Su­sa­na Frey­doz lo­gró pri­sión do­mi­ci­lia­ria por su sa­lud

La ex­pri­me­ra da­ma de Río Ne­gro de­jó la cár­cel de Ezei­za an­tes de cum­plir la mi­tad de la con­de­na. Pa­sa­rá sus días en la ca­sa de su pri­ma, en Neu­quén. Su hi­ja Ma­ría Emi­lia, in­ten­den­ta de Ro­ca, se­rá ga­ran­te de que cum­pla las pau­tas im­pues­tas por la Jus­ti­cia.

Rio Negro Neuquen - - Portada - HU­GO ALON­SO ha­lon­[email protected]

Sus con­di­cio­nes em­peo­ra­ron no­ta­ble­men­te por su encierro en Ezei­za y el des­arrai­go. La Jus­ti­cia to­mó la de­ci­sión an­tes del cum­pli­mien­to de la mi­tad de la con­de­na por el cri­men de Car­los So­ria. Per­ma­ne­ce en la ca­sa de un fa­mi­liar, en Neu­quén.

Los días de Su­sa­na Frey­doz en Bue­nos Ai­res ter­mi­na­ron. El tiem­po en el Pe­nal de Ezei­za tam­bién. El ase­si­na­to del ex­go­ber­na­dor Car­los So­ria sig­ni­fi­có pa­ra ella una con­de­na a 18 años de pri­sión, pe­ro an­tes de cum­plir la mi­tad de esa pe­na ac­ce­dió a la pri­sión do­mi­ci­lia­ria y des­de la no­che del do­min­go se en­cuen­tra en Neu­quén, en la ca­sa de una pri­ma.

La au­to­ri­za­ción pa­ra de­jar la cel­da don­de es­ta­ba des­de ha­ce seis años fue fir­ma­da el miér­co­les pa­sa­do por el juez de Eje­cu­ción Pe­nal de Ro­ca, Juan Pa­blo Chi­ri­nos.

Ese día se reali­zó una au­dien­cia en los Tri­bu­na­les pro­vin­cia­les, de la que par­ti­ci­pó la in­ten­den­ta de Ro­ca, Ma­ría Emi­lia So­ria, quien se con­vir­tió en una de las ga­ran­tes del cum­pli­mien­to de las pau­tas es­ta­ble­ci­das por el ma­gis­tra­do pa­ra con­ce­der la nue­va mo­da­li­dad de de­ten­ción. Los otros ga­ran­tes se­rán Ma­riano Va­len­tín, yerno de Frey­doz, y la fa­mi­liar que acep­tó alo­jar la ex­pri­me­ra da­ma de Río Ne­gro.

¿Por qué se acep­tó la pri­sión do­mi­ci­lia­ria a los ocho años y una se­ma­na de la tra­ge­dia ocu­rri­da en la cha­cra de la fa­mi­lia So­ria en Pa­so Cór­do­ba?

La cla­ve es­tá en el ar­tícu­lo 32 in­ci­so A de la Ley 24.660. Ese tex­to di­ce que “el juez de eje­cu­ción, o juez com­pe­ten­te, po­drá dis­po­ner el cum­pli­mien­to de la pe­na im­pues­ta en de­ten­ción do­mi­ci­lia­ria… al in­terno en­fer­mo cuan­do la pri­va­ción de la li­ber­tad en el es­ta­ble­ci­mien­to car­ce­la­rio le im­pi­da re­cu­pe­rar­se o tra­tar ade­cua­da­men­te su do­len­cia y no co­rres­pon­die­re su alo­ja­mien­to en un es­ta­ble­ci­mien­to hos­pi­ta­la­rio”.

Y en la au­dien­cia de la se­ma­na pa­sa­da, to­das las par­tes coin­ci­die­ron en que el es­ta­do fí­si­co y men­tal de Frey­doz tu­vo un de­cli­ve im­por­tan­te du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, con­fi­gu­ran­do una si­tua­ción que ha­cía ries­go­sa su per­ma­nen­cia en la Uni­dad 27 del Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio Fe­de­ral.

