Usua­rios sin de­re­chos por la ru­ta des­trui­da

Por ley, el Es­ta­do de­be ga­ran­ti­zar el pa­so se­gu­ro. Si eso no es así, es res­pon­sa­ble de la in­te­gri­dad del usua­rio y el da­ño de sus bie­nes, se­gún ex­pli­có una es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho de Da­ño.

Rio Negro Neuquen - - Portada - MARIANELA VERGARA ma­ria­ne­la­ver­ga­[email protected]

De­re­cho a tran­si­tar por una ru­ta se­gu­ra. De­re­cho a su in­te­gri­dad fí­si­ca.

De­re­cho a tra­ba­jar.

No son me­no­res, pe­ro se­rían secundarios fren­te al prin­ci­pal de­re­cho que se in­frin­ge a usua­rios que tran­si­tan la Ru­ta Na­cio­nal 22. “De to­dos el más vul­ne­ra­do es el des­pre­cio enor­me que tie­ne el go­bierno por la vi­da de las per­so­nas”, ase­gu­ró Es­tre­lla Sán­chez, abo­ga­da es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho de Da­ño gra­dua­da en la UBA y ac­tual pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Co­mahue.

“Con el ín­di­ce al­tí­si­mo de accidentes fa­ta­les en es­ta ru­ta, el Es­ta­do lo ex­po­ne a ni­ve­les si­de­ra­les de ries­go”, re­ma­tó la es­pe­cia­lis­ta, que acla­ró que co­mo la 22 no es una ru­ta con­ce­sio­na­da y que ade­más se en­cuen­tra en obra de re­pa­ra­ción, la res­pon­sa­bi­li­dad de lo que allí pa­se es del Es­ta­do.

Pér­di­das de tiem­po y ro­tu­ras vehi­cu­la­res fi­gu­ran en­tre los de­más in­con­ve­nien­tes por los cua­les re­cla­man quie­nes la tran­si­tan a dia­rio. Por ca­so: si se de­mo­ra un pro­me­dio de 35 mi­nu­tos pro­me­dio en lle­gar a des­tino por día, se pue­de es­ti­mar que al año el usua­rio pier­de unos 8 días com­ple­tos.

Mar­co le­gal

Tal co­mo lo es­ta­ble­ce la Ley 26.944, la res­pon­sa­bi­li­dad no se ri­ge por el de­re­cho pri­va­do, sino por el de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo. “El Es­ta­do es res­pon­sa­ble ob­je­ti­va y di­rec­ta­men­te por los da­ños que su ac­ti­vi­dad o inac­ti­vi­dad pro­duz­ca en los bie­nes y de­re­chos de las per­so­nas, por lo que de­be res­pon­der”.

“Ob­je­ti­va sig­ni­fi­ca que tie­ne que lo­grar que la gente pa­se sin pro­ble­ma. Si lo tie­ne, res­pon­de”, en­fa­ti­zó la abo­ga­da.

Es una ley fe­de­ral, a la que ca­da pro­vin­cia pue­de ad­he­rir o ge- ne­rar su nor­ma­ti­va pro­pia. En Río Ne­gro y Neu­quén no ocu­rrió nin­gu­na de las dos co­sas. “El te­ma es ab­so­lu­ta­men­te tur­bio, y hoy son in­nu­me­ra­bles los accidentes que se es­tán pro­du­cien­do, y los ac­ci­den­ta­dos mu­chas ve­ces su­fren le­sio­nes irre­ver­si­bles o al­ta­men­te dis­ca­pa­ci­tan­tes”.

Tie­ne que res­pon­der si el he­cho se pro­du­ce, sal­vo si la víc­ti­ma in­frin­ge una nor­ma­ti­va (por ejem­plo, si el car­tel di­ce 20 km/h y cir­cu­la a 70 km/h); si se tra­ta de un ca­so de fuer­za ma­yor, for­tui­to (un ven­da­val que afec­ta la tran­si­ta­bi­li­dad) o el he­cho de un ter­ce­ro. “En los dos úl­ti­mos ca­sos se po­ne en con­si­de­ra­ción si no se agra­vó por el es­ta­do de la ru­ta, en cuan­to in­flu­yó en el re­sul­ta­do el que la ru­ta es­té he­cha bol­sa”.

