Las grie­tas que na­die ex­pli­ca mo­vi­li­zan a Sau­zal Bo­ni­to

Una se­gui­di­lla de sis­mos preo­cu­pa al pueblo de 270 ha­bi­tan­tes. Es­tá en el lí­mi­te de uno de los ya­ci­mien­tos más pro­duc­ti­vos de Va­ca Muer­ta. Las vi­vien­das es­tán ra­ja­das y en al­gu­nas se ca­ye­ron ala­ce­nas que es­ta­ban col­ga­das.

Rio Negro Neuquen - - Portada - VIR­GI­NIA TRIFOGLI vtri­fo­[email protected]­ne­gro.com.ar Sau­zal Bo­ni­to

“Co­mo una tor­men­ta”. Así des­cri­bie­ron Lu­cas, Va­ne­sa, Inés y Se­ra­fín el sis­mo que sin­tie­ron mi­nu­tos des­pués de la me­dia­no­che del 16 de no­viem­bre. Los pri­me­ros son jó­ve­nes pa­dres, el se­gun­do es un ex­pe­ri­men­ta­do pe­tro­le­ro e in­te­gran­te de la co­mu­ni­dad Wir­ka­leu y el úl­ti­mo, un ni­ño de cua­tro años ¿Qué tie­nen en co­mún? Que nin­guno pue­de ol­vi­dar lo que pa­só esa no­che en Sau­zal Bo­ni­to, don­de to­dos vi­ven.

Se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Pre­ven­ción Sís­mi­ca (In­pres), el sis­mo ocu­rrió cin­co mi­nu­tos des­pués de la me­dia­no­che, tu­vo una mag­ni­tud de 3,4 gra­dos en la es­ca­la de Rich­ter, o sea que fue de efec­to “me­nor”, y el epi­cen­tro se ubi­có a 31 ki­ló­me­tros al nor­te de Cu­tral Co. No se­ría el úl­ti­mo que re­gis­tra­ría el or­ga­nis­mo en cer­ca­nías a es­te sec­tor, ya que el 28 del mis­mo mes hu­bo otro y 20 de di­ciem­bre in­for­mó de uno más, de 3,2°, ocu­rri­do a 52 km al su­r­oes­te de Rin­cón de los Sau­ces. Es­te miér­co­les, Sau­zal vol­vió a tem­blar con un sis­mo de 4,1° (o “li­ge­ro”), con in­ten­si­dad III en la es­ca­la de Mer­ca­lli, que mi­de a los te­rre­mo­tos a tra­vés de los efec­tos y daños cau­sa­dos.

Pe­ro, más allá de los as­pec­tos téc­ni­cos, pa­ra quie­nes vi­ven en es­ta lo­ca­li­dad que se ubica en­tre el río Neu­quén, la Ruta 17, Cu­tral Co al sur y Añe­lo al nor­te, los tem­blo­res for­man par­te de una reali­dad co­ti­dia­na a la que no se quie­ren acos­tum­brar. No les in­tere­sa si las es­ta­cio­nes de monitoreo per­ci­ben o no los tem­blo­res, por­que ase­gu­ran que son co­sa de to­dos los días y tie­nen su pro­pia teo­ría so­bre lo que es­tá pa­san­do, a la vez que de­nun­cian la fal­ta de in­for­ma­ción ofi­cial.

“Pa­ra mí son las per­fo­ra­cio­nes, des­de que lle­ga­ron ha­ce tres años los de Tec­pe­trol, en For­tín de Pie­dra, se em­pe­za­ron a sen­tir los sa­cu­do­nes”, afir­mó Ro­ber­to, tam­bién in­te­gran­te de la co­mu­ni­dad Wir­ka­leu. Ade­más, Lu­cas su­mó su mi­ra­da de des­con­fian­za a los tra­ba­jos en otro ya­ci­mien­to de la lo­ca­li­dad, La Ri­be­ra, que es ex­plo­ta­do por YPF. Por su par­te, am­bas pe­tro­le­ras ma­ni­fes­ta­ron es­tar mo­ni­to­rean­do la si­tua­ción y en­con­trar­se en “co­mu­ni­ca­ción per­ma­nen­te con las au­to­ri­da­des de aplicación”.

Sin em­bar­go, los dos hombres afir­man que tan­to ellos co­mo el res­to de los 270 ve­ci­nos del pa­ra­je, coin­ci­den en que “ha­cen los po­zos con la hi­dro­frac­tu­ra, me­ten agua y are­na con fuer­za, pri­me­ro pa­ra aba­jo y des­pués pa­ra los cos­ta­dos, y ahí mue­ven to­do”.

