Di­ne­ro y cam­pa­ñas

Rio Negro Neuquen - - Opinión -

El Se­na­do de la Na­ción pre­vé dis­cu­tir en los pró­xi­mos días un pro­yec­to de re­for­ma del sis­te­ma de fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca que, en­tre otras me­di­das, vol­ve­rá a dar­le a las em­pre­sas la po­si­bi­li­dad de apor­tar a las cam­pa­ñas elec­to­ra­les.

El ple­na­rio de co­mi­sio­nes de la Cá­ma­ra Al­ta emi­tió un des­pa­cho pa­ra un pro­yec­to en el que con­ver­gen pro­pues­tas de Miguel Pi­chet­to y Án­gel Ro­zas, en­tre otros, tras es­cu­char a di­ver­sos ex­per­tos en le­gis­la­ción elec­to­ral y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. El tex­to aban­do­na la prohi­bi­ción ta­xa­ti­va al fi­nan­cia­mien­to em­pre­sa­rio a las cam­pa­ñas, in­tro­du­ci­da en el 2009 des­pués que el em­pre­sa­rio Fernando de Nar­váez de­rro­ta­ra a Nés­tor Kirch­ner en las le­gis­la­ti­vas bo­nae­ren­ses y del es­cán­da­lo de apor­tes de la “ma­fia de la efe­dri­na” a la cam­pa­ña pre­si­den­cial del pe­ro­nis­mo. Ocu­rre en mo­men­tos en que Cam­bie­mos en­fren­ta una in­ves­ti­ga­ción pe­nal por “apor­tan­tes tru­chos” (que en­cu­bri­rían apor­tes em­pre­sa­rios ile­ga­les) en la cam­pa­ña que lle­vó al po­der a la go­ber­na­do­ra María Eu­ge­nia Vidal. Y que el ca­so de los “cua­der­nos” re­ve­la­ra la tra­ma de co­rrup­ción de coimas y “re­tor­nos” de di­ne­ro de em­pre­sas y con­tra­tis­tas del Es­ta­do usa­dos du­ran­te el kirch­ne­ris­mo tan­to pa­ra fi­nan­ciar ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas co­mo pa­ra el en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal de fun­cio­na­rios.

El pro­yec­to par­te del re­co­no­ci­mien­to de un fra­ca­so. Tan­to fun­cio­na­rios elec­to­ra­les co­mo ex­per­tos re­co­no­cie­ron en las au­dien­cias del Se­na­do que las úl­ti­mas ren­di­cio­nes de los par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios fue­ron me­ros “di­bu­jos” pa­ra cum­plir for­ma­li­da­des legales. Ha­cer po­lí­ti­ca en Ar­gen­ti­na es ca­da vez más ca­ro. Se­gún el pe­rio­dis­ta Hu­go Al­co­na­da Mon, las cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les de quie­nes lle­ga­ron al ba­lo­ta­je, Mau­ri­cio Ma­cri y Da­niel Scio­li en 2015, usa­ron más de 100 mi­llo­nes de dó­la­res, 8 o 9 ve­ces más de lo de­cla­ra­do, que re­ci­bie­ron “en ne­gro” de fuentes em­pre­sa­rias y de des­víos o abu­so de fon­dos del Es­ta­do. “El fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca es el pe­ca­do ori­gi­nal de la co­rrup­ción en el país”, se­ña­la.

El pro­yec­to que de­ba­ti­rá el Se­na­do re­co­no­ce que la prohi­bi­ción to­tal de los apor­tes em­pre­sa­rios au­men­tó la ile­ga­li­dad. Pro­po­ne un sis­te­ma “mix­to” de fi­nan­cia­ción pú­bli­co y pri­va­do, es­ta­ble­cien­do lí­mi­tes y me­jo­res con­tro­les. Per­mi­te que per­so­nas ju­rí­di­cas, em­pre­sas, pue­dan apor­tar has­ta un 5% del to­tal de los gas­tos de cam­pa­ña de un par­ti­do o alian­za elec­to­ral. De­be­rán es­tar ban­ca­ri­za­dos, de mo­do que la Jus­ti­cia elec­to­ral pue­da es­ta­ble­cer la “tra­za­bi­li­dad” de los fon­dos. Man­tie­ne la prohi­bi­ción de apor­tes anó­ni­mos, de en­tes es­ta­ta­les, con­tra­tis­tas de obra pú­bli­ca, jue­gos de azar, sin­di­ca­tos o aso­cia­cio­nes em­pre­sa­rias o pro­fe­sio­na­les y em­pre­sas ex­tran­je­ras, en­tre otros. Crea un “re­gis­tro de tra­za­bi­li­dad” dis­po­ni­ble en la web de la Cá­ma­ra Na­cio­nal Elec­to­ral, que su­ma­rá fa­cul­ta­des de con­trol y per­so­nal en su cuer­po de au­di­to­res que fis­ca­li­zan los gas­tos de cam­pa­ña.

Sin em­bar­go, ya hu­bo crí­ti­cas a la pro­pues­ta. En­tre ellas que se “pri­va­ti­za la po­lí­ti­ca” y se per­ju­di­ca a los par­ti­dos po­lí­ti­cos pe­que­ños, ya que dis­mi­nu­ye a la mi­tad el es­pa­cio gra­tui­to en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Te­men que al­gu­nos ar­tícu­los sean una “am­nis­tía” en­cu­bier­ta a las in­ves­ti­ga­cio­nes en mar­cha so­bre apor­tes ile­ga­les. Otros aña­die­ron que se de­ja de la­do el con­trol a sin­di­ca­tos, co­le­gios pro­fe­sio­na­les y fun­da­cio­nes, usa­dos co­mo vías pa­ra­le­las de cam­pa­ña. Tam­bién se­ría con­fu­sa la re­gu­la­ción de la pu­bli­ci­dad ofi­cial y otros me­ca­nis­mos que per­mi­ten a los ofi­cia­lis­mos ha­cer pro­se­li­tis­mo con re­cur­sos pú­bli­cos. Igual­men­te se re­cla­mó que las sanciones por el mal ma­ne­jo de fon­dos al­can­cen tam­bién a las alian­zas, no só­lo a los par­ti­dos, y a los pro­pios can­di­da­tos.

El pro­ble­ma es que se de­ba­te una au­to­rre­gu­la­ción: po­lí­ti­cos le­gis­lan­do so­bre te­mas que lue­go afec­ta­rán sus cam­pa­ñas y san­cio­na­rán sus pro­pias ma­las prác­ti­cas. Tam­bién es ne­ce­sa­rio blan­quear el ver­da­de­ro cos­to de la po­lí­ti­ca y las elec­cio­nes en el país. El de­ba­te de­be­ría ser am­plio, pú­bli­co y se­gui­do de cer­ca por la ciu­da­da­nía, ya que la re­dac­ción de sus ar­tícu­los y las de­fi­ni­cio­nes del pro­yec­to de­ter­mi­na­rán si la re­for­ma ter­mi­na sien­do cos­mé­ti­ca, co­mo la del 2009, o ver­da­de­ra­men­te mar­ca­rá un cam­bio en la for­ma de fi­nan­ciar la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca en nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.