“Las con­di­cio­nes de encierro y so­bre to­do el des­arrai­go, con las di­fi­cul­ta­des pa­ra que sus hi­jos va­yan a vi­si­tar­la, tu­vie­ron un im­pac­to im­por­tan­te en to­da su con­di­ción de sa­lud”, ex­pli­có ayer una fuen­te con ac­ce­so al ex­pe­dien­te.

El juez Chi­ri­nos, el fis­cal Mi­guel

Fernández Jah­de y re­pre­sen­tan­tes de la de­fen­sa pu­die­ron ver a la mu­jer el año pa­sa­do a tra­vés de una co­mu­ni­ca­ción por Sky­pe. La se­ma­na pa­sa­da se in­ten­tó te­ner el mis­mo con­tac­to, pe­ro no fue po­si­ble por cues­tio­nes téc­ni­cas, agre­ga­ron los vo­ce­ros con­sul­ta­dos.

De to­das ma­ne­ras, los in­for

mes pre­sen­ta­dos fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra el ma­gis­tra­do, que au­to­ri­zó el tras­la­do a la re­gión.

Mo­ni­to­reo

Se­gún se in­for­mó ofi­cial­men­te, Frey­doz se en­cuen­tra con to­bi­lle­ra elec­tró­ni­ca y la su­per­vi­sión de ese dis­po­si­ti­vo es­ta­rá a car­go del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad y Jus­ti­cia de Río Ne­gro.

El fa­llo tam­bién con­sig­na que, ade­más de ha­cer el tra­ta­mien­to mé­di­co, la mu­jer de­be­rá “ob­ser­var re­glas de con­duc­ta co­mo fi­jar do­mi­ci­lio, no­ti­fi­car cam­bios si así acon­te­cie­ran, abs­te­ner­se de con­su­mir es­tu­pe­fa­cien­tes no re­ce­ta­dos o de abu­sar de be­bi­das al­cohó­li­cas ni co­me­ter nue­vos de­li­tos”.

Ade­más, se le im­pu­so la rea­li­za­ción de “un es­tric­to tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co” con un mé­di­co ya de­sig­na­do “to­do ello ba­jo aper­ci­bi­mien­to de re­vo­cár­se­le el be­ne­fi­cio con­ce­di­do”.

Fi­nal­men­te, el juez Chi­ri­nos so­li­ci­tó al di­rec­tor del Es­ta­ble­ci­mien­to de Eje­cu­ción Pe­nal de Ci­po­llet­ti que “con el fin de que Frey­doz con­ti­núe avan­zan­do a tra­vés de la pro­gre­si­vi­dad del ré­gi­men pe­ni­ten­cia­rio, re­mi­ta den­tro de los 30 días de no­ti­fi­ca­do, un nue­vo pro­gra­ma de tra­ta­mien­to in­di­vi­dual res­pec­to del cau­san­te, te­nien­do en con­si­de­ra­ción su nue­va si­tua­ción de alo­ja­mien­to”.

Fuentes ju­di­cia­les ex­pli­ca­ron ayer que ese pro­ce­so se­rá de­ter­mi­nan­te pa­ra que la mu­jer ac­ce­da a los be­ne­fi­cios pre­vis­tos por la ley pa­ra per­so­nas de­te­ni­das, co­mo las sa­li­das tran­si­to­rias (lue­go de cum­plir la mi­tad de la con­de­na) y la pri­sión con­di­cio­nal.

AR­CHI­VO

La no­che de la asun­ción, el 10 de di­ciem­bre del 2011.

AR­CHI­VO

Ma­ría Emi­lia acom­pa­ñó a su ma­dre en el jui­cio y aho­ra se­rá ga­ran­te, jun­to a su ma­ri­do y a una tía se­gun­da, del pro­ce­so do­mi­ci­lia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.