Ter­ce­ras fuer­zas y par­ti­do tras­ver­sal en Río Ne­gro

DES­DE LOS 70, EL BI­PAR­TI­DIS­MO DE RA­DI­CA­LES Y PE­RO­NIS­TAS SE VIO RO­TO POR TER­CE­RAS FUER­ZAS QUE DE­FI­NIE­RON ELEC­CIO­NES Y GO­BER­NA­BI­LI­DAD. JSRN LLE­GÓ AL PO­DER, PE­RO HOY EN­FREN­TA TEN­SIO­NES Y DESAFÍOS.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Gra­cie­la Iuorno Historiadora*

Des­de los se­ten­ta, el sis­te­ma po­lí­ti­co rio­ne­grino se ca­rac­te­ri­zó por las im­pli­can­cias de ter­ce­ras fuer­zas en los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les. La crea­ción de un par­ti­do con vo­ca­ción pro­vin­cia­lis­ta en la re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar, que en las fe­ro­ces disputas elec­to­ra­lis­tas del 73 no logró la en­car­na­du­ra ne­ce­sa­ria y su­fi­cien­te pa­ra ser go­bierno e ins­ta­lar­se co­mo la al­ter­na­ti­va vá­li­da pa­ra gran par­te de ciu­da­da­nía pro­vin­cial, com­ple­ji­zó la es­ce­na po­lí­ti­ca lo­cal. En las elec­cio­nes de 1973, con el triun­fo del pe­ro­nis­mo y el se­gun­do lu­gar ocu­pa­do por el fla­man­te Par­ti­do Pro­vin­cial Rio­ne­grino (PPR), el ra­di­ca­lis­mo que­dó re­le­ga­do al ter­cer pues­to.

No hay dos sin tres… Un mo­de­lo di­co­tó­mi­co “tra­di­cio­nal” no se im­pu­so en una suer­te de al­ter­nan­cia en la go­ber­na­ción, más bien logró la pre­do­mi­nan­cia un par­ti­do na­cio­nal con fuer­tes mar­cas pro­vin­cia­lis­tas con acuer­dos y fren­tes con otras fuer­zas po­lí­ti­cas. Es­to se con­si­guió, ade­más, por la exis­ten­cia de ter­ce­ras fuer­zas (PPR, Mo­vi­mien­to Pa­ta­gó­ni­co Po­pu­lar, Fre­pa­so, Fren­te Gran­de, Mo­vi­mien­to de Ac­ción Rio­ne­gri­na y Alian­za Ma­ra). Las alian­zas y prác­ti­cas po­lí­ti­cas des­ple­ga­das le per­mi­tie­ron al ra­di­ca­lis­mo cons­truir una pre­pon­de­ran­cia ex­clu­yen­te por ca­si tres dé­ca­das (Alian­za por la Pa­ta­go­nia,

1995; Alian­za por el Tra­ba­jo, la Jus­ti­cia y la Edu­ca­ción, 1999; Alian­za pa­ra la Con­cer­ta­ción y el Desarrollo, 2003, 2007 y

2011).

