España es­tre­na ul­tra­de­re­cha

Rio Negro Neuquen - - Opinión - JOR­GE ELÍAS*

Las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas to­ca­ban en mar­zo de 2019. La pre­si­den­ta de la Jun­ta de An­da­lu­cía, Su­sa­na Díaz, de­ci­dió ade­lan­tar­las. Creía que eran un trá­mi­te. Uno más. Las en­cues­tas da­ban por des­con­ta­da la enési­ma vic­to­ria del Partido So­cia­lis­ta Obre­ro Es­pa­ñol (PSOE) en el te­rri­to­rio que go­bier­na des­de ha­ce 36 años. Ga­nó Díaz, pe­ro el ba­ta­ca­zo de Vox pro­vo­có un tem­bla­de­ral en la so­cial­de­mo­cra­cia, en caí­da li­bre en ca­si to­da Eu­ro­pa. Por pri­me­ra vez un partido de ul­tra­de­re­cha, pri­mo her­mano de la Agru­pa­ción Na­cio­nal (an­tes Fren­te Na­cio­nal fran­cés) de Ma­ri­ne Le Pen, in­gre­sa en un par­la­men­to au­to­nó­mi­co es­pa­ñol.

La ex­cep­cio­na­li­dad era ex­tra­ña en un continente en el cual cam­pea el mie­do a la ame­na­za ex­ter­na. El mie­do a los in­mi­gran­tes. Vox pa­só de ce­ro a do­ce dipu­tados en An­da­lu­cía. Con­tri­bu­ye­ron a su es­ca­la­da el des­em­pleo, la pre­ca­rie­dad la­bo­ral, la sen­sa­ción de arre­ba­to de pues­tos de tra­ba­jo por par­te de ex­tran­je­ros y las sos­pe­chas de co­rrup­ción del PSOE, en el go­bierno na­cio­nal des­pués de la mo­ción de cen­su­ra que tum­bó a Ma­riano Ra­joy e im­pu­so al pre­si­den­te Pe­dro Sán­chez. Tam­bién in­flu­yó el in­de­pen­den­tis­mo de Ca­ta­lu­ña, cual desafío pa­ra los es­pa­ño­les fren­te al pe­li­gro de rup­tu­ra de su in­te­gri­dad te­rri­to­rial.

Las de An­da­lu­cía fue­ron las pri­me­ras elec­cio­nes tras las ca­ta­la­nas del 2017. Sán­chez arri­bó a La Mon­cloa con el vo­to de los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes, lue­go de­sen­can­ta­dos con la fal­ta de apo­yo a su cau­sa. Con un ala de­re­cha frag­men­ta­da en­tre el Partido Po­pu­lar (PP) y Ciu­da­da­nos, Vox en­con­tró la ve­ta pa­ra fil­trar su dis­cur­so: na­cio­na­lis­mo, ley de me­mo­ria his­tó­ri­ca (mien­tras el go­bierno de Sán­chez in­sis­te en re­mo­ver la tum­ba de Fran­co del Va­lle de los Caí­dos), ala­ban­zas a las fuer­zas de se­gu­ri­dad, mu­ro con­tra los in­do­cu­men­ta­dos en Ceu­ta y Me­li­lla, al es­ti­lo Do­nald Trump, y re­cha­zo al abor­to y el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual.

Vox plan­teó en cla­ve na­cio­nal la cam­pa­ña en An­da­lu­cía, don­de la fal­ta de al­ter­nan­cia du­ran­te más de tres dé­ca­das creó una suer­te de feu­do so­cia­lis­ta y don­de la es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción de los vo­tan­tes, la más ba­ja des­de 1990, iba a de­jar to­do en ma­nos de los con­ven­ci­dos. Era el pri­mer paso. En el 2019 ha­brá elec­cio­nes eu­ro­peas, au­to­nó­mi­cas, mu­ni­ci­pa­les y, de de­ci­dir­lo Sán­chez, na­cio­na­les. El plan de 100 pun­tos de Vox, pre­sen­ta­do por su lí­der, Santiago Abas­cal, en el Pa­la­cio Vis­ta­le­gre, de Ma­drid, no in­clu­ye un so­lo pá­rra­fo so­bre los asun­tos re­gio­na­les, ex­cep­to su­pri­mir la cá­ma­ra en la cual con­ta­rá con do­ce es­ca­ños.

En otros paí­ses eu­ro­peos, el cre­ci­mien­to de la ul­tra­de­re­cha lle­vó a los par­ti­dos de cen­tro a en­du­re­cer sus po­si­cio­nes so­bre la inmigración. España tie­ne aho­ra un Trump o un Jair Bol­so­na­ro ca­paz de ca­pi­ta­li­zar el des­con­ten­to po­pu­lar. El 40% de los ha­bi­tan­tes de An­da­lu­cía, la co­mu­ni­dad más po­bla­da del país, co­rre el ries­go de caer en la po­bre­za. Si la pre­si­den­ta de la Jun­ta, Díaz, ali­men­tó a Vox, co­mo la acu­sa Po­de­mos des­de la iz­quier­da, Ra­joy ali­men­tó a Po­de­mos, co­mo lo acu­sa el PSOE des­de el cen­tro. La agu­ja si­guió su cur­so, dio aho­ra en la ul­tra­de­re­cha y sol­tó un chi­rri­do. El chi­rri­do del despertador pa­ra los mo­de­ra­dos, ais­la­dos de la so­cie­dad.

*Pe­rio­dis­ta, di­ri­ge el por­tal de in­for­ma­ción y análisis in­ter­na­cio­nal “El Ín­te­rin”, y es co­lum­nis­ta en la Te­le­vi­sión Pú­bli­ca Ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.