Una gran opor­tu­ni­dad, tam­bién pa­ra el fol­clo­re

Rio Negro Neuquen - - Cultura + Show - JORGE VER­GA­RA jver­ga­ra@rio­ne­gro.com.ar

Me hu­bie­ra gus­ta­do que el es­pa­cio pa­ra el fol­clo­re fue­ra más gran­de, pe­ro de to­dos mo­dos, aun­que sea pe­que­ño, es im­por­tan­te pa­ra te­ner voz en ca­da rin­cón don­de la pa­la­bra mú­si­ca es­té pre­sen­te.

Me re­fie­ro al pro­gra­ma “La voz ar­gen­ti­na”, que se emi­te por Te­le­fe, que por es­tos días se lle­va bue­na par­te de la au­dien­cia en el ho­ra­rio cen­tral noc­turno.

Es que es­tas ideas tie­nen éxi­to, la pro­pues­ta de tras­cen­der, de lle­gar, de con­se­guir el re­co­no­ci­mien­to ma­yor, ge­ne­ra un gran atrac­ti­vo, por­que ahí pue­den es­tar las opor­tu­ni­da­des que mu­chas ve­ces de otro mo­do no lle­gan ja­más.

Y cuan­do ha­blo del es­pa­cio del fol­clo­re siem­pre creo que es po­co. Siem­pre di­je que la mú­si­ca no tie­ne fron­te­ras y que ter­mi­na sien­do pa­tri­mo­nio de to­dos cuan­do se ins­ta­la. Es­cu­char que los te­mas de Ti­ni Stoes­sel tras­cien­den las fron­te­ras y se es­cu­chan en los paí­ses más le­ja­nos nos ge­ne­ra or­gu­llo aun­que no sea del pa­lo del fol­clo­re. Cuán­to más se­ría es­cu­char que una zam­ba o una cha­ca­re­ra se es­cu­chen en esos des­ti­nos.

“La voz ar­gen­ti­na” abre otra vez el ám­bi­to de las opor­tu­ni­da­des pa­ra los can­tan­tes que ven ahí una chan­ce de mos­trar­se o de al me­nos –que no es po­ca co­sa– que los es­cu­chen en el país.

Jo­na­tan Li­llo, ga­na­dor de un con­cur­so si­mi­lar, pu­do mos­trar­le al país que era un gran can­tan­te a par­tir jus­ta­men­te de esas opor­tu­ni­da­des.

Qué bueno se­ría que tam­bién los ca­na­les de la re­gión abrie­ran la chan­ce de mos­trar­se a los que quie­ren lle­gar y tie­nen con­di­cio­nes.

Cla­ro que mi­ro los es­pa­cios que le dan al fol­clo­re por­que es un po­co lo que lle­vo en la san­gre, pe­ro se­gu­ro pa­sa con to­dos los gé­ne­ros, que bus­can ca­da es­ce­na­rio po­si­ble pa­ra mos­trar lo que me­jor ha­cen.

Lo que vi y es­cu­ché son vo­ces ma­ra­vi­llo­sas y ca­si vír­ge­nes en mu­chos ca­sos, pe­ro que tie­nen tan­ta per­so­na­li­dad que pue­den lle­gar le­jos, muy le­jos.

Más allá de lo que nos gus­ta, que se abran es­tas puer­tas es sig­ni­fi­ca­ti­vo, y oja­lá sean la vi­drie­ra pa­ra mu­chos so­ña­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.