El aná­li­sis de la tra­ma po­lí­ti­ca rio­ne­gri­na a lo lar­go de su vi­da pro­vin­cial nos in­vi­ta a pen­sar en un es­pa­cio po­lí­ti­co di­fe­ren­te a una vi­sión pe­ro­nis­ta-ra­di­cal (diá­di­ca) de la po­lí­ti­ca (aut-aut, lo uno o lo otro), don­de dos par­tes se ex­clu­yen mu­tua­men­te, pa­ra leer­la en cla­ve de una re­so­lu­ción triá­di­ca (pe­ro­nis­ta-ra­di­ca­lo­tra fuer­za po­lí­ti­ca). Va­le de­cir, un “ter­ce­ro in­clui­do” que re­suel­ve y com­ple­ji­za la vi­da le­gis­la­ti­va y via­bi­li­za la he­ge­mo­nía del par­ti­do del go­bierno has­ta el 2011. La po­la­ri­za­ción en­tre las fuer­zas ma­yo­ri­ta­rias co­mo el pe­ro­nis­mo y el ra­di­ca­lis­mo den­tro del sis­te­ma po­lí­ti­co sub­na­cio­nal se vio ob­tu­ra­da, en di­fe­ren­tes mo­men­tos his­tó­ri­cos, por los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por una ter­ce­ra fuer­za: el ter­ce­ro in­clui­do. Re­cor­de­mos que tras la cri­sis po­lí­ti­ca del 2001 el ra­di­ca­lis­mo ya no cons­ti­tuía una fuer­za ma­triz de ca­rác­ter na­cio­nal, sino que “re­sis­tía” en un con­jun­to de “par­ti­dos pro­vin­cia­les” con los que Nés­tor Kirch­ner, el en­ton­ces pre­si­den­te del país, bus­có rom­per los lí­mi­tes par­ti­da­rios y anu­dar alian­zas pa­ra am­pliar la ba­se de sus­ten­ta­ción del pro­yec­to del Eje­cu­ti­vo K.

Las prác­ti­cas po­lí­ti­cas del ra­di­ca­lis­mo lo­cal, des­de fi­nes de los ochen­ta y du­ran­te los no­ven­ta, con­tri­bu­ye­ron a la im­plo­sión de par­ti­dos po­lí­ti­cos al in­cor­po­rar­se al go­bierno fi­gu­ras claves de otras fuer­zas –re­fe­ren­tes de pri­me­ra lí­nea–, con­fi­gu­ran­do así coop­ta­cio­nes po­se­lec­to­ra­les que se fue­ran te­jien­do en torno a bie­nes sim­bó­li­cos y ma­te­ria­les de la UCR na­cio­nal. La opo­si­ción se ex­pre­sa­ba de ma­ne­ra frag­men­ta­ria y, al­gu­nas ve­ces, re­cons­trui­da por el par­ti­do de go­bierno. En es­te mar­co, las ac­cio­nes y las prác­ti­cas de los di­ri­gen­tes ra­di­ca­les via­bi­li­za­ron la pre­do­mi­nan­cia de un par­ti­do na­cio­nal/pro­vin­cial con iden­ti­fi­ca­ción y re­pre­sen­ta­cio­nes te­rri­to­ria­les co­mar­ca­les.

“Cor­si y ri­cor­si” en la his­to­ria po­lí­ti­ca: par­ti­do y plan de in­te­gra­ción

A co­mien­zos de la ac­tual dé­ca­da, el ra­di­ca­lis­mo pier­de las elec­cio­nes con la alian­za del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria (FpV) y el Fren­te Gran­de (2011). Es­ta nue­va si­tua­ción po­lí­ti­ca lo lle­vó a per­der no só­lo el go­bierno sino el po­der, ge­ne­ran­do un pun­to de in­fle­xión en el sis­te­ma po­lí­ti­co pro­vin­cial. Se asis­tió, en es­te nue­vo con­tex­to, a una ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca más que atra­yen­te con la crea­ción de Jun­tos So­mos Río Ne­gro (JSRN, 2015). Con los tó­pi­cos ideo­ló­gi­cos pro­gre­sis­mo y re­gio­na­lis­mo se de­fi­nió co­mo una fuer­za de cen­tro-iz­quier­da, con­for­ma­da por una coa­li­ción de par­ti­dos (Mo­vi­mien­to Pa­ta­gó­ni­co Po­pu­lar, Par­ti­do Fe y Uni­dos por Río Ne­gro, Par­ti­do de la Vic­to­ria, Re­no­va­ción y Desarrollo So­cial), dis­cu­rrien­do con con­flic­tos en­tre di­ri­gen­tes de la alian­za du­ran­te es­tos úl­ti­mos años de go­bierno, des­pués de ob­te­ner un con­tun­den­te triun­fo en las elec­cio­nes del 2015. Cli­va­jes que no im­pli­can una rup­tu­ra ab­so­lu­ta con el pa­sa­do re­cien­te, más bien un ri­cor­si de la his­to­ria: par­ti­do pro­vin­cial, plan de in­te­gra­ción y desarrollo.

