Con com­pro­mi­so

Rio Negro Neuquen - - Sociedad -

de la imprenta has­ta que se ju­bi­ló en 1998.

Ju­gó al bás­quet en equi­pos lo­ca­les y par­ti­ci­pó de ca­rre­ras de au­tos mien­tras rea­li­za­ba el ser­vi­cio mi­li­tar. Julio in­te­gró la or­ga­ni­za­ción de va­rios clu­bes e ins­ti­tu­cio­nes co­mo: Aero Club Allen, Club Unión Alem Pro­gre­sis­ta, Club Al­to Va­lle y par­ti­ci­pó du­ran­te mu­chos años de la or­ques­ta mu­ni­ci­pal.

Mien­tras mi­ra­ba unas pá­gi­nas de “Voz Allen­se”, re­cor­dó có­mo era el pe­rió­di­co que fun­dó su fa­mi­lia. “Los te­mas eran ge­ne­ra­les, tan­to eco­nó­mi­cos co­mo es­pec­tácu­los. Se es­cri­bían mu­chas no­tas so­bre las obras que en ese tiem­po eran ne­ce­sa­rias pa­ra el pue­blo. Por ejem­plo, gra­cias a su es­pí­ri­tu se cons­tru­yó el Tea­tro Mu­ni­ci­pal de Allen”, de­ta­lló.

Los vier­nes du­ran­te 15 años se im­pri­mió el dia­rio. En­tre sus no­ti­cias, ade­más de im­pul­sar el pro­gre­so de Allen, se in­for­ma­ba so­bre las reunio­nes so­cia­les que se rea­li­za­ban en los clu­bes, ac­ci­den­tes de trán­si­to, co­sas que asom­bra­ban a los ve­ci­nos.

“Nun­ca más su­pe de mi pa­pá. Qui­se una vez ir a ver­lo pe­ro me exi­gían que gas­te 15.000 dó­la­res en el país y no dis­po­nía de ese di­ne­ro”. Don Julio Tort, hi­jo del fun­da­dor de “Voz Allen­se”

La imprenta hoy

“Voz Allen­se” de­jó de fun­cio­nar en 1948 ya que no era ren­ta­ble. El em­pren­di­mien­to se man­te­nía con tra­ba­jos de im­pre­sión que rea­li­za­ba Tort a par­ti­cu­la­res. En 1953 el pa­dre de Julio hi­zo un via­je a Chi­le y com­pró una pro­pie­dad allá. Les pre­gun­tó a sus hi­jos si que­rían acom­pa­ñar­lo pe­ro ellos es­ta­ban arrai­ga­dos en Allen y op­ta­ron por que­dar­se.

“Nun­ca más su­pe de mi pa­pá. Qui­se una vez ir a ver­lo pe­ro me exi­gían que gas­te 15 mil dó­la­res en el país y no dis­po­nía de ese di­ne­ro”, re­cor­dó con nos­tal­gia Julio.

Hoy la imprenta es­tá en la ca­lle Doc­tor Ve­las­co 421. Allí to­da­vía se en­cuen­tra una de las pri­me­ras má­qui­nas ma­nua­les con la que se im­pri­mió has­ta 1948 el dia­rio lo­cal. Don Julio es­tá ju­bi­la­do y al fren­te del ne­go­cio es­tá su hi­jo Nés­tor Ru­bén. En 2002 es­cri­bió el li­bro “Al­gu­nos Re­cuer­dos de mi Allen” en el que cuen­ta so­bre aquel se­ma­na­rio que fun­dó su pa­dre. Tort fue uno de los im­pul­so­res de la Vuel­ta al Va­lle. Fue el vi­ce­pre­si­den­te de la pri­me­ra co­mi­sión de la com­pe­ten­cia. A tra­vés de su dia­rio pro­mo­vió el even­to y re­gis­tró las pri­me­ras edi­cio­nes. Lue­go Julio, co­mo su pa­dre, tam­bién fue par­te de la co­mi­sión que en ese tiem­po se lla­ma­ba, Gran Pre­mio Ci­clis­ta Re­gio­nal del Al­to Va­lle de Río Ne­gro y Neu­quén. Ade­más fue un de­fen­sor de la fru­ti­cul­tu­ra que en esos años es­ta­ba dan­do sus pri­me­ros pa­sos. Im­pul­sa­ba a los pe­que­ños pro­duc­to­res a la ac­ción coo­pe­ra­ti­va por en­ten­der que de es­ta ma­ne­ra se po­dían salvar los des­ti­nos pro­duc­ti­vos de la re­gión.

En ese tiem­po tam­bién ha­bía un ho­tel en Allen que era el Es­pa­ña el más im­por­tan­te del Al­to Va­lle. Ve­nían ven­de­do­res que tra­ba­ja­ban en la zo­na. En un mo­men­to el lu­gar se hi­zo chi­co pa­ra los ac­tos pa­trios y el es­cri­tor ba­ta­lló pa­ra que se le­van­te un sa­lón co­mo el Tea­tro Mu­ni­ci­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.