de oc­tu­bre– y en la que tam­po­co ellos creían.

El acuer­do al que lle­ga­ron el jue­ves la CGT con el go­bierno y las em­pre­sas po­dría pa­re­cer una ga­ran­tía pa­ra la paz so­cial has­ta fin de año. Pe­ro na­da es se­gu­ro: la huel­ga sor­pre­si­va que pro­ta­go­ni­zó ese mis­mo día un co­lec­ti­vo de cin­co gre­mios ae­ro­náu­ti­cos con­tra Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas obli­gó a can­ce­lar unos 250 vue­los –al­gu­nos in­clu­so fue­ron re­pro­gra­ma­dos pa­ra hoy– y de­jó a más de 30.000 pa­sa­je­ros va­ra­dos en ter­mi­na­les aé­reas de to­do el país. Fue un re­cla­mo de tra­ba­ja­do­res que per­ci­ben re­mu­ne­ra­cio­nes muy por en­ci­ma del pro­me­dio, a las que con­tri­bu­yen sub­si­dios del Es­ta­do por 180 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún nú­me­ros de la em­pre­sa de ban­de­ra. De esos gre­mios, uno es­tá ali­nea­do con un sec­tor de la con­duc­ción de la CGT li­de­ra­do por el gas­tro­nó­mi­co Luis Ba­rrio­nue­vo. Los otros se re­par­ten en­tre el mo­ya­nis­mo y ex­pre­sio­nes del kirch­ne­ris­mo.

El con­flic­to ae­ro­náu­ti­co mos­tró la con­fluen­cia de sec­to­res gre­mia­les que apa­re­cen en­fren­ta­dos en el pe­ro­nis­mo. Los ae­ro­puer­tos no fue­ron el úni­co es­ce­na­rio que re­gis­tró ese fe­nó­meno. Esa mis­ma tar­de, Mo­yano y Daer fue­ron re­ci­bi­dos de re­gre­so a la me­sa de ac­ción po­lí­ti­ca del PJ, reuni­da en la se­de por­te­ña de la ca­lle Mat­heu. Tam­bién fue la vuel­ta de Fe­li­pe So­lá, co­mo Daer, ale­ja­do del mas­sis­mo y del me­cá­ni­co Ri­car­do Pig­na­ne­lli, cris­ti­nis­ta. Co­mo la ima­gen del 17 de oc­tu­bre en Tu­cu­mán, don­de al­ter­na­ron al­gu­nos ac­to­res, la fo­to del jue­ves en la se­de del PJ es una ex­pre­sión de la uni­dad im­per­fec­ta en la que pa­re­ce es­for­zar­se el pe­ro­nis­mo cuan­do co­men­zó la cuen­ta re­gre­si­va de la elec­ción pre­si­den­cial. A di­fe­ren­cia de Tu­cu­mán, el que or­de­nó es­ta vez fue el kirch­ne­ris­mo: pre­si­dió José Luis Gio­ja y es­tu­vie­ron el je­fe de los dipu­tados kirch­ne­ris­tas Agus­tín Ros­si y el pe­ro­nis­mo bo­nae­ren­se del ma­tan­ce­ro Fernando Es­pi­no­za, que hoy pre­si­de el in­ten­den­te de Mer­lo Gus­ta­vo Me­nén­dez. Y tam­bién Da­niel Scio­li.

Des­de allí se en­co­men­dó un acer­ca­mien­to ha­cia el pe­ro­nis­mo fe­de­ral, re­fe­ren­cia­do en la me­sa de los cua­tro: el se­na­dor Miguel Pi­chet­to, los go­ber­na­do­res Juan Schia­ret­ti y Juan Ma­nuel Ur­tu­bey y Ser­gio Mas­sa. Ese es el sec­tor que pro­me­te dar­le los vo­tos a Ma­cri es­te miér­co­les en el Se­na­do pa­ra san­cio­nar el Pre­su­pues­to. Co­mo ya he­mos vis­to en la reunión de co­mi­sión que emi­tió dic­ta­men, y se­ma­nas atrás en la se­sión que pa­ró el ajus­te del gas por la de­va­lua­ción, el de­ba­te se­rá ani­ma­do por pe­ro­nis­tas. Allí es don­de se desa­rro­lla hoy vi­si­ble­men­te la in­ter­na.

El quin­cho de la his­tó­ri­ca se­de de Mat­heu­ya no tie­ne imá­ge­nes del ma­tri­mo­nio Kirch­ner, ini­cia­ti­va de la efí­me­ra in­ter­ven­ción de Ba­rrio­nue­vo. So­lo se col­ga­ron ban­ners de Eva Pe­rón. A lo se­gu­ro.

Un go­bierno que to­ma me­di­das en las que reite­ra­da­men­te di­ce que no cree. El es­lo­gan ofi­cial “ha­cien­do lo que hay que ha­cer” ad­quie­re una nue­va sig­ni­fi­ca­ción.

Co­mo ya he­mos vis­to en la reunión de co­mi­sión que emi­tió dic­ta­men, el de­ba­te en el Se­na­do se­rá ani­ma­do por pe­ro­nis­tas. Allí es don­de se desa­rro­lla hoy vi­si­ble­men­te la in­ter­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.