“Las alian­zas po­lí­ti­cas no can­ce­lan las di­fe­ren­cias de origen de los di­ri­gen­tes que las con­for­man. La con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca de­pen­de de la con­sis­ten­cia del acuer­do”.

Nos re­fe­ri­mos al plan Cas­te­llo (2017) di­se­ña­do pa­ra la con­se­cu­ción de obras de in­fraes­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca se­gún cri­te­rios de ar­mó­ni­co e in­te­gra­do desarrollo te­rri­to­rial, aun­que sig­ni­fi­ca más un de­ba­te po­lí­ti­co que res­pues­tas con­sen­sua­das a las ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les pos­ter­ga­das por va­rias dé­ca­das, que in­clu­ye otras obras no con­tem­pla­das en el pro­yec­to.

Las alian­zas po­lí­ti­cas no can­ce­lan las di­fe­ren­cias de origen de los di­ri­gen­tes que las con­for­man. La con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca de­pen­de­rá de la con­sis­ten­cia del acuer­do y las con­vic­cio­nes pa­ra res­pe­tar las re­glas de jue­go cons­ti­tu­ti­vas y las prác­ti­cas de­mo­crá­ti­cas de ma­yor par­ti­ci­pa­ción en el es­pa­cio de to­ma de de­ci­sio­nes, en tiem­po de fuer­te cen­tra­li­za­ción del Po­der Eje­cu­ti­vo. De ca­ra a las elec­cio­nes del 2019, JSRN tie­ne un desafío sig­ni­fi­ca­ti­vo: con­ver­tir­se en un par­ti­do he­ge­mó­ni­co de la es­ce­na po­lí­ti­ca, con ras­gos de mo­der­nas or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas pos Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, co­mo un par­ti­do catch-all-party (1966) o per­der an­te el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria (FpV), no pu­dien­do con­ser­var el go­bierno y me­nos aún cuo­tas de po­der te­rri­to­rial.

Más in­tere­san­te aun que par­ti­do “atra­pa­to­do” o “es­co­ba”, que tie­ne al­gu­nas con­no­ta­cio­nes pe­yo­ra­ti­vas, se­ría apro­xi­mar­se a un par­ti­do trans­ver­sal que pue­da cap­tu­rar los vo­tos de la opi­nión pú­bli­ca con una re­duc­ción del ba­ga­je ideo­ló­gi­co, con es­ca­so én­fa­sis en la cla­se so­cial y ase­gu­ran­do el ac­ce­so a di­ver­sos gru­pos de in­te­rés.

La uni­dad interna tras ob­je­ti­vos co­mu­nes es la cla­ve pa­ra una in­ter­pe­la­ción po­pu­lar. La frag­men­ta­ción de in­tere­ses per­so­na­les, po­lí­ti­cos y sec­to­ria­les im­po­si­bi­li­ta­rá un éxi­to elec­to­ral. Una lec­tu­ra co­rrec­ta de la realidad so­cial e his­tó­ri­ca de la po­bla­ción de to­do el te­rri­to­rio, y en par­ti­cu­lar de los es­pa­cios “he­ge­mó­ni­cos” de las áreas co­mar­ca­les (an­di­na, va­lle­ta­na, atlán­ti­ca y del Colorado), y ac­tuar en con­se­cuen­cia po­si­bi­li­ta­rían cris­ta­li­zar un pro­yec­to po­lí­ti­co pro­vin­cial. *Do­cen­te e in­ves­ti­ga­do­ra de la UNC, doc­to­ran­da en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Cen­tro de la Pro­vin­cia de Buenos Aires (Uncpb)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.