Di­fi­cul­ta­des

Si bien exis­ten de­man­das ini­cia­das, quie­nes li­ti­gan por es­te te­ma se encuentran con tra­bas y de­mo­ras. “Hoy se ha di­fi­cul­ta­do enor­me­men­te el ac­ce­so a la jus­ti­cia con­tra el Es­ta­do. Para de­man­dar­lo, an­tes hay que ago­tar la ins­tan­cia ad­mi­nis­tra­ti­va que lle­va unos dos años. Des­de ahí, 8 o 10 años el pro­ce­so. Es en­go­rro­so, se pier­de tiem­po, no sa­bes cuán­to y en gran par­te te pa­gan en bo­nos. Ar­gen­ti­na ha si­do san­cio­na­da por or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les por las de­mo­ras”.

Un ca­so de un jo­ven cor­do­bés es el cla­ro ejem­plo: tu­vo un ac­ci­den­te a los 17 años, que­da cua­dri­plé­ji­co. Ne­ce­si­ta­ba una ca­sa ade­cua­da, una si­lla, un re­sar­ci­mien­to del da­ño. Re­cién ha­ce dos me­ses, a sus 37 años, co­bró el jui­cio que le ga­nó al Es­ta­do.

“La jus­ti­cia que lle­ga tar­de, no lle­ga”, ra­ti­fi­có Sán­chez.

En el ca­so de los da­ños co­ti­dia­nos co­mo la pér­di­da de tiem­po o los per­jui­cios que re­gis­tran los vehículos que cir­cu­lan por los tres des­víos de ri­pio, Sán­chez in­di­có que “es ab­so­lu­ta­men­te res-

“El Es­ta­do es res­pon­sa­ble ob­je­ti­va y di­rec­ta­men­te por los da­ños que su ac­ti­vi­dad o inac­ti­vi­dad pro­duz­ca en los bie­nes y de­re­chos de las per­so­nas, por lo que de­be res­pon­der”. Es­tre­lla Sán­chez, abo­ga­da es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho de Da­ño, gra­dua­da en la UBA

pon­sa­ble Via­li­dad Na­cio­nal por­que se rea­li­za un des­vío obli­ga­to­rio, de­be­ría ser quien pon­ga en con­di­cio­nes para que no co­rra ries­gos”.

“En mi ca­so por ejem­plo. Doy cla­ses tres ve­ces por se­ma­na via­jo de Neu­quén a Ro­ca. Se me lle­na el au­to de ba­rro, voy a los sal­tos, a dos por ho­ra. To­dos esos son da­ños, pe­ro es­ta­mos acos­tum­bra­dos y no los re­cla­ma­mos. Es tiem­po, es pla­ta. Son da­ños re­sar­ci­bles”

Es una ley fe­de­ral a la que ca­da pro­vin­cia pue­de ad­he­rir o ge­ne­rar su nor­ma­ti­va pro­pia. En Río Ne­gro y Neu­quén no ocu­rrió nin­gu­na de las dos co­sas. “El te­ma es ab­so­lu­ta­men­te tur­bio”, ase­gu­ró.

Ta­chos, un pe­li­gro an­te un cho­que. Se encuentran a la ve­ra de la cal­za­da al­ter­na­ti­va.

En la sec­ción 5 de la Ru­ta 22, los des­víos son un do­lor de ca­be­za para quie­nes cir­cu­lan. Hay tres.

Ru­bén viaja to­dos los días a Neu­quén, has­ta cua­tro ve­ces. Ir de ma­dru­ga­da, su me­jor op­ción.

Ma­te­ria­les suel­tos a es­ca­sa dis­tan­cia del pa­so ha­bi­li­ta­do.

Fi­las in­ter­mi­na­bles re­tra­san el pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.