Por el mo­men­to, nin­gún es­tu­dio ha po­di­do vin­cu­lar a los mo­vi­mien­tos sís­mi­cos con las per­fo­ra­cio­nes. In­clu­so el presidente de la Co­mi­sión de Fo­men­to, Se­bas­tián Za­pa­ta, ase­gu­ró des­pués del he­cho de no­viem­bre que “no hay re­por­tes sís­mi­cos y si fue­ra así se sen­ti­ría en Añe­lo y en Cu­tral Co. No­so­tros cree­mos que es producto de la per­fo­ra­ción del sue­lo. Es alar­man­te pe­ro no se pue­de fre­nar el de­sa­rro­llo de Va­ca Muer­ta. Ten­dre­mos que ver cuá­les son los daños ver­da­de­ros y quién se ha­rá car­go de to­das las pér­di­das ma­te­ria­les”. Lue­go del úl­ti­mo tem­blor, su dis­cur­so fue con­ci­lia­dor. Acla­ró que no cul­pan a las pe­tro­le­ras, pe­ro que sí coin­ci­de que des­de “es­to co­men­zó cuan­do lle­ga­ron, ha­ce dos años”.

Se­ra­fín ex­pli­có que han man­te­ni­do reunio­nes con re­pre­sen­tan­tes de Te­chint, en las que han ha­bla­do de va­rios te­mas, en­tre ellos el de los tem­blo­res. Lo enoja que la em­pre­sa nie­gue te­ner al­gún ti­po de vin­cu­la­ción con lo que ocu­rre y re­cla­mó que la firma o el go­bierno se ha­gan res­pon­sa­bles de los daños en las ca­sas.

Lo mis­mo les pa­sa a Lu­cas y Va­ne­sa, que mi­ran con tris­te­za la grie­ta que se mar­có en una de las pa­re­des de la vi­vien­da que cons­tru­ye­ron ha­ce cin­co años. Ase­gu­ra­ron que apa­re­ció des­pués de esa te­rri­ble me­dia­no­che, esa en la que es­ta­ban por en­trar a su ca­sa, pe­ro tu­vie­ron que co­rrer ha­cia la calle con sus dos hi­jos en bra­zos por mie­do a que se les cai­ga al­gún ob­je­to en la ca­be­za. “Me­nos mal que los chi­cos no es­ta­ban dur­mien­do por­que no me da­ba el tiem­po pa­ra aga­rrar­los”, re­fle­xio­nó ella. Es­tá preo­cu­pa­da por sus pa­dres, quie­nes vi­ven en una ca­sa de ado­be que no pue­de so­por­tar tan­tos tem­blo­res.

Al­go pa­re­ci­do, pe­ro con me­nos suer­te, le ocu­rrió a Inés. El sis­mo de esa no­che agrie­tó com-

“Es me­dio ra­ro. No des­car­to que sea el frac­king ni tam­po­co hay na­da que lo con­fir­me”, di­jo el presidente de la Co­mi­sión de Fo­men­to, Se­bas­tián Za­pa­ta.

“Lo que me en­con­tré es que las ca­sas no es­tán he­chas so­bre te­rreno com­pac­ta­do”, ase­gu­ró el res­pon­sa­ble pro­vin­cial de De­fen­sa Ci­vil, Mar­tín Gius­ti.

ple­ta­men­te la vi­vien­da en la que vi­vía jun­to a su ma­ri­do y sus cin­co hi­jos. Con los mo­vi­mien­tos que sin­tie­ron en los días si­guien­tes, el te­mor a un de­rrum­be la hi­zo tras­la­dar­se a una ha­bi­ta­ción cons­trui­da en otra par­te del te­rreno. “Za­pa­ta nos di­jo que nos iba a ha­cer una ca­sa nueva, pe­ro no pa­só na­da. Mo­vió unas pie­dras pa­ra ha­cer el plano y aho­ra sa­lie­ron to­dos los ala­cra­nes que es­ta­ban aba­jo, me la pa­so ma­tán­do­los”, se que­jó la mujer.

Pa­re­des agrie­ta­das, mue­bles y elec­tro­do­més­ti­cos ro­tos y el te­mor de que vuel­va a su­ce­der, se vol­vie­ron par­te de la iden­ti­dad de Sau­zal, al igual que el re­cla­mo de en­ten­der por qué el pueblo en el que vi­vie­ron to­da la vi­da, al igual que sus pa­dres y abue­los, aho­ra se mue­ve sin ce­sar.

FLORENCIA SAL­TO

Los tem­blo­res son re­cien­tes. Vie­jos po­bla­do­res di­cen que nunca hu­bo. Aho­ra se nie­gan a con­vi­vir con el sue­lo que se mue­ve.

Unos 270 ha­bi­tan­tes tie­ne es­te pa­ra­je a ori­llas del río Neu­quén.

FO­TOS FLORENCIA SAL­TO

La tran­qui­li­dad del pa­ra­je se re­vir­tió con el pe­tró­leo.

Las ra­ja­du­ras son vi­si­bles y preo­cu­pan que se ex­tien­dan con el con­si­guien­te pe­li­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.