Azul, vio­le­ta y qué se­rá

Rio Negro Neuquen - - Tu Opinión -

En Neu­quén, el par­ti­do pro­vin­cial he­ge­mó­ni­co que ha­ce más de me­dio si­glo eli­ge go­ber­na­dor, más no lo­gra ha­ce tiem­po im­po­ner in­ten­den­te ca­pi­ta­lino, tie­ne una cu­rio­sa in­ter­na de po­der.

Por un la­do, los “azu­les”: un go­ber­na­dor que pre­ten­de re­elec­ción con otro vi­ce, apo­ya­do por la he­ren­cia car­día­ca del pri­mer gran neu­quino y un sin­di­ca­lis­ta pe­tro­le­ro de­ve­ni­do en se­na­dor. Ba­jo la ór­bi­ta de un apo­yo car­nal con el go­bierno na­cio­nal, se con­ju­ga co­mo la vi­sión sin amor, pa­ra ob­te­ner los be­ne­fi­cios del cen­tra­lis­mo por­te­ño. Un pre­si­den­te na­cio­nal a ser do­ma­do por eli­tes po­lí­ti­cas en los te­mas eco­nó­mi­cos, no lo ha­cen du­dar, in­clu­so de to­mar las más an­ti­pá­ti­cas po­lí­ti­cas de re­cor­te pú­bli­co, pre­via que­ja obli­ga­da de los re­pre­sen­tan­tes pro­vin­cia­les, de­bi­do a la na­tu­ral pre­sión po­pu­lar, y el arras­tre de vo­tos en épo­cas elec­to­ra­les.

Del otro la­do se en­cuen­tra la lis­ta vio­le­ta. El an­ta­go­nis­mo de pen­sa­mien­tos es evi­den­te, y tam­bién in­te­re­san­te, más aún pro­vi­nien­do del par­ti­do tra­di­cio­nal, cri­ti­can­do la vie­ja po­lí­ti­ca. Es pre­si­di­da por el ac­tual vi­ce­go­ber­na­dor. Es da­ble ci­tar la gran con­tra­dic­ción del dis­cur­so, ya que se pre­ten­de cri­ti­car una vie­ja po­lí­ti­ca y sus vi­cios, sien­do que es­ta mis­ma le po­si­bi­li­tó si­lla cen­tral en la Le­gis­la­tu­ra neu­qui­na. Men­cio­na­dos vi­cios po­lí­ti­cos son co­no­ci­dos po­pu­lar­men­te: ne­po­tis­mo, ca­ren­cia de cohe­ren­cia, clien­te­lis­mo. Su dis­cur­so es con­vin­cen­te y atra­pa, tie­ne un tin­te de ver­dad a me­dias pa­ra los des­creí­dos de siem­pre. En ma­te­ria de co­par­ti­ci­pa­ción fe­de­ral, re­ga­lías de nues­tros re­cur­sos na­tu­ra­les, ex­ce­si­vo cen­tra­lis­mo por­te­ño y la me­jo­ra de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, que son es­lo­gan en ca­da cam­pa­ña po­lí­ti­ca. Ha­cer­le fren­te a la vie­ja po­lí­ti­ca es muy com­ple­jo. Años, dé­ca­das –y va­mos por el si­glo–, ha­cen en sus sim­pa­ti­zan­tes ha­bi­tua­les una cul­tu­ra dog­má­ti­ca, un quis­te difícil de sa­car, más si la ma­yo­ría con­tro­la im­por­tan­tes ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas co­mo si fue­ra he­ren­cia fa­mi­liar, aun­que no pa­rez­ca. Las po­si­bi­li­da­des pa­ra la lis­ta vio­le­ta son es­ca­sas an­te es­te pa­no­ra­ma. Afir­mo que, de ocu­rrir una sor­pre­sa en las in­ter­nas, po­dría ser una fu­tu­ra ges­tión dig­na de ana­li­zar. Los neu­qui­nos ele­gi­mos en­tre aco­li­tar al go­bierno na­cio­nal o de­fen­der lo nues­tro y ob­te­ner lo que nos co­rres­pon­de, aun­que eso ul­ti­mo es­tá por ver­se.

Héctor D. Aya­ra­chi Fuentes

DNI 35.492